Espa­ña, impo­si­ción y rui­na: Inde­pen­den­tzia! – Txutxi Ariz­na­ba­rre­ta, Gar­bi­ñe Bueno, Ion Ando­ni del Amo y Flo­ren Aoiz

Eus­kal Herria pre­ci­sa los ins­tru­men­tos nece­sa­rios para pla­ni­fi­car y ges­tio­nar su pro­pio futu­ro. Nece­si­ta arti­cu­lar entre sus terri­to­rios y sus gen­tes un pro­yec­to eco­nó­mi­co, social y medioam­bien­tal. Dis­po­ner de un esta­do pro­pio es, ade­más, la mane­ra de con­tri­buir des­de la socie­dad vas­ca a la cons­truc­ción de otra Euro­pa, social y de los pue­blos. Duran­te años tuvi­mos que aguan­tar que era­mos dema­sia­do peque­ños para ser inde­pen­dien­tes, que nos arrui­na­ría­mos, que come­ría­mos ber­zas… Pues resul­ta que con Leh­man Brothers éste y otros mitos han caí­do. Y es una Espa­ña en cri­sis, subor­di­na­da a los pode­res eco­nó­mi­cos, la que aho­ra nos arras­tra al abis­mo

El repar­to de las rique­zas ‑seña­la­ban y cla­man Michael Hud­son o Vice­nç Nava­rro- está en el cora­zón de la cri­sis. La baja­da prác­ti­ca­men­te uni­ver­sal de la par­te que corres­pon­de a los asa­la­ria­dos es una de sus cau­sas esen­cia­les: son las ren­tas cap­ta­das en detri­men­to de éstos las que han ali­men­ta­do la bur­bu­ja finan­cie­ra. Mileu­ris­mo, pre­ca­ri­za­ción, des­truc­ción de las cla­ses medias, pér­di­da de poder adqui­si­ti­vo, enmas­ca­ra­dos median­te el incen­ti­vo al cré­di­to fácil. Una espi­ral insos­te­ni­ble, que pin­cha­ría por su flan­co más para­dig­má­ti­co: el inmo­bi­lia­rio. Y con una cri­sis de mode­lo de desa­rro­llo al fon­do: la impo­si­bi­li­dad de un cre­ci­mien­to infi­ni­to en un pla­ne­ta de recur­sos fini­tos, y en el que ade­más el petro­leo ron­da su pico de extrac­ción. Hace tiem­po que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, miti­fi­ca­do, dejó de ir de la mano del bien­es­tar.

Cuan­do todo esto se vie­ne aba­jo, los ban­cos tra­tan de trans­fe­rir a toda pri­sa sus acti­vos tóxi­cos y sus deu­das a las arcas públi­cas, y los gobier­nos ‑con la hon­ro­sa excep­ción del pue­blo de Islan­dia- se pres­tan gus­to­sa­men­te a ello, endeu­dán­do­se para absor­ber las pér­di­das de los ban­cos. Evi­den­te­men­te, no da resul­ta­do: la eco­no­mía no levan­ta cabe­za, la capa­ci­dad recau­da­to­ria cae, la inver­sión públi­ca en el teji­do pro­duc­ti­vo se eli­mi­na y se redu­cen los ser­vi­cios y pres­ta­cio­nes socia­les, todo lo cual depri­me defi­ni­ti­va­men­te la deman­da inter­na y vacía las arcas públi­cas. Y son aque­llos que nos metie­ron en esta cri­sis los que pre­ten­den dar­nos lec­cio­nes de eco­no­mía bara­ta. La trans­fe­ren­cia incon­di­cio­na­da de capi­tal de las arcas públi­cas a los ban­cos se uti­li­za prin­ci­pal­men­te para espe­cu­lar con la deu­da públi­ca que ha gene­ra­do. Alguien está hacien­do el ton­to.

Espa­ña se ha des­ta­ca­do como el alumno pelo­ta de este mode­lo. La gran ban­ca espa­ño­la y los intere­ses finan­cie­ros, pro­te­gi­dos y alen­ta­dos por los pode­res públi­cos, han fago­ci­ta­do el teji­do pro­duc­ti­vo y le han impe­di­do desa­rro­llar­se y diver­si­fi­car­se; han hecho nego­cio a cos­ta de la ven­ta de acti­vos públi­cos, los movi­mien­tos espe­cu­la­ti­vos de capi­tal, la pro­li­fe­ra­ción del frau­de fis­cal y la cul­tu­ra del pelo­ta­zo y la corrup­ción. La Espa­ña del ladri­llo e infra­es­truc­tu­ras faraó­ni­cas.

Se podrían hacer otras cosas, pero no se hacen. Una y otra vez se toman deci­sio­nes que favo­re­cen a los mis­mos, ponien­do como excu­sa la situa­ción inter­na­cio­nal o la UE. Actuar así some­te al Esta­do espa­ñol a las pre­sio­nes de los espe­cu­la­do­res y a que sean otros quie­nes tomen las deci­sio­nes, y ale­ja a Eus­kal Herria aún más de los espa­cios de deci­sión. Y en medio de este esce­na­rio se da la refor­ma de la Cons­ti­tu­ción, per­mi­tien­do a quie­nes han vacia­do las arcas públi­cas dar una vuel­ta de tuer­ca más. Medi­da anti­de­mo­crá­ti­ca, que nie­ga a la ciu­da­da­nía la posi­bi­li­dad de deci­dir sobre cues­tio­nes que afec­tan a sus con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo, y que mer­ma la capa­ci­dad de deci­sión de las ins­ti­tu­cio­nes vas­cas y pone en manos de los espe­cu­la­do­res nues­tro futu­ro.

Esta­mos en un calle­jón sin sali­da, se bene­fi­cia a los cau­san­tes de la cri­sis y las posi­bi­li­da­des que nos dan para plan­tear algo dife­ren­te no exis­ten. En vez de abrir las puer­tas a un cam­bio, los nacio­na­lis­tas espa­ño­les las van cerran­do. Van hacia atrás. El nacio­na­lis­mo de Esta­do se ha con­ver­ti­do en un tótem into­ca­ble y el jue­go demo­crá­ti­co se empo­bre­ce más y más.

Eus­kal Herria pre­ci­sa los ins­tru­men­tos nece­sa­rios para pla­ni­fi­car y ges­tio­nar su pro­pio futu­ro. Nece­si­ta arti­cu­lar entre sus terri­to­rios y sus gen­tes un pro­yec­to eco­nó­mi­co, social y medioam­bien­tal. Dis­po­ner de un esta­do pro­pio es, ade­más, la mane­ra de con­tri­buir des­de la socie­dad vas­ca a la cons­truc­ción de otra Euro­pa, social y de los pue­blos.

Se nos dirá, como lo de las ber­zas, que la sobe­ra­nía y la inde­pen­den­cia es algo del pasa­do en la era de la glo­ba­li­za­ción. Hay que rela­ti­vi­zar la inde­pen­den­cia, sin duda, pero esa afir­ma­ción tie­ne mucho de man­tra ideo­ló­gi­co, esgri­mi­do por quie­nes lo que acep­tan es la sumi­sión de los esta­dos a los pode­res eco­nó­mi­cos. El poder polí­ti­co pue­de y debe con­tra­rres­tar los pode­res eco­nó­mi­cos. Patxi López rei­vin­di­ca ‑aho­ra y sólo de dis­cur­so- el papel de la polí­ti­ca fren­te a los mer­ca­dos; pues bien, esa rei­vin­di­ca­ción, hoy en Eus­kal Herria, pasa por la inde­pen­den­cia. Un Esta­do vas­co, cuan­do cada vez más sec­to­res socia­les, aquí o en Madrid, Gre­cia, Cata­lun­ya o Wall Street, sien­ten que el sis­te­ma polí­ti­co y eco­nó­mi­co no per­mi­te nin­gu­na posi­bi­li­dad de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en las deci­sio­nes eco­nó­mi­cas, podría ofre­cer mayo­res espa­cios de par­ti­ci­pa­ción y deci­sión.

Por tan­to, no habla­mos de inde­pen­den­cia como con­cep­to vacío. Por­que la sali­da de la cri­sis exi­ge un cam­bio en el mode­lo y los supues­tos que nos han traí­do has­ta aquí. La des­car­bo­ni­za­ción, reuti­li­za­ción, reduc­ción y recon­cep­tua­li­za­ción cons­ti­tu­yen seña­les hacia una civi­li­za­ción sos­te­ni­ble. Y tam­bién una relo­ca­li­za­ción en torno a las eco­no­mías regio­na­les y loca­les, por sos­te­ni­bi­li­dad y por recu­pe­rar un con­trol demo­crá­ti­co de nues­tra eco­no­mía, situán­do­la al ser­vi­cio de los ciu­da­da­nos, y no al con­tra­rio. Quie­nes pri­me­ro ini­cien esta tran­si­ción, esta­rán mejor situa­dos. Inde­pen­den­cia, por tan­to, para impul­sar el teji­do pro­duc­ti­vo vas­co des­de la pla­ni­fi­ca­ción estra­té­gi­ca, la diver­si­fi­ca­ción, cali­dad y valor aña­di­do, empleo esta­ble de cali­dad y cua­li­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal, impli­ca­ción direc­ta del sec­tor públi­co, for­ta­le­ci­mien­to del sec­tor pri­ma­rio des­de la apues­ta por la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, socia­li­za­ción del cré­di­to, repar­to equi­ta­ti­vo de la rique­za, incre­men­to del gas­to social, fis­ca­li­dad jus­ta y pro­gre­si­va, sis­te­ma finan­cie­ro públi­co vas­co, mar­co vas­co de rela­cio­nes labo­ra­les y pro­tec­ción social…

Par­ti­ci­pa­ción demo­crá­ti­ca y cam­bio de rum­bo impli­can hoy inde­pen­den­cia. Por eso, maña­na, 12 de octu­bre, en Bil­bo, a las cin­co de la tar­de, des­de el Sagra­do Cora­zón, cele­bra­re­mos la segun­da Martxa Ber­dea bajo el lema «Espa­ña = Impo­si­ción y rui­na. ¡Inde­pen­den­cia!». Tam­bién este año, en el 12 de Octu­bre, recor­da­re­mos a los pue­blos inde­pen­di­za­dos de Espa­ña, cuya lucha con­tra el neo­co­lo­nia­lis­mo eco­nó­mi­co con­ti­núa hoy. Mar­cha­re­mos con todos los pue­blos del mun­do que luchan por su inde­pen­den­cia y con­tra la impo­si­ción de los «mer­ca­dos».

Una mar­cha que a su paso por el escu­do fas­cis­ta que aún pre­si­de el kiló­me­tro cero de Bil­bo, en la Pla­za Elíp­ti­ca, y por la Dele­ga­ción del Gobierno, se tras­for­ma­rá en una mar­cha estruen­do­sa. Estruen­do con el que que­re­mos mos­trar nues­tra indig­na­ción ante la impo­si­ción espa­ño­la y de los «mer­ca­dos» y la rui­na a la que nos con­du­cen. Nos vemos allí, como siem­pre con algu­na pren­da ver­de, y en esta oca­sión con cual­quier herra­mien­ta o ins­tru­men­to para hacer rui­do, mucho rui­do. Aun­que no quie­ran escu­char, nos ten­drán que oír. Y que les den ber­zas.

(*) Tam­bién fir­man este artícu­lo, entre otros, Patxi Gaz­te­lu­men­di, Jose­ba Gezu­ra­ga, Ana Iras­tor­za, Ant­ton Iza­gi­rre, Txe­kun Lopez De Abe­ras­tu­ri, Maria Lui­sa Man­ga­do, Esti Muji­ka, Haritz Perez, Ando­ni Rojo e Iñi­go San­cho.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *