Médi­cos aler­tan de los efec­tos síqui­cos de la polí­ti­ca car­ce­la­ria

Médicos alertan de los efectos síquicos de la política carcelaria

Un infor­me de Jai­ki Hadi remar­ca el aumen­to de este tipo de pro­ble­mas den­tro de un cua­dro gene­ral sani­ta­rio gra­ve. Sub­ra­ya las con­se­cuen­cias del ais­la­mien­to y la doc­tri­na de alar­ga­mien­to de con­de­nas con­tra EPPK.

El gru­po inter­dis­ci­pli­nar de pro­fe­sio­na­les que for­man par­te del colec­ti­vo Jai­ki Hadi ha ela­bo­ra­do un infor­me deta­lla­do y con­tun­den­te sobre «salud y pri­sión». El tra­ba­jo, pre­sen­ta­do ayer en Andoain en un acto social del que GARA dará cuen­ta maña­na, actua­li­za la situa­ción médi­ca del Colec­ti­vo de Pre­sos Polí­ti­cos Vas­cos. Y es que a pro­ble­mas lamen­ta­ble­men­te «clá­si­cos» como la des­asis­ten­cia sani­ta­ria o la ali­men­ta­ción se les han uni­do en estas últi­mas déca­das nue­vas vuel­tas de tuer­ca. Tras el ale­ja­mien­to y el ais­la­mien­to, con gra­ve inci­den­cia en la salud, más recien­te­men­te se ha suma­do el alar­ga­mien­to de con­de­nas con la doc­tri­na 1972006 del Supre­mo, que ha traí­do nue­vos pro­ble­mas y un incre­men­to nota­ble de la edad media del colec­ti­vo. Así, Jai­ki Hadi expli­ca que a día de hoy 62 pre­sos polí­ti­cos vas­cos lle­van más de 20 años en la cár­cel. Y 22 de ellos han supe­ra­do los 25.

El aumen­to de los pro­ble­mas sico­ló­gi­cos es una de las cons­ta­ta­cio­nes más preo­cu­pan­tes del infor­me. Jai­ki Hadi tra­ba­ja actual­men­te con 41 pre­sos que nece­si­tan este tipo de asis­ten­cia. «Los que más tra­ta­mos son tras­tor­nos sicó­ti­cos, esqui­zo­fre­nias, tras­tor­nos bipo­la­res y otro tipo de sico­sis», deta­lla. «Tam­bién hay cada vez más casos con sín­to­mas deri­va­dos de expe­rien­cias de tor­tu­ra, con sin­to­ma­to­lo­gías que van más allá» de lo nor­mal en estos casos, apun­ta. En el Esta­do fran­cés, la mis­ma admi­nis­tra­ción admi­te défi­cits en este área: «No hay segui­mien­to psi­co­ló­gi­co, se sobre­me­di­ca para que estén apa­ci­gua­dos», dice el infor­me. Pero todo esto es sólo la pun­ta del ice­berg del cua­dro gene­ral:

Doc­tri­na Parot: Un daño gra­tui­to de sie­te años de con­de­na aña­di­da que tie­ne con­se­cuen­cias gra­ves

Jai­ki Hadi expli­ca que la doc­tri­na 1972006 del Supre­mo ha aumen­ta­do las con­de­nas en una media de sie­te años, y cen­su­ra ade­más «la for­ma en la que noti­fi­ca», dado que «lo gene­ral ha sido avi­sar en el últi­mo momen­to, la últi­ma sema­na antes de la sali­da o inclu­so el últi­mo o el mis­mo dia de la sali­da», una prác­ti­ca que til­da de «ensa­ña­mien­to poco común en el cam­po jurí­di­co».

¿Qué situa­ción pro­vo­ca? Estos pro­fe­sio­na­les expli­can que los pre­sos «se van men­ta­li­zan­do de su vuel­ta a la calle mucho antes de que lle­gue la fecha con­cre­ta de la sali­da. Algu­nos empie­zan dos o tres años antes a pla­ni­fi­car, crear y rea­li­zar accio­nes enca­mi­na­das para su vuel­ta a la socie­dad, a hablar en otros tér­mi­nos e inclu­so a pen­sar de dife­ren­te mane­ra». La impo­si­ción de este alar­ga­mien­to de con­de­na supo­ne para ellos «anu­lar de un zar­pa­zo todo lo que ha sido su pro­yec­ción vital» para «crear des­es­pe­ran­za, depre­sio­nes, ganas de dejar de vivir, anu­lar­le como per­so­na, obje­ti­var­le y crear un daño gra­tui­to tam­bién en todo su entorno».

Ais­la­mien­to: Gene­ra­li­za­do, y alar­man­te sobre todo en pre­sos con enfer­me­da men­tal gra­ve

La polí­ti­ca car­ce­la­ria apli­ca­da a EPPK con­tem­pla que «al pre­so se le pue­de some­ter a varios meses de ais­la­mien­to casi con­ti­nua­do. Pero tam­bién se les some­te a un ais­la­mien­to y ale­ja­mien­to estric­to de sus com­pa­ñe­ros de colec­ti­vo. Se dan casos en que estas per­so­nas, sin nin­gún tipo de razón regi­men­tal, han per­ma­ne­ci­do cer­ca de una déca­da total­men­te ale­ja­dos de ellos».

Las con­se­cuen­cias son impor­tan­tes en todos los casos, pero «mucho más en el caso de per­so­nas con enfer­me­da­des men­ta­les gra­ves». En teo­ría está veta­da la apli­ca­ción de este régi­men para ellos, pero en la prác­ti­ca ocu­rre en algu­nos casos. Jai­ki Hadi refie­re el de un pre­so que sufre tras­torno obse­si­vo-com­pul­si­vo y está en la cár­cel de Topas ais­la­do des­de el pasa­do mes de mayo por una san­ción dis­ci­pli­na­ria, pese a que cons­ta­ba una prohi­bi­ción expre­sa de some­ter­le a esa prác­ti­ca.

Con­trol: Las comu­ni­ca­cio­nes con su entorno se encuen­tran «total­men­te dis­tor­sio­na­das»

La entra­da en pri­sión supo­ne «el ais­la­mien­to tajan­te e inme­dia­to res­pe­to a todo lo que se dejó fue­ra». El infor­me apun­ta que la ins­ti­tu­ción peni­ten­cia­ria fil­tra todas las comu­ni­ca­cio­nes. El locu­to­rio «anor­ma­li­za la rela­ción» y la «des­hu­ma­ni­za» al impe­dir cual­quier con­tac­to físi­co y dis­tor­sio­nar el ver­bal. Sin olvi­dar, cla­ro está, que muchas veces las lar­gas dis­tan­cias impo­si­bi­li­tan direc­ta­men­te las visi­tas.

El con­trol total tie­ne un efec­to aña­di­do sobre la asis­ten­cia sani­ta­ria: «Nos afec­ta de lleno ‑se que­jan los pro­fe­sio­na­les de la salud-. La corres­pon­den­cia y las visi­tas están inter­ve­ni­das. Esto limi­ta sobre­ma­ne­ra la asis­ten­cia y el segui­mien­to del pacien­te. El dere­cho al examen explo­ra­to­rio direc­to no exis­te. Estas medi­das obli­gan en muchos casos a la fami­lia a con­tac­tar con espe­cia­lis­tas pri­va­dos, lo que supo­ne un gas­to exce­si­vo». En el Esta­do fran­cés se pro­du­ce otra excep­ción rele­van­te: no exis­te siquie­ra la opción de ser aten­di­do fue­ra de pri­sión.

Nor­mas: La polí­ti­ca car­ce­la­ria pro­vo­ca una cons­tan­te «acti­va­ción y aler­ta sico­ló­gi­ca»

La dura nor­ma­ti­va peni­ten­cia­ria, espe­cial­men­te con estos pre­sos, tie­ne impac­to des­de su entra­da en la cár­cel. «La impre­vi­si­bi­li­dad de las situa­cio­nes lle­va a un esta­do cons­tan­te de acti­va­ción y aler­ta sico­ló­gi­ca. Los meca­nis­mos uti­li­za­dos en la vida coti­dia­na no le ser­vi­rán en este nue­vo sis­te­ma, no pode­mos deter­mi­nar cuán­to tiem­po tar­da­rá en adqui­rir­los y pue­de que nun­ca lo haga». Jai­ki Hadi cons­ta­ta que muchas veces «el pro­ce­so se tor­na trau­má­ti­co y con con­se­cuen­cias pato­ló­gi­cas».

El estu­dio cons­ta­ta que «la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria espe­cí­fi­ca apli­ca­da a estos pre­sos está enca­mi­na­da en muchos casos a crear situa­cio­nes de ten­sión man­te­ni­da, que no ayu­dan nada a la salud del pre­so, y mucho menos a la del pre­so enfer­mo». Enu­me­ra los cam­bios cons­tan­tes de hora­rio y espa­cio físi­co, los con­tro­les y cacheos exhaus­ti­vos, las plan­chas metá­li­cas agu­je­rea­das en las ven­ta­nas.…

Pro­to­co­los: Las nor­mas de «segu­ri­dad» impi­den aten­der emer­gen­cias que han sido mor­ta­les

Jai­ki Hadi sub­ra­ya el abu­so en las supues­tas medi­das de «segu­ri­dad», que difi­cul­tan la aten­ción rápi­da en casos urgen­tes. «Nos pare­cen gra­ves y muy arries­ga­das cier­tas nor­ma­ti­vas», indi­ca, seña­lan­do direc­ta­men­te a los pro­to­co­los sobre lla­ma­das noc­tur­nas: «Ha habi­do casos en que no han podi­do supe­rar­se fallos car­día­cos debi­do a la tar­dan­za en abrir la puer­ta de una cel­da». Cita las muer­tes por infar­to de Mikel Zala­kain, en 1990, y de Rober­to Sáinz, en 2006.

Jóve­nes: Rup­tu­ra de esque­mas men­ta­les sobre la Jus­ti­cia y la socie­dad

Si bien la edad media del Colec­ti­vo ha aumen­ta­do, el infor­me refie­re tam­bién que «hoy exis­ten pre­sos y pre­sas mucho más jóve­nes que hace diez años. Estos jóve­nes están pre­sos ade­más por su com­pro­mi­so polí­ti­co, por el cual nadie espe­ra ser con­de­na­do como lo está sien­do, lo cual crea una rup­tu­ra de esque­mas men­ta­les en cuan­to a la Jus­ti­cia y al fun­cio­na­mien­to de la socie­dad terri­ble e inex­pli­ca­ble tan­to para ellos como para sus fami­lia­res».

Des­asis­ten­cia: Crí­ti­cas a los médi­cos, a la fal­ta de pró­to­co­lo, a los tras­la­dos y a las espe­ras

Estos pro­fe­sio­na­les vas­cos no se muer­den la len­gua a la hora de denun­ciar este aspec­to. Hablan de «fal­ta de inte­rés, irres­pon­sa­bi­li­dad pro­fe­sio­nal y tra­to irres­pe­tuo­so de algu­nos médi­cos en las con­sul­tas» y de pro­ble­mas para la cola­bo­ra­ción con médi­cos y sicó­lo­gos peni­ten­cia­rios que prio­ri­zan las razo­nes de segu­ri­dad o de polí­ti­ca car­ce­la­ria al dere­cho a la salud.

Tam­bién refie­ren que en algu­nas cár­ce­les «fal­tan pro­to­co­los de pre­ven­ción del ries­go de enfer­me­da­des infec­cio­sas y de segui­mien­to de pato­lo­gías cró­ni­cas, lo que resul­ta incom­pren­si­ble en la actual prác­ti­ca clí­ni­ca». Aña­den que «tam­po­co sue­le ser extra­or­di­na­ria la des­apa­ri­ción de los infor­mes médi­cos duran­te los tras­la­dos. O la demo­ra exce­si­va ‑al mar­gen del pla­zo habi­tual de las lis­tas de espe­ra- en la rea­li­za­ción de con­sul­tas o prue­bas com­ple­men­ta­rias, cuan­do no se boi­co­tean las mis­mas». Como con­se­cuen­cia cita que se retra­san muchos diag­nós­ti­cos «posi­ble­men­te gra­ves», y enu­me­ra los casos de Ibon Fer­nán­dez Ira­di, Unai Parot, Iña­ki Etxe­be­rria, Ibai Azko­na o Aitor Fres­ne­do.

Ali­men­ta­ción: Caren­cias que pro­vo­can una alta de inci­den­cia de pro­ble­mas nutri­cio­na­les y meta­bó­li­cos

Las comi­das de las cár­ce­les des­ta­can por «su esca­so con­te­ni­do pro­téi­co y vita­mí­ni­co, y con muchas gra­sas de mala cali­dad (satu­ra­das), la ver­du­ra es muy esca­sa y mala, ape­nas admi­nis­tran lác­teos y ofer­tan muchos fri­tos». A ello se le suman las «difi­cul­ta­des insal­va­bles» para que los pre­sos que nece­si­tan cier­tas die­tas pue­dan reci­bir­las. «Todo ello con­di­cio­na una alta inci­den­cia de pro­ble­mas nutri­cio­na­les y meta­bó­li­cos, aumen­to de coles­te­rol y tri­gli­cé­ri­dos».

Más pro­ble­mas: Los años de pri­sión mul­ti­pli­can los pro­ble­mas de vis­ta, den­ta­les, de hue­sos …

Las carac­te­rís­ti­cas físi­cas pro­pias de la cár­cel pro­vo­can otros pro­ble­mas comu­nes a todos los pre­sos, pero que en el caso de EPPK reper­cu­ten más debi­do a la pro­lon­ga­ción de las con­de­nas. Jai­ki Hadi deta­lla por ejem­plo los pro­ble­mas oftal­mo­ló­gi­cos (por la reduc­ción del cam­po de visión o la defi­cien­te ilu­mi­na­ción), los trau­ma­to­ló­gi­cos (por limi­ta­ción de la movi­li­dad y las dis­tan­cias), los cutá­neos, los den­ta­les («sólo se prac­ti­can extrac­cio­nes»)…

Txus Mar­tin y otros seis casos gra­ves

Jai­ki Hadi recuer­da los casos de enfer­mos más gra­ves. Esta­ble­ce dos cate­go­rías. Por un lado, la de «gra­ve ries­go de super­vi­ven­cia actual y pér­di­da gra­ve e irre­ver­si­ble de cali­dad de vida en el futu­ro», en la que inclu­ye a Txus Mar­tin ‑saca­do el lunes de la cár­cel de Soto con des­tino des­co­no­ci­do-. Des­pués, la de quie­nes «pre­ci­san de estar en cár­ce­les cer­ca­nas para garan­ti­zar un segui­mien­to estric­to y con­ti­nua­do»: Gotzo­ne López de Luzu­ria­ga, Inma Berrio­za­bal, José Angel Bigu­ri, Iña­ki Etxe­be­rria, Jesús Mari Men­di­nue­ta y Josetxo Ariz­ku­ren.

En el Esta­do fran­cés no hay una nor­ma que pre­vea excar­ce­lar a pre­sos con pato­lo­gías gra­ves e incu­ra­bles. Se han logra­do algu­nas libe­ra­cio­nes «con un esfuer­zo ímpro­bo» y en «con­di­cio­nes dra­co­nia­nas».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *