ETA como prin­ci­pio de reali­dad- Iña­ki Gil de San Vicen­te

Artícu­lo escri­to pora la revis­ta inde­pen­den­tis­ta gale­ga Abran­te, publi­ca­do en su nº 62.

Sin duda, con el tiem­po y gra­cias a la pra­xis, los mar­xis­tas de los pue­blos opri­mi­dos ire­mos des­mon­tan­do el dog­ma­tis­mo meca­ni­cis­ta y for­mal del “mar­xis­mo espa­ñol”. En este avan­ce del cono­ci­mien­to, la teo­ri­za­ción de la expe­rien­cia de ETA será tan deci­si­va, en el mar­co euro­peo, como lo fue y está sien­do en el mar­co lati­no­ame­ri­cano, la teo­ri­za­ción de las gue­rri­llas, de la vida del Che y de Maru­lan­da, de las apor­ta­cio­nes de Mariá­te­gui, del con­te­ni­do social, revo­lu­cio­na­rio y de libe­ra­ción nacio­nal pre­bur­gue­sa de Tupaj Kama­ru y de Tupaj Kata­ri, etcé­te­ra; por no exten­der­nos a revo­lu­cio­na­rias y revo­lu­cio­na­rios afri­ca­nos y asiá­ti­cos. El euro­mar­xis­mo ha teni­do mie­do a estu­diar algo a lo que más tem­prano que tar­de ha de enfren­tar­se: las gue­rri­llas de libe­ra­ción nacio­nal en la Euro­pa nazi­fas­ci­ta de 1939 – 45, y a otras pos­te­rio­res, en cuan­to heroi­cas e impre­sio­nan­tes demos­tra­cio­nes de la dia­léc­ti­ca entre lo obje­ti­vo y lo sub­je­ti­vo, dia­léc­ti­ca que saca a la luz el prin­ci­pio de reali­dad, es decir, la obje­ti­vi­dad de la explo­ta­ción, de la domi­na­ción y de la opre­sión.

Y es aquí en don­de ETA apa­re­ce como la fuer­za cla­ve que, por un lado, sin­te­ti­za todas las con­tra­dic­cio­nes que pudren el capi­ta­lis­mo euro­peo y, por otro, mues­tra cómo la acu­mu­la­ción de fuer­zas pro­gre­sis­tas lle­ga un momen­to que per­mi­te el sal­to cua­li­ta­ti­vo a un esce­na­rio polí­ti­co nue­vo. No pode­mos expo­ner aho­ra la pri­me­ra cues­tión, que entra de lleno en la crí­ti­ca del euro­mar­xis­mo, sólo pode­mos decir que las luchas de libe­ra­ción nacio­nal se carac­te­ri­zan por cier­tas dife­ren­cias con res­pec­tos a las luchas revo­lu­cio­na­rias en los pue­blos que no pade­cen opre­sión nacio­nal. La lucha de cla­ses “nor­mal” no se libra en un con­tex­to en el que las sub­je­ti­vi­da­des colec­ti­vas, los refe­ren­tes his­tó­ri­cos y la car­ga emo­ti­va por los sacri­fi­cios de la lucha, alcan­zan la impor­tan­cia obje­ti­va, mate­rial y polí­ti­ca, que tie­nen en las nacio­nes aplas­ta­das que lle­van dece­nios opo­nién­do­se al ocu­pan­te. Con esto no nega­mos, en modo alguno, la impor­tan­cia de lo sub­je­ti­vo en esta lucha de cla­ses, sim­ple­men­te que­re­mos recor­dar la dife­ren­cia – que no con­tra­dic­ción – entre ambos pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios que tie­nen el mis­mo obje­ti­vo últi­mo.

Vamos a exten­der­nos en la segun­da por­que es la más urgen­te, ana­li­zan­do tres­cues­tio­nes de inne­ga­ble sig­ni­fi­ca­do que mues­tran por qué ETA ha sido y es el prin­ci­pio de reali­dad, aun­que ya no actúe mili­tar­men­te. Sin entrar en deba­tes psi­co­ana­lí­ti­cos, por prin­ci­pio de reali­dad enten­de­mos aquí la capa­ci­dad de ir a la raíz y mos­trar­la a la vez en la super­fi­cie­con la for­ma de obje­ti­vi­dad de la opre­sión nacio­nal. Quien conoz­ca los rudi­men­tos de la epis­te­mo­lo­gía mar­xis­ta sabrá que habla­mos de la apli­ca­ción de la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta a la lucha de libe­ra­ción. Empe­zan­do ya con la pri­me­ra cues­tión, hay que decir que el prin­ci­pio de reali­dad se ha mos­tran­do de mane­ra irre­fu­ta­ble con el comu­ni­ca­do de ETA sobre el fin de su accio­nar arma­do ya que ha des­tro­za­do todas las men­ti­ras ela­bo­ra­das duran­te años. Duran­te años, la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca se ha vol­ca­do en “crear la ver­dad” de que ETA esta­ba en ago­nía pre­mor­ten y la izquier­da aber­tza­le en la ina­ni­ción. Aun­que mili­tan­tes inde­pen­den­tis­tas lle­va­mos tiem­po expli­can­do la acu­mu­la­ción de fuer­zas, tan­to las sofis­ti­ca­das téc­ni­cas de mani­pu­la­ción mediá­ti­ca como nues­tras limi­ta­cio­nes y erro­res, ade­más de otros fac­to­res, han faci­li­ta­do que se man­ten­ga la men­ti­ra de la derro­ta.

Las reac­cio­nes espa­ño­las ante el comu­ni­ca­do indi­can que siem­pre se impo­ne el prin­ci­pio de reali­dad. Aho­ra se entien­de per­fec­ta­men­te que ETA ni se ha ren­di­do ni está derro­ta­da, sim­ple­men­te advier­te que da un paso más en su lar­ga lucha polí­ti­ca, dejan­do un ins­tru­men­to tác­ti­co y prio­ri­zan­do otros. La polí­ti­ca espa­ño­la ha pues­to el gri­to en el cie­lo al no poder rego­dear­se vien­do una rue­da de pren­sa en la que sus par­ti­ci­pan­tes apa­re­cie­ran sin capu­chas, como los auto­de­rro­ta­dos p‑ms en su tiem­po. La ima­gen y la sim­bo­lo­gía son expre­sio­nes mate­ria­les, y el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta espa­ñol lo ha com­pren­di­do per­fec­ta­men­te, ladran­do con impo­ten­te furia. Las capu­chas, aun sien­do impor­tan­tes, son par­te de un comu­ni­ca­do que lla­ma a las cosas por su nom­bre, y esta radi­cal cohe­ren­cia éti­co-polí­ti­ca que carac­te­ri­za a ETA lo dice todo, lo que refuer­za su afir­ma­ción de que la acu­mu­la­ción de fuer­zas demo­crá­ti­cas logra­da en las peo­res situa­cio­nes repre­si­vas per­mi­te y exi­ge dar un sal­to en la movi­li­za­ción polí­ti­ca. No se tra­ta de un sal­to al vacío, por­que todo demues­tra que la acu­mu­la­ción logra­da has­ta aho­ra en muy peno­sas con­di­cio­nes tien­de a ampliar­se, y ade­más la deci­sión de ETA aca­ba con las excu­sas de quie­nes decían que su accio­nar arma­do impo­si­bi­li­ta­ba toda la lucha social y popu­lar. Tam­po­co el comu­ni­ca­do nie­ga la his­to­ria del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta, ya que des­de hace un ter­cio de siglo ETA ha pro­pues­to fina­li­zar su accio­nar arma­do si se lle­ga­ba a una uni­dad simi­lar a la actual.

Pero la reali­dad se impo­ne inclu­so para la izquier­da inde­pen­den­tis­ta y para ETA, y así lle­ga­mos a la segun­da cues­tión. Que­re­mos decir que el comu­ni­ca­do se hace públi­co cuan­do lle­va­mos cua­tro años sufrien­do una cri­sis socio­eco­nó­mi­ca que tie­ne con­te­ni­dos nue­vos si la com­pa­ra­mos con las ante­rio­res. Es ver­dad que no se entien­de nada del capi­ta­lis­mo si se des­co­no­cen sus cri­sis perió­di­cas y que, por tan­to, todo pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta debe siem­pre tener en cuen­ta el esta­lli­do perió­di­co de cri­sis peque­ñas. pero fun­da­men­tal­men­te decri­sis glo­ba­les más espa­cia­das en el tiem­po que cie­rran fases y abren otras, como suce­de en estos momen­tos. Aun­que el movi­mien­to obre­ro y popu­lar vas­co hace tiem­po que se per­ca­tó de la gra­ve­dad y pro­fun­di­dad del desas­tre eco­nó­mi­co, toda­vía hay par­tes de él que no ter­mi­nan de ade­cuar al con­tex­to de cri­sis de lar­ga dura­ción la dia­léc­ti­ca entre libe­ra­ción nacio­nal y de cla­se, ade­más de la sexo-géne­ro.

Las tres huel­gas gene­ra­les sos­te­ni­das en el pasa­do recien­te y un sin fin de luchas obre­ras, popu­la­res y socia­les que se libran prác­ti­ca­men­te todos los días en defen­sa de las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo, esta reali­dad per­ma­ne­ce en segun­do plano, mien­tras que lo fun­da­men­tal y úni­co deci­si­vo pare­ce ser la reso­lu­ción del con­ten­cio­so arma­do y la deno­mi­na­da “nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca”. La inter­ac­ción per­ma­nen­te entre lo nacio­nal y lo social, que fue uno de los secre­tos de la fuer­za del pri­mer inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta, está en estos momen­tos redu­ci­da al for­mu­la­rio teó­ri­co y a la meri­to­ria acción del sin­di­ca­lis­mo aber­tza­le y de movi­mien­tos y colec­ti­vos espe­cí­fi­cos que se han ido crean­do para lle­nar vacíos orga­ni­za­ti­vos cau­sa­dos por la repre­sión pero tam­bién por otras prio­ri­da­des. Bru­ta­li­da­des inacep­ta­bles como los desahu­cios, los des­pi­dos, el empo­bre­ci­mien­to cre­cien­te y has­ta la mise­ria que empie­za a gol­pear, el paro estruc­tu­ral espe­cial­men­te en la juven­tud y en la mujer, etc., estas y otras fero­ci­da­des bur­gue­sas encuen­tran una resis­ten­cia des­coor­di­na­da y, lo que es peor a la lar­ga, sin una pre­ci­sa inser­ción teó­ri­ca y polí­ti­ca en el pro­yec­to de con­quis­tar un Esta­do inde­pen­dien­te. De esta for­ma, mien­tras se dan pasos valio­sos en lo nacio­nal, lo social per­ma­ne­ce rela­ti­va­men­te ale­ja­do. No hace fal­ta decir que la bur­gue­sía apro­ve­cha este vacío, esta bre­cha, para ata­car sin pie­dad al pue­blo tra­ba­ja­dor.

Entra­mos así en la ter­ce­ra y últi­ma cues­tión, ya que la izquier­da aber­tza­le es muy cons­cien­te de este des­fa­se tran­si­to­rio que debe ser supe­ra­do por su impor­tan­cia cla­ve para la con­quis­ta de los obje­ti­vos his­tó­ri­cos, y por su impor­tan­cia actual para ela­bo­rar una polí­ti­ca de aglu­ti­na­ción de amplios sec­to­res socia­les gol­pea­dos en diver­so gra­do por la ocu­pa­ción espa­ño­la e intere­sa­dos en crear un Esta­do vas­co. En el duro con­tex­to de lar­ga dura­ción impues­to por la cri­sis el prin­ci­pio de reali­dad encuen­tra su expli­ca­ción teó­ri­ca en la crea­ción de ese amplio movi­mien­to lide­ra­do por la cla­se tra­ba­ja­do­ra. En la his­to­ria del pen­sa­mien­to mar­xis­ta se han dado nom­bres diver­sos a las dife­ren­tes plas­ma­cio­nes de esta movi­mien­to, des­ta­can­do el de “revo­lu­ción demo­crá­ti­co nacio­nal” en la mayo­ría de las luchas de libe­ra­ción nacio­nal anti­im­pe­ria­lis­ta. Un deba­te per­ma­nen­te sobre este par­ti­cu­lar sur­ge cuan­do se nece­si­ta pre­ci­sar el rit­mo revo­lu­cio­na­rio en un capi­ta­lis­mo alta­men­te indus­tria­li­za­do, con sus con­tra­dic­cio­nes ten­sio­na­das al máxi­mo, cuan­do esta agu­di­za­ción obli­ga a las cla­ses a posi­cio­nar­se en los extre­mos miran­do direc­ta­men­te al pro­ble­ma del poder y de la pro­pie­dad.

La opre­sión nacio­nal inci­de aquí deter­mi­nan­te­men­te, mar­can­do la lucha de cla­ses inter­na al pue­blo ocu­pa­do con rit­mos pro­pios. No enten­der este prin­ci­pio de reali­dad ha lle­va­do al euro­mar­xis­mo a estre­pi­to­sos fra­ca­sos. Los pue­blos opri­mi­dos, por su par­te, tie­nen el ries­go de come­ter uno de los dos erro­res sui­ci­das: ace­le­rar la velo­ci­dad sin aten­der al rit­mo de acu­mu­la­ción, cre­yen­do que pue­de dar el sal­to de la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca nacio­nal a la revo­lu­ción socia­lis­ta por sim­ple volun­ta­ris­mo idea­lis­ta, lo que le con­du­ce a la esca­be­chi­na san­grien­ta; o avan­zar con len­ti­tud lán­gui­da bus­can­do no ate­mo­ri­zar a la media­na bur­gue­sía, dán­do­le tiem­po para que se recu­pe­re y con­tra­ata­que con el apo­yo impe­ria­lis­ta, pro­du­cién­do­se un baño de san­gre o empan­ta­nán­do­se la lucha de libe­ra­ción en las maris­mas del pesi­mis­mo derro­tis­ta. Ambas posi­bi­li­da­des se han dado en muchos casos, y para evi­tar­las ha sido impres­cin­di­ble la exis­ten­cia de una fuer­za revo­lu­cio­na­ria orga­ni­za­da y pre­pa­ra­da. En nues­tra his­to­ria, ETA ha sido deci­si­va en este sen­ti­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *