Etxe­rat exije el final de la actual polí­ti­ca peni­ten­cia­ria

Etxe­rat exije al gobierno espa­ñol y al fran­ces, que cam­bie la poli­ti­ca peni­ten­cia­ria, antes de que sea dema­sia­do tar­de y nos encon­tre­mos con una situa­cón de carac­ter irre­ver­si­ble. De hecho, Biki Goroz­tia­ga uno de los por­ta­vo­ces de la aso­cia­cion de fami­lia­res de [email protected] polí[email protected] [email protected], mani­fes­tó lo siguien­te:

«Etxe­rat se ve de nue­vo en la obli­ga­ción de denun­ciar públi­ca­men­te la cri­mi­nal polí­ti­ca peni­ten­cia­ria y sus terri­bles con­se­cuen­cias. Median­te la com­pa­re­cen­cia públi­ca de hoy que­re­mos encen­der una alar­ma roja en la socie­dad vas­ca para pedir de una vez por todas, antes de que sea dema­sia­do tar­de y nos encon­tre­mos con algu­na situa­ción de carác­ter irre­ver­si­ble, el final de la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria vigen­te.

Esta­mos vivien­do una sema­na negra. El pasa­do fin de sema­na, la dis­per­sión se cobró dos acci­den­tes. Por un lado, dos ami­gos del pre­so larra­betzua­rra Josu Ginea sufrie­ron un sinies­tro regre­san­do de Estre­me­ra, mien­tras que otros dos ami­gos de Juantxu Toba­li­na y Pau­la Rodrí­guez sufrie­ron otro acci­den­te en las inme­dia­cio­nes se Sala­man­ca cuan­do vol­vían de una visi­ta en Cáce­res. Afor­tu­na­da­men­te, no ha habi­do gran­des lesio­nes, pero podía­mos vol­ver a estar hablan­do de una situa­ción irre­ver­si­ble.

Son ya 11 los acci­den­tes regis­tra­dos en 2011, más de un sinies­tro al mes, y 400 en los últi­mos 22 años. Es decir, cer­ca de una vein­te­na al año. Debe­mos de recor­dar, que un total de 16 fami­lia­res, ami­gos y ami­gas han muer­to a con­se­cuen­cia de la dis­per­sión. Y que las con­se­cuen­cias físi­cas, psi­co­ló­gi­cas y eco­nó­mi­cas de los acci­den­tes son inmen­sas. No pode­mos seguir inmer­sos en esta rule­ta rusa, cada fin de sema­na reco­rre­mos una media de 1300 kiló­me­tros, 670 de ida y otros tan­tos de vuel­ta. Lo que supo­ne un inmen­so ries­go cada fin de sema­na.

Es una situa­ción insos­te­ni­ble, al igual que lo es el caso de Ibon Ipa­rra­gi­rre. El pre­so de Onda­rroa se encuen­tra gra­ve­men­te enfer­mo, tie­ne el VIH, y su situa­ción es extre­ma­da­men­te gra­ve. Los últi­mos aná­li­sis deno­tan un empeo­ra­mien­to evi­den­te de su situa­ción, sien­do su situa­ción de salud cada vez peor. Su esta­do de salud se ha dete­rio­ra­do pro­gre­si­va­men­te en las últi­mas sema­nas y esta sema­na ni siquie­ra ha podi­do ser tras­la­da­do al juz­ga­do de Ger­ni­ka para corro­bo­rar la denun­cia por tor­tu­ras que pre­sen­tó en su momen­to. De hecho, cual­quier infec­ción o con­ta­gio que sufra pue­de deri­var en una situa­ción irre­ver­si­ble.

Des­de Etxe­rat exi­gi­mos la inme­dia­ta pues­ta en liber­tad de Ibon Ipa­rra­gi­rre . Asi­mis­mo, tam­bién soli­ci­ta­mos la libe­ra­ción de Txus Mar­tín, cuya vida tam­bién corre serio ries­go de seguir encar­ce­la­do, y del res­to de pre­sos y pre­sas enfer­mos. Denun­cia­mos fir­me­men­te una polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que no garan­ti­za la asis­ten­cia sani­ta­ria ade­cua­da y supo­ne un foco de enfer­me­da­des y pro­ble­mas de salud para nues­tros fami­lia­res, ami­gos y ami­gas encar­ce­la­dos. Cabe recor­dar que un cuar­to de las y los pre­sos polí­ti­cos sufre algún tipo de pro­ble­ma de salud. Es decir, de 688 pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos, un 25% sufre algún tipo de pro­ble­ma de salud.

La polí­ti­ca peni­ten­cia­ria vigen­te debe de ter­mi­nar, no tie­ne sitio en el momen­to polí­ti­co actual que vive Eus­kal Herria y su apli­ca­ción no gene­ra más que sufri­mien­to y una vul­ne­ra­ción de dere­chos cons­tan­te. La mayo­ría de la socie­dad vas­ca a tra­vés de las mayo­res movi­li­za­cio­nes de los últi­mos años, el Acuer­do de Ger­ni­ka, infi­ni­dad de par­ti­dos, agen­tes y sin­di­ca­tos, orga­nis­mos como el Gru­po Inter­na­cio­nal de Con­tac­to, aso­cia­cio­nes en torno a los Dere­chos Huma­nos como Amnis­tía Inter­na­cio­nal, Human Rights Watch, el CPT o los Rela­to­res espe­cia­les de la ONU han pedi­do el final de la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria vigen­te.

La polí­ti­ca peni­ten­cia­ria debe cesar de inme­dia­to. La cade­na del sufri­mien­to debe de ser cor­ta­da cuan­to antes, las situa­cio­nes que ante­rior­men­te hemos des­cri­to no pue­den repe­tir­se, y los Gobier­nos e ins­ti­tu­cio­nes deben de dar pasos reales y efec­ti­vos para res­pe­tar los dere­chos de nues­tros fami­lia­res y aca­bar con esta vul­ne­ra­ción de dere­chos que supo­ne la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria.»

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *