«Eus­ka­di Ta Aska­ta­su­na nun­ca será una ame­na­za para el pro­ce­so de reso­lu­ción política»

Entre­vis­ta con ETA. El con­jun­to de la entre­vis­ta ofre­ce la posi­ción de ETA, que mues­tra «un com­pro­mi­so abso­lu­to con el pro­ce­so de reso­lu­ción»

La decla­ra­ción de ETA tie­ne carác­ter his­tó­ri­co. Des­pués de 50 años, ¿cómo lle­ga la orga­ni­za­ción a tomar esta decisión?

La deci­sión está liga­da al momen­to his­tó­ri­co del pro­ce­so de libe­ra­ción. Y aun­que se ha pro­du­ci­do aho­ra, el ori­gen de la refle­xión se pue­de situar, por los menos, una déca­da antes, cuan­do comen­za­mos a con­si­de­rar que en Eus­kal Herria había con­di­cio­nes para la mate­ria­li­za­ción del cam­bio. Sin embar­go, vis­to des­de enton­ces, no ha sido un pro­ce­so estruc­tu­ra­do y lineal. Pode­mos decir que ha supues­to un pro­ce­so de madu­ra­ción de una pro­fun­da reflexión.

En medio de esa refle­xión apa­re­cía una pre­gun­ta: si hemos frus­tra­do el inten­to de asi­mi­la­ción y si hay con­di­cio­nes para el cam­bio, ¿qué debe­mos hacer para que esas con­di­cio­nes sean fac­to­res deci­si­vos para efectuarlo?

Asi­mis­mo, sur­gió una nue­va reali­dad. El poten­cial que mos­tró la expe­rien­cia de Liza­rra-Gara­zi encen­dió todas las alar­mas en el Esta­do, que deci­dió dar un sal­to cua­li­ta­ti­vo en su estra­te­gia: dejar a la izquier­da aber­tza­le, a tra­vés de la ile­ga­li­za­ción, fue­ra del esce­na­rio polí­ti­co. Sin base social, sin refe­ren­te polí­ti­co-ins­ti­tu­cio­nal, con las opcio­nes de pro­fun­di­zar en la cons­truc­ción nacio­nal anu­la­das, el obje­ti­vo del Esta­do con­sis­tía en redu­cir la ini­cia­ti­va de la izquier­da aber­tza­le sólo a lucha arma­da, con la espe­ran­za de que la repre­sión poli­cial la neutralizara.

Todo ello pro­vo­có un parón en el pro­ce­so de libe­ra­ción: el blo­queo. Y lo que era aún más per­ju­di­cial, colo­có en gra­ve peli­gro las con­di­cio­nes crea­das. La izquier­da aber­tza­le debía tomar la ini­cia­ti­va, para esca­par de esa tram­pa y para poner las bases del nue­vo ciclo polí­ti­co cuyo obje­ti­vo debía ser mate­ria­li­zar el cam­bio. Pero no se podía hacer de cual­quier for­ma. Había que dotar de cre­di­bi­li­dad al camino a reco­rrer, y era pre­ci­so dar un impul­so deci­si­vo para abrir el nue­vo ciclo en toda su dimen­sión. Había que cerrar un ciclo para abrir del todo el nue­vo. Y eso inci­día de lleno en la lucha armada.

Por tan­to, ade­más de sobre el momen­to his­tó­ri­co, había que deba­tir espe­cí­fi­ca­men­te sobre la lucha armada…

Sí, así es. Y no es un deba­te sen­ci­llo. Pero la preo­cu­pa­ción prin­ci­pal era la siguien­te: si Eus­kal Herria sigue opri­mi­da y sus dere­chos con­cul­ca­dos, ¿qué vamos a hacer para des­truir el muro levan­ta­do por los esta­dos? A nues­tro enten­der, en estos 50 años, la lucha arma­da ha hecho su apor­ta­ción, una gran apor­ta­ción, para lle­gar al momen­to en el que esta­mos y para gene­rar las con­di­cio­nes exis­ten­tes. Pero ha mos­tra­do tam­bién seña­les de ago­ta­mien­to para, de aquí en ade­lan­te, for­ta­le­cer el pro­ce­so y lograr mejo­res con­di­cio­nes. En el momen­to en el que nos encon­tra­mos, lograr mayor adhe­sión hacia nues­tro pro­yec­to, acu­mu­lar fuer­zas para con­fron­tar con el Esta­do como pue­blo y acti­var la mayo­ría social que está a favor del cam­bio serán las cla­ves para echar aba­jo ese muro. Por eso ha toma­do ETA esta deci­sión his­tó­ri­ca. Para reco­ger la cose­cha de estos años de lucha y poner­la al ser­vi­cio de esa estrategia.

Sin embar­go, las auto­ri­da­des espa­ño­las dicen que la deci­sión es fru­to de la derro­ta. ¿Qué les contestarían?

El dis­cur­so de la derro­ta es par­te de la estra­te­gia de los esta­dos, fabri­ca­do con el obje­ti­vo de pro­vo­car des­áni­mo en la izquier­da aber­tza­le y neu­tra­li­zar las opcio­nes que esa deci­sión abre en este momen­to polí­ti­co. Sin embar­go, la reali­dad es otra bien dis­tin­ta, y el ner­vio­sis­mo resul­ta noto­rio entre quie­nes se encon­tra­ban cómo­dos con la situa­ción ante­rior. Como hemos seña­la­do, los esta­dos pre­pa­ra­ron la tram­pa para aca­bar con la izquier­da aber­tza­le, pero hemos esca­pa­do y hemos lle­va­do la con­fron­ta­ción a un nue­vo esce­na­rio, fue­ra de su control.

Ade­más, la izquier­da aber­tza­le no ha varia­do sus obje­ti­vos polí­ti­cos, no ha deja­do de luchar. Al con­tra­rio, se han incre­men­ta­do el apo­yo y las opcio­nes para lograr esos obje­ti­vos, y tam­bién ha cre­ci­do la cre­di­bi­li­dad del camino pro­pues­to. El inde­pen­den­tis­mo se ha estruc­tu­ra­do fir­me­men­te y se ha pro­vis­to de nue­vos recur­sos. El reco­no­ci­mien­to de Eus­kal Herria y de su dere­cho a deci­dir es una recla­ma­ción de la mayo­ría de la socie­dad vas­ca. La opre­sión esta­tal y su cerra­da acti­tud están cada vez más ero­sio­na­das en Eus­kal Herria. El con­flic­to está a la vis­ta de todos, y la nece­si­dad de su reso­lu­ción se encuen­tra en el cen­tro del deba­te polí­ti­co. Y Espa­ña y Fran­cia saben que cada vez ten­drán más difi­cul­ta­des para sos­la­yar esa situa­ción. Toda­vía tene­mos un buen tre­cho por delan­te has­ta lograr la liber­tad, y no será fácil, pero vamos a ello. Con total determinación.

Sé que no es un regis­tro habi­tual en uste­des, pero ¿qué es lo que han sen­ti­do des­pués de tomar esta decisión?

No es fácil expo­ner lo que tene­mos den­tro. Se acu­mu­lan muchos sen­ti­mien­tos. Una deci­sión de este cala­do te trae a la men­te a todos los com­pa­ñe­ros que per­te­ne­cen o han per­te­ne­ci­do a esta orga­ni­za­ción. A los com­pa­ñe­ros que la lucha se ha lle­va­do para siem­pre. A quie­nes aún están pre­sos. A los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas que en el con­jun­to de Eus­kal Herria han ayu­da­do a ETA. A los miem­bros de la izquier­da aber­tza­le. Te trae al recuer­do los momen­tos duros de la lucha, sus momen­tos difí­ci­les, el sufri­mien­to. Pero, tam­bién, los momen­tos her­mo­sos vivi­dos con los com­pa­ñe­ros. Las ale­grías que nos ha pro­du­ci­do y las tris­te­zas que nos ha dado la lucha.

Hay un gran sen­ti­mien­to de res­pon­sa­bi­li­dad. Por esos com­pa­ñe­ros, por Eus­kal Herria, por la lucha de libe­ra­ción. Tam­bién exis­te feli­ci­dad y orgu­llo, por todo lo que esta orga­ni­za­ción, en su peque­ñez, ha hecho has­ta aho­ra. Hay con­ven­ci­mien­to e ilu­sión, por el nue­vo esce­na­rio que se le ha abier­to al pro­ce­so de lucha. Y espe­ran­za de ofre­cer un futu­ro de liber­tad a nues­tros hijos e hijas.

Y, por qué negar­lo, exis­te el sen­ti­mien­to de haber per­di­do algo, el mis­mo sen­ti­mien­to que ha teni­do mucha gen­te en Eus­kal Herria. Por­que ETA no sólo somos los miem­bros que la com­po­ne­mos. ETA, sobre todo, es del pue­blo. El camino reco­rri­do has­ta aho­ra ha mar­ca­do la vida de todos noso­tros. Nos ha dado una for­ma de ser, una iden­ti­dad. Se la ha dado a Eus­kal Herria. Y aun sabien­do que se tra­ta de una deci­sión para dar impul­so a la lucha de libe­ra­ción, resul­ta difí­cil evi­tar ese nudo interno pro­vo­ca­do por tan­to sen­ti­mien­to acumulado.

¿Cómo valo­ran las reac­cio­nes obte­ni­das por la declaración?

Se pue­de decir que, en la mayo­ría de los casos, han segui­do el guión pre­es­ta­ble­ci­do. No obs­tan­te, hay que sub­ra­yar que todos han cons­ta­ta­do la impor­tan­cia de la deci­sión his­tó­ri­ca. Todos saben que se ha abier­to un nue­vo ciclo, y han que­ri­do fijar la posi­ción res­pec­to a ese nue­vo periodo.

Por otro lado, en gene­ral, ha reci­bi­do nume­ro­sas res­pues­tas posi­ti­vas en la socie­dad vas­ca y entre los agen­tes vas­cos. La deci­sión ha for­ta­le­ci­do la recla­ma­ción de la solu­ción inte­gral, y se deman­da pasos con­cre­tos a Madrid y París. Ambos gobier­nos no han dado la talla. ¿Cómo se pue­de plan­tear que no se debe hacer nada cuan­do la socie­dad vas­ca e impor­tan­tes agen­tes inter­na­cio­na­les les están inter­pe­lan­do direc­ta­men­te? El Gobierno de Gas­teiz tam­bién ha anda­do des­pis­ta­do, lejos de la reali­dad vas­ca. Está bien abrir una ron­da de diá­lo­go con los diver­sos agen­tes, pero resul­ta bas­tan­te ver­gon­zo­so que una ini­cia­ti­va empren­di­da con urgen­cia ten­ga como obje­ti­vo decir que no hay urgencia.

En todo caso, más impor­tan­te que las reac­cio­nes actua­les será el com­por­ta­mien­to que cada agen­te tome de cara al futu­ro, y no sólo por par­te de los gobier­nos de Fran­cia y Espa­ña. En Eus­kal Herria algu­nos han pues­to como excu­sa la acti­vi­dad arma­da de ETA. Eso se ha aca­ba­do. ¿Y aho­ra qué? ¿Qué hará ELA? ¿Qué hará el PNV a favor de Eus­kal Herria? ¿Qué se va a hacer para lograr el dere­cho a deci­dir? ¿Qué van a hacer el PSOE, el PP y UPN ante las deman­das de la mayo­ría de la socie­dad vasca?

Se ha des­ta­ca­do la «pru­den­cia» de Rajoy. ¿Com­par­ten esta apreciación?

Es ver­dad que esa reac­ción rom­pe con el dis­cur­so nega­ti­vo, agre­si­vo y sin sen­ti­do de has­ta aho­ra. Ante esta coyun­tu­ra his­tó­ri­ca, quien tie­ne muchas posi­bi­li­da­des de ser pre­si­den­te de Espa­ña debe actuar con res­pon­sa­bi­li­dad, y es de supo­ner que Rajoy lo ha enten­di­do así.

La decla­ra­ción es la res­pues­ta que dan uste­des a la Con­fe­ren­cia Inter­na­cio­nal, pero va más allá, ¿no?

Sí. Aun­que se sitúa en la hoja de ruta que dibu­ja la Con­fe­ren­cia Inter­na­cio­nal, la deci­sión tie­ne una dimen­sión estra­té­gi­ca y res­pon­de al ciclo que se ha abier­to en el pro­ce­so de liberación.

Sin embar­go, la con­fe­ren­cia ha supues­to un hito. ¿ETA ha teni­do rela­ción, de for­ma direc­ta o indi­rec­ta, con los agen­tes internacionales?

Sí. Tal y como seña­la­mos en el comu­ni­ca­do de fina­les de setiem­bre, lle­va­mos mucho tiem­po tra­ba­jan­do por impul­sar el pro­ce­so de solu­ción y, para ello, resul­ta­ba muy impor­tan­te incre­men­tar la par­ti­ci­pa­ción de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. Por eso, no sólo hemos teni­do rela­ción, sino que hemos toma­do com­pro­mi­sos ante ella.

¿Y con el Gobierno español?

No se ha pro­du­ci­do nin­gu­na reu­nión direc­ta entre ETA y el Gobierno de Espa­ña. Sin embar­go, pode­mos decir que, en los últi­mos meses, hemos teni­do un cono­ci­mien­to mutuo y, que noso­tros sepa­mos, el PP está al corriente.

Una de las apor­ta­cio­nes de la con­fe­ren­cia fue la de diri­gir­se al Gobierno fran­cés. ¿Cómo debe­ría responder?

Ten­dría que dar una res­pues­ta posi­ti­va. Fran­cia es par­te del con­flic­to y debe tener una par­ti­ci­pa­ción direc­ta en su reso­lu­ción. Ade­más, en Fran­cia se están alzan­do cada vez más voces soli­ci­tan­do pasos del Gobierno. No pue­de elu­dir por más tiem­po su res­pon­sa­bi­li­dad, como si fue­ra un mero pro­ble­ma español.

¿Ha habi­do algún tipo de acuer­do, base pac­ta­da o algo similar?

En pri­mer lugar, hay que acla­rar que el pro­ce­so actual es dife­ren­te res­pec­to a los que hemos cono­ci­do has­ta aho­ra. Ante la cerra­zón de los esta­dos, la izquier­da aber­tza­le tomó la deci­sión de ini­ciar­lo des­de su pro­pia ini­cia­ti­va, sin espe­rar a la volun­tad de los esta­dos. Es por eso que ha diri­gi­do su ini­cia­ti­va y com­pro­mi­sos hacia Eus­kal Herria y la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, para acti­var cada vez más fuer­zas a favor de la reso­lu­ción jus­ta y demo­crá­ti­ca del con­flic­to, has­ta lograr, poco a poco, res­que­bra­jar la estra­te­gia esta­tal. Fue una deci­sión valien­te y cree­mos que está sien­do fruc­tí­fe­ra. Los esta­dos man­tie­nen su cerra­zón, pero cada vez con mayo­res difi­cul­ta­des, cada vez con mayor desgaste.

Vol­vien­do a su pre­gun­ta, no exis­te un acuer­do con­cre­to o reso­lu­ti­vo para la supera­ción del con­flic­to, pero se está dibu­jan­do la secuen­cia de los pasos que debe seguir la vía de solu­ción, com­po­nien­do una espe­cie de hoja de ruta. Los pasos que deben dar las dife­ren­tes par­tes están fija­dos, y hay que avan­zar en ellos.

Las elec­cio­nes gene­ra­les espa­ño­las están a la vuel­ta de la esqui­na y se da como segu­ro que habrá cam­bio de gobierno. Tenien­do en cuen­ta las posi­cio­nes tan duras que ha man­te­ni­do el PP, ¿qué con­se­cuen­cias pue­de tener ese hecho?

En nues­tra opi­nión, cuál es el par­ti­do que ges­tio­na el Gobierno espa­ñol no supo­ne una varia­ble deci­si­va. Ade­más, en com­pa­ra­ción con la posi­ción del PP, no se pue­de decir que el Gobierno del PSOE haya mos­tra­do una espe­cial volun­tad para aco­me­ter la solu­ción demo­crá­ti­ca del conflicto.

Sea cual sea el color que ten­ga el Gobierno de Espa­ña a par­tir del 20 de noviem­bre, ten­drá sobre la mesa el con­flic­to que man­tie­ne con Eus­kal Herria. Ten­drá tam­bién el lla­ma­mien­to con­cre­to hecho por la Con­fe­ren­cia Inter­na­cio­nal y por la pro­pia ETA. Y tam­bién las rei­vin­di­ca­cio­nes de amplios sec­to­res de la socie­dad vas­ca de que res­pe­te los dere­chos de los pre­sos polí­ti­cos, de que ter­mi­ne con la estra­te­gia de ile­ga­li­za­ción y de que reco­noz­ca los dere­chos del pue­blo vas­co. A nues­tro jui­cio, más allá de caer en espe­cu­la­cio­nes, la cla­ve se encuen­tra en que cada vez más ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas se com­pro­me­tan en torno a esas rei­vin­di­ca­cio­nes y la pre­sión aumente.


UNA MIRADA AL PASADO

Es una deci­sión muy impor­tan­te. Se pue­de hablar de hito his­tó­ri­co. Con una mira­da retros­pec­ti­va, ¿cuá­les han sido en la his­to­ria de ETA otros momen­tos deci­si­vos como éste? Es decir, ¿con qué otros momen­tos his­tó­ri­cos se pue­de com­pa­rar el presente?

En el trans­cur­so polí­ti­co de estas cin­co lar­gas déca­das ha habi­do muchas reso­lu­cio­nes impor­tan­tes suje­tas a las cir­cuns­tan­cias de cada momen­to. Sin embar­go, son tres las deci­sio­nes más impor­tan­tes que ETA ha toma­do en su his­to­ria, que han mar­ca­do y mar­ca­rán la his­to­ria recien­te de Eus­kal Herria. La pri­me­ra, en pleno fran­quis­mo, cuan­do se cons­ti­tu­yó ETA para hacer fren­te al Esta­do espa­ñol y para libe­rar Eus­kal Herria. La segun­da, cuan­do la refor­ma espa­ño­la no aten­dió a las recla­ma­cio­nes de Eus­kal Herria y se pro­du­jo la divi­sión entre las fuer­zas aber­tza­les, con la deci­sión de ETA de con­ti­nuar con la lucha arma­da. Y la ter­ce­ra, ésta de aho­ra, con el anun­cio de su fin.

En todo caso, hay que dejar cla­ro que ETA no ha sido jamás un mero gru­po arma­do de natu­ra­le­za polí­ti­ca, sino una orga­ni­za­ción polí­ti­ca que en un momen­to his­tó­ri­co deci­dió prac­ti­car la lucha armada.

Sin embar­go, el PNV dice que ETA es un error des­de su naci­mien­to o, al menos, que la deci­sión que se ha adop­ta­do aho­ra debía haber­la toma­do hace 30 – 35 años. Afir­ma que se equi­vo­ca­ron, tan­to ETA como el con­jun­to de la izquier­da aber­tza­le, ante la refor­ma del franquismo.

En Eus­kal Herria no hay muchos que vean un error en el naci­mien­to de ETA. ¿Cómo esta­ba Eus­kal Herria? ¿Qué ofre­cía el PNV ante esa situación?.

El sur­gi­mien­to de ETA cam­bió de raíz la situa­ción y dejó con­se­cuen­cias pro­fun­das a futu­ro. Ante la des­es­pe­ran­za que pro­vo­ca­ba la asfi­xian­te opre­sión, amplió la ofer­ta de la lucha por la liber­tad, y, jun­to a ello, impul­só la recu­pe­ra­ción polí­ti­ca, social y cultural.

Es cier­to que hace 34 años la posi­bi­li­dad del fin de la lucha arma­da estu­vo sobre la mesa. Aque­llo fue en Xiber­ta, y la elec­ción del PNV lo malo­gró, cuan­do acep­tó el mar­co de par­ti­ción impues­to por Espa­ña y cuan­do pre­fi­rió zam­bu­llir­se en su ges­tión. A con­se­cuen­cia de esa elec­ción, el PNV logró ámbi­tos de poder, a cam­bio de par­ti­ci­par de lleno, jun­to con las fuer­zas espa­ño­las, en el inten­to de neu­tra­li­zar al inde­pen­den­tis­mo. ¿Cuál es el balan­ce de esa elec­ción en lo que res­pec­ta al futu­ro de Eus­kal Herria? Sien­do duran­te muchos años la fuer­za hege­mó­ni­ca y ges­tio­nan­do las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes, ¿qué ha hecho el PNV para que el dere­cho a deci­dir del pue­blo vas­co sea reco­no­ci­do? ¿Cuá­les son las opcio­nes que el mar­co vigen­te ofre­ce para la liber­tad de Eus­kal Herria? Ha sido la estra­te­gia del PNV la que ha falla­do. Y no lo dice sólo ETA, sino cada vez sec­to­res más amplios de la socie­dad vas­ca. Es por eso que el PNV uti­li­za un dis­cur­so tan agre­si­vo con­tra la izquier­da abertzale.

La izquier­da aber­tza­le no picó en el anzue­lo y, en la fase pos­te­rior de la refor­ma, se com­pro­me­tió con la defen­sa de Eus­kal Herria, a la vez que se invo­lu­cra­ba total­men­te en el tra­ba­jo de la cons­truc­ción de la nación vas­ca. En aque­lla épo­ca, fren­te al entra­ma­do jurí­di­co-polí­ti­co que bus­ca­ba la des­apa­ri­ción de Eus­kal Herria, ETA adop­tó una tras­cen­den­te deci­sión: con­ti­nuar con la lucha arma­da. Y median­te la lucha arma­da, entre otras cosas, se impi­dió que el mode­lo de impo­si­ción de la refor­ma se afian­za­se en Eus­kal Herria. Median­te la lucha arma­da, entre otras cosas, Eus­kal Herria ha lle­ga­do a tener abier­tas las puer­tas de la libertad.

Dicen que son ellos quie­nes han pro­ta­go­ni­za­do la cons­truc­ción nacional…

Por suer­te, ha habi­do mucha gen­te en la labor de cons­truir la nación vas­ca, entre ellos, tam­bién mili­tan­tes del PNV. La cons­truc­ción nacio­nal la ha hecho el pue­blo: en la diná­mi­ca por el eus­ka­ra, en la cul­tu­ra, en la ense­ñan­za, en defen­sa de la tie­rra, en defen­sa de los dere­chos de los trabajadores…

El «auzo­lan» ha supli­do la fal­ta de com­pro­mi­so ins­ti­tu­cio­nal. Y más aún, el com­pro­mi­so popu­lar ha teni­do que hacer fren­te a los ata­ques diri­gi­dos des­de las ins­ti­tu­cio­nes ges­tio­na­das por el PNV. No hay más que ver el daño que ha hecho a los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas el mode­lo neo­li­be­ral que ellos han sos­te­ni­do. Eus­kal Herria ha segui­do ade­lan­te gra­cias a la ciu­da­da­nía y al movi­mien­to popu­lar, y así será tam­bién en el futuro.

Sin embar­go, la his­to­ria no es per­fec­ta. ¿Tie­ne la auto­crí­ti­ca lugar res­pec­to a lo hecho duran­te todos esos años?

Noso­tros no hace­mos una lec­tu­ra lineal de nues­tra his­to­ria. Sabe­mos que hemos come­ti­do erro­res, y que no hemos acer­ta­do siem­pre. Nos esfor­za­mos por apren­der de esos erro­res y de corre­gir­los en la medi­da de lo posi­ble. Como orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria, nos guia­mos por una auto­crí­ti­ca per­ma­nen­te, de la que tam­bién son con­se­cuen­cia los cam­bios de estra­te­gia o sus adecuaciones.

Con todo, la izquier­da aber­tza­le cuen­ta con una carac­te­rís­ti­ca que le hace más fia­ble res­pec­to al res­to de fuer­zas: que siem­pre ha ante­pues­to los intere­ses de Eus­kal Herria a cual­quier otra cosa, y que ha actua­do con valen­tía y gene­ro­si­dad en su defensa.

¿Xiber­ta, Argel, Liza­rra-Gara­zi y el últi­mo pro­ce­so de nego­cia­ción pue­den cali­fi­car­se de fracasos?

De nin­gu­na mane­ra. Esos hitos his­tó­ri­cos no nos satis­fa­cen del todo, en la medi­da en que no hubo posi­bi­li­da­des de lle­var­los a tér­mino, pero todos ellos han deja­do cosas posi­ti­vas, todos ellos han deja­do enseñanzas.

Qui­zá Xiber­ta sea el epi­so­dio más decep­cio­nan­te. Fue la pri­me­ra oca­sión para res­pon­der como pue­blo a la nega­ción de Eus­kal Herria, pero no fue posi­ble. Supu­so una rup­tu­ra pro­fun­da, una heri­da que tres lar­gas déca­das des­pués no se ha cerra­do. Una heri­da de la que tam­bién se ha ali­men­ta­do el con­flic­to. En Argel, logra­mos sen­tar al Esta­do en la mesa de nego­cia­ción. Aque­llo supu­so el reco­no­ci­mien­to del con­flic­to y el reco­no­ci­mien­to con­cre­to de una orga­ni­za­ción que lucha por la liber­tad; dio cre­di­bi­li­dad al camino esco­gi­do. Liza­rra-Gara­zi cam­bió el esce­na­rio polí­ti­co de raíz y de for­ma per­ma­nen­te. Si, con el obje­ti­vo de ais­lar a la izquier­da aber­tza­le, el Pac­to de Aju­ria Enea ideó esa divi­sión entre vio­len­tos y demó­cra­tas, des­pués, en un lado se colo­ca­ron los aber­tza­les, los sec­to­res de izquier­das y los demó­cra­tas que sos­te­nían que la cla­ve de la reso­lu­ción del con­flic­to resi­día en el dere­cho a deci­dir del pue­blo vas­co, y en el otro, los par­ti­da­rios de la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la. Las con­di­cio­nes que hoy en día cita­mos a menu­do fue­ron sem­bra­das con aque­lla semi­lla. Y en el últi­mo pro­ce­so que­da­ron esta­ble­ci­das las cla­ves del méto­do y del con­te­ni­do para la reso­lu­ción del conflicto.

El pro­ce­so de libe­ra­ción es diná­mi­co y se cons­tru­ye gra­cias a la acu­mu­la­ción de dife­ren­tes expe­rien­cias. Por eso, segu­ra­men­te había que pasar por esas fases para lle­gar al pun­to en el que nos encon­tra­mos. Se pue­de decir que hoy nos encon­tra­mos con el desa­rro­llo de todo aque­llo, acu­mu­lan­do fuer­zas y estruc­tu­ran­do un nue­vo pro­ce­so nego­cia­dor. Con­ta­mos con toda aque­lla experiencia.

Sin embar­go, no se pro­fun­di­zó sufi­cien­te en las opor­tu­ni­da­des sur­gi­das. ¿Por qué?

Cada momen­to his­tó­ri­co nece­si­ta­ría una lec­tu­ra espe­cí­fi­ca y, segu­ra­men­te, no habría una lec­tu­ra úni­ca y per­fec­ta. En estos casos, cada par­te ten­dría que pre­gun­tar­se a sí mis­ma si hizo todo lo que esta­ba en su mano.

Ello no quie­re decir que todas ten­gan la mis­ma res­pon­sa­bi­li­dad. La izquier­da aber­tza­le ha ini­cia­do cada pro­ce­so con la inten­ción de lle­var­lo has­ta el final, con res­pon­sa­bi­li­dad, con el obje­ti­vo de alcan­zar una solu­ción jus­ta y demo­crá­ti­ca. ETA ha cum­pli­do todos los acuer­dos y cuan­do los pro­ce­sos se han roto for­mal­men­te ha segui­do en la mis­ma línea. El Esta­do espa­ñol, en cam­bio, ha actua­do con mali­cia. No bus­ca­ba la paz y la reso­lu­ción, sino neu­tra­li­zar la lucha de libe­ra­ción. Ha bus­ca­do la rup­tu­ra de los pro­ce­sos nada más ini­ciar­se, por­que con­si­de­ra­ba que sería la izquier­da aber­tza­le la que paga­ría las con­se­cuen­cias. Tam­bién hay que citar la posi­ción del PNV. Ha esta­do miran­do a los intere­ses par­ti­dis­tas, con mie­do a la situa­ción que se crea­ría si un pro­ce­so así salie­se ade­lan­te. En Argel, su posi­ción fue deter­mi­nan­te en la rup­tu­ra, y en el últi­mo pro­ce­so se ali­neó con el Esta­do. En Liza­rra-Gara­zi, puso freno cuan­do vio la poten­cia­li­dad con la que con­ta­ba el pro­ce­so para hacer el camino hacia la independencia.

Ade­más de la posi­ción de cada par­te, en todos los pro­ce­sos la izquier­da aber­tza­le ha extraí­do una con­clu­sión común: que no ha pro­fun­di­za­do sufi­cien­te­men­te en la acti­va­ción popu­lar. El pue­blo debe ser el pro­ta­go­nis­ta. Sólo el pue­blo pue­de garan­ti­zar el desa­rro­llo del proceso.

¿Y por qué va a ser en esta oca­sión diferente?

No se pue­de saber cómo será en esta oca­sión. El final está sin escri­bir. La ciu­da­da­nía vas­ca y, en espe­cial, los miem­bros de la izquier­da aber­tza­le deben tener­lo muy pre­sen­te. Se pue­de tener la ten­ta­ción de pen­sar que todo está ata­do. que se resol­ve­rá no se sabe en qué mesa. No. La ciu­da­da­nía debe cons­truir el pro­ce­so y los miem­bros de la izquier­da aber­tza­le tie­nen una gran res­pon­sa­bi­li­dad. Nadie nos dará nada, lo tene­mos que ganar noso­tros, con el tra­ba­jo y lucha diaria.

La izquier­da aber­tza­le ha entra­do con deter­mi­na­ción. Ade­más, la deci­sión de ETA for­ta­le­ce esa dis­po­si­ción. Des­pués, el pro­ce­so se pue­de alar­gar en el tiem­po, en fun­ción del com­por­ta­mien­to de los esta­dos y de la madu­rez de las fuer­zas polí­ti­cas. Pero no hay otra alter­na­ti­va que no sea el pro­pio pro­ce­so. El pue­blo lo tie­ne que ali­men­tar para lle­var­lo has­ta el final.

Resul­ta evi­den­te que para lle­gar a esta coyun­tu­ra his­tó­ri­ca ha teni­do mucha influen­cia la refle­xión, el deba­te y las deci­sio­nes de la izquier­da aber­tza­le. La reso­lu­ción «Zutik Eus­kal Herria» se apro­bó a comien­zos de 2010. Vis­to des­de hoy en día, ¿qué valo­ra­ción hace ETA de aquel proceso?

Qui­sié­ra­mos rea­li­zar un pri­mer apun­te. Muchas veces se rela­cio­na la actual situa­ción con aquel deba­te. Tie­ne su impor­tan­cia, en la medi­da en que se reali­zó un ejer­ci­cio para el cam­bio de estra­te­gia. Pero, en nues­tra opi­nión, por decir­lo de algu­na mane­ra, no nos encon­tra­mos en el segun­do o ter­cer año de la apues­ta polí­ti­ca, sino en el 52º. Segu­ra­men­te podría­mos ir más atrás. Este pun­to de vis­ta es fun­da­men­tal en la refle­xión de la izquier­da aber­tza­le, para recor­dar de dón­de veni­mos y a dón­de vamos.

En todo caso, la izquier­da aber­tza­le acer­tó de pleno en su refle­xión. Hizo una lec­tu­ra ade­cua­da del momen­to his­tó­ri­co del pro­ce­so de libe­ra­ción y de la estra­te­gia de los esta­dos. Esta­ble­ció una estra­te­gia efi­caz para supe­rar el parón en el pro­ce­so de libe­ra­ción y entrar en la fase deci­si­va sobre las con­di­cio­nes ges­ta­das por años de lucha. Aun­que la ido­nei­dad de esta estra­te­gia habrá que juz­gar­la a lar­go pla­zo, en com­pa­ra­ción con la situa­ción de hace un par de años ‑vien­do dón­de está­ba­mos y dón­de estamos‑, su tra­yec­to­ria ha demos­tra­do ya, pese a todas sus defi­cien­cias, la fer­ti­li­dad del camino abier­to y la via­bi­li­dad del proceso.

En todo caso, en ese pro­ce­so es evi­den­te que no hubo una sin­to­nía ple­na en la lec­tu­ra sobre la fase polí­ti­ca, o eso es, al menos, lo que ha trascendido…

Sí, es ver­dad. Hubo dife­ren­tes lec­tu­ra, y eso influ­yó en el deba­te de los dife­ren­tes aspec­tos de la estra­te­gia: res­pec­to al momen­to de abrir el pro­ce­so, a su carac­te­ri­za­ción o a la fun­ción de la pro­pia lucha arma­da. En otros casos, aun estan­do de acuer­do con la estra­te­gia, las diver­gen­cias estu­vie­ron en sus con­cre­cio­nes. Y más allá de las lec­tu­ras dife­ren­tes, hubo otros pro­ble­mas, sobre todo sobre la for­ma de abrir y desa­rro­llar el deba­te. Aun­que fue una dis­cu­sión fruc­tí­fe­ra, dejó heri­das y dudas. ETA, aten­dien­do a su res­pon­sa­bi­li­dad, ha hecho auto­crí­ti­ca, por­que en ese momen­to no cum­plió debi­da­men­te la fun­ción que le corres­pon­día hacia la izquier­da abertzale.

En esa situa­ción, el Esta­do espa­ñol reali­zó un gran esfuer­zo por aus­pi­ciar la esci­sión en la izquier­da aber­tza­le. Pero no lo logró, por­que la izquier­da aber­tza­le ha demos­tra­do una gran madu­rez y res­pon­sa­bi­li­dad. Se dis­pu­sie­ron los medios para ges­tio­nar las con­tra­dic­cio­nes y uni­fi­car cri­te­rios, acep­tan­do siem­pre que pue­den exis­tir dife­ren­tes visio­nes y que ello es líci­to. Hoy pode­mos decir con orgu­llo que exis­te una fuer­te cohe­sión inter­na en la izquier­da aber­tza­le, a dife­ren­cia de lo que pasa en otras muchas fuerzas.

Dife­ren­tes res­pon­sa­bles y repre­sen­tan­tes polí­ti­cos han con­ce­di­do gran tras­cen­den­cia al «rela­to» del con­flic­to. Al pare­cer, debe que­dar cla­ro que el ori­gen prin­ci­pal del pro­ble­ma es ETA. ¿Qué es lo que dice ETA ante ello?

El rela­to del con­flic­to habrá que hacer­lo al encau­zar la reso­lu­ción del pro­pio con­flic­to. Noso­tros que­re­mos que sea el rela­to de cuan­do Eus­kal Herria recu­pe­ró la paz y la liber­tad, para que sea la his­to­ria que algu­na vez se estu­die sobre la cons­ti­tu­ción del Esta­do Vas­co. Y qui­sié­ra­mos que fue­ra un ejer­ci­cio colec­ti­vo, en el que cada cual escri­ba el apar­ta­do que le corresponde.

Sin embar­go, quie­nes quie­ren escri­bir aho­ra el rela­to desean dejar para siem­pre al pue­blo vas­co en la situa­ción de impo­si­ción actual. Por eso quie­ren colo­car a ETA como ori­gen del pro­ble­ma, en con­tra de toda lógi­ca. El con­flic­to no comen­zó con el sur­gi­mien­to de ETA y no ha ter­mi­na­do cuan­do ETA ha anun­cia­do el final de su acti­vi­dad arma­da, tal y como demues­tran, con sufi­cien­te cla­ri­dad, las rei­vin­di­ca­cio­nes de solu­ción de la socie­dad vasca.


ÁMBITO DE NEGOCIACIÓN ETA-GOBIERNO

Se mues­tran dis­pues­tos a sen­tar­se en una mesa para abor­dar y dar una solu­ción a las con­se­cuen­cias del con­flic­to. Uno de los temas prin­ci­pa­les es el de los pre­sos. En opi­nión de ETA, ¿de qué for­ma, en qué tér­mi­nos, hay que enca­rar­lo? ¿Dón­de se sitúan los míni­mos en esta cuestión?

En pri­mer lugar, hay que dar­le una res­pues­ta en tér­mi­nos polí­ti­cos y gene­ra­les. Cuan­do habla­mos de cerrar un ciclo, la solu­ción debe ser colec­ti­va. En segun­do lugar, el pro­ce­so debe traer con­si­go la vuel­ta a casa de todos los pre­sos y pre­sas vas­cos. Cual­quier otra opción sólo pue­de plan­tear­se des­de pro­pó­si­tos de ven­gan­za o por intere­ses polí­ti­cos par­ti­cu­la­res, pero no si se pre­ten­de cons­truir una solu­ción fir­me y dura­de­ra. ¿Alguien pue­de ima­gi­nar­se la paz con las cár­ce­les de Espa­ña y Fran­cia lle­nas de pre­sos polí­ti­cos vas­cos? Otra cosa, impor­tan­te tam­bién, es cómo se lle­va a cabo eso. Es lo que hay que hablar y acor­dar en la mesa de diálogo.

El tiem­po tam­bién tie­ne su impor­tan­cia. Debe­ría resol­ver­se cuan­to antes, tan­to por el aspec­to polí­ti­co como por el humano. Eso daría al pro­ce­so una gran for­ta­le­za y credibilidad.

¿Y los exi­lia­dos? Pue­de haber situa­cio­nes muy dis­pa­res en ese colectivo.

Hay situa­cio­nes dife­ren­tes, sí, y la sali­da a algu­nas de ellas no debe­ría retra­sar­se mucho. El pro­pio Colec­ti­vo de Exi­lia­dos ya ha toma­do la ini­cia­ti­va con ante­rio­ri­dad, a modo de ini­cia­ti­va polí­ti­ca. Por lo demás, tam­bién en este caso sir­ve lo mani­fes­ta­do res­pec­to a los pre­sos polí­ti­cos. Todos los exi­lia­dos vas­cos deben estar en casa.

¿ETA pre­ten­de repre­sen­tar a todos ellos, o esos colec­ti­vos deben tener voz propia?

Esos colec­ti­vos tie­nen voz pro­pia y deben seguir tenién­do­la, sin duda algu­na. En la medi­da en que son agen­tes polí­ti­cos, tie­nen dere­cho a par­ti­ci­par en el pro­ce­so. Para cons­truir un esce­na­rio de paz y liber­tad, cons­ti­tu­yen uno de los acti­vos polí­ti­cos prin­ci­pa­les de Eus­kal Herria, y cree­mos que les corres­pon­de una fun­ción impor­tan­te a la hora de impul­sar y refor­zar el proceso.

En el ámbi­to nego­cia­dor, en la medi­da en que deben supe­rar­se las con­se­cuen­cias del con­flic­to en su glo­ba­li­dad, ETA asu­me la ges­tión de esos aspec­tos. No lo haría si no con­ta­ra con la auto­ri­za­ción de ambos colec­ti­vos. Ade­más, de cara a la nego­cia­ción, ETA ha adop­ta­do un com­pro­mi­so con­cre­to: no toma­rá nin­gu­na deci­sión que afec­te a los pre­sos y exi­lia­dos vas­cos sin con­tar con su aprobación.

La cues­tión de las víc­ti­mas crea­rá gran expec­ta­ción y, qui­zá, mucha polé­mi­ca. ¿Cuál será la posi­ción de ETA?

En este tema exis­te una gran uti­li­za­ción polí­ti­ca y mani­pu­la­ción. La prin­ci­pal víc­ti­ma del con­flic­to es Eus­kal Herria, un pue­blo que han pre­ten­di­do hacer des­apa­re­cer y que ha sido con­ti­nua­men­te agre­di­do. Un pue­blo que no ha podi­do cons­truir su futu­ro des­de la liber­tad. Las prin­ci­pa­les víc­ti­mas han sido las vas­cas y los vas­cos. No hay gene­ra­ción que haya cono­ci­do la paz y la liber­tad. ¿Quién mide el daño y el sufri­mien­to que ha pro­vo­ca­do esa reali­dad? Se men­cio­na el sufri­mien­to de estos últi­mos 43 años, ¿pero quién pone el lími­te? Tam­bién podría­mos retro­traer­nos más en el tiem­po. Podría­mos citar las matan­zas sufri­das por el pue­blo vas­co en el últi­mo siglo. ¿O es que la actual con­fron­ta­ción arma­da no pren­dió de los res­col­dos que dejó el bom­bar­deo de Gernika?

La con­fron­ta­ción arma­da de las últi­mas déca­das ha cau­sa­do mucho sufri­mien­to, sin duda. Tam­bién las accio­nes de ETA. No somos insensibles.

Hemos cono­ci­do el sufri­mien­to en nues­tras pro­pias car­nes. Sabe­mos lo que es per­der com­pa­ñe­ros de lucha, qué es el dolor, qué supo­ne no tener al lado a los seres que­ri­dos. Pero no pode­mos estar de acuer­do con esa lec­tu­ra que pre­ten­de hacer olvi­dar las cla­ves del con­flic­to. No pode­mos estar de acuer­do con ese pro­pó­si­to de con­de­nar la lucha por la liber­tad. No pode­mos estar de acuer­do con esa úni­ca reali­dad que pre­ten­den pre­sen­tar­nos, y tam­po­co con esa acti­tud fas­cis­ta y la sed de ven­gan­za que se está ali­men­tan­do en los últi­mos años en España.

ETA tie­ne un com­pro­mi­so abso­lu­to con el pro­ce­so de reso­lu­ción. Hay que solu­cio­nar defi­ni­ti­va­men­te el con­flic­to, en su glo­ba­li­dad, superan­do todas las vio­len­cias y abor­dan­do las raí­ces del mis­mo. Ése es el úni­co camino para cons­truir un esce­na­rio de paz real y dura­de­ro y para garan­ti­zar que el con­flic­to no pro­vo­ca­rá más sufrimiento.

Jun­to a ello, hay que tra­ba­jar la memo­ria his­tó­ri­ca. Se habla mucho del reco­no­ci­mien­to del sufri­mien­to y de las víc­ti­mas. Es impor­tan­te. Y hay múl­ti­ples víc­ti­mas y sufri­mien­tos gene­ra­dos por la vio­len­cia de los esta­dos que siguen sin ser reco­no­ci­dos: el terro­ris­mo de esta­do, la tor­tu­ra, los ase­si­na­tos de mili­tan­tes de ETA, la vio­len­cia de las fuer­zas poli­cia­les… En la mayo­ría de los casos, inclu­so se nie­ga que haya ocurrido.

Eus­kal Herria está reple­ta de fuer­zas poli­cia­les. ¿El pro­ce­so debe influir en esta situación?

El pro­ce­so debe con­lle­var la des­mi­li­ta­ri­za­ción de Eus­kal Herria, sin duda algu­na. El final de la con­fron­ta­ción arma­da no podría enten­der­se si Eus­kal Herria per­ma­ne­ce lle­na de fuer­zas arma­das. Por­que ¿cuál sería su obje­ti­vo si no es la ame­na­za de con­cul­car la volun­tad de la ciu­da­da­nía vas­ca? ¿Cuál sería su fun­ción si no es la per­se­cu­ción de la acti­vi­dad polí­ti­ca del inde­pen­den­tis­mo? Si la solu­ción debe ser demo­crá­ti­ca, no debe estar bajo la ame­na­za de fuer­zas armadas.

Ade­más, es un paso fun­da­men­tal tam­bién para cerrar las heri­das que ha deja­do el con­flic­to. Los dis­tin­tos cuer­pos arma­dos han cau­sa­do mucho dolor en este pue­blo. Las pági­nas más oscu­ras de ese rela­to que hemos men­cio­na­do las ha escri­to la Guar­dia Civil. Supon­dría un paso de gran impor­tan­cia para la con­cien­cia colec­ti­va de la ciu­da­da­nía vasca.

¿Están dis­pues­tos a hablar de desar­me? ¿Han habla­do de ello, por ejem­plo, con la Comi­sión de Verificación?

La cues­tión de las armas está inclui­da en la agen­da de la nego­cia­ción entre ETA y el Esta­do, y esta­mos dis­pues­tos a hablar de ello y tam­bién a adop­tar com­pro­mi­sos, en la lógi­ca de la solu­ción de todas las con­se­cuen­cias del conflicto.

En cuan­to a la segun­da pre­gun­ta, no; no hemos tra­ta­do sobre ello con la Comi­sión de Veri­fi­ca­ción. Segu­ra­men­te podría jugar un papel, pero hay que ir paso a paso.

¿Qué mode­lo nego­cia­dor pre­vén? ¿Dón­de, cómo, quién, ante quién…?

Hay que con­fi­gu­rar un mode­lo nego­cia­dor fuer­te y efec­ti­vo. Para ello, hay que empren­der con­ver­sa­cio­nes direc­tas entre ETA y los esta­dos espa­ñol y fran­cés, con la dina­mi­za­ción de algún agen­te inter­na­cio­nal que ayu­de al pro­ce­so. Cree­mos tam­bién fun­da­men­tal la par­ti­ci­pa­ción de obser­va­do­res inter­na­cio­na­les para hacer segui­mien­to del desa­rro­llo de los acuer­dos que se adop­ten y, por tan­to, como garan­tía del cum­pli­mien­to de esos acuerdos.

Res­pec­to a la agen­da nego­cia­do­ra, en nues­tra opi­nión, hay tres temas prin­ci­pa­les: la vuel­ta a casa de todos los pre­sos y exi­lia­dos polí­ti­cos vas­cos, la inu­ti­li­za­ción de las armas de ETA y la des­mi­li­ta­ri­za­ción de Eus­kal Herria. En la mesa de nego­cia­ción hay que acor­dar las fór­mu­las para desa­rro­llar todo eso, y se pue­de pre­ver que será nece­sa­ria la ayu­da de asesores.

El mode­lo está bas­tan­te asen­ta­do según la expe­rien­cia de ante­rio­res pro­ce­sos. Y ETA está dis­pues­ta. Por lo tan­to, el pro­ce­so de diá­lo­go podría ini­ciar­se maña­na mis­mo si los gobier­nos dan una res­pues­ta positiva.

¿Y si los esta­dos no están dis­pues­tos a dar nin­gún paso significativo?

Pue­de que lo inten­ten, con la con­vic­ción de que blo­quean­do este carril fre­na­rán el pro­ce­so polí­ti­co. O que lo hagan por­que, sim­ple­men­te, no quie­ren nin­gu­na solu­ción. Obser­van­do ante­rio­res expe­rien­cias, no hay nin­gu­na razón para con­fiar en la volun­tad de los estados.

Eso difi­cul­ta­ría la situa­ción, en la medi­da en que el pro­ce­so requie­re de la par­ti­ci­pa­ción de los esta­dos. ¿Cómo se le podría hacer fren­te? Asu­mien­do el reto. Hay que actuar con pacien­cia, sin resig­nar­se, pro­si­guien­do con la lucha y el tra­ba­jo dia­rio, agru­pan­do nue­vas fuer­zas, dan­do mayor efi­ca­cia a las ya exis­ten­tes… El pro­ce­so no se va a desa­rro­llar sólo en la mesa nego­cia­do­ra. La rei­vin­di­ca­ción y la pre­sión popu­lar tie­nen una fun­ción deci­si­va. Ade­más, la deci­sión de ETA ha dado una res­pon­sa­bi­li­dad aña­di­da a toda la ciu­da­da­nía, y espe­cial­men­te a la base social de la izquier­da aber­tza­le. Son tiem­pos de com­pro­mi­so. Y resul­ta fun­da­men­tal ser cons­cien­tes de ello.


SOLUCIÓN POLÍTICA

Que el con­flic­to polí­ti­co requie­re una solu­ción polí­ti­ca es una con­vic­ción exten­di­da en Eus­kal Herria. Ade­más, cada vez son más las voces que abo­gan por una nue­va estruc­tu­ra jurí­di­co-polí­ti­ca. El dere­cho a deci­dir tam­bién es una refe­ren­cia. ¿Cómo obser­va ETA el desa­rro­llo del ámbi­to de la reso­lu­ción política?

La reso­lu­ción polí­ti­ca debe res­pon­der a las cla­ves del con­flic­to para que en Eus­kal Herria se ins­ta­le una situa­ción demo­crá­ti­ca. El pri­mer paso es el pro­ce­so de diá­lo­go que debe desa­rro­llar­se entre los agen­tes polí­ti­cos y socia­les vas­cos. Evi­den­te­men­te, este pro­ce­so ten­drá que lle­var­se a cabo sin nin­gún tipo de vio­len­cia ni de inje­ren­cia. El obje­ti­vo de las nego­cia­cio­nes debe­ría ser un acuer­do demo­crá­ti­co en el que se reco­ja una for­mu­la­ción pac­ta­da del reco­no­ci­mien­to de Eus­kal Herria y del dere­cho a deci­dir. De esa mane­ra, todos los pro­yec­tos polí­ti­cos serían mate­ria­li­za­bles, inclui­da la independencia.

El acuer­do demo­crá­ti­co debe­ría reci­bir el res­pal­do legi­ti­ma­dor de la ciu­da­da­nía vas­ca, en for­ma de rati­fi­ca­ción en una con­sul­ta popu­lar. A par­tir de ahí, debe­ría abrir­se un pro­ce­so de nego­cia­ción entre los esta­dos y una repre­sen­ta­ción de los agen­tes polí­ti­cos y socia­les de Eus­kal Herria. No sobre el con­te­ni­do del acuer­do, por­que eso sólo les corres­pon­de a los agen­tes vas­cos, y a los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas vas­cos; el obje­ti­vo de esas nego­cia­cio­nes sería la apli­ca­ción de ese acuer­do democrático.

¿Detrás de estas opi­nio­nes exis­te una volun­tad de tute­la­je sobre la reso­lu­ción polí­ti­ca? Se tra­ta de una de las acu­sa­cio­nes que siem­pre se ha repe­ti­do con­tra ETA.

ETA nun­ca será una ame­na­za para ese pro­ce­so, como ya ha que­da­do bien cla­ro. Nun­ca lo ha sido. ETA tie­ne su opi­nión y hace sus refle­xio­nes. Eso es lo que esta­mos hacien­do. Pero ETA no esta­rá sen­ta­da en la mesa de la nego­cia­ción polí­ti­ca. La que repre­sen­te en esa mesa a la izquier­da aber­tza­le en su con­jun­to será la uni­dad popu­lar, prin­ci­pal refe­ren­cia polí­ti­ca de la izquier­da abertzale.

Las fuer­zas favo­ra­bles a Espa­ña y Fran­cia debe­rían par­ti­ci­par por medio de los repre­sen­tan­tes que esos par­ti­dos tie­nen en Eus­kal Herria. Es nece­sa­rio. Pero a par­tir de ahí, el pro­ce­so no debe sufrir nin­gún tipo de ame­na­za o inje­ren­cia exte­rior. Ni de los esta­dos ni de nadie. Debe ser un pro­ce­so carac­te­ri­za­do por la volun­tad y el deseo de la ciu­da­da­nía vas­ca; basa­do en su pala­bra y en su decisión.

Tam­bién en otras oca­sio­nes han mani­fes­ta­do que la volun­tad de la ciu­da­da­nía cons­ti­tu­ye la base y la refe­ren­cia. ¿Creen que se ha avan­za­do lo sufi­cien­te para que eso sea posible?

Se ha avan­za­do en lo que con­cier­ne a la con­cien­cia y la madu­rez polí­ti­ca de la ciu­da­da­nía vas­ca. Los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas vas­cos quie­ren tomar la pala­bra, tan­to en el pro­ce­so demo­crá­ti­co como en el día a día de la vida polí­ti­ca y social.

Por lo que res­pec­ta a las fuer­zas favo­ra­bles a Espa­ña y Fran­cia, aún no han hecho ese ejer­ci­cio demo­crá­ti­co. Si pue­den impo­ner su pro­yec­to por la fuer­za, no les impor­ta la volun­tad popu­lar. No hay más que ver la arro­gan­cia del Gobierno de Gas­teiz, aun cons­cien­te de que care­ce de legi­ti­mi­dad demo­crá­ti­ca. De todas for­mas, no les será fácil dar la espal­da a las deman­das de la ciudadanía.

¿Ten­drán las fuer­zas polí­ti­cas la sufi­cien­te madu­rez para mate­ria­li­zar un acuer­do polí­ti­co que res­pon­da a la raíz del conflicto?

La socie­dad vas­ca no acep­ta­ría otra cosa. Des­gra­cia­da­men­te, en algu­nos sec­to­res aún no se per­ci­be sufi­cien­te madu­rez. Temen per­der la pri­vi­le­gia­da posi­ción que les han otor­ga­do la divi­sión de Eus­kal Herria y la impo­si­ción. Por eso ven el pro­ce­so como una ame­na­za, cuan­do debe­ría ser una opor­tu­ni­dad para todos.

Cree­mos que se equi­vo­can, por­que el pue­blo vas­co no acep­ta por más tiem­po ofer­tas polí­ti­cas basa­das en la impo­si­ción. Tam­bién ellos están hacien­do esa refle­xión. Esos par­ti­dos saben que, en la situa­ción que se ha abier­to en Eus­kal Herria, tie­nen que recon­si­de­rar sus posi­cio­nes si no quie­ren ale­jar­se dema­sia­do de la socie­dad vas­ca. Pero está por ver si los resul­ta­dos de esa refle­xión les lle­van a sumer­gir­se en el pro­ce­so demo­crá­ti­co. Por eso, la lla­ve la tie­ne la socie­dad vas­ca. El pro­ce­so se ace­le­ra­rá des­de la exi­gen­cia y acti­va­ción popular.

Sur­gen muchas dudas en torno a la for­ma de resol­ver la cues­tión de la territorialidad.

Es una de las cues­tio­nes cla­ve del pro­ce­so. Espa­ña y Fran­cia han levan­ta­do su pri­me­ra trin­che­ra en la divi­sión terri­to­rial. Y con una situa­ción de impo­si­ción de muchos años, han cava­do un pro­fun­do agu­je­ro. Pero la reso­lu­ción del con­flic­to polí­ti­co debe abor­dar al con­jun­to de Eus­kal Herria. En los diá­lo­gos entre los agen­tes polí­ti­cos y socia­les vas­cos debe bus­car­se una for­mu­la­ción con­cre­ta para el reco­no­ci­mien­to de la reali­dad nacio­nal de Eus­kal Herria; tenien­do en cuen­ta la actual reali­dad ins­ti­tu­cio­nal, pero sin que la pro­fun­di­dad de ese agu­je­ro se con­vier­ta en un pro­ble­ma insalvable.

Es evi­den­te que los rit­mos serán dife­ren­tes. ¿Ven opcio­nes de que en Ipar Eus­kal Herria se pro­duz­can tam­bién cam­bios significativos?

Está cla­ro que la con­fron­ta­ción con los dos esta­dos ha teni­do una evo­lu­ción dife­ren­te y que la per­cep­ción de la socie­dad y la evo­lu­ción del nacio­na­lis­mo tam­po­co ha sido la mis­ma. Eso debe tener­se en cuen­ta, y pue­de influir en los rit­mos y las for­mas. Pero en cuan­to a los con­te­ni­dos, sien­do el con­flic­to polí­ti­co el mis­mo, las cla­ves tam­bién son pare­ci­das: reco­no­ci­mien­to y dere­cho de deci­sión. En Lapur­di, Baxe Nafa­rroa y Zube­roa exis­te una impor­tan­te con­cien­cia sobre eso, y des­de sec­to­res muy amplios se rei­vin­di­ca una ins­ti­tu­ción pro­pia que reco­ja el reco­no­ci­mien­to de Eus­kal Herria y que dote de los recur­sos nece­sa­rios para res­pon­der a sus nece­si­da­des. El reto es estruc­tu­rar todo ello, con el obje­ti­vo de alcan­zar el acuer­do demo­crá­ti­co. La evo­lu­ción de todo el pro­ce­so y la Con­fe­ren­cia Inter­na­cio­nal pue­den supo­ner un impulso.


PROYECTO POLÍTICO

¿Cuál podría ser la pri­me­ra meta del pro­ce­so que se ha abier­to en Eus­kal Herria? His­tó­ri­ca­men­te la izquier­da aber­tza­le ha rea­li­za­do pro­pues­tas con­cre­tas de cara a un mar­co demo­crá­ti­co. ¿Se pue­de lle­gar a ese nivel? A prio­ri, este pro­ce­so no lo garan­ti­za, ¿ver­dad?

Ade­más de supe­rar las con­se­cuen­cias del con­flic­to, se nece­si­ta el acuer­do demo­crá­ti­co que pon­ga en vías de solu­ción el con­flic­to polí­ti­co y que sitúe el sue­lo demo­crá­ti­co. Ese es el pri­mer obje­ti­vo del pro­ce­so: el reco­no­ci­mien­to de Eus­kal Herria y del dere­cho a deci­dir. Una vez ins­ta­la­do ese jalón, cada fuer­za polí­ti­ca ten­drá la opción de pre­sen­tar su pro­pues­ta. Será enton­ces cuan­do la izquier­da aber­tza­le haga la suya. Como usted dice, no hay garan­tía de que vaya a salir ade­lan­te. Eso depen­de del nivel de adhe­sión que sea capaz de reca­bar cada propuesta.

Siem­pre se han mar­ca­do como obje­ti­vo un Esta­do Vas­co inde­pen­dien­te. Des­pués del paso his­tó­ri­co que aca­ban de dar, ¿cómo pue­de ser el camino hacia ese estadio?

Esta­mos reco­rrien­do el camino hacia la inde­pen­den­cia. Esta­mos estruc­tu­ran­do el inde­pen­den­tis­mo para que cuen­te con la refe­ren­cia­li­dad y el pro­ta­go­nis­mo que debe tener en la vida polí­ti­ca de Eus­kal Herria. Hemos dado pasos impor­tan­tes y hemos reci­bi­do el res­pal­do de muchos ciu­da­da­nos. Pero en este nue­vo ciclo que aca­ba­mos de abrir, la izquier­da aber­tza­le tie­ne que pre­pa­rar­se para reco­rrer el camino has­ta el final. Con una pers­pec­ti­va a lar­go pla­zo, para refor­zar las alian­zas y reca­bar la adhe­sión de la mayo­ría de la ciu­da­da­nía. Y no sólo eso: debe­mos crear los meca­nis­mos que nos per­mi­tan lle­gar a ser Esta­do; un Esta­do que esté al ser­vi­cio de la ciu­da­da­nía y garan­ti­ce la jus­ti­cia social.

La cons­truc­ción nacio­nal debe ser el cimien­to fun­da­men­tal de la estra­te­gia inde­pen­den­tis­ta. Y eso exi­ge dar un sal­to impor­tan­te en la orga­ni­za­ción, for­ta­le­cer la prin­ci­pal refe­ren­cia polí­ti­ca de la izquier­da aber­tza­le, de carác­ter inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta. Ade­más, a medi­da que el pro­ce­so avan­ce, debe­rán libe­rar­se nue­vas ener­gías para la estra­te­gia inde­pen­den­tis­ta, como las que has­ta aho­ra han teni­do otras fun­cio­nes rela­cio­na­das con el con­flic­to. La izquier­da aber­tza­le se encuen­tra ante un gran reto, tan difí­cil como hermoso.

En lo que res­pec­ta a las fases, pre­ve­mos un pro­ce­so lar­go y esca­lo­na­do mien­tras se crean las con­di­cio­nes nece­sa­rias para dar el sal­to a la inde­pen­den­cia. La pri­me­ra bata­lla prin­ci­pal esta­rá cen­tra­da en con­se­guir el reco­no­ci­mien­to de Eus­kal Herria y del dere­cho de deci­sión. Pos­te­rior­men­te, se pue­de pre­ver la aper­tu­ra de una fase de tran­si­ción entre el reco­no­ci­mien­to del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción y su apli­ca­ción. Para esa fase de tran­si­ción, la izquier­da aber­tza­le debe­rá hacer su pro­pues­ta tác­ti­ca de cara a la con­se­cu­ción de la uni­dad terri­to­rial y a hacer­se con nue­vos recur­sos para pro­fun­di­zar en la cons­truc­ción nacio­nal. No se pue­de saber cuán­to se pro­lon­ga­rá esa fase; depen­de­rá de las con­di­cio­nes que sea­mos capa­ces de crear y del nivel de adhe­sión que reca­be el pro­yec­to independentista.

La cri­sis eco­nó­mi­ca ha pues­to en sol­fa todo el mode­lo. La izquier­da aber­tza­le, ade­más del cam­bio polí­ti­co, ase­gu­ra que tam­bién se nece­si­ta un cam­bio social. ¿Este pro­ce­so pue­de apor­tar algo en ese ámbito?

Tie­ne que hacer­lo, sin duda. El pro­ce­so es inte­gral y con muchas varia­bles; entre otras, la del mode­lo social y eco­nó­mi­co. Eus­kal Herria nece­si­ta de meca­nis­mos para res­pon­der a la situa­ción actual, ins­tru­men­tos que satis­fa­gan las nece­si­da­des de la ciu­da­da­nía vas­ca. Y eso está estre­cha­men­te vin­cu­la­do con el reco­no­ci­mien­to de Eus­kal Herria y del dere­cho a deci­dir. Inclu­so más en este momen­to en el que, des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, la depen­den­cia res­pec­to a Espa­ña y Fran­cia se está con­vir­tien­do en un lastre.

¿Cuen­tan los esta­dos con una ofer­ta polí­ti­ca para los vas­cos? El espa­ñol, con­cre­ta­men­te, sufre una pro­fun­da cri­sis. ¿Qué pue­de con­lle­var esa situación?

Los esta­dos no tie­nen ofer­ta polí­ti­ca para Eus­kal Herria. El mode­lo que nos impo­nen no satis­fa­ce los deseos de la ciu­da­da­nía vas­ca y no tie­ne res­pues­tas para las deman­das del pue­blo vasco.

Ha cita­do la cri­sis del Esta­do espa­ñol, y es cier­to. Ade­más de la eco­nó­mi­ca, vive una pro­fun­da cri­sis polí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal. El mode­lo auto­nó­mi­co crea­do a par­tir de la refor­ma polí­ti­ca se tam­ba­lea. Y las dispu­tas entre los pode­res del Esta­do son cons­tan­tes. A eso habría que aña­dir esa cul­tu­ra polí­ti­ca que se ha ins­ta­la­do en Espa­ña por la que la dispu­ta entre los par­ti­dos se desa­rro­lla de for­ma agre­si­va y des­me­di­da. El resul­ta­do es una ines­ta­bi­li­dad estructural.

Sin ofer­ta polí­ti­ca y con la cri­sis estruc­tu­ral que pade­ce, Espa­ña es cons­cien­te de su debi­li­dad estra­té­gi­ca en lo refe­ren­te al pro­ce­so de Eus­kal Herria; de que en esa situa­ción, el pro­ce­so va más allá de la reso­lu­ción demo­crá­ti­ca y que adop­ta una dimen­sión estra­té­gi­ca. En el pro­ce­so no sólo está en jue­go el reco­no­ci­mien­to de los dere­chos de Eus­kal Herria, sino los esce­na­rios que pue­dan abrir­se con los siguien­tes pasos. Es una con­fron­ta­ción entre proyectos.

Por esa razón, se pue­de pre­ver que el Esta­do espa­ñol, cons­cien­te de su debi­li­dad estra­té­gi­ca, tra­ta­rá por todos los medios de entor­pe­cer y emba­rrar el pro­ce­so polí­ti­co. El Esta­do no será un inter­lo­cu­tor fia­ble; nun­ca lo ha sido, pero menos aho­ra. Es posi­ble que, a cau­sa de ello, el pro­ce­so se blo­quee. Y habrá que res­pon­der con ini­cia­ti­vas uni­la­te­ra­les, con rei­vin­di­ca­cio­nes sobe­ra­nis­tas uni­la­te­ra­les. Aho­ra más que nun­ca, el futu­ro es del pueblo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *