[Video] Las gue­rras de los pode­ro­sos con­tra Afga­nis­tán, Iraq y Libia han sido un frau­de

Video con tra­duc­ción al espa­ñol del ale­ga­to de John Pil­ger en Tra­fal­gar Squa­re el 8 de octu­bre de 2011. El galar­do­na­do perio­dis­ta tacha las gue­rras de Afga­nis­tán, Iraq y Libia de frau­de y acu­sa a Came­ron, Straw, Oba­ma de extre­mis­tas: “ellos son los extre­mis­tas. Ellos son el enemi­go… Sólo que­da una mane­ra, se lla­ma Des­obe­dien­cia Civil”.

Hoy, en el mis­mo momen­to en que nos encon­tra­mos aquí, los Esta­dos Uni­dos, Gran Bre­ta­ña y Fran­cia están bom­bar­dean­do una ciu­dad libia lla­ma­da Sir­te. Tie­ne 100.000 habi­tan­tes. Día y noche edi­fi­cios resi­den­cia­les, clí­ni­cas, escue­las han sido bom­bar­dea­das con bom­bas de frag­men­ta­ción y misi­les Hell­fi­re, tam­bién lla­ma­dos bom­bas de vacío, lo que sig­ni­fi­ca que te vacían el aire de los pul­mo­nes.

La pren­sa se refie­re a Sir­te como un baluar­te pro gada­fis­ta. El repor­te­ro de Chan­nel 4 en Libia des­cri­be los ata­ques con el símil “cor­tar la cabe­za de la ser­pien­te”. Para estos heroi­cos perio­dis­tas exis­ten dos tipos huma­nos en las gue­rras: las víc­ti­mas dig­nas y las indig­nas. Los habi­tan­tes de Sir­te son vic­ti­mas indig­nas y por tan­to son pres­cin­di­bles como per­so­nas y como noti­cias.

En Iraq, la gen­te de Fallu­ja tam­bién eran víc­ti­mas indig­nas. Los mari­nes ame­ri­ca­nos, con la ayu­da de los bri­tá­ni­cos, mata­ron a unas 500 per­so­nas. El año pasa­do usé imá­ge­nes de lo que había pasa­do en Fallu­ja en una de mis pelí­cu­las. Era espan­to­so, era casi una visión de Hiroshi­ma. Ni un foto­gra­ma de esta pelí­cu­la se emi­tió cuan­do todo esto ocu­rrió hace seis años, a pesar de que fue ofre­ci­do, se recha­zó. Como diría Harold Pin­ter, quien habló aquí a menu­do, nada de eso ocu­rrió, no ocu­rrió ni siquie­ra cuan­do esta­ba ocu­rrien­do. No impor­ta­ba. En Fallu­ja usa­ron de todo: bom­bas de raci­mo, fós­fo­ro blan­co, los casos de cán­cer pro­li­fe­ran hoy en esa ciu­dad.

En Afga­nis­tán fil­mé a una mujer lla­ma­da Ara­fah arro­di­lla­da jun­to a las tum­bas de su mari­do y de otros sie­te miem­bros de su fami­lia, inclu­yen­do a seis niños. El pilo­to de un F16 ame­ri­cano lan­zó una bom­ba de 250 kilos sobre su peque­ño hogar, hecho de barro y paja. Estu­ve en el crá­ter y vi peda­zos de hue­sos huma­nos.

Hemos teni­do 10 años de seme­jan­tes crí­me­nes que no ocu­rrie­ron, que no impor­ta­ban, ¡10 años! La revi­sión está en mar­cha, y no me refie­ro al The Sun o al Daily Mail, ayer mis­mo The Guar­dian decía que la inva­sión de Afga­nis­tán era com­pren­si­ble y que hacer una gue­rra cor­ta era inevi­ta­ble.

Com­pren­si­ble, inevi­ta­ble. No cuen­tan que Al Qae­da había aban­do­na­do Afga­nis­tán cuan­do la inva­sión comen­zó. No cuen­tan que la admi­nis­tra­ción Clin­ton había esta­do nego­cian­do en secre­to un oleo­duc­to con el régi­men tali­bán, invi­tan­do inclu­so a los tali­ba­nes a un via­je secre­to a Washing­ton. No cuen­tan que los tali­ba­nes fue­ron aga­sa­ja­dos esplén­di­da­men­te en la man­sión teja­na del pre­si­den­te de la petro­le­ra Uno­cal. No cuen­tan que el ata­que a Afga­nis­tán fue pla­nea­do casi segu­ro antes del 11 de Sep­tiem­bre, como reve­ló más tar­de el minis­tro de exte­rio­res de Pakis­tán: le fue comu­ni­ca­do en julio de ese mis­mo año que Washing­ton había deci­di­do eli­mi­nar el régi­men tali­bán por­que era poco fia­ble.

Algu­na gen­te que debe­ría tener más cri­te­rio se tra­gó las men­ti­ras de que Afga­nis­tán era inevi­ta­ble, com­pren­si­ble. Mucha gen­te en los movi­mien­tos femi­nis­tas de Esta­dos Uni­dos cre­ye­ron a Hillary Clin­ton min­tien­do sobre un ata­que a Afga­nis­tán que “libe­ra­ría a las muje­res”. Cuan­do esta excu­sa ya no valía pasa­ron a las dro­gas.

No cuen­tan que los tali­ba­nes habían eli­mi­na­do lite­ral­men­te el mer­ca­do del opio. Hoy, jóve­nes en las calles de ciu­da­des bri­tá­ni­cas son adic­tos a la heroí­na gra­cias a los tra­tos de ame­ri­ca­nos y bri­tá­ni­cos que per­mi­tie­ron a sus seño­res de la gue­rra favo­ri­tos res­tau­rar el mer­ca­do del opio.

Miren: la gue­rra de Afga­nis­tán fue un frau­de des­de el prin­ci­pio. Igual que el ata­que a Iraq fue un frau­de, y la inva­sión de Libia es un frau­de. Según la evi­den­cia, publi­ca­da en Fran­cia pero no en este país, el lla­ma­do Con­se­jo de Tran­si­ción Nacio­nal de Libia pro­me­tió garan­ti­zar el 35% de las con­ce­sio­nes de petró­leo a la com­pa­ñía fran­ce­sa Total a cam­bio de ‑y uso la pala­bra a cam­bio de, o mejor dicho, ellos usan la pala­bra a cam­bio de- la impli­ca­ción mili­tar de Fran­cia. Y aquí tene­mos a Came­ron alar­dean­do de que Libia es el mode­lo, el mode­lo para la inter­ven­ción huma­ni­ta­ria en todo el mun­do.

La pre­sen­cia de uste­des hoy ‑nun­ca, nun­ca debe­ríais sub­es­ti­mar esto- vues­tra pre­sen­cia hoy es muy impor­tan­te. Por­que uste­des, y millo­nes como uste­des en todo el mun­do, repre­sen­táis decen­cia, cor­du­ra, indig­na­ción.

Los Came­rons, los Blairs, los Straws, los Oba­mas, los Bushes, repre­sen­tan el extre­mis­mo. Ellos son el enemi­go. ¿Qué pue­de ser más extre­mo que la masa­cre y el sufri­mien­to de tan­ta gen­te ino­cen­te? Nun­ca pier­dan la fe en su pro­pio poder. Por­que ellos no son inven­ci­bles. Temen este poder, ellos y sus apo­lo­gis­tas les temen a uste­des cuan­do les piden que rin­dan cuen­tas. Sobre­to­do, temen que uste­des des­obe­dez­can a sus atro­ces gobier­nos y que dejen de creer su odio­sa pro­pa­gan­da. Por­que des­de Egip­to a Chi­le, des­de Wall Street has­ta aquí mis­mo en Tra­fal­gar Squa­re, aho­ra sólo que­da una cosa que hacer, y uste­des saben cuál es: se lla­ma Des­obe­dien­cia Civil.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *