[Libro] Colom­bia-UP, ¡“Ni un minu­to de silen­cio, toda una vida de com­ba­te”!

¡“Ni un minu­to de silen­cio, toda una vida de com­ba­te”!

Extrac­tos his­tó­ri­cos de la vida de la Unión Patrió­ti­ca de Colom­bia en un nue­vo libro “Unión Patrió­ti­ca, expe­dien­tes con­tra el olvi­do”, por Rober­to Rome­ro

Lea todo el libro (435 pági­nas): es.scribd.com/doc/68373112/Libro-Memorias-en-Baja‑1

POR DICK EMANUELSSON

TEGUCIGALPA /​2011-10-11 /​Son 435 pági­nas lle­nas de tes­ti­mo­nios sobre la glo­rio­sa Unión Patrió­ti­ca (UP). Entre­vis­tas y rela­tos sobre la vida de un movi­mien­to polí­ti­co alter­na­ti­vo, com­ple­ta y rotun­da­men­te anta­gó­ni­co al sis­te­ma oli­gár­qui­co que deci­dió silen­ciar­lo físi­ca­men­te a tal gra­do que se habla por pri­me­ra vez, en Lati­noa­mé­ri­ca, de un “geno­ci­dio polí­ti­co”. Dicen por ahí que el perio­dis­ta no tie­ne que tomar par­te, que tie­ne que ser neu­tral pero yo digo que esas son expre­sio­nes hipó­cri­tas por­que no hay repor­te­ros o perio­dis­tas neu­tra­les. Sólo se per­mi­te la liber­tad de no ser­lo a quie­nes ejer­zan esta pro­fe­sión sien­do fun­cio­na­les a este sis­te­ma, pero somos muchos los tra­ba­ja­do­res que no acep­ta­mos amos ni cade­nas. Entre muje­res y hom­bres, los miles de colom­bia­nos que se afi­lia­ron a este movi­mien­to de izquier­da y die­ron sus vidas en la patrió­ti­ca tarea, me regre­san imá­ge­nes dolo­ro­sas de esa Colom­bia inol­vi­da­ble, la com­ba­ti­va y heroi­ca que sigue ponien­do el pecho con­tra la dic­ta­du­ra más anti­gua y san­grien­ta de las Amé­ri­cas.
EL LIBRO ESCRITO POR mi vie­jo ami­go y cama­ra­da, Rober­to Rome­ro, ex jefe de la redac­ción del sema­na­rio VOZ, será pre­sen­ta­do el 18 de octu­bre, refle­ja esos momen­tos más duros y com­pli­ca­dos en la his­to­ria de un movi­mien­to popu­lar que lle­gó a ser una alter­na­ti­va de poder en Colom­bia, domi­na­do y con­tro­la­do por la oli­gar­quía mili­ta­ris­ta y las Fuer­zas Mili­ta­res.

Ber­nar­do Jara­mi­llo. Foto: Dick E.

Ten­go muchos recuer­dos de esos años, entre tan­tos hay uno que nun­ca voy a olvi­dar, que habla cuan­do Aída Abe­lla, que había asu­mi­do la pre­si­den­cia de la UP des­pués que fue­ra ase­si­na­do el 22 de mar­zo de 1990 el joven y caris­má­ti­co comu­nis­ta Ber­nar­do Jara­mi­llo, me dijo por telé­fono que ya no podían enviar más comu­ni­ca­dos por fax al exte­rior por­que Tele­com había cerra­do la línea por fal­ta de pagos. “Nos matan cama­ra­das todos los días y es por eso que nos hemos exce­di­do en la cuen­ta de Tele­com, tan­tos muer­tos y comu­ni­ca­dos y aho­ra nos silen­cian has­ta por el telé­fono”, decía la com­pa­ñe­ra con indig­na­ción y dolor. La Aso­cia­ción Jai­me Par­do Leal en Sue­cia y un avi­so en el dia­rio don­de tra­ba­ja­ba yo, resol­vie­ron el pago de la fac­tu­ra de Tele­com, la movi­li­za­ción en pos de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal era y es tam­bién la par­te her­mo­sa de ese movi­mien­to polí­ti­co.
1988: EN LA SEDE DE LA UP las “sába­nas de papel” de la impre­so­ra mos­tra­ban una lis­ta que pare­cía inter­mi­na­ble, reco­rrer­la era encon­trar unos 500 – 600 nom­bres y ape­lli­dos. Eran las vic­ti­mas de la UP, el sal­do de san­gre de los dos pri­me­ros años, cifra que se mul­ti­pli­ca­ría varias veces más, con el correr de los días.
“No voto por la UP por que no quie­ro que mi ami­go sea otra víc­ti­ma de la gue­rra sucia por ser de esa estruc­tu­ra”, decía mucha gen­te que pre­fe­ría votar a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les en vez de hacer­lo por (sus pro­pias con­vic­cio­nes) su ami­go, com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo o el vecino. Pre­fe­rían que per­die­ra la elec­ción antes que asu­mir un car­go en las cor­po­ra­cio­nes públi­cas y así fir­mar su pro­pia sen­ten­cia de muer­te. Tal el mie­do que logra­ron ins­ta­lar en esa eta­pa glo­rio­sa de movi­li­za­ción del cam­po popu­lar colom­biano.

Ase­si­na­dos cin­co miem­bros de la JUCO

EL CALIBRE Y CORAJE DE ESTOS COMPAÑEROS era y es fir­me, gran­de. En muy pocos casos se fue­ron al exi­lio, sólo algu­nos en ries­gos extre­mos como el de de Aída Abe­lla, que fue blan­co y víc­ti­ma de un roque­ta­zo en pleno cen­tro de Bogo­tá y los pro­pios com­pa­ñe­ros la hicie­ron mar­char hacia el exi­lio. Caso simi­lar el pade­ci­do por Joa­quín Pérez Bece­rra, de pro­fe­sión inge­nie­ro indus­trial del Valle del Cau­ca, con­ce­jal en el muni­ci­pio de Corin­to, que fue ame­na­za­do todo el tiem­po por los mili­ta­res de la 3ª Divi­sión del Ejér­ci­to por su tra­ba­jo polí­ti­co y cuya espo­sa fue secues­tra­da en su lugar. Ese fue otro caso extre­mo por lo cual la UP y el PCC se vie­ron obli­ga­dos a enviar­lo hacia “afue­ra” en 1994. Ayer fue pro­ce­sa­do en Bogo­tá por el mis­mo esta­do terro­ris­ta que lo empu­jó de su patria, por pre­si­dir una agen­cia de noti­cias alter­na­ti­va y ser “emba­ja­dor de las FARC en Euro­pa”, estig­ma­ti­za­ción que le tira­ron enci­ma pre­ten­dien­do jus­ti­fi­car la per­se­cu­ción. Resul­ta impres­cin­di­ble tener bien cla­ro que gue­rra sucia no impli­ca sola­men­te matar al opo­si­tor, sino que para dotar­la de for­ta­le­za tam­bién uti­li­zan los pode­res de esta­do y la debi­li­dad de otros esta­dos ape­lan­do a la gue­rra psi­co­ló­gi­ca, esla­bón de la cade­na de opro­bios, impu­ni­dad y geno­ci­dio.
ESTA MAÑANA LE DIJE A MIRIAN, mi espo­sa y cama­ró­gra­fa, que Hon­du­ras se está pare­cien­do cada día más a Colom­bia. Y el Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar (FNRP) se pare­ce cada día más a la Unión Patrió­ti­ca. Duran­te la últi­ma sema­na han sido ase­si­na­dos tres cam­pe­si­nos orga­ni­za­dos en el Bajo Aguan. Y esta maña­na supi­mos que fue eje­cu­ta­do el cam­pe­sino, San­tos Sefe­rino Zela­ya, de 35 años de edad, per­te­ne­cien­te al asen­ta­mien­to rural “La Auro­ra”, una de las bases del Movi­mien­to Uni­fi­ca­do Cam­pe­sino del Aguan, MUCA. Dejó dos hijos de 8 y 10 años, ase­si­na­ron sus sue­ños y has­ta el futu­ro de esas cria­tu­ras. Otras 15 muje­res cam­pe­si­nas han sido secues­tra­das por los guar­dias arma­dos del hom­bre más pode­ro­so de Hon­du­ras, Miguel Facus­sé, terra­te­nien­te más fuer­te de este país.

Más viu­das y niños huér­fa­nos en el Bajo Aguán. Foto: Mirian Ema­nuels­son

Como en Colom­bia, en Hon­du­ras, entre el rei­no de impu­ni­dad y espan­to, hay hom­bres y muje­res valien­tes que no vaci­lan ante la muer­te, que tam­bién dicen, como han gri­ta­do los miles de mili­tan­tes de la Unión Patrió­ti­ca en los cemen­te­rios de Colom­bia cuan­do han ente­rra­do a sus cama­ra­das; ¡“NI UN MINUTO DE SILENCIO, TODA UNA VIDA DE COMBATE”!
Quie­nes hemos vivi­do ese horror y man­te­ne­mos fir­me la memo­ria, con angus­tia fren­te a los recuer­dos y el por-venir que esta­mos per­ci­bien­do en Hon­du­ras, nos suma­mos a esa con­sig­na y reafir­ma­mos que no exis­te la neu­tra­li­dad en el perio­dis­mo y eso es lo bueno. Somos inde­pen­dien­tes de poder alguno, por­que somos indó­mi­tos y no exis­te dine­ro para com­prar nues­tras con­cien­cias, pero por sobre todo somos tra­ba­ja­do­res que ren­di­mos cul­to a la memo­ria y la agi­ta­mos cuan­do se tra­ta de dete­ner crí­me­nes que se come­ten con­tra los pue­blos.
Aba­jo un extrac­to del libre, la entre­vis­ta con Aída Abe­lla. — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — –

Aída Abe­lla;

Los altos man­dos hacían lis­tas de los con­de­na­dos a muer­te de la UP y se jac­ta­ban de ello

A

ída Abe­lla ha sido una de las más ague­rri­das diri­gen­tes sin­di­ca­les del país. Des­de muy joven, en el Minis­te­rio de Edu­ca­ción, se des­ta­có en la defen­sa de los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res. Salió elec­ta como con­ce­jal de Bogo­tá en 1992 con una de las vota­cio­nes más altas de la izquier­da en la capi­tal. Fue ele­gi­da en 1990 a la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te y en 1991, un con­gre­so de la UP, en ple­na gue­rra sucia, la esco­gió como pre­si­den­ta de la orga­ni­za­ción. Se mar­chó al exi­lio pocos días des­pués de sufrir un gra­ve aten­ta­do el 7 de mayo de 1996 cuan­do sica­rios inten­ta­ron lan­zar un roc­ket con­tra el carro en que se movi­li­za­ba. Des­de Euro­pa con­ti­núa su acti­vi­dad polí­ti­ca, fun­da­men­tal­men­te en defen­sa de los Dere­chos

Huma­nos. En junio de 2011 se le vio en varios míti­nes en Fran­cia con­tra la pre­sen­cia del ex pre­si­den­te Uri­be en la Escue­la de Inge­nie­ros de Metz, que logra­ron su renun­cia a una cáte­dra que regen­ta­ba allí. Estas son las pri­me­ras decla­ra­cio­nes en muchos años de la reco­no­ci­da diri­gen­te de la UP, quien tam­bién envió un video de salu­do al acto de per­dón del Esta­do por el cri­men del sena­dor Manuel Cepe­da, que tuvo lugar en el Salón Elíp­ti­co, con el Con­gre­so de la Repú­bli­ca en pleno, el 9 de agos­to de 2011.

“No tene­mos Esta­do de Sitio per­ma­nen­te, pero las ame­na­zas y ase­si­na­tos con­ti­núan”

Hable­mos de sus ini­cios en la vida polí­ti­ca. ¿Cuál era el pano­ra­ma polí­ti­co cuan­do nace el movi­mien­to y cómo lle­ga a la pre­si­den­cia de la Unión Patrió­ti­ca?
–Siem­pre que me pre­gun­tan sobre algo rela­cio­na­do con la Unión Patrió­ti­ca, no pue­do dejar de ren­dir­le home­na­je a todos nues­tros com­pa­ñe­ros que caye­ron en el gran patí­bu­lo que se lla­ma Colom­bia. Son las pre­sen­cias ausen­tes que lle­nan nues­tros recuer­dos y nues­tra vida.
Cuan­do nació la UP en 1985, mi acti­vi­dad polí­ti­ca prin­ci­pal esta­ba diri­gi­da al movi­mien­to sin­di­cal. Ocu­pa­ba la Pre­si­den­cia de la Fede­ra­ción Nacio­nal de Tra­ba­ja­do­res del Esta­do FENALTRASE y la pre­si­den­cia del Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res del Minis­te­rio de Edu­ca­ción Nacio­nal SINTRENAL, al cual me había vin­cu­la­do des­de 1971. Tam­bién hacía par­te del Comi­té Eje­cu­ti­vo de la Con­fe­de­ra­ción Sin­di­cal de Tra­ba­ja­do­res de Colom­bia CSTC.
En esa incan­sa­ble lucha por la paz, con refor­mas socia­les, que hicie­ran de Colom­bia una ver­da­de­ra demo­cra­cia, don­de se supere ese con­cep­to mez­quino de asi­mi­lar demo­cra­cia con el depó­si­to de votos un día cual­quie­ra, y como resul­ta­do de los acuer­dos fir­ma­dos en la Uri­be entre la insur­gen­cia y el gobierno, se crea en 1985 la Unión Patrió­ti­ca. Muchos sec­to­res popu­la­res se vin­cu­la­ron de for­ma entu­sias­ta para apo­yar este nove­do­so pro­yec­to de paz. Se veía como la espe­ran­za, como algo dife­ren­te, con per­so­nas que no habían esta­do en la polí­ti­ca tra­di­cio­nal, con lucha­do­res por cam­biar esa polí­ti­ca asfi­xian­te que se res­pi­ra­ba por todas par­tes y que se tra­du­cía en una alta abs­ten­ción.
El mane­jo bipar­ti­dis­ta que se la daba a la polí­ti­ca des­de los tiem­pos de la supues­ta “inde­pen­den­cia” y que se acen­tuó en el perio­do del Fren­te Nacio­nal, había borra­do del mapa polí­ti­co colom­biano cual­quier par­ti­do o movi­mien­to polí­ti­co dife­ren­te al libe­ral y con­ser­va­dor, que en el fon­do eran lo mis­mo. La úni­ca dife­ren­cia era el color de su ban­de­ra, roja o azul. La incon­for­mi­dad no se podía mani­fes­tar pues el Esta­do de Sitio per­ma­nen­te o esta­do de excep­ción, la alta mili­ta­ri­za­ción, o las for­mas des­pó­ti­cas como se ejer­cía el poder, impe­dían demos­trar la incon­for­mi­dad.
Las mani­fes­ta­cio­nes eran repri­mi­das, las huel­gas prohi­bi­das y decla­ra­das ile­ga­les, mien­tras cam­pea­ban los des­pi­dos injus­ti­fi­ca­dos, las deten­cio­nes arbi­tra­rias, los segui­mien­tos a la diri­gen­cia sin­di­cal y a los polí­ti­cos y mili­tan­tes de opo­si­ción.
Las ame­na­zas, que eran fre­cuen­tes, las inter­cep­cio­nes tele­fó­ni­cas, los alla­na­mien­tos de casas y ofi­ci­nas tam­bién hacían par­te de las prác­ti­cas del poder. Con el Esta­tu­to de Segu­ri­dad, en el gobierno de Tur­bay Aya­la, entre 1978 y 1982, se recru­de­ció la ola de alla­na­mien­tos. Los gen­dar­mes lle­ga­ban a las casas muy tem­prano, entre las 4 y 5 de la maña­na, blo­quea­ban las vías de acce­so a las vivien­das con camio­nes del Ejér­ci­to sin pla­cas, ves­ti­dos de civil, con rua­nas y deba­jo de ellas, las metra­lle­tas. Requi­sa­ban todo, has­ta las ollas. Se lle­va­ban lo que que­rían, libros, car­tas per­so­na­les, las cui­tas de los ena­mo­ra­dos, retra­tos de fami­lia, pasa­por­tes, dine­ro y has­ta las joyas. A las per­so­nas en Bogo­tá las con­du­cían a las caba­lle­ri­zas mili­ta­res de Usa­quén de la carre­ra 7 con calle 107. Los cuar­te­les se con­vir­tie­ron en cen­tros ile­ga­les y clan­des­ti­nos de reclu­sión don­de no eran extra­ñas las tor­tu­ras. Muchos murie­ron víc­ti­mas de estos pro­ce­di­mien­tos prohi­bi­dos por la ley.
Me acuer­do de Darío Aran­go, de Puer­to Berrío, Antio­quia. El 7 octu­bre de 1979, este diri­gen­te popu­lar, vice­pre­si­den­te del Con­ce­jo don­de había lle­ga­do por las lis­tas de la Unión Nacio­nal de Opo­si­ción, líder del sin­di­ca­to del río Mag­da­le­na, un hom­bre muy alto y cor­pu­len­to, mili­tan­te comu­nis­ta, lo mata­ron de esa mane­ra.
En 2011 las cosas no han cam­bia­do. No tene­mos Esta­do de Sitio per­ma­nen­te, pues la Cons­ti­tu­ción de 1991 lo abo­lió. Aho­ra se ame­na­za y lue­go se ase­si­na sin fór­mu­la de jui­cio. En muchos de estos crí­me­nes están vin­cu­la­dos por omi­sión, cola­bo­ra­ción o eje­cu­ción direc­ta, miem­bros de las Fuer­zas Arma­das, que están ins­ti­tuí­das para pro­te­ger a los ciu­da­da­nos, con­vir­tién­do­se todas estas prác­ti­cas en evi­den­tes crí­me­nes de Esta­do.
Des­de siem­pre la polí­ti­ca y los car­gos de direc­ción de la admi­nis­tra­ción públi­ca se emplea­ron para el enri­que­ci­mien­to per­so­nal. Se lle­na­ron sus bol­si­llos y los de sus fami­lia­res, y por eso defien­den esta pan­to­mi­ma de “demo­cra­cia”, don­de el Esta­do está al ser­vi­cio, no solo de las cla­ses domi­nan­tes, sino tam­bién de los nue­vos ricos y sus sir­vien­tes. La corrup­ción se des­bor­da en todos los sec­to­res de la empre­sa pri­va­da y la admi­nis­tra­ción públi­ca.
Había una fati­ga en la pobla­ción que espe­ra­ba ver gen­te nue­va en la polí­ti­ca, con opi­nio­nes dife­ren­tes. Los que ayu­da­mos de cer­ca en la pri­me­ra cam­pa­ña elec­to­ral de la Unión Patrió­ti­ca, bajo la con­duc­ción de Jai­me Par­do Leal, en 1986, sen­ti­mos esa gran olea­da fres­ca del pue­blo en los sin­di­ca­tos, barrios, sitios de tra­ba­jo, en las calles y pla­zas.
El día de las elec­cio­nes muchas per­so­nas, espe­cial­men­te jóve­nes, pedían las pape­le­tas de las lis­tas que enca­be­za­ban los coman­dan­tes gue­rri­lle­ros que hacían polí­ti­ca con las ban­de­ras de la UP tras los acuer­dos de cese al fue­go, tre­gua y paz, fir­ma­dos entre el gobierno de Betan­cur y las FARC. Gene­ral­men­te sus nom­bres eran dife­ren­tes en la vida real y cos­ta­ba tra­ba­jo con­ven­cer a los elec­to­res que se tra­ta­ba de los mis­mos com­pa­ñe­ros, sólo que para los comi­cios tenían que figu­rar como apa­re­cían en sus cédu­las.
El 9 de diciem­bre de 1990 tie­nen lugar las elec­cio­nes para la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te ANC. Ese día sali­mos ele­gi­dos con Alfre­do Vás­quez Carri­zo­sa, pre­si­den­te del Comi­té Per­ma­nen­te por la Defen­sa de los Dere­chos Huma­nos, en la lis­ta Por la Vida y los Dere­chos Huma­nos, la núme­ro 8. Una vez cul­mi­nó sus labo­res la ANC el 4 de julio de 1991, pro­mul­gan­do una nue­va Car­ta, se eli­gió la Asam­blea Nacio­nal Legis­la­ti­va, popu­lar­men­te lla­ma­da el Con­gre­si­to, del cual hice par­te. El 14 y 15 de diciem­bre de 1991 se reali­zó el con­gre­so extra­or­di­na­rio de la UP. Allí me esco­gie­ron como pre­si­den­ta del movi­mien­to.

“En ple­nas deli­be­ra­cio­nes de la Cons­ti­tu­yen­te, lla­ma­da a ser un nue­vo pac­to de paz, a dia­rio ase­si­na­ban mili­tan­tes de la UP”

Usted salió elec­ta para la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te en 1990, cin­co años des­pués del naci­mien­to de la UP, sin embar­go mien­tras se desa­rro­lla­ban las deli­be­ra­cio­nes en esa ins­ti­tu­ción, que debe­ría lle­var al país a un tra­ta­do de paz, con­ti­nua­ba la matan­za.
–Las actas de la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te ANC y las de la Asam­blea Nacio­nal Legis­la­ti­va, el Con­gre­si­to, que fun­cio­nó unos meses des­pués de fir­ma­da la Cons­ti­tu­ción en julio de 1991, están rega­das con la san­gre de nues­tros com­pa­ñe­ros. Los cien­tos de ase­si­na­tos fue­ron denun­cia­dos, gene­ral­men­te al comien­zo de las sesio­nes. Duran­te este perio­do se con­ti­núa con el geno­ci­dio. Un día des­pués de ins­ta­la­da la ANC, el 5 de febre­ro de 1991, encuen­tran la muer­te a manos de uni­da­des del Bata­llón Gra­na­da, los humil­des tra­ba­ja­do­res Este­ban Coro­na­do y su hijo Car­los López, en Barran­ca­ber­me­ja. Dete­ni­dos y ven­da­dos, fue­ron con­du­ci­dos a un carro del Ejér­ci­to. Pos­te­rior­men­te sus cuer­pos apa­re­cie­ron aba­lea­dos y la ver­sión de los dia­rios loca­les era la de siem­pre: se tra­ta­ba de gue­rri­lle­ros muer­tos en com­ba­te. Y la últi­ma denun­cia, el ase­si­na­to de Juan Car­los Álva­rez, en Sego­via, Antio­quia, el 19 de noviem­bre de 1991, mine­ro y diri­gen­te de la UP en esa región, cap­tu­ra­do al salir de su turno de tra­ba­jo a las 5 de la maña­na y horas más tar­de encon­tra­do su cadá­ver con sig­nos de tor­tu­ra e impac­tos de bala en la cabe­za. Hay que ano­tar que varios gene­ra­les asis­tían dia­ria­men­te a las deli­be­ra­cio­nes de la ANC, lo que para mí era un hecho com­ple­ta­men­te irre­gu­lar que denun­cia­ba per­ma­nen­te­men­te en las sesio­nes, por­que se per­ci­bía como una coac­ción, pero siguie­ron cam­pan­tes. Se situa­ban en el ala dere­cha de la pre­si­den­cia de la cor­po­ra­ción. Cono­cían de pri­me­ra mano las denun­cias públi­cas que hacía­mos, pero no se les daba nada. En ple­nas deli­be­ra­cio­nes de la Cons­ti­tu­yen­te, lla­ma­da a ser un nue­vo pac­to de paz entre los colom­bia­nos, ase­si­na­ban a nues­tros mili­tan­tes de la UP día a día.
En esos cin­co años trans­cu­rri­dos des­de la fun­da­ción de la UP a la ins­ta­la­ción de la ANC, el movi­mien­to había sido víc­ti­ma de matan­zas selec­ti­vas, masa­cres de la peor bar­ba­rie como la de Sego­via, en Antio­quia, el 11 noviem­bre de 1988, que dejó 43 muer­tos y dece­nas de heri­dos, la de Piña­li­to, en el Meta, en junio de 1988, des­apa­ri­cio­nes y ame­na­zas en todas las regio­nes del país. En 1986 comien­za la apli­ca­ción del ope­ra­ti­vo mili­tar cono­ci­do como El Bai­le Rojo, diri­gi­do con­tra los con­gre­sis­tas de la UP recién ele­gi­dos. El 30 de agos­to de 1986 ase­si­nan a Leo­nar­do Posa­da, elec­to Repre­sen­tan­te a la Cáma­ra por el pue­blo de Barran­ca­ber­me­ja y dos días des­pués, el 1 de sep­tiem­bre, cae víc­ti­ma de los sica­rios el Sena­dor Pedro Nel Jimé­nez en la puer­ta del cole­gio de su hija en Villa­vi­cen­cio, quien pre­sen­ció la muer­te de su padre. Eran los pri­me­ros con­gre­sis­tas de la UP sacri­fi­ca­dos. Esto con­ci­tó la pro­tes­ta nacio­nal y me acuer­do que comen­zó a corear­se una con­sig­na crea­da espon­tá­nea­men­te por el pue­blo y que pren­dió en todo el país: Sí señor, cómo no, el gobierno lo mató, y que sin­te­ti­za­ba lo que cada uno de noso­tros sen­tía ante el exter­mi­nio. El men­sa­je era cla­ro: los ele­gi­dos debe­rán morir por el solo hecho de per­te­ne­cer a la UP. En esos momen­tos cun­día la preo­cu­pa­ción en el común de las gen­tes que se fue dilu­yen­do ante los crí­me­nes que no daban tre­gua. La socie­dad, y eso es lo que que­rían los enemi­gos de las liber­ta­des demo­crá­ti­cas, comen­za­ba peli­gro­sa­men­te a acos­tum­brar­se a la muer­te como en las peo­res épo­cas de La Vio­len­cia.

El terro­ris­mo de Esta­do expli­ca el geno­ci­dio con­tra la UP

¿Cómo expli­car seme­jan­te situa­ción de vio­len­cia sis­te­má­ti­ca con­tra una nue­va alter­na­ti­va polí­ti­ca que nacie­ra de unos acuer­dos de paz?
–El terro­ris­mo de Esta­do que se le apli­có a la Unión Patrió­ti­ca, ape­nas ésta nació, fru­to de un acuer­do de paz entre el gobierno de Betan­cur y las FARC en 1984, se denun­ció des­de el pri­mer momen­to. Bas­ta con mirar los comu­ni­ca­dos de la UP. Por ejem­plo, uno de enero de 1986 ano­ta­ba: “El deba­te elec­to­ral para reno­var las cor­po­ra­cio­nes públi­cas y ele­gir Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, se rea­li­za en medio de gran­des res­tric­cio­nes que limi­tan los dere­chos y garan­tías de las fuer­zas demo­crá­ti­cas y par­ti­cu­lar­men­te de la Unión Patrió­ti­ca. Al ampa­ro del Esta­do de Sitio, el mili­ta­ris­mo hos­ti­ga y mon­ta pro­vo­ca­cio­nes en las regio­nes de influen­cia de nues­tra orga­ni­za­ción, crean­do un cli­ma de ten­sio­nes diri­gi­do a impo­ner la sus­pen­sión de los comi­cios allí don­de la UP y otros movi­mien­tos no tra­di­cio­na­les pue­den obte­ner resul­ta­dos favo­ra­bles.”
Enton­ces, la prác­ti­ca sis­te­má­ti­ca del terro­ris­mo de Esta­do expli­ca el geno­ci­dio con­tra la UP. La oli­gar­quía domi­nan­te puso en prác­ti­ca estric­ta­men­te las con­cep­cio­nes de la Doc­tri­na de la Segu­ri­dad Nacio­nal y del “enemi­go interno”, dise­ña­das en la Escue­la de las Amé­ri­cas y en el Coman­do Sur de EE.UU. Las mis­mas que apli­ca­ron todas las dic­ta­du­ras del Cono Sur. En Colom­bia no era nece­sa­ria una dic­ta­du­ra. Han adap­ta­do la “demo­cra­cia” de tal mane­ra que come­ten crí­me­nes peo­res que en los regí­me­nes des­pó­ti­cos, a nom­bre de ella. No ten­go nin­gu­na infor­ma­ción que dé cuen­ta que en la épo­ca de Pino­chet se hubie­ra uti­li­za­do la moto­sie­rra para el des­cuar­ti­za­mien­to de per­so­nas, hor­nos cre­ma­to­rios o el lan­za­mien­to de per­so­nas vivas o muer­tas a ríos infes­ta­dos de cai­ma­nes, para citar algu­nos casos tene­bro­sos de lo que ha pasa­do y sigue suce­dien­do en Colom­bia. En todo este aná­li­sis de lo que pasó con la Unión Patrió­ti­ca no se pue­de dejar de lado el estu­dio de docu­men­tos como los de San­ta Fe 1, 2 y 3, que fue­ron manua­les per­fec­tos para con­so­li­dar el pro­yec­to con­tra­in­sur­gen­te en Colom­bia y que lle­nó de san­gre, terror y lágri­mas todos los rin­co­nes del país.
Des­de un prin­ci­pio todos sabía­mos que el terro­ris­mo de Esta­do esta­ba ope­ran­do, que detrás de las masa­cres, des­apa­ri­cio­nes, ase­si­na­tos, ame­na­zas y des­pla­za­mien­tos for­za­dos, esta­ban, como aún lo están, las fuer­zas mili­ta­res, los terra­te­nien­tes, la bur­gue­sía, los polí­ti­cos libe­ra­les y con­ser­va­do­res, pero en las dimen­sio­nes que se han cono­ci­do por las reve­la­cio­nes de los jefes para­mi­li­ta­res, jamás.
Sin embar­go, el país no logró impe­dir este baño de san­gre con su movi­li­za­ción y pro­tes­ta
–Creía­mos que había reser­vas demo­crá­ti­cas capa­ces de dete­ner este baño de san­gre. Creía­mos que las gigan­tes­cas movi­li­za­cio­nes que se daban fren­te a los ase­si­na­tos, ten­drían algu­na reper­cu­sión. Nos equi­vo­ca­mos. Eso suce­de en las demo­cra­cias de ver­dad, don­de las mani­fes­ta­cio­nes de los ciu­da­da­nos tie­nen efec­tos casi inme­dia­tos en la con­duc­ción de las polí­ti­cas de los gober­nan­tes. Esta­mos fren­te a la bur­gue­sía más ase­si­na de Amé­ri­ca Lati­na, capaz de des­apa­re­cer físi­ca­men­te al adver­sa­rio polí­ti­co para con­ser­var sus pri­vi­le­gios. Con­vir­tie­ron a Colom­bia en un patí­bu­lo, don­de se eje­cu­ta la pena de muer­te en cual­quier par­te, en una ofi­ci­na de una Asam­blea Depar­ta­men­tal, en la casa, en un bus inter­ur­bano, en un res­tau­ran­te, en la igle­sia, en el camino vere­dal, en la carre­te­ra, en la sede sin­di­cal o polí­ti­ca, a la entra­da de un cole­gio, en la escue­la don­de se dic­ta cla­se, en la uni­ver­si­dad, en la fin­qui­ta, en la calle, a ple­na luz del día o en la som­bras de la noche. No hay sitio veda­do. Se nos olvi­dó que la vio­len­cia que ha sacu­di­do a Lati­noa­mé­ri­ca tie­ne sus raí­ces pro­fun­das des­de la con­quis­ta, don­de la polí­ti­ca y la reli­gión se impu­sie­ron a san­gre y fue­go, cuan­do las cho­zas de los indios fue­ron saquea­das con una cruz en la mano. Com­pro­ba­mos que la cúpu­la de la Igle­sia Cató­li- ca colom­bia­na, una de las más retró­gra­das del con­ti­nen­te, siem­pre ha esta­do al lado del poder. Al igual que en Argen­ti­na, guar­dó un sepul­cral silen­cio ante el geno­ci­dio de la izquier­da. Nin­gún pro­nun­cia­mien­to. Sus igle­sias no abrie­ron las puer­tas a los per­se­gui­dos como en Chi­le, en la épo­ca de Pino­chet; por el con­tra­rio, se nega­ron a cele­brar entie­rros como lo pedían algu­nas fami­lias. Todos recor­da­mos el com­por­ta­mien­to de Mon­se­ñor Pimien­to, en Mani­za­les, cuan­do la fami­lia de Ber­nar­do Jara­mi­llo rogó una misa en su entie­rro. Se nega­ron. Pode­mos hablar de una cier­ta com­pla­cen­cia que con­tra­di­ce los prin­ci­pios cris­tia­nos.

La izquier­da deja sola a la Unión Patrió­ti­ca

¿Y qué pasó con el res­to de la izquier­da fren­te al geno­ci­dio de la UP?
– Dolo­ro­sa­men­te tuvi­mos que pre­sen­ciar la entre­ga del M‑19 y su asi­mi­la­ción al esta­ble­ci­mien­to. Para sobre­vi­vir dobla­ron las rodi­llas, se entre­ga­ron al poder como si aquí no hubie­ra pasa­do nada y fren­te al peor geno­ci­dio polí­ti­co en la his­to­ria del con­ti­nen­te.
Ever Bus­ta­men­te, otro­ra des­ta­ca­do jefe de ese movi­mien­to, me lo dijo en una reu­nión del Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral en 1991: “No que­re­mos tran­si­tar el camino de la Unión Patrió­ti­ca, por eso no somos opo­si­ción”.
Y Nava­rro Wolff lo con­fir­mó en un encuen­tro que tuve con él, como lo hici­mos con todos los par­ti­dos que con­ta­ban con miem­bros ele­gi­dos a la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te. Está­ba­mos hacién­do­le cam­pa­ña al cam­bio del capí­tu­lo de la fuer­za públi­ca para la nue­va Cons­ti­tu­ción, sobre­to­do en la defi­ni­ción de los deli­tos mili­ta­res. Su res­pues­ta fue con­tun­den­te: “Toda­vía nos ven con el morral en la espal­da; el capí­tu­lo de la fuer­za públi­ca no se toca”. Tenían acuer­dos con el Ejér­ci­to; en las vota­cio­nes se vio per­fec­ta­men­te. Sin embar­go, les mata­ron gen­te. Sus mili­tan­tes me bus­ca­ban para que yo hicie­ra las denun­cias, pues los encum­bra­dos no abrían su boca al res­pec­to. No solo habían per­di­do las cha­rre­te­ras sino tam­bién la dig­ni­dad.
Como lo afir­mó el colum­nis­ta Cami­lo Gon­zá­lez Pos­so, en El Tiem­po, el 18 de sep­tiem­bre de 2007, “el uso ile­gal y arbi­tra­rio de las armas ha sido par­te de la his­to­ria de Colom­bia des­de siem­pre, y des­de el siglo XIX ha ser­vi­do para el ejer­ci­cio del poder. La mitad del siglo XX trans­cu­rrió en medio de un régi­men de Esta­do de Sitio y la defen­sa del orden se hizo ‘com­bi­nan­do todas las for­mas de lucha’, a veces con chu­la­vi­tas, otras con pája­ros o mer­ce­na­rios de varios uni­for­mes. La gue­rra fría edu­có en tor­tu­ra y des­apa­ri­ción y en alian­zas con toda suer­te de mafias, nar­cos, paras y la lla­ma­da ley de fuga. Y ese entre­na­mien­to en la com­bi­na­ción de for­mas de lucha para la defen­sa de pode­res regio­na­les, loca­les y nacio­na­les, tuvo su expre­sión mayor, en el cru­ce de siglos, con la expan­sión del para­mi­li­ta­ris­mo, que sigue vivo aun­que en cri­sis irre­ver­si­ble”.
Lo ante­rior, aña­di­ría, finan­cia­do con los impues­tos de los colom­bia­nos o a tra­vés del bole­teo, como se lo impu­sie­ron a los gran­des y peque­ños pro­pie­ta­rios, a los gran­des y peque­ños comer­cian­tes. Has­ta las tien­das de los pue­blos, en muchas regio­nes, fue­ron obli­ga­das a coti­zar men­sual­men­te a los escua­dro­nes de la muer­te, so pena del des­tie­rro o el ase­si­na­to. El geno­ci­dio se hubie­ra podi­do evi­tar si hubié­se­mos teni­do ver­da­de­ros demó­cra­tas en la con­duc­ción del Esta­do. Tuvi­mos Pre­si­den­tes, algu­nos asus­ta­di­zos, otros con sen­ti­mien­tos de cul­pa, dan­do pésa­mes tele­fó­ni­ca­men­te ante los ase­si­na­tos o los aten­ta­dos, y otros, como par­te inte­gran­te del fas­cis­mo ordi­na­rio, con cara de demó­cra­tas. Por eso con­ti­núa el geno­ci­dio. Esta sema­na, cuan­do se me hace esta entre­vis­ta, el 7 de junio del 2011, fue ase­si­na­da Ana Fabri­cia Cór­do­ba, en Mede­llín, sobre­vi­vien­te de la UP que lide­ra­ba una orga­ni­za­ción que lucha­ba por la tie­rra de los des­pla­za­dos. Había denun­cia­do a sus enemi­gos, a quie­nes la iban a matar. No reci­bió nin­gu­na pro­tec­ción y si la hubie­se reci­bi­do de par­te del Esta­do, tam­po­co le hubie­ra sal­va­do su vida: los escol­tas del DAS son la pan­ta­lla para matar más rápi­do. Se vol­vió impor­tan­te el día de su muer­te. Antes había per­di­do a su mari­do y a dos hijos, tam­bién ase­si­na­dos; los que que­dan, están ame­na­za­dos. Es el exter­mi­nio de toda una fami­lia.
Pero el Esta­do siem­pre adu­cía que esta­ba toman­do las medi­das nece­sa­rias para pro­te­ger a los diri­gen­tes de la UP
–Varios de los sobre­vi­vien­tes nos sal­va­mos por­que no lle­vá­ba­mos en las escol­tas agen­tes del DAS o de la Poli­cía. Nos acom­pa­ña­ban hom­bres y muje­res de la UP que arries­ga­ban la vida con noso­tros. Cuan­do deci­dí salir del país, el 9 de mayo de 1996, una de las pode­ro­sas razo­nes para dejar la patria fue la escol­ta impues­ta por la Poli­cía. Des­pués del aten­ta­do que sufrí cuan­do me diri­gía a la sede de la UP, sen­tí que mori­ría por cul­pa de ellos.
Estas supues­tas pro­tec­cio­nes por par­te del Esta­do se con­vir­tie­ron en las escol­tas­se­gui­mien­tos. Tenían los datos exac­tos de los des­pla­za­mien­tos, de las ruti­nas de tra­ba­jo, de las casas de los fami­lia­res, de los cole­gios de los hijos, del sitio de mer­ca­do, del gara­je don­de se arre­gla­ba el carro, de la pelu­que­ría, del ami­go, que eran trans­mi­ti­dos a los jefes de la “inte­li­gen­cia mili­tar”.
Se hicie­ron lis­tas en el Minis­te­rio de Defen­sa de los con­de­na­dos a muer­te y se envia­ban a todas las bri­ga­das mili­ta­res. Los man­dos cas­tren­ses se jac­ta­ban de ello y has­ta las mos­tra­ban en los actos socia­les, don­de se codea­ban con la alta socie­dad. El gene­ral Iván Rami­rez Quin­te­ro, coman­dan­te de la Pri­me­ra Divi­sión, en la Cos­ta Atlán­ti­ca, la car­ga­ba en su bol­si­llo. Entre los ase­si­na­dos figu­ra­ba Luis Meza Alman­za, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co. Eso expli­ca por qué mili­tan­tes ame­na­za­dos que se des­pla­za­ban a sitios dis­tan­tes, fue­ron ulti­ma­dos a los pocos días.
¿Cómo era el com­por­ta­mien­to de los medios, de la pren­sa, fren­te al geno­ci­dio con­tra la UP?
–Los geno­ci­dios no son espon­tá­neos, no apa­re­cen por­que sí. Se pla­ni­fi­can estric­ta­men­te y siem­pre está detrás la mano del Esta­do. Pre­pa­ra­ban a la pobla­ción para que se resig­na­ra ante los crí­me­nes y para ello uti­li­za­ban los medios de comu­ni­ca­ción, los colum­nis­tas, que jue­gan un papel espe­cial. No hay sino que leer algu­nos de los artícu­los de Car­los Lem­mos Sim­monds, de Panes­so Roble­do, de Artu­ro Abe­lla, de Enri­que San­tos, entre otros, seña­lan­do, des­ca­li­fi­can­do y has­ta jus­ti­fi­can­do los ase­si­na­tos. Edi­to­ria­les de Nue­va Fron­te­ra, El Tiem­po, publi­ca­cio­nes de las Fuer­zas Arma­das, El Colom­biano y otros perió­di­cos y revis­tas nacio­na­les como loca­les, dan tes­ti­mo­nio de ello. Ni qué decir de la radio, espe­cial­men­te RCN y CARACOL, al ser­vi­cio del esta­ble­ci­mien­to.
Algu­nos perio­dis­tas tuvie­ron que dejar for­za­da­men­te sus pues­tos por­que no se ple­ga­ron a cam­biar las infor­ma­cio­nes que tenían sobre los auto­res de las matan­zas. Otros no publi­ca­ban las noti­cias por­que les pare­ce­rían dema­sia­do peli­gro­sas en esa auto­cen­su­ra del mie­do. Eso ocu­rrió, por ejem­plo, cuan­do la situa­ción de vio­len­cia se pro­fun­di­zó en Ura­bá. En la dia­go­nal San Jor­ge, de Apar­ta­dó, varios diri­gen­tes sin­di­ca­les y miem­bros de la UP, fue­ron baja­dos de un bus, deca­pi­ta­dos a mache­te y sus cabe­zas pues­tas en esta­cas en la carre­te­ra por don­de pasa­ba el res­to de autos que trans­por­ta­ban a los obre­ros de las fin­cas bana­ne­ras. El más bár­ba­ro escar­mien­to, acom­pa­ña­do de la adver­ten­cia de que corre­rían igual suer­te quie­nes per­ma­ne­cie­ran en los sin­di­ca­tos o en las filas de la UP. Tam­bién se le escon­día a la opi­nión hechos como el ase­si­na­to de sin­di­ca­lis­tas en algu­na fin­ca bana­ne­ra y cuyas cabe­zas eran envia­das al casino mien­tras los tra­ba­ja­do­res almor­za­ban. O cuan­do en San Pedro de Ura­bá fue­ron ase­si­na­dos varios mili­tan­tes de la UP en la pla­za del pue­blo y juga­ron fút­bol con sus crá­neos. Sola­men­te se pudo sacar a la luz públi­ca algo simi­lar, un domin­go sin noti­cias cuan­do algún perio­dis­ta lla­mó para saber si tenía­mos nove­da­des.
Le mani­fes­té que sí, pero que lo haría en direc­to sobre esas maca­bras prác­ti­cas del para­mi­li­ta­ris­mo. Al otro día nos ati­bo­rra­ron de ame­na­zas, pero sir­vió para dete­ner, en par­te, esas ruti­nas de la muer­te.
La impu­ni­dad y el sobre­sal­to del gene­ral Bedo­ya
La cade­na de crí­me­nes tam­bién encon­tra­ba alien­to en la impu­ni­dad pues rara vez había dete­ni­dos y menos con­de­na­dos…
–Para el geno­ci­dio de la UP se esta­ble­ció todo un esque­ma de impu­ni­dad. La jus­ti­cia penal mili­tar era uno de ellos, aún con los cam­bios pre­sen­ta­dos. Toda­vía exis­ten tri­bu­na­les cas­tren­ses mon­ta­dos para garan­ti­zar que los crí­me­nes ofi­cia­les no ten­gan cas­ti­go. Pero si se lle­gan a ade­lan­tar los pro­ce­sos, los fis­ca­les que se atre­ven a tocar las estruc­tu­ras mili­ta­res, sus ser­vi­cios secre­tos o sus meca­nis­mos encu­bier­tos, es decir, los para­mi­li­ta­res, son some­ti­dos al escar­nio públi­co como enemi­gos de la socie­dad, ase­si­na­dos o des­te­rra­dos.
Vie­ne a mi men­te, no recuer­do la fecha exac­ta pero si los per­so­na­jes, un caso que nos ocu­rrió en 1995. Fui­mos a mani­fes­tar­le al minis­tro del Inte­rior, Hora­cio Ser­pa, que a muchos mili­tan­tes y diri­gen­tes de la UP los seguían ase­si­nan­do las Fuer­zas Arma­das.
Nos pro­pu­so, enton­ces, tener un encuen­tro con los coman­dan­tes. Noso­tros acep­ta­mos sin vaci­lar un ins­tan­te. Ese día nos encon­tra­mos, en una sala bellí­si­ma del Pala­cio Lié­vano, en el segun­do piso del edi­fi­cio don­de des­pa­cha­ba Ser­pa, con el gene­ral, Harold Bedo­ya, coman­dan­te del Ejér­ci­to, el almi­ran­te Hol­dan Del­ga­do, de la Arma­da, el gene­ral Mon­te­ne­gro, de la Poli­cía Nacio­nal, y otro mili­tar que al pare­cer era inte­gran­te de la Pro­cu­ra­du­ría ante las fuer­zas mili­ta­res. El úni­co que fal­tó fue el de la Fuer­za Aérea. El minis­tro pre­si­día la reu­nión. A su dere­cha bri­lla­ban los uni­for­mes y a su izquier­da, está­ba­mos los diri­gen­tes del Par­ti­do Comu­nis­ta y de la Unión Patrió­ti­ca, Álva­ro Vás­quez, el sena­dor Her­nán Mot­ta y yo. Allí se les reafir­mó que tenía­mos muchos tes­ti­mo­nios de com­pa­ñe­ros y ami­gos que lle­va­ban a pen­sar de la com­pli­ci­dad de las fuer­zas mili­ta­res en los crí­me­nes con­tra la UP. Nos refe­ri­mos a las ame­na­zas con­tra nues­tros mili­tan­tes y del Par­ti­do Comu­nis­ta, pro­ve­nien­tes de ele­men­tos del Ejér­ci­to, Poli­cía y cuer­pos de segu­ri­dad y que el refu­gio de los ase­si­nos eran varios cuar­te­les en dife­ren­tes luga­res del país. Denun­cia­mos que des­pués del regis­tro, en ope­ra­ti­vos cas­tren­ses a vivien­das y luga­res de tra­ba­jo de nues­tros par­ti­da­rios, lle­ga­ban los sica­rios a con­su­mar los ase­si­na­tos. Tam­bién narra­mos cómo las bri­ga­das mili­ta­res eran visi­ta­das por reco­no­ci­dos jefes para­mi­li­ta­res, que cita­mos con nom­bres pro­pios, en las regio­nes mar­ti­ri­za­das por la vio­len­cia.
El pri­me­ro en res­pon­der fue el gene­ral Harold Bedo­ya. Sobre­sal­ta­do, con sus gran­des ojos cla­ros desor­bi­ta­dos, comen­zó a gri­tar –has­ta los perio­dis­tas que se ubi­ca ban en el pri­mer piso del edi­fi­cio escu­cha­ron su ele­va­do tono – que venía a una reu­nión y no a que se le irres­pe­ta­ra, y que por con­si­guien­te se reti­ra­ba. Salió enfu­re­ci­do tiran­do la puer­ta del des­pa­cho. Ser­pa tomó la pala­bra para decir que había con­vo­ca­do la reu­nión bus­can­do limar aspe­re­zas, pero veía que no era posi­ble y la reu­nión se aca­bó. La jerar­quía mili­tar no resis­tía el más míni­mo deba­te. Era cons­cien­te que sus ope­ra­ti­vos, dise­ña­dos des­de la cúpu­la, se cono­cían.
Nos van a matar a todos, me dijo Miller cuan­do le reve­lé la Ope­ra­ción Gol­pe de Gra­cia
Sabe­mos que usted fue la pri­me­ra per­so­na que cono­ció los deta­lles de la lla­ma­da Ope­ra­ción Gol­pe de Gra­cia, diri­gi­da con­tra la UP, ¿cómo fue esa his­to­ria?
–En efec­to, noso­tros poseía­mos, por dife­ren­tes fuen­tes, una infor­ma­ción veraz muy gran­de e irre­fu­ta­ble. Per­so­nal­men­te reci­bí, a media­dos de 1993, el anó­ni­mo que lle­gó a la UP sobre la Ope­ra­ción Gol­pe de Gra­cia. En tér­mi­nos gene­ra­les, en una hoja escri­ta a máqui­na, alguien nos hacía cono­cer que la cúpu­la mili­tar de la épo­ca se había reu­ni­do (esta­ban los nom­bres y ape­lli­dos), para dis­cu­tir dos opcio­nes: si se abrían pro­ce­sos judi­cia­les ama­ña­dos para lle­var a la diri­gen­cia de la UP a la cár­cel o si seguían con el plan de exter­mi­nio con­tra la direc­ción nacio­nal y los coman­dos depar­ta­men­ta­les. Pri­mó la segun­da.
De inme­dia­to pre­pa­ra­mos una car­ta a las orga­ni­za­cio­nes de Dere­chos Huma­nos del mun­do como Amnis­tía Inter­na­cio­nal, Human Rights Watch, FIDH, entre otras, trans­cri­bien­do la gra­ve ame­na­za que pesa­ba sobre todos noso­tros. Salí a la sede del Par­ti­do Comu­nis­ta y allí encon­tré a Miller Cha­cón, el secre­ta­rio nacio­nal de orga­ni­za­ción del PCC, que había reem­pla­za­do a Teó­fi­lo Fore­ro, ase­si­na­do jun­to con su espo­sa y dos diri­gen­tes más el 27 de febre­ro de 1989 en Bogo­tá. Le entre­gué el anó­ni­mo que leyó con cui­da­do. Era un hom­bre muy tran­qui­lo, pero obser­vé que su preo­cu­pa­ción lo per­tur­bó. “Nos van a matar a todos”, expre­só sin rodeos. Ese fin de sema­na se reu­nió la direc­ción del Par­ti­do para tomar las medi­das de pro­tec­ción. Miller, un estu­dio­so de la polí­ti­ca, fun­cio­na­rio de toda la vida, el orga­ni­za­dor, que desea­ba poner a todo el mun­do a sal­vo, fue el pri­me­ro en caer víc­ti­ma de este plan, el 25 de noviem­bre de 1993, en una calle al sur de Bogo­tá. Lue­go ven­dría el ase­si­na­to de Manuel Cepe­da, casi nue­ve meses des­pués, el 9 de agos­to de 1994.
Había­mos visi­ta­do varias veces al fla­man­te minis­tro de Defen­sa del pre­si­den­te César Gavi­ria, Rafael Par­do Rue­da, para denun­ciar estos pla­nes. En su des­pa­cho estu­vi­mos con Álva­ro Vás­quez, Manuel Cepe­da y Her­nán Mot­ta, entre otros. Jamás se inmu­ta­ba ante las gra­ví­si­mas denun­cias y pare­cía que los muros del des­pa­cho eran más sus­cep­ti­bles fren­te a lo que decía­mos. Su fra­se pre­fe­ri­da, al menos en nues­tras reunio­nes, era, “no les creo, prue­bas, prue­bas”. Siem­pre me impre­sio­nó que ni siquie­ra nos mira­ra. Sus ojos per­ma­ne­cían cla­va­dos en la mesa y con un bolí­gra­fo en la mano. Esa frial­dad y des­hu­ma­ni­za­ción ante hechos tan serios, me lle­va­ron a recon­fir­mar que todo esta­ba cal­cu­la­do.
¿Pero toda esta ola de aten­ta­dos obe­de­cía real­men­te a una polí­ti­ca de Esta­do?
–El esta­ble­ci­mien­to esta­ba adver­ti­do, des­de los pri­me­ros ase­si­na­tos, que las fuer­zas mili­ta­res se encon­tra­ban seria­men­te impli­ca­das. Des­de hace muchos años pien­so que los gra­ves hechos vio­la­to­rios de los Dere­chos Huma­nos, como las des­apa­ri­cio­nes for­za­das, los ase­si­na­tos cali­fi­ca­dos en tér­mi­nos disi­mu­la­do­res como “eje­cu­cio­nes suma­rias” y últi­ma­men­te los mal lla­ma­dos “fal­sos posi­ti­vos”, son crí­me­nes come­ti­dos por las Fuer­zas Ar madas. Nadie super­vi­sa las ense­ñan­zas que se le impar­ten a los mili­ta­res y los méto­dos que uti­li­zan. A los jóve­nes reclu­tas se les dan tra­tos inhu­ma­nos y degra­dan­tes, inclu­so muchas veces se les tor­tu­ra o se les mal­tra­ta por medio de pali­zas, levan­tar­se súbi­ta­men­te a altas horas de la noche; se les obli­ga a bañar­se con agua hela­da en la madru­ga­da; se les hace lim­piar el sue­lo del cuar­tel con su cuer­po y ropa moja­da; se les par­ten made­ros en su cuer­po o se les que­ma; se les obli­ga a vol­ver­se infor­man­te de su pro­pia fami­lia; se les ense­ña y con­mi­na a robar, ase­si­nar, empe­zan­do por los men­di­gos, las pros­ti­tu­tas, y el que se opon­ga a estas con­duc­tas den­tro de la tro­pa, es lle­va­do a la muer­te. Tes­ti­mo­nios dolo­ro­sí­si­mos de muje­res que reci­bie­ron a sus hijos en cajas fune­ra­rias y si inten­ta­ban abrir­las, reci­bían las peo­res ame­na­zas. Siem­pre que­da­ron con la incer­ti­dum­bre de no poder dar­le una últi­ma mira­da al hijo ama­do. Algu­nas veces les decían que eran sui­ci­dios.
De esto no se esca­pa ni el Bata­llón Guar­dia Pre­si­den­cial. Reci­bí a varias muje­res que me con­ta­ron horro­res cuan­do tenía un asien­to en el Con­ce­jo de Bogo­tá por la UP. Les obli­ga­ban a los jóve­nes bachi­lle­res a extor­sio­nar los bares cer­ca­nos al Bata­llón Guar­dia Pre­si­den­cial. Jóve­nes que que­rían deser­tar, des­apa­re­cer, se nega­ban a ser atra­ca­do­res ofi­cia­les y repar­tir­se entre ellos los dine­ros reco­gi­dos. Jóve­nes que reta­ban a sus padres a esco­ger entre tener un hijo atra­ca­dor o deser­tor.
Las prác­ti­cas crue­les prohi­bi­das por la Cons­ti­tu­ción de 1991 con­ti­núan en los cuar­te­les. Los sub­ofi­cia­les y ofi­cia­les se ensa­ñan con­tra los reclu­tas por­que con ellos hicie­ron lo mis­mo y deben seguir apli­cán­do­lo para for­mar a quie­nes van a inte­grar pos­te­rior­men­te las filas de sica­rios, de delin­cuen­tes, de para­mi­li­ta­res. Es la licen­cia ins­ti­tu­cio­nal para matar. Es la for­ma­ción dis­tor­sio­na­da que se hace con los dine­ros de todos los colom­bia­nos. Están lis­tos cuan­do sal­gan de los cuar­te­les para ins­truir en téc­ni­cas sal­va­jes, inhu­ma­nas. Están entre­na­dos para des­apa­re­cer sin dejar ras­tros. Es lo más pare­ci­do a una fábri­ca de cri­mi­na­les en serie. Lo iró­ni­co es que se dic­tan a menu­do cla­ses por el res­pe­to de los Dere­chos Huma­nos por par­te de per­so­nas muy pro­fe­sio­na­les, cur­sos que de nada sir­ven en la prác­ti­ca. Sólo les repre­sen­ta a ellos la dis­cul­pa de que han hecho talle­res que mues­tran en los estra­dos inter­na­cio­na­les y para con­se­guir recur­sos a nom­bre de los dere­chos que piso­tean a cada ins­tan­te. Estas son las con­se­cuen­cias de la ofi­cia­li­dad gra­dua­da en la fatí­di­ca Escue­la de las Amé­ri­cas y las otras que la han reem­pla­za­do en los EE.UU.
Estan­do en ple­na Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te, en abril de 1991, el gene­ral Luis Eduar­do Roca Mai­chel, coman­dan­te gene­ral de las Fuer­zas Arma­das san­cio­nó la Direc­ti­va No. 200−05÷91 median­te la cual se esta­ble­cían y orga­ni­za­ban redes de inte­li­gen­cia. En su nume­ral 1, se reco­no­ce que en ello se siguen “reco­men­da­cio­nes que hizo la comi­sión de ase­so­res de las Fuer­zas Mili­ta­res de los Esta­dos Uni­dos”. Dichas redes y par­ti­cu­lar­men­te la Red 07 de Inte­li­gen­cia de la Arma­da Nacio­nal, se cons­ti­tu­ye­ron prác­ti­ca­men­te como una pode­ro­sa estruc­tu­ra para­mi­li­tar que per­pe­tró nume­ro­sos crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, cuyos auto­res fue­ron ade­más pro­te­gi­dos por las estruc­tu­ras ins­ti­tu­cio­na­les de impu­ni­dad, como seña­la el libro Deu­da con la huma­ni­dad, para­mi­li­ta­ris­mo de Esta­do en Colom­bia 1988 – 2003, publi­ca­do por el Cen­tro de Inves­ti­ga­ción y Edu­ca­ción Popu­lar Cinep. El len­gua­je de la gue­rra se ha impues­to y en ese len­gua­je los civi­les nos con­ver­ti­mos en obje­ti­vos mili­ta­res como nos lo hacían saber en nume­ro­sas ame­na­zas los para­mi­li­ta­res.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *