El día de la raza- Anjel Rekal­de

Un escri­tor cata­lán me envía un tex­to con refe­ren­cias a la fies­ta nacio­nal espa­ño­la: el día de la His­pa­ni­dad. Con el dato de la fecha del ‘des­cu­bri­mien­to’ de Amé­ri­ca, los espa­ño­les siguen cele­bran­do la fies­ta del exter­mi­nio, la mayor lim­pie­za étni­ca de la his­to­ria uni­ver­sal, la muer­te de más de cien millo­nes de indí­ge­nas en menos de un siglo.

Es una fecha espan­to­sa, lle­na de remi­nis­cen­cia racis­tas (duran­te años fue el ‘día de la Raza’). Pero, más allá de la haza­ña insó­li­ta de des­cu­brir un terri­to­rio que ya lo cono­cían cien­tos de millo­nes de per­so­nas, pero que no cuen­tan por­que eran seres infe­rio­res al lado de la supe­rio­ri­dad euro­pea, lo que se fes­te­ja es el orgu­llo que esa sinies­tra aven­tu­ra puso en mar­cha: el impe­rio en el que no se ponía el sol, el domi­nio del mun­do. Es un orgu­llo que retra­ta a la per­fec­ción el sis­te­ma de valo­res de lo espa­ñol. De los espa­ño­les.

Lo cier­to, y en ello con­cuer­do con el cata­lán, es que ese orgu­llo y esa for­ma de inter­pre­tar el mun­do toda­vía nos ame­na­za a quie­nes no hemos con­se­gui­do poner fren­te a ellos un océano por medio, cata­la­nes y vas­cos. La nota del escri­tor, que cita entre otros a Bar­to­lo­mé de las Casas como tes­ti­go de su tiem­po, mere­ce ser con­sul­ta­da. Qui­sie­ra repro­du­cir algu­nos de sus párra­fos.

“¿Qué inte­rés podía tener De Las Casas en «exa­ge­rar» el geno­ci­dio espa­ñol en Amé­ri­ca? Nin­guno, pues­to que así se ponía con­tra todos los pode­res cons­ti­tui­dos. Lo que dice De Las Casas es un valien­te ale­ga­to, la cru­da ver­dad del geno­ci­dio cas­te­llano en Amé­ri­ca.

Pida­mos la prohi­bi­ción de la fies­ta colo­nial y racis­ta «de la his­pa­ni­dad» o «de la raza» (como se ha lla­ma­do tra­di­cio­nal­men­te), relan­za­da en 1940 por el Dic­ta­dor geno­ci­da Fran­co con moti­vo de la visi­ta del Reichs­füh­rer Hein­rich Himm­ler ‑sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, máxi­mo res­pon­sa­ble del Holo­caus­to nazi- a Madrid.

¿Cómo fue «la con­quis­ta de Amé­ri­ca»?

Sobre este tema, la ver­dad es que la mayo­ría de datos están per­di­dos. Duran­te los Aus­trias la cen­su­ra de libros era muy estric­ta, con con­fis­ca­ción sis­te­má­ti­ca de libros prohi­bi­dos (Sylla­bus, que incluía la Biblia –sal­vo per­mi­so especial‑, el Corán, libros judios, o los que habla­ban de pro­tes­tan­tis­mo, de nue­va astro­lo­gía y cien­cia, de Amé­ri­ca, etc.). La impre­sión o tenen­cia de libros prohi­bi­dos podía cas­ti­gar­se con pena de hogue­ra en pla­za públi­ca y con­fis­ca­ción de bie­nes.

Cada bar­co que salía o vol­vía a la Penín­su­la (sólo podían des­em­bar­car en Cadiz o Sevi­lla, que tenían el mono­po­lio ame­ri­cano) era estric­ta­men­te regis­tra­do por hom­bres del rey o de la Inqui­si­ción. Los libros más requi­sa­dos y per­se­gui­dos eran pre­ci­sa­men­te los que daban cuen­ta de lo que suce­día en Amé­ri­ca. La mar­que­sa de Medi­na Sido­nia o Jor­di Bil­beny tie­nen infor­ma­ción sobre estos temas de la «rees­cri­tu­ra de la His­to­ria»
(his­pá­ni­ca y ame­ri­ca­na).

Pero como botón de mues­tra, he aquí algu­nas citas sig­ni­fi­ca­ti­vas de por don­de fue­ron los tiros:

EL GRAN GENOCIDIO AMERICANO:

“Yo os cer­ti­fi­co que, Dios median­te, entra­re­mos a la fuer­za a vues­tro país y os hare­mos la guerra.…y os suje­ta­re­mos al yugo y obe­dien­cia de la Iglesia.….y le hare­mos todo el daño que poda­mos, como a vasa­llos que no obe­de­cen y rehu­san a reci­bir a su Señor y lo resis­ten y con­tra­di­cen” (“Reque­ri­mien­to” de los con­quis­ta­do­res cas­te­lla­nos con­tra los indios duran­te los Aus­trias).

En la Espa­ño­la (Hai­ti y Rep. Domi­ni­ca­na) los Arawks muer­tos lle­ga­ron a 50,000 y pocos años des­pués de la lle­ga­da de Colon los pací­fi­cos habi­tan­tes de esta isla para­di­sía­ca habían sido com­ple­ta­men­te exter­mi­na­dos. [SH204]

Los sobre­vi­vien­tes fue­ron vic­ti­mas de vio­la­cio­nes, ase­si­na­tos o caye­ron en la escla­vi­tud espa­ño­la.

Los cul­pa­bles escri­ben: murie­ron tan­tos indios que no podían ser con­ta­dos, por todas par­tes habían indios muer­tos. El olor era horri­ble y pes­ti­len­te. [SH69]

El jefe indio Hatuey esca­po con su gen­te pero fue cap­tu­ra­do y que­ma­do vivo. Mien­tras «lo ata­ban a la esta­ca, un frai­le Fran­cis­cano lo exhor­tó a tomar a Jesús en su cora­zón, así su alma podía ir al cie­lo, y no al infierno. Hatuey con­tes­tó: “si el cie­lo es don­de van los cris­tia­nos, pre­fie­ro ir al infierno. [SH70]

Lo que le ocu­rrió al pue­blo de Hatuey es des­cri­to por un tes­ti­go ocu­lar así: «Los espa­ño­les encon­tra­ban pla­cer en inven­tar todo tipo de cruel­da­des extra­ñas … cons­tru­ye­ron una hor­ca lar­ga, lo sufi­cien­te­men­te lar­ga como para que los dedos de los pies pudie­ran tocar el piso como para que no se ahor­ca­ran com­ple­ta­men­te y col­ga­ban tre­ce nati­vos a la vez en honor a Cris­to Nues­tro Sal­va­dor y los doce Após­to­les; y des­pués envol­vían los cuer­pos des­tro­za­dos en paja, para lue­go ser que­ma­dos.

O en otra oca­sión: «Los espa­ño­les le cor­ta­ban el bra­zo a uno, los mus­los a otro, y a otros la cabe­za de un tajo, como car­ni­ce­ros cor­tan­do la car­ne y des­pos­tan­do para el mer­ca­do. Seis­cien­tos, inclu­yen­do el caci­que, fue­ron muer­tos de esta for­ma como si fue­ran bes­tias brutas.…Vasco (de Bal­boa) orde­nó que cua­ren­ta de ellos fue­ran des­tro­za­dos por perros.» [SH83]

Cuba: La «pobla­ción de la isla, la cual lle­ga­ba a los ocho millo­nes, cuan­do lle­gó Colon en el 1492, declino a un ter­cio o la mitad antes de que el año 1496 hubie­se ter­mi­na­do.» Even­tual­men­te todos los nati­vos de la isla fue­ron exter­mi­na­dos, enton­ces los espa­ño­les fue­ron «for­za­dos» a impor­tar escla­vos de otras islas del Cari­be, quie­nes en poco tiem­po corrie­ron la mis­ma suer­te. De esta for­ma los «millo­nes de habi­tan­tes nati­vos del Cari­be fue­ron efec­ti­va­men­te liqui­da­dos en poco menos de 25 años». [SH72-73] «En menos de lo que vive un ser humano, una cul­tu­ra ente­ra de millo­nes de per­so­nas, los cua­les habían habi­ta­do sus tie­rras por miles de años, fue­ron exter­mi­na­dos.» [SH75]

“El rey tie­ne todo el dere­cho de enviar sus hom­bres a las Indias para recla­mar ese terri­to­rio de estos idó­la­tras, por­que él lo reci­bió del Papa. Si los indios se rehú­san, legal­men­te pue­de muy bien com­ba­tir­los, matar­los y escla­vi­zar­los, igual que Josué escla­vi­zó a los habi­tan­tes de la tie­rra de Canaán” (Mar­tín Fer­nán­dez de Encis­co, 1470 – 1528, juris­ta y geó­gra­fo espa­ñol).

«Cuan­do Her­nan Cor­tés entró a la mese­ta de Ana­gua­qui, en Méxi­co, en 1519, habían 23.200.000 habi­tan­tes de las dife­ren­tes cul­tu­ras de la región: azte­cas, gol­me­cas, tol­te­cas, mayas. En 1593, de los 23.200.000 sólo que­dan 1.700.000. No se tra­ta de una leyen­da negra: lo que es negro no es la leyen­da, son los hechos» («Cómo cele­brar el Quin­to Cen­te­na­rio», Leo­nar­do Boff, teó­lo­go per­se­gui­do y expul­sa­do por la Curia Vati­ca­na).

«¿Adón­de habre­mos de ir toda­vía? Somos gen­te sen­ci­lla, somos pere­ce­de­ros, somos mor­ta­les, dejad­nos, pues, morir, dejad­nos pere­cer, pues nues­tros días ya están muer­tos” (Anó­ni­mo del Tla­te­lol­co, cán­ti­co de 1523, Méxi­co).

“No había sagra­do len­gua­je; no había Divi­na Ense­ñan­za en los sus­ti­tu­tos de los dio­ses que lle­ga­ron aquí. ¡Cas­trar el sol! Eso vinie­ron a hacer aquí los extran­je­ros” Libro de Chi­lam Balam de Chu­ma­yel. Pg. 26.

«Arran­ca­ron nues­tros fru­tos y ramas, que­ma­ron nues­tro tron­co, pero nues­tras raí­ces no pudie­ron matar» «Ellos nos ense­ña­ron el mie­do, por ellos se mar­chi­ta­rán nues­tras flo­res. Para que la flor de ellos vivie­ra, des­tru­ye­ron y devo­ra­ron la nues­tra…» (Popul Vuh, libro maya de cró­ni­cas indí­ge­nas sobre la con­quis­ta cas­te­lla­na, 1532).

El 16 de noviem­bre de 1532 el Inca Atahual­pa es secues­tra­do por los “cris­tia­nos”. El padre Domi­ni­co Vicen­te de Val­ver­de orde­na la cap­tu­ra del inca des­pués de rehu­sar­se a acep­tar la Biblia y la orden del Papa de Roma de entre­gar sus tie­rras a los reyes Cató­li­cos. El mis­mo año los espa­ño­les le pro­me­ten la liber­tad a cam­bio de un cuar­to lleno de oro. El res­ca­te mas caro de la his­to­ria. Los espa­ño­les fal­tan a su pala­bra y no lo libe­ran a pesar del pago.

“Trai­cio­ne­ra­men­te invi­ta­do al cam­po de los espa­ño­les, el prín­ci­pe Indio Atahual­pa se pre­sen­tó acom­pa­ña­do por su cuer­po de guar­dia pero des­ar­ma­do. A una señal dada los espa­ño­les se aba­lan­za­ron sobre los des­pre­ve­ni­dos indios, los masa­cra­ron de la for­ma más horri­ble, y toma­ron pose­sión de su jefe. Pri­va­do de su jefe, el gran ejér­ci­to que esta­ba acam­pa­do cer­ca de Caja­mar­ca, no sabien­do qué hacer, se reti­ró al inte­rior. Como pre­cio de su liber­tad, el monar­ca Indio ofre­ció a sus cap­to­res oro sufi­cien­te para lle­nar el cuar­to (22 por 17 pies) en el cual era man­te­ni­do cau­ti­vo. En unos pocos meses la pro­me­sa fue cum­pli­da. De acuer­do con Gar­ci­la­so de la Vega, se acu­mu­ló oro por la can­ti­dad de 4,605,670 duca­dos (15,000,000 pesos), y Atahual­pa pidió su liber­tad. En esta coyun­tu­ra lle­gó Alma­gro con sol­da­dos para for­ta­le­cer su posi­ción, y natu­ral­men­te insis­tió en que ellos tam­bién ten­drían par­te en el botín. Esto fue con­ve­ni­do y des­pués de que la quin­ta par­te, la par­ti­ci­pa­ción del rey, había sido sepa­ra­da, se hizo una divi­sión ade­cua­da del res­to, arro­jan­do una por­ción de $52,000 para cada sol­da­do, aún para aque­llos que habían lle­ga­do al final. No obs­tan­te, Atahual­pa fue acu­sa­do y eje­cu­ta­do el 24 de Junio de 1534” (Des­crip­ción del enga­ño de Piza­rro al gran inca Atahual­pa para apo­de­rar­se del Impe­rio Incai­co).

El 26 de Julio de 1533 Atahual­pa es for­za­do a con­ver­tir­se al cris­tia­nis­mo des­pués de ser con­de­na­do a la hogue­ra por “ido­la­tría” y otros “crí­me­nes”. Su con­ver­sión le per­mi­te la posi­bi­li­dad de ser ahor­ca­do en vez de que­ma­do.

Ya el Empe­ra­dor Car­los I orde­na la cas­te­lla­ni­za­ción lin­güís­ti­ca de Ame­rin­dia y tie­ne la osa­día de poner por excu­sa que ni «en la más per­fec­ta len­gua de los indios se pue­de expli­car bien con pro­pie­dad los Mis­te­rios de nues­tra San­ta Fe Cathó­li­ca».

«Con­ver­tid el árbol en leña y podrá que­mar­se a vues­tro ser­vi­cio, pero ya no flo­re­ce­rá ni dará fru­tos” (Rabin­dra­nath Tago­re, 1861 – 1941, filó­so­fo y escri­tor ben­ga­li).

«Toma­ban las cria­tu­ras de las tetas de las madres por las pier­nas, y daban de cabe­za con ellas en las peñas. Otros daban con ellas en ríos por las espal­das, rien­do y bur­lan­do y cayen­do en el agua decían, «bullis cuer­po de tal»; otras cria­tu­ras metían en la espa­da con las madres jun­ta­men­te, y todos cuan­tos delan­te de si halla­ban. Hacían unas orcas lar­gas que jun­ta­sen casi los pies á la tie­rra, y de tre­ce en tre­ce, a honor y reve­ren­cia de nues­tro Reden­tor y de los doce Após­to­les, ponién­do­les leña y fue­go los que­ma­ban vivos.»

¿1542?: «Bre­ví­si­ma rela­ción de la des­truc­ción de las Indias», de Fray Bar­to­lo­mé de las Casas: «En estas ove­jas mansas…entraron los espa­ño­les… como lobos e tigres y leo­nes crue­lí­si­mos… Y otra cosa no han hecho de 40 años a esta par­te, has­ta hoy, e hoy en este día lo hacen, sino des­pe­da­za­llas, ata­llas, angus­tia­llas, afli­gi­llas, ator­men­ta­llas y des­trui­llas… La cau­sa por la que han muer­to y des­trui­do (islas y sus indí­ge­nas)… por la insa­cia­ble codi­cia e ambi­ción que han teni­do».

“(Los ame­rin­dios:)… y mues­tran tan­to amor que darían los cora­zo­nes…” “…seca­va­les la leche de las tetas a las muge­res pari­das: e assi murie­ron en bre­ve todas las cria­tu­ras. Y por estar los mari­dos apar­ta­dos que nun­ca vian a las muge­res, ces­so entre ellos la gene­ra­ción…” “Que las gen­tes natu­ra­les de todas las par­tes y cual­quie­ra dellas don­de habe­mos entra­do en las Indias tie­nen dere­cho adqui­ri­do de hacer­nos gue­rra jus­tí­si­ma y raer­nos de la haz de la tie­rra y este dere­cho les dura­rá has­ta el día del jui­cio” (Fray Bar­to­lo­mé de las Casas: Memo­rial de Indias).

«(Los espa­ño­les:) Y en ver­dad son tan­tas accio­nes y tan gra­ves y tan inau­di­tas, tan crue­les y exe­cra­bles que no se pue­den decir o expli­car nun­ca de una en una, ni enu­me­rar, y, más aún, ni se pue­den creer si no se ven con los ojos; lo que oyen decir, por si solo, lle­na a los oyen­tes de estu­por. ¿Y quien con­ta­rá de quie­nes han sido con­de­na­dos a ser­vi­dum­bre? ¿Qué decir de las pro­pie­da­des? ¿Qué, del oro y la pla­ta, de todo el para­men­to y la inmen­si­dad de las rique­zas toma­das por la fuer­za? ¿Qué, de los domi­nios, esta­tu­tos y hono­res y dig­ni­da­des, aun reales, usur­pa­dos? ¿Qué, de los vicios, adul­te­rios, estu­pros, inces­tos y con­cu­bi­na­tos en los cua­les se envuel­ven delan­te mis­mo de los infie­les sin dar­les impor­tan­cia?. Por lo tan­to, en cruel­dad y actos de vio­len­cia e inhu­ma­ni­dad y actos cri­mi­na­les imi­tan Maho­ma y sus sequa­ces; más aún, los igua­lan; más aún, los supe­ran. Y, ¡ay!, pese a que a la hora de la muer­te lle­gue (…) ni res­ti­tu­yen ni satis­fa­cen nin­gu­na de las muchas y gran­des rapi­ñas y asal­tos, daños y car­gas irre­pa­ra­bles, sino que con esta segu­ri­dad o, más bien dicho, insen­si­bi­li­dad se van de esta vida como bes­tias, murien­do en sus peca­dos…» (pág. 344).

1559: Jau­me Ras­quin ‑valen­ciano hijo de un mer­ca­der fran­cés- empren­de expe­di­ción a Rio de Pla­ta y enro­la a más de 100 valen­cia­nos (cosa rara que cata­la­nes de len­gua fue­ran a Amé­ri­ca a estas fechas, pero se tra­ta­ba del tipo Enro­la­te en la Legión). Uno de los expe­di­cio­na­rios, cas­te­llano, obser­va que «Todos o los más valen­cia­nos que iban en el via­je eran hom­bres de ban­do (=ban­do­le­ros) y homi­ci­das y fugi­ti­vos, ecep­to algu­nos caba­lle­ros que iban muy hon­ra­dos, más al fin son valen­cia­nos y de menil con­di­ción, por­que son de cua­dri­lla».

“Encon­tra­mos un gran núme­ro de libros… y ya que no con­te­nían nada sino supers­ti­cio­nes y fal­se­da­des del Demo­nio, los que­ma­mos a todos” [Die­go de Lan­da, obis­po cató­li­co, en julio de 1562, des­pués de que­mar libros de incal­cu­la­ble valor, sobre his­to­ria y cien­cia maya]

«Sien­do por natu­ra­le­za sier­vos, bár­ba­ros, incul­tos y inhu­ma­nos, recha­zan el impe­rio de los más pru­den­tes, pode­ro­sos y per­fec­tos, el cual deben admi­tir para gran bene­fi­cio suyo…” (El pro­ge­no­ci­da Ginés de Sepúl­ve­da escri­be en su obra «De las jus­tas cau­sas de la gue­rra con­tra los indios», hacia 1563).

«Voy a las mon­ta­ñas a bus­car mis her­ma­nos cris­tos, a los Cris­tos Cru­ci­fi­ca­dos… Que Dios nos libre de los misio­ne­ros, por­que nos ense­ñan un Dios cruel y sin pie­dad» (Feli­pe Gua­mán Poma de Aya­la, «gran des­cen­dien­te de los incas», cuan­do vuel­ve a Perú tras 40 años de vivir en la Cor­te, lo encuen­tra todo des­trui­do por los con­quis­ta­do­res, siem­pre aca­ba­ba así sus ora­cio­nes: “Que Dios nos libre de los misio­ne­ros”).

«Cuan­do el siglo XVI ter­mi­nó, 200.000 espa­ño­les habían emi­gra­do a las Amé­ri­cas. Ya para ese enton­ces mas de 60.000.000 nati­vos habían sido muer­tos.» [SH95]

“Se extin­gan los dife­ren­tes idio­mas de que se usa en los mis­mos domi­nios y solo se hable el cas­te­llano…” (Real Cédu­la de Car­los III).

“La mita con­sis­te en que todos los pue­blos deben dar á las hacien­das de su per­te­nen­cia un núme­ro deter­mi­na­do de Indios para que se empleen en su tra­ba­jo, y otro núme­ro se asig­na á las minas, quan­do habién­do­las regis­tra­do sus due­ños han con­se­gui­do que se les con­ce­da mita para hacer sus labo­res con mas con­ve­nien­cia. Estos Indios debe­rían hacer mita por solo el tiem­po de un año, y con­clui­do res­ti­tuir­se á sus pue­blos, por­que yen­do
enton­ces otros á mudar­los, debe­rían que­dar libres has­ta que les vol­vie­ra á tocar el turno; pero esta for­ma­li­dad aun­que bien dis­pues­ta por las leyes, no se guar­da ya, por lo que lo mis­mo es para los Indios el tra­ba­jar en mita para bene­fi­cio del mine­ro ó hacen­da­do, que tra­ba­jar en libres para uti­li­dad del Corre­gi­dor, pues de ambos modos les es igual la pen­sión. Todos los corre­gi­mien­tos de la pro­vin­cia de Qui­to, y los demás que siguen en las otras pro­vin­cias del Perú hacia el Sur y son de serra­nía, tie­nen mita: y todos los de valles has­ta las juris­dic­cio­nes de Pis­co y Nas­ca no son de mita, por no haber en estos minas de labor, y cul­ti­var­se la mayor par­te, ó todas las hacien­das que corres­pon­den á valles con negros escla­vos, pero los que com­prehen­den par­te de serra­nía, en la exten­sión de esta hacen mita sus Indios mora­do­res. Supues­ta esta adver­ten­cia dire­mos lo que suce­de en la pro­vin­cia de Qui­lo, y de ello se pue­de venir en cono­ci­mien­to de lo que pasa en todas las otras en las que corre una mis­ma pari­dad ; y para hacer­lo con mas for­ma­li­dad será pre­ci­so divi­dir las hacien­das en qua­tro cla­ses, que serán, 1. Hacien­das de sem­bra­dío. 2. Estan­cias de gana­do mayor. 3. Reba­ños ó lía­los de gana­do lanas. 4. Obra­jes ó fábri­cas de tela. En las hacien­das de la pri­me­ra cla­se gana un Indio mita­yo de 14 al 8 pesos al año, según el para­geo corre­gi­mien­to, y ade­más de esto le da la hacien­da un peda­zo de tie­rra como de 20 á 30 varas en qua­dro, para que haga en él una semen­te­ra; con esto que­da obli­ga­do el Indio á tra­ba­jar 300 días en el año, y hacer tarea ente­ra en cada uno, dis­pen­sán­do­le los 65 días res­tan­tes por los domin­gos, y otras fies­tas de pre­cep­tos, enfer­me­da­des ú otro acci­den­te que les estor­be el poder tra­ba­jar ; tenien­do cui­da­do los mayor­do­mos de las hacien­das de apun­tar cada sema­na los días que cada Indio ha tra­ba­ja­do para ajus­tar­le la cuen­ta al cabo del año.….” (Jor­di Joan i San­ta­ci­lia, marino y cien­tí­fi­co valen­ciano que envió un exten­so memo­rial al rey sobre los abu­sos con­tra los ame­rin­dios, s. XVIII).

«La des­truc­ción de la per­so­na­li­dad de un suje­to his­tó­ri­co es un pro­ce­so com­ple­ta­men­te vio­len­to que, en gene­ral, se rea­li­za por la vía de la apli­ca­ción masi­va del terror. Esto expli­ca que encon­tra­mos bási­ca­men­te los mis­mos meca­nis­mos de terror en las colo­ni­za­cio­nes que en las prác­ti­cas «cien­tí­fi­cas» de tor­tu­ra de los actua­les regí­me­nes tota­li­ta­rios…» (Heinz Die­te­rich, «Eman­ci­pa­ción e iden­ti­dad de Amé­ri­ca Lati­na»: 1492 – 1992).

“Por des­gra­cia para niña Pepi­ta lle­ga­ron los tiem­pos en que a los indí­ge­nas les pare­ció muy pesa­do vivir uni­dos a una nación que les explo­ta­ba dis­pen­sán­do­les el gran favor de tener­los en per­pe­tua bar­ba­rie y comen­zó la insu­rrec­ción a levan­tar cabe­za…” (“La Ara­ña Negra”, 1ª par­te, de Vicen­te Blas­co Iba­ñez, 1867 – 1928).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *