Des­mo­vi­li­za­ción igual a impu­ni­dad- Aina­ra Ruiz

La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de Colom­bia aca­ba de vali­dar la polé­mi­ca Ley de Des­mo­vi­li­za­cio­nes que pro­te­ge a cer­ca de 25.000 para­mi­li­ta­res per­te­ne­cien­tes prin­ci­pal­men­te a las Auto­de­fen­sas Uni­das de Colom­bia (AUC). Esta nor­ma, jun­to a la Ley de Jus­ti­cia y Paz, es un icono del actual Gobierno, así como del pre­si­di­do por Alva­ro Uri­be que, entre 2003 y 2006, nego­ció con las AUC el supues­to aban­dono de las armas a cam­bio de una con­si­de­ra­ble reba­ja de las con­de­nas inde­pen­dien­te­men­te de los deli­tos cometidos.

A par­tir de aho­ra se podrán dejar sin efec­to las órde­nes de deten­ción y la eje­cu­ción de la con­de­na siem­pre y cuan­do la per­so­na bene­fi­cia­da «haya deja­do las armas, cum­pla con los pro­gra­mas de rein­ser­ción y cola­bo­re con la Justicia».

La Ley de Des­mo­vi­li­za­cio­nes y el pro­pio Cons­ti­tu­cio­nal van más allá al negar vali­dez incri­mi­na­to­ria a los tes­ti­mo­nios de los des­mo­vi­li­za­dos. Es decir, un para­mi­li­tar podrá decla­rar que ha sobor­na­do a polí­ti­cos, que ha esta­do al ser­vi­cio de tal nar­co­tra­fi­can­te o que su jefe más inme­dia­to orde­nó tal atro­ci­dad, que no ten­drá valor jurí­di­co y dichas acu­sa­cio­nes tam­po­co se podrán uti­li­zar para incri­mi­nar a otras per­so­nas. El Cons­ti­tu­cio­nal sen­ten­cia que estos tes­ti­mo­nios podrán ser­vir para docu­men­tar el con­flic­to pero no nece­sa­ria­men­te para actuar con­tra terceros.

El Alto Con­se­je­ro para la Rein­te­gra­ción, Ale­jan­dro Eder, ha inten­ta­do aca­llar las crí­ti­ca afir­man­do que «no se pue­de mon­tar un sis­te­ma de auto­in­cri­mi­na­ción y meter en la cár­cel a miles de per­so­nas, por­que eso no es fac­ti­ble y le cerra­ría­mos puer­tas a la paz». Para el minis­tro de Inte­rior, Ger­mán Var­gas, esta nor­ma «es un ins­tru­men­to cla­ve que per­mi­ti­rá la rein­cor­po­ra­ción a la vida civil» de estos para­mi­li­ta­res. Los datos, sin embar­go, ponen en cues­tión dicha «rein­cor­po­ra­ción».

Es cier­to que Colom­bia nece­si­ta docu­men­tar el con­flic­to, que ha pro­vo­ca­do ya más más de 50.000 des­apa­re­ci­dos y miles de muer­tos. Pero tam­bién nece­si­ta supe­rar al actual mar­co legis­la­ti­vo para dar paso a leyes que poten­cien las inves­ti­ga­cio­nes y la depu­ra­ción de responsabilidades.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *