LAB, ante la pro­pues­ta de refor­ma fis­cal pre­sen­ta­da por Con­fe­bask

Con­fe­bask ha deci­di­do poner sobre la mesa su pro­pues­ta de refor­ma fis­cal, y res­pon­de así al ali­nea­mien­to que en las últi­mas sema­nas se vie­ne con­fi­gu­ran­do a favor de corre­gir el sis­te­ma tri­bu­ta­rio y mejo­rar la actual dis­tri­bu­ción de car­gas fis­ca­les, de mane­ra que con­tri­bu­yan más quie­nes más tie­nen.

Pre­ten­den de esta mane­ra con­di­cio­nar el deba­te abier­to en torno a la fis­ca­li­dad para favo­re­cer sus intere­ses, y para lograr­lo no han duda­do en uti­li­zan­do como señue­lo la nece­si­dad de reac­ti­var la eco­no­mía y crear empleo. Pero el obje­ti­vo no es otro que dar con­ti­nui­dad a la nefas­ta polí­ti­ca fis­cal que duran­te las últi­mas déca­das se ha imple­men­ta­do des­de las hacien­das fora­les con el obje­ti­vo de redu­cir los impues­tos a las ren­tas más ele­va­das y, en par­ti­cu­lar, a las ren­tas de capi­tal y a los bene­fi­cios empre­sa­ria­les.

La pro­pues­ta de Con­fe­bask pue­de resu­mir­se en cin­co ejes: reba­jar las coti­za­cio­nes a la Segu­ri­dad Social; redu­cir el impues­to de socie­da­des; obte­ner mayo­res deduc­cio­nes e incen­ti­vos fis­ca­les; mejo­rar el tra­ta­mien­to pri­vi­le­gia­do que ya reci­ben las ren­tas de capi­tal en el IRPF; y el tipo máxi­mo apli­ca­do a las ren­tas más ele­va­das. En defi­ni­ti­va, la patro­nal pro­po­ne pro­fun­di­zar en la mis­ma línea que otras refor­mas apli­ca­das ante­rior­men­te y que han dado lugar a un sis­te­ma tri­bu­ta­rio pro­fun­da­men­te injus­to y regre­si­vo, don­de los impues­tos indi­rec­tos tie­nen un peso exce­si­vo en la recau­da­ción y las ren­tas del tra­ba­jo son las úni­cas que con­tri­bu­yen a cier­ta redis­tri­bu­ción de la ren­ta.

En un ejer­ci­cio de cinis­mo sin lími­te Con­fe­bask cali­fi­ca su pro­pues­ta como una con­tri­bu­ción adi­cio­nal de los empre­sa­rios para salir de la cri­sis, cuan­do su pro­pó­si­to no es otro que redu­cir su con­tri­bu­ción a los ingre­sos fis­ca­les.

Ade­más, en un alar­de de mez­quin­dad exi­gen nue­vos ajus­tes pre­su­pues­ta­rios y una reduc­ción del tama­ño del sec­tor públi­co y, por tan­to, tam­bién de los ser­vi­cios públi­cos y de la pro­tec­ción social; pero al mis­mo tiem­po no tie­nen empa­cho en recla­mar que las medi­das de esti­mu­lo eco­nó­mi­co y las ayu­das a las empre­sas «que­den al abri­go de estos recor­tes».

Así es como está plan­tea­do el cho­que de intere­ses; de mane­ra que los par­ti­dos polí­ti­cos y las ins­ti­tu­cio­nes fora­les (que son las que tie­nen com­pe­ten­cia nor­ma­ti­va en mate­ria tri­bu­ta­ria) debe­rán decan­tar­se por un mode­lo fis­cal jus­to, pro­gre­si­vo y soli­da­rio, o por el con­tra­rio favo­re­cer los intere­ses del capi­tal y la patro­nal.

En Eus­kal Herria, a 7 de octu­bre de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *