De la indig­na­ción a la res­pon­sa­bi­li­dad éti­ca – Félix Pla­cer Ugar­te

Cuan­do el oto­ño tiñe nues­tra Ama Lur de colo­res de liber­tad y por todos los rin­co­nes de Eus­kal Herria se res­pi­ra el oxí­geno de la espe­ran­za; cuan­do movi­mien­tos, gru­pos, par­ti­dos aber­tza­les alien­tan y empu­jan un pro­ce­so de paz y nor­ma­li­za­ción que pare­ce tocar­se ya con las manos; cuan­do el colec­ti­vo de pre­sos sus­cri­be el Acuer­do de Ger­ni­ka apo­yan­do el camino demo­crá­ti­co con todas sus exi­gen­cias; cuan­do para todas las víc­ti­mas de tan­tas vio­len­cias se abre un hori­zon­te de cla­ri­fi­ca­ción de la ver­dad, reco­no­ci­mien­to, recon­ci­lia­ción y repa­ra­ción; cuan­do exper­tos inter­na­cio­na­les de reco­no­ci­do pres­ti­gio cons­ta­tan, apo­yan y ava­lan el pro­ce­so y pasos dados hacia un esce­na­rio de paz, el estan­ca­mien­to y len­ti­tud del Esta­do y su Gobierno, la cerra­zón judi­cial, la encar­ce­la­ción de sig­ni­fi­ca­ti­vos líde­res, la repre­sión car­ce­la­ria, la pos­tu­ra de los par­ti­dos mayo­ri­ta­rios han pro­vo­ca­do y encon­tra­do una res­pues­ta popu­lar que ini­cia­da en este año en la mul­ti­tu­di­na­ria mani­fes­ta­ción del 8 de enero con­ti­núa incan­sa­ble a lo lar­go de estos últi­mos meses.

La cre­cien­te indig­na­ción ante las gra­ves con­se­cuen­cias de una cri­sis eco­nó­mi­ca cau­sa­da por intere­ses finan­cie­ros y mer­can­ti­les de un sis­te­ma neo­li­be­ral que igno­ra a los pobres y pre­ten­de resol­ver sus pér­di­das de bene­fi­cios a cos­ta de recor­tes socia­les y res­ca­tes de urgen­cia extien­de la denun­cia social y polí­ti­ca cada día con más fuer­za y con­vic­ción.

No hay duda de que esta indig­na­ción cla­mo­ro­sa, cívi­ca y popu­lar plan­tea y se sus­ten­ta en exi­gen­cias éti­cas de lar­go alcan­ce y pro­fun­di­dad crí­ti­ca ante solu­cio­nes par­cia­les, pac­tos intere­sa­dos, con­ce­sio­nes auto­nó­mi­cas, recor­tes en los ser­vi­cios socia­les públi­cos que mues­tran la irres­pon­sa­bi­li­dad éti­ca de la polí­ti­ca guber­na­men­tal. De la mis­ma manea que en el terreno eco­nó­mi­co no caben ya solu­cio­nes pre­ca­rias, arre­glos cir­cuns­tan­cia­les, efí­me­ras pro­me­sas polí­ti­cas, sino un cam­bio radi­cal de estruc­tu­ras de poder finan­cie­ro y dis­tri­bu­ción de rique­zas, tam­po­co en el cam­po polí­ti­co se resuel­ve el pro­ble­ma de una demo­cra­cia para­li­za­da con arre­glos guber­na­men­ta­les, y menos aún con las pro­me­sas elec­to­ra­lis­tas de las pró­xi­mas fechas.

Sen­ten­cias jurí­di­cas dic­ta­das por tri­bu­na­les al ser­vi­cio del poder cons­ti­tui­do son no sólo cau­sa de frus­tra­ción, sino obs­tácu­lo para la rea­li­za­ción de la prin­ci­pal fina­li­dad del Esta­do de Dere­cho, con­sis­ten­te en garan­ti­zar la demo­cra­cia ple­na, la paz des­de la jus­ti­cia, la rea­li­za­ción de todos los dere­chos huma­nos, que esos mis­mos tri­bu­na­les debe­rían cus­to­diar y san­cio­nar por enci­ma de cual­quier ins­tru­men­ta­li­za­ción polí­ti­ca. Se cae enton­ces en una gra­ve con­tra­dic­ción, de incal­cu­la­bles con­se­cuen­cias, entre pro­ce­sos judi­cia­les y éti­ca jurí­di­ca.

Dere­chos indi­vi­dua­les y colec­ti­vos, exi­gen­cias de jus­ti­cia social y polí­ti­ca, de expre­sión cul­tu­ral libre, tan gra­ve­men­te vul­ne­ra­da en Kukutza, son la base que sub­ya­ce en las indig­na­das pro­tes­tas y en las con­cien­cias, impul­sa movi­mien­tos y sus­ci­ta múl­ti­ples rei­vin­di­ca­cio­nes. Son las con­vic­cio­nes éti­cas que sus­ten­tan la bús­que­da y rea­li­za­ción de la paz des­de la jus­ti­cia, la nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca, las sali­das autén­ti­ca­men­te demo­crá­ti­cas que hace un año se plas­ma­ron en el his­tó­ri­co Acuer­do de Ger­ni­ka y tra­zan la hoja de ruta para quie­nes defien­den y luchan por la rea­li­za­ción de todos los dere­chos sin exclu­sio­nes para Eus­kal Herria, para la socie­dad.

Se requie­re, por tan­to, una rees­truc­tu­ra­ción demo­crá­ti­ca de fon­do, éti­ca­men­te asu­mi­ble, don­de el suje­to polí­ti­co pri­mor­dial, es decir, el pue­blo, sea el agen­te real de su volun­tad demo­crá­ti­ca­men­te expre­sa­da. Esta nece­si­dad éti­ca adquie­re par­ti­cu­lar rele­van­cia en Eus­kal Herria, suje­to natu­ral y polí­ti­co de sus pro­pias deci­sio­nes. Al negar­le su esta­tus como nación y su poder como esta­do, en defi­ni­ti­va su auto­de­ter­mi­na­ción, se le impi­de el ejer­ci­cio éti­co de su res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca y actual.

En esta fase cru­cial, de máxi­mas expec­ta­ti­vas e indu­da­ble res­pon­sa­bi­li­dad éti­ca para todos, sin excep­ción, la espe­ra­da deci­sión de ETA para el defi­ni­ti­vo aban­dono de su acti­vi­dad arma­da, cohe­ren­te con su «decla­ra­ción de alto el fue­go per­ma­nen­te, uni­la­te­ral y veri­fi­ca­ble», será un his­tó­ri­co y deci­si­vo paso. Pero no es el úni­co polí­ti­ca­men­te espe­ra­do y éti­ca­men­te nece­sa­rio. Los impor­tan­tes avan­ces hacia la paz cons­ta­ta­dos por el GIC y por la Comi­sión Inter­na­cio­nal de Veri­fi­ca­ción requie­ren nue­vas deci­sio­nes. Al Esta­do le corres­pon­de supe­rar sus pro­pios estan­ca­mien­tos y avan­zar con res­pon­sa­bi­li­dad éti­ca en el camino ya ini­cia­do. Retra­sar el pro­ce­so por cálcu­los elec­to­ra­lis­tas, agu­di­zar las ten­sio­nes y con­di­cio­nes repre­si­vas, negar­se o entor­pe­cer el diá­lo­go impli­can una gra­ve cul­pa­bi­li­dad éti­ca y demo­crá­ti­ca. Abrir cami­nos par­ti­ci­pa­ti­vos sin exclu­sio­nes, dero­gar leyes que entor­pe­cen la ple­na par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca, res­pe­tar en su inte­gri­dad los dere­chos de pre­sos y pre­sas, abrir posi­bi­li­da­des de una nue­va polí­ti­ca peni­ten­cia­ra, que el mis­mo lehen­da­ka­ri pro­pu­so, posi­bi­li­tar el mar­co de una amnis­tía polí­ti­ca ‑que supon­dría el cam­bio de una cons­ti­tu­ción obso­le­ta (ya alte­ra­da por moti­vos finan­cie­ros)- son ele­men­tos y exi­gen­cias de éti­ca polí­ti­ca como base y fun­da­men­to de una demo­cra­cia ple­na y de un esta­do de dere­cho.

En este momen­to de urgen­cia polí­ti­ca crí­ti­ca y deci­si­va para lograr una jus­ti­cia que garan­ti­ce una paz autén­ti­ca des­de la rea­li­za­ción de todos los dere­chos huma­nos, tam­bién se plan­tean impor­tan­tes desa­fíos a la Igle­sia vas­ca. El obis­po de Donos­tia, des­de su cono­ci­das posi­cio­nes y talan­te, insis­te en la des­apa­ri­ción de ETA; tam­bién, jun­to al de Bil­bao, pro­po­ne la recon­ci­lia­ción que Uriar­te, obis­po emé­ri­to de Donos­tia, sub­ra­ya­ba como «nece­sa­ria para una paz ver­da­de­ra y com­ple­ta». Pro­ce­so irre­nun­cia­ble, sin duda, pero sin olvi­dar las exi­gen­cias y res­pon­sa­bi­li­dad éti­cas que ante­rio­res obis­pos plan­tea­ron con cla­ri­dad como con­di­cio­nes indis­pen­sa­bles de una paz autén­ti­ca, cen­tra­da en el res­pe­to y rea­li­za­ción de todos los dere­chos en Eus­kal Herria.

De todas for­mas, esta res­pon­sa­bi­li­dad tam­bién com­pe­te a los diver­sos gru­pos y comu­ni­da­des cris­tia­nas. Preo­cu­pa­das, al menos algu­nas de ellas ‑y con razón‑, por el ses­go res­tau­ra­cio­nis­ta y con­ser­va­dor de sus obis­pos, se echa hoy en fal­ta aquel vigor pro­fé­ti­co de denun­cia y anun­cio libe­ra­do­res que en otras oca­sio­nes mos­tra­ron.

Esta­mos, sin duda, ante impor­tan­tes sig­nos de los tiem­pos en Eus­kal Herria que, siguien­do aquel «olvi­da­do» Con­ci­lio Vati­cano II, deben ser hoy escu­cha­dos, inter­pre­ta­dos, res­pon­di­dos des­de el diá­lo­go crea­ti­vo, el mutuo res­pe­to, el ser­vi­cio com­pro­me­ti­do, cami­nan­do hacia una recon­ci­lia­ción nue­va de múl­ti­ples dimen­sio­nes, don­de los dere­chos ciu­da­da­nos indi­vi­dua­les y colec­ti­vos, jun­to a la par­ti­ci­pa­ción de todas y todos, sin exclu­sio­nes, son indis­pen­sa­bles como exi­gen­cia éti­ca que nace de una toma de con­cien­cia indig­na­da y soli­da­ria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *