Aiz­ko­ra eta sugea – Jakue Pas­cual

Car­ta de Durru­ti a Liki­niano: «La rebe­lión anda en el País Vas­co ves­ti­da de negro». La Comu­na de San Sebas­tián, con unas pocas armas y dina­mi­ta, ento­na «A las barri­ca­das» fren­te al enemi­go a la espe­ra de los refuer­zos de Pérez Gar­men­dia. Por su par­te, los dubi­ta­ti­vos jel­tza­les aguar­dan acan­to­na­dos en Azpei­tia. Liki­niano y los suyos inter­vie­nen en la bata­lla de Peñas de Aia y en el replie­gue has­ta la fron­te­ra, cuan­do los reque­tés de Mola quie­bran la línea. Lue­go com­ba­ti­rá en Ara­gón, será de los últi­mos en aban­do­nar Bar­ce­lo­na hacia el exi­lio y allí se suma­rá a la resis­ten­cia con­tra los nazis y al maquis pire­nai­co

En Ipa­rral­de el aber­tza­lis­mo se man­te­nía a duras penas tras la ocu­pa­ción. Mark Legas­se lan­za míti­nes ante audi­to­rios mino­ri­ta­rios. Liki­niano suje­ta el megá­fono. Y ‑según nos cuen­ta Chia­pu­so en el exce­len­te libro de Pilar Ipa­rra­gi­rre «Félix Liki­niano: mili­ciano de la uto­pía»- duran­te su par­ti­ci­pa­ción en la coral Olda­rra del ácra­ta Phi­lip­pe Oyhan­bu­ru alum­bra su aber­tza­lis­mo, narrán­do­nos cómo tras una pelea en Mia­rritze decla­ra ante el juez que a él nadie le lla­ma extran­je­ro en su tie­rra. Eran tiem­pos en los que el régi­men de Fran­co pesa­ba como una losa. La inmo­vi­li­dad del PNV ate­na­za­ba a los jóve­nes nacio­na­lis­tas que comen­za­ban a apos­tar por la resis­ten­cia. ETA nacía en 1959 y lle­ga­ban refu­gia­dos «los de la meda­lli­ta». A ellos ‑como seña­la Jtxo Este­ba­ranz en su «Bre­ve his­to­ria del anar­quis­mo vas­co»- aco­ge­ría Liki­niano recu­pe­ran­do la pasión insu­rrec­cio­nal. «A éstos les dona­ría una de sus escul­tu­ras en made­ra, el hacha y la ser­pien­te con el lema Bie­tan Jarrai­tu», que se con­ver­ti­ría en la divi­sa de ETA y ade­más ‑como reme­mo­ra Juan Joxe Etxa­be- un peque­ño arse­nal que ocul­ta­ba des­de la épo­ca de la resis­ten­cia.

Hay quien opi­na que el ana­gra­ma de ETA es sinies­tro y quien pien­sa que es una con­ce­sión hor­te­ra a la vani­dad. La ver­sión popu­lar lo sin­te­ti­za­ba en un «con­tun­den­te como el hacha y sigi­lo­so como la ser­pien­te». Pero Félix era un pro­fun­do cono­ce­dor de las cosas de su pue­blo y el ana­gra­ma ocul­ta­ba un sen­ti­do que se per­día en la noche de los tiem­pos. Un sig­ni­fi­ca­do telú­ri­co por el que el fue­go del cie­lo (el rayo pro­du­ci­do por el entre­cho­car de las nubes, las pie­dras de arri­ba, sim­bo­li­za­das por las pri­me­ras hachas) y el de las pro­fun­di­da­des mag­má­ti­cas don­de mora Heren­su­ge, la gran ser­pien­te enros­ca­da, se con­vier­ten en ener­gía en nues­tra tie­rra. Un con­te­ni­do sim­bó­li­co para un pue­blo ori­gi­na­rio que, como Eskual Herria, con la mano usa la tec­no­lo­gía pri­mi­ge­nia de la pie­dra que lo con­vier­te en humano alre­de­dor del fue­go.

Fede­ri­co Krut­wig escri­be «Vas­co­nia» y Liki­niano com­par­te con él y López Adán (Bel­tza) una visión liber­ta­ria y nacio­na­lis­ta del mun­do. Félix Liki­niano es reco­no­ci­do a comien­zos de los noven­ta por los acti­vis­tas de la auto­no­mía bil­baí­na que fun­dan una aso­cia­ción cul­tu­ral en su nom­bre y cuyo sím­bo­lo era un cru­ce de muchos cami­nos. El anun­cio del cese defi­ni­ti­vo de la lucha arma­da por par­te de ETA ha cerra­do un lar­go ciclo que ha acom­pa­ña­do toda la vida a una gene­ra­ción como la mía y en el que hemos per­di­do y han sufri­do dema­sia­das per­so­nas. Como diría Félix a sus ami­gos Mark y Fede­ri­co ‑etxekoak‑, los de casa esta­mos de enho­ra­bue­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *