Coman­dan­te Alfon­so Cano: La cons­truc­ción de la Nue­va Colom­bia no se deten­drá- Dax Tos­cano

La oli­gar­quía y el impe­ria­lis­mo yan­qui están embria­ga­dos de feli­ci­dad. Es la gue­rra, la mal­di­ta gue­rra des­ata­da por la oli­gar­quía y el impe­ria­lis­mo la que se lle­va a las mejo­res hijas y a los mejo­res hijos del pue­blo (…) las y los que luchan por un mun­do mejor, las y los que no espe­ran sen­ta­dos a que algo les cai­ga del cie­lo, las y los que no están cómo­da­men­te sen­ta­dos en sus cubícu­los hacien­do diva­ga­cio­nes inte­lec­tua­les, des­con­tex­tua­li­za­das de la reali­dad de un pue­blo. Son las y los que ponen su vida para cons­truir una socie­dad más jus­ta y más huma­na. Alfon­so Cano vivió empe­ña­do en lograr la paz con jus­ti­cia social. Y San­tos nue­va­men­te lan­za la ame­na­za: “O se des­mo­vi­li­zan o les espe­ra la cár­cel o la tum­ba”. Pero la lucha de masas movi­li­za al pue­blo tra­ba­ja­dor por la con­se­cu­ción de una Patria sin explo­ta­do­res, sin fuer­zas repre­si­vas, sin ase­si­na­tos selec­ti­vos o en masa, sin para­mi­li­ta­ris­mo.

por Dax Tos­cano

Nos han pro­pi­na­do un duro gol­pe

Para la oli­gar­quía colom­bia­na y el impe­ria­lis­mo, se tra­ta de una con­tun­den­te vic­to­ria mili­tar. Ellos miden sus éxi­tos así. Son sus tro­feos de gue­rra y las y los revo­lu­cio­na­rios muer­tos, sus pre­sas que deben ser exhi­bi­das sin nin­gún repa­ro. De ver­dad, son mor­bo­sos, cíni­cos, asque­ro­sos. Sus son­ri­sas maca­bras, de muñe­cos per­ver­ti­dos, que se rego­ci­jan con la san­gre del pue­blo, ates­ti­gua la cala­ña huma­na que tie­nen.

Para noso­tros, más allá de tra­tar­se de un gol­pe y un revés mili­tar muy duro, cons­ti­tu­ye, ante todo, un momen­to dolo­ro­so por la pér­di­da de un cama­ra­da, un her­mano, un ami­go, un con­duc­tor revo­lu­cio­na­rio. Real­men­te será muy difí­cil asi­mi­lar la reali­dad de no poder con­tar con tu pre­sen­cia físi­ca, con tus ideas Coman­dan­te Alfon­so Cano.

El hecho con­cre­to de que Alfon­so ya no esté entre noso­tros, nos lle­na de rabia, de dolor. Sí, esta­mos ¡cons­ter­na­dos!, ¡rabio­sos!, el mis­mo sen­ti­mien­to que inva­dió a Mario Bene­det­ti cuan­do ase­si­na­ron al Che. “Eres nues­tra con­cien­cia acri­bi­lla­da”, escri­bi­ría nue­va­men­te el poe­ta uru­gua­yo, sabe­dor de tu ase­si­na­to.

Es la gue­rra, la mal­di­ta gue­rra des­ata­da por la oli­gar­quía y el impe­ria­lis­mo la que se lle­va a las mejo­res hijas y a los mejo­res hijos del pue­blo. Sí, las y los mejo­res hijos del pue­blo por­que las y los que luchan por un mun­do mejor, las y los que no espe­ran sen­ta­dos a que algo les cai­ga del cie­lo, las y los que no están cómo­da­men­te sen­ta­dos en sus cubícu­los hacien­do diva­ga­cio­nes inte­lec­tua­les, las y los que están cuan­do las papas que­man, las y los que ponen su vida para cons­truir una socie­dad más jus­ta y más huma­na, son las y los mejo­res.

Alfon­so Cano, ya ocu­pa ese sitial, aun­que lo ocu­pó mucho antes de su ase­si­na­to como fer­vien­te gue­rri­lle­ro empe­ña­do en lograr la paz con jus­ti­cia social. La fide­li­dad a Manuel lo carac­te­ri­zó siem­pre, su dedi­ca­ción a las FARC-EP fue evi­den­te, su inte­li­gen­cia para el aná­li­sis con­cre­to de la reali­dad con­cre­ta incues­tio­na­ble, su capa­ci­dad de cons­truc­tor de un movi­mien­to de masas impre­sio­nan­te, su lide­raz­go polí­ti­co y mili­tar sobre­sa­lien­te.

Una vez más, la oli­gar­quía y el impe­ria­lis­mo yan­qui están embria­ga­dos de feli­ci­dad por haber dado de baja a un com­ba­tien­te revo­lu­cio­na­rio de las FARC-EP. Los sesu­dos ana­lis­tas vuel­ven a cla­mar, como cuan­do ase­si­na­ron a Raúl Reyes o al Mono Jojoy, el fin del fin de la insur­gen­cia revo­lu­cio­na­ria.

Los medios repro­du­cen cada por­que­ría que suel­tan los repre­sen­tan­tes de la oli­gar­quía san­tan­de­ris­ta. El ejér­ci­to colom­biano se enva­len­to­na y su moral de com­ba­te, que esta­ba de capa caí­da, momen­tá­nea­men­te se vuel­ve a levan­tar.

Y San­tos nue­va­men­te lan­za la ame­na­za: “O se des­mo­vi­li­zan o les espe­ra la cár­cel o la tum­ba”. Es su for­ma muy demo­crá­ti­ca de cons­truir la paz. De los pro­ble­mas socia­les que vive la mayo­ría de colom­bia­nas y colom­bia­nos, ni una pala­bra. Allá, eso es lo de menos para su gobierno. En defi­ni­ti­va, goza del apo­yo deci­di­do de Oba­ma, mien­tras el nar­co­pa­ra­mi­li­tar de Álva­ro Uri­be ya lo feli­ci­tó por su nue­vo cri­men.

Una vez más, nos dicen que las FARC-EP están derro­ta­das.

Pese a este dolo­ro­so momen­to, la capa­ci­dad de adap­ta­ción dia­léc­ti­ca de las FARC-EP a los pro­ble­mas por los que ha atra­ve­sa­do, le per­mi­ti­rá for­ta­le­cer­se y pasar a una nue­va eta­pa don­de los gol­pes al ejér­ci­to repre­sor, a la oli­gar­quía y al impe­ria­lis­mo serán con­tun­den­tes. Pero fun­da­men­tal­men­te, la lucha de masas a tra­vés del Par­ti­do Comu­nis­ta Clan­des­tino Colom­biano y el Movi­mien­to Boli­va­riano por la Nue­va Colom­bia, per­mi­ti­rá movi­li­zar al pue­blo tra­ba­ja­dor por la con­se­cu­ción de una Patria sin explo­ta­do­res, sin fuer­zas repre­si­vas, sin ase­si­na­tos selec­ti­vos o en masa, sin para­mi­li­ta­ris­mo.

Tu siem­bra Coman­dan­te Alfon­so Cano será fruc­tí­fe­ra y la cons­truc­ción de la Nue­va Colom­bia no se deten­drá con tu ase­si­na­to. Recuer­da, como dijo Nico­lás Gui­llén al morir el Gue­rri­lle­ro Heroi­co, Ernes­to Che Gue­va­ra, no por­que hayas caí­do, tu luz es menos alta.

Sin Alfon­so Cano las FARC-EP con­ti­núan la lucha

Patria Gran­de, 6 de noviem­bre de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *