Ché, mili­tan­te comu­nis­ta por exce­len­cia- Andrés Avi­la Arme­lla

Pro­ba­ble­men­te no exis­ta un ejem­plo como este, no somos de los que pen­sa­mos que la his­to­ria se expli­ca prin­ci­pal­men­te por la inter­ven­ción de gran­des hom­bres, pero sin duda exis­ten hom­bres que son deci­si­vos, sin embar­go, a dife­ren­cia de las con­cep­cio­nes peque­ño­bur­gue­sas no les atri­bui­mos a ellos cua­li­da­des fan­tás­ti­cas ni sobre­na­tu­ra­les, no somos de los que pen­sa­mos que para hacer la Revo­lu­ción se requie­re for­zo­sa­men­te de una gran per­so­na­li­dad, lo cual no nos impi­de reco­no­cer la gran­de­za de cier­tos revo­lu­cio­na­rios ejem­pla­res, y el Ché, sin duda, es uno de los más ejem­pla­res comu­nis­tas de los que tene­mos noti­cia.

Como mar­xis­tas nos pre­gun­ta­mos ¿qué hace posi­ble la apa­ri­ción de un hom­bre tan sin­gu­lar? La res­pues­ta nos la da la pro­pia com­pren­sión dia­léc­ti­ca y mate­ria­lis­ta de la reali­dad; una per­so­na, un gru­po, por muy ejem­plar que sea, no pue­de sino ser la mate­ria­li­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes y poten­cia­li­da­des de un pue­blo; como dije­ra Grams­ci, la his­to­ria de un Par­ti­do no pue­de sino ser la his­to­ria de un pue­blo, y el hom­bre polí­ti­co que se ha con­ver­ti­do en emble­ma de una cau­sa no es sino la sín­te­sis de la his­to­ria de su par­ti­do y, por tan­to de su pue­blo; así lo enten­día el mis­mo Ché cuan­do decía que Fidel había gana­do la con­fian­za del pue­blo por­que “res­pon­de pre­ci­sa­men­te a la inter­pre­ta­ción cabal de los deseos del pue­blo, de sus aspi­ra­cio­nes, y a la lucha sin­ce­ra por el cum­pli­mien­to de las pro­me­sas hechas”. La his­to­ria, la per­so­na­li­dad y la genia­li­dad del Ché, han sido en muchos sen­ti­dos la per­so­ni­fi­ca­ción de la his­to­ria de las luchas de libe­ra­ción en Amé­ri­ca Lati­na, una sín­te­sis de la lucha comu­nis­ta que se libra­ba en todos los rin­co­nes del pla­ne­ta.

Es cier­to, el Ché pare­cía un hom­bre dema­sia­do ade­lan­ta­do, sigue pare­cien­do una excep­ción que nos hace pre­gun­tar­nos muchas veces por qué no hay más cómo él, por momen­tos pare­cie­ra una este­la que se ha difu­mi­na­do para no vol­ver y que sólo nos ha deja­do una luz tan inten­sa que pare­cie­ra impo­si­ble de alcan­zar, de repo­ner­la. Cómo no extra­ñar al Ché en estos tiem­pos en que hace tan­ta fal­ta, cómo no extra­ñar al Ché cuan­do gran par­te de la izquier­da de su épo­ca ha clau­di­ca­do o se ha ren­di­do con­for­mán­do­se con ser la cómo­da opo­si­ción ilus­tra­da de regí­me­nes que no hacen sino pro­fun­di­zar las lla­gas de explo­ta­ción y mise­ria que el capi­ta­lis­mo sigue sem­bran­do entre nues­tros pue­blos; cómo no extra­ñar al hom­bre que siem­pre esco­gía las tareas más difí­ci­les sin pedir nada a cam­bio, como no extra­ñar al hom­bre que no repa­ra­ba en sudar, en cami­nar, en luchar infa­ti­ga­ble­men­te lle­van­do tras de sí el peso moral y físi­co de los hom­bres a los cua­les diri­gía con sin­gu­lar habi­li­dad, res­pe­to y fir­me­za. Cómo no extra­ñar al estu­dio­so de los libros de Marx, Engels y Lenin en estos tiem­pos en que el opor­tu­nis­mo nos inci­ta a aban­do­nar la for­ma­ción teó­ri­ca y polí­ti­ca del mar­xis­mo-leni­nis­mo dicien­do que no hacen fal­ta por­que, según ellos la Revo­lu­ción no está en la orden del día.

El Ché apa­re­ce como una sín­te­sis de la teo­ría y prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, comu­nis­ta, alguien que dedi­có muchas horas a la lec­tu­ra y refle­xión sobre los tex­tos más ricos en teo­ría revo­lu­cio­na­ria, alguien que ade­más de hacer eso nun­ca se con­for­mó con leer, con saber y mucho menos con decir que sabía, alguien dis­pues­to siem­pre a poner a prue­ba la jus­te­za y via­bi­li­dad de los idea­les comu­nis­tas, alguien siem­pre dis­pues­to a poner­se a prue­ba en su papel, en la con­se­cu­ción de cada obje­ti­vo, de cada tarea; alguien que nun­ca menos­pre­ció la tarea más peque­ña y que nun­ca temió al obje­ti­vo más gran­de.

El Ché, pudo refle­xio­nar de mane­ra sobre­sa­lien­te tan­to como coman­dan­te como en cada uno de sus pues­tos al ser­vi­cio de la Revo­lu­ción, la impor­tan­cia que tie­ne el mili­tan­te, el indi­vi­duo, el cua­dro revo­lu­cio­na­rio en la cons­truc­ción de los pro­yec­tos, cono­cía a su gen­te y sabía for­mar­la, tra­tar­la, diri­gir­la, siem­pre con la fuer­za de su ejem­plo. Su posi­ción rei­vin­di­ca­do­ra de la volun­tad de los indi­vi­duos no tenía sin embar­go nada de indi­vi­dua­lis­ta ni de volun­ta­ris­ta, él esta­ba con­ven­ci­do de que el ejem­plo que habían de poner los hom­bres orga­ni­za­dos en la van­guar­dia revo­lu­cio­na­ria, tan­to en el ejér­ci­to como en el par­ti­do, habría de con­ver­tir­se en un ele­men­to obje­ti­vo de la reali­dad que por tan­to pudie­ra influir en la trans­for­ma­ción sub­je­ti­va de la socie­dad hacia el comu­nis­mo. Decía: “Lo difí­cil de enten­der para quien no viva la expe­rien­cia de la revo­lu­ción es esa estre­cha uni­dad dia­léc­ti­ca exis­ten­te entre el indi­vi­duo y la masa, don­de ambos se inter­re­la­cio­na y, a su vez la masa, como con­jun­to de indi­vi­duos, se inter­re­la­cio­nan con los diri­gen­tes”; tam­bién decía que “En nues­tra ambi­ción de revo­lu­cio­na­rios, tra­ta­mos de cami­nar tan apri­sa como sea posi­ble, abrien­do cami­nos, pero sabe­mos que tene­mos que nutrir­nos de la masa y que ésta sólo podrá avan­zar más rápi­do si la alen­ta­mos con nues­tro ejem­plo”. Para el Ché, la van­guar­dia, siguien­do y com­ple­men­tan­do a Lenin, se asu­mía colo­cán­do­se al fren­te, como la par­te más avan­za­da y deci­di­da del pro­le­ta­ria­do en su lucha eman­ci­pa­to­ria, pero con­ven­ci­do de que ese colo­car­se al fren­te impli­ca­ba sacri­fi­cios y no pri­vi­le­gios, impli­ca­ba la irre­nun­cia­ble res­pon­sa­bi­li­dad de demos­trar con hechos a los diri­gi­dos, la posi­bi­li­dad real de avan­zar, pero a la vez tenien­do cla­ro que sin las masas, sin el pue­blo explo­ta­do y tra­ba­ja­dor, no habría revo­lu­ción posi­ble.

El Ché quien estu­dia­ba a fon­do la teo­ría revo­lu­cio­na­ria, el mar­xis­mo-leni­nis­mo, la his­to­ria del mun­do y de Amé­ri­ca Lati­na, y quien de viva expe­rien­cia cono­cía el sin­nú­me­ro de difi­cul­ta­des que repre­sen­ta­ba la lucha revo­lu­cio­na­ria, par­ti­cu­lar­men­te en nues­tros pue­blos, siem­pre insis­tió en la nece­si­dad de no hacer con­ce­sio­nes ni com­po­nen­das con fuer­zas bur­gue­sas. Esto no era un berrin­che ni un arran­que vis­ce­ral, su posi­ción deri­va­ba de la com­pren­sión de que las fuer­zas mate­ria­les del capi­ta­lis­mo tie­nen capa­ci­dad de repro­du­cir­se en la sub­je­ti­vi­dad de todos los indi­vi­duos y que aun­que difí­cil, los revo­lu­cio­na­rios debían blin­dar su acti­vi­dad y su tác­ti­ca de la pene­tra­ción de la polí­ti­ca bur­gue­sa. Con­ven­ci­do de “No pen­sar en alian­zas que no estén diri­gi­das abso­lu­ta­men­te por la cla­se obre­ra; no pen­sar en cola­bo­ra­cio­nes con bur­gue­ses timo­ra­tos y trai­do­res que des­tru­yen las fuer­zas en que se apo­ya­ron para lle­gar al poder; las armas en manos del pue­blo, las vas­tas comar­cas de nues­tra Amé­ri­ca como cam­po de acción, el cam­pe­si­na­do luchan­do por su tie­rra, la embos­ca­da, la muer­te inmi­se­ri­cor­de al opre­sor y, al dar­la, reci­bir­la tam­bién y reci­bir­la con honor de revo­lu­cio­na­rio, esto es lo que cuen­ta”; No, defi­ni­ti­va­men­te no es un arre­ba­to del Ché, es la refle­xión de un hom­bre con­ven­ci­do de que la úni­ca fuer­za garan­te del triun­fo, y de que ese triun­fo sea autén­ti­ca­men­te revo­lu­cio­na­rio, es un pue­blo cons­cien­te y orga­ni­za­do, fusio­na­do en intere­ses con su van­guar­dia.

El Ché no era un volun­ta­ris­ta ni un impro­vi­sa­do, era un hom­bre exi­gen­te ante los suyos, ante su orga­ni­za­ción, ante su cla­se y ante sí mis­mo, su agi­li­dad men­tal, su cons­tan­te acti­vi­dad prác­ti­ca lo man­te­nía en una refle­xión coti­dia­na y pro­fun­da, dedi­ca­do cada minu­to de su tiem­po a pen­sar y esfor­zar­se en mejo­rar el camino hacia el comu­nis­mo, por ello no repa­ró en cri­ti­car aque­llas posi­cio­nes que con­si­de­ra­ba inco­rrec­tas, en hacer suge­ren­cias en pen­sar y decir, en decir y hacer, por ello habla­ba con fir­me­za ante sus cama­ra­das, ante los par­ti­dos comu­nis­tas, ante los otros esfuer­zos de cons­truc­ción del socia­lis­mo; pero ni por un minu­to el Ché abdi­có de su fir­me­za como mar­xis­ta-leni­nis­ta, de comu­nis­ta, jamás con­ce­dió razón algu­na al refor­mis­mo ni insi­nuó siquie­ra la posi­bi­li­dad a renun­ciar a sus prin­ci­pios teó­ri­cos, ni a la estra­te­gia, jamás insi­nuó la no nece­si­dad del par­ti­do, jamás insi­nuó la no nece­si­dad de la toma del poder, jamás insi­nuó la posi­bi­li­dad de hacer la revo­lu­ción sin teo­ría y prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria; su crí­ti­ca es tam­bién un ejem­plo de la crí­ti­ca, es aque­lla que se hace y se asu­me con res­pon­sa­bi­li­dad, no de quien cri­ti­ca para no hacer, sino de quien asu­me que cri­ti­car le impri­me la nece­si­dad de hacer, de hacer más, con mayor vehe­men­cia y dedi­ca­ción.

Si el Ché no duda­ba de algo y la mayor par­te de su refle­xión teó­ri­ca tie­ne que ver con ello, es que no es posi­ble nin­gu­na con­ci­lia­ción con las fuer­zas del capi­tal, no solo con sus repre­sen­tan­tes sino con sus méto­dos, con sus for­mas, con su moral, con sus feti­ches. Tre­men­do cora­je haría hoy el coman­dan­te Gue­va­ra si vie­ra que su ima­gen ha sido uti­li­za­da por sus acé­rri­mos enemi­gos para con­ver­tir­la en mer­can­cía, sí la mer­can­cía, ger­men del capi­ta­lis­mo que él mis­mo se empe­ña­ba en supe­rar des­de la pri­me­ra fase de cons­truc­ción de la socie­dad comu­nis­ta, tre­men­do cora­je haría vien­do que algu­nos opor­tu­nis­tas defor­man su ejem­plo ponién­do­lo como un mero crí­ti­co volun­ta­ris­ta, quie­nes lo usan como excu­sa para diso­ciar la lucha de libe­ra­ción de la lucha comu­nis­ta cuan­do él insis­tió incan­sa­ble­men­te en que no hay lucha de libe­ra­ción posi­ble den­tro de los már­ge­nes impues­tos por el capi­ta­lis­mo.

Por ello a 44 años de su cobar­de ase­si­na­to a manos de los esbi­rros del impe­ria­lis­mo, rei­vin­di­ca­mos al hom­bre, al mili­tan­te, al estu­dio­so, al coman­dan­te, al infa­ti­ga­ble revo­lu­cio­na­rio, al teó­ri­co, al prác­ti­co y ase­gu­ra­mos que la mejor for­ma de ren­dir­le home­na­je es levan­tan­do en alto la ban­de­ra del comu­nis­mo como úni­ca sali­da eman­ci­pa­do­ra para los explo­ta­dos del mun­do, con el com­pro­mi­so de con­ti­nuar su lucha por la Revo­lu­ción Socia­lis­ta, sien­do cons­cien­tes, como él, de que en una Revo­lu­ción se triun­fa o se mue­re si ésta es ver­da­de­ra.

¡Viva el Gue­rri­lle­ro heroi­co!

¡Viva el Coman­dan­te Ernes­to, Ché Gue­va­ra”

¡Patria o Muer­te… Ven­ce­re­mos

* Segun­do Secre­ta­rio del Par­ti­do Comu­nis­ta de Méxi­co

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *