Eus­kal Memo­ria ana­li­za a fon­do el inten­to de «solu­ción final» fran­quis­ta a Eus­kal Herria

El sub­tí­tu­lo en eus­ka­ra de «El fran­quis­mo en Eus­kal Herria», la obra que la fun­da­ción Eus­kal Memo­ria está ulti­man­do y que pre­sen­ta­rá en la feria de Duran­go, pare­ce remi­tir a la situa­ción polí­ti­ca actual, carac­te­ri­za­da por los avan­ces hacia una reso­lu­ción del con­flic­to. Sin embar­go, ese «Behin beti­ko kon­pon­bi­dea» alu­de en reali­dad jus­to a lo con­tra­rio: la «solu­ción final» que el fran­quis­mo inten­tó impo­ner. Han pasa­do 75 años des­de su ini­cio y, en el momen­to en que se apro­xi­ma un cam­bio de ciclo, Eus­kal Memo­ria bus­ca cubrir ese vacío con un tra­ba­jo pro­fun­do y novedoso.

Ega­ña jus­ti­fi­có su nece­si­dad con varias anéc­do­tas per­so­na­les. Ayer, antes de acu­dir a la rue­da de pren­sa, se pasó por la biblio­te­ca más com­ple­ta de la ciu­dad y en el bus­ca­dor ape­nas encon­tró quin­ce refe­ren­cias a «fran­quis­mo» y «Eus­ka­di», inclui­dos artícu­los de revis­tas. Sin embar­go, aquel régi­men y su pro­lon­ga­ción («la tran­si­ción fue un cuen­to chino», recor­dó) lo empa­pan todo: «Ayer cené en un bar de la calle Reyes Cató­li­cos que fue incau­ta­do por el fran­quis­mo, y ante­ayer me com­pré una cami­se­ta en una tien­da que ocu­pa un local con el que ocu­rrió lo mis­mo», deta­lló el his­to­ria­dor. Aña­dió que, sin salir siquie­ra de Donos­tia, muy poca gen­te sabe que todo el actual com­ple­jo de Anoe­ta tam­bién fue fru­to de una ope­ra­ción fran­quis­ta o que el Sagra­do Cora­zón que coro­na el mon­te Urgull fue un pro­yec­to del mis­mo autor del Valle de los Caídos.

El pre­si­den­te de Eus­kal Memo­ria lamen­tó que «nos hemos pasa­do diez años hablan­do casi en exclu­si­va de fosas, de arqueo­lo­gía inclu­so, de Ley de Memo­ria His­tó­ri­ca, de un juez des­pe­cha­do…», y que con ello se corre el ries­go de per­der pers­pec­ti­va. De olvi­dar que las matan­zas de 1936 abrie­ron paso a un régi­men fas­cis­ta que no fue pro­duc­to de una sola per­so­na, sino de «una plé­ya­de, como el nazis­mo», y que ade­más «ha pene­tra­do has­ta el fon­do de nosotros».

«Sor­pren­den­te­men­te, esa his­to­ria está sin hacer. ¿Y por qué? ‑se pre­gun­tó Ega­ña-. Por­que el fran­quis­mo es exi­lio, es cár­cel, es reli­gión úni­ca, es corrup­ción, son niños roba­dos, ham­bre, muer­te… y muchos de esos epí­gra­fes están abier­tos aún».

El libro que se dará a cono­cer pron­to cons­ti­tu­ye «un estu­dio com­ple­to», con datos exhaus­ti­vos pero tam­bién aná­li­sis e inter­pre­ta­ción. Ten­drá lue­go una segun­da par­te deta­lla­da pue­blo a pue­blo, para lo que Eus­kal Memo­ria ani­ma a un auzo­lan como el que ya sir­vió para «Ger­ni­ka­ko seme-ala­bak», su pri­mer tra­ba­jo publi­ca­do hace un año y que docu­men­ta­ba la repre­sión esta­tal en los últi­mos cin­cuen­ta años.

Ven­ce­do­res y vencidos

Tam­bién des­de Eus­kal Memo­ria, Arantxa Era­sun hiló este estu­dio sobre el fran­quis­mo con un deba­te que está en pri­me­ra pla­na polí­ti­ca actual­men­te. Recor­dó que diri­gen­tes como Patxi López hablan a dia­rio de cons­truir «un rela­to úni­co» sobre «quién ha pro­du­ci­do sufri­mien­to y quién ha sido víc­ti­ma, quién es el ven­ce­dor y quién es el ven­ci­do». Afir­mó que «no sabe­mos si eso será posi­ble», pero rei­vin­di­có que, en cual­quier caso, antes que nada haría fal­ta empe­zar por escu­char todas las voces, reco­no­cer todos los nom­bres y admi­tir todas las reali­da­des. «La memo­ria es la vacu­na con­tra el olvi­do», sub­ra­yó Erasun.

En este pun­to, Iña­ki Ega­ña evo­có el famo­so dis­cur­so de José María de Areil­za, enton­ces alcal­de de Bil­bo, y su cono­ci­do «¡Vaya que si ha habi­do ven­ce­do­res y ven­ci­dos!», un men­sa­je ofi­cial que fue pre­lu­dio del «rela­to úni­co» sobre el franquismo.

Un últi­mo deta­lle ofre­ci­do en la rue­da de pren­sa refle­ja el alcan­ce de ese expo­lio a la ver­dad de los hechos. Ega­ña narró que tenía gran inte­rés en acce­der al archi­vo del Gobierno Civil de Gipuz­koa sobre 1968, año cla­ve por muer­tes como las de Txa­bi Etxe­ba­rrie­ta, pri­mer mili­tan­te de ETA falle­ci­do, y el guar­dia civil José Par­di­nes, pri­me­ra víc­ti­ma de la orga­ni­za­ción. Reci­bió el per­mi­so para ello con cier­ta sor­pre­sa, según admi­tió, pero al revi­sar­lo se encon­tró con que «lo úni­co que que­da­ba era infor­ma­ción sobre unas obras en el Gobierno Civil y sobre visi­tas de per­so­na­jes a Gipuz­koa, poco más».

Otro obs­tácu­lo es la exis­ten­cia de una nor­ma que impi­de acce­der a muchos expe­dien­tes ofi­cia­les has­ta que pasen 50 años. Es lo que evi­ta que se conoz­can toda­vía, por ejem­plo, los archi­vos corres­pon­dien­tes al pro­ce­so de Bur­gos de 1970.

El fin de Galín­dez, la vio­la­ción de Yerro y los vas­cos franquistas

Ega­ña esbo­zó algu­nos hallaz­gos de su inves­ti­ga­ción de varios años. Por ejem­plo, la vio­la­ción y muer­te de la niña María Lui­sa Yerro en 1946, que el his­to­ria­dor ya citó en un artícu­lo publi­ca­do en GARA sobre los 75 años de la masa­cre fran­quis­ta el pasa­do 11 de setiem­bre. Tam­bién hay datos nue­vos sobre el final de Jesús Galín­dez, el dele­ga­do del Gobierno Vas­co cuya pis­ta se per­dió en Nue­va York y que «aho­ra deja­rá de ser nues­tro des­apa­re­ci­do más ilus­tre para pasar a ser una víc­ti­ma más de aque­lla épo­ca». Se reve­la­rá tam­bién el orga­ni­gra­ma de la estruc­tu­ra fran­quis­ta y habrá un capí­tu­lo sobre los vas­cos fran­quis­tas más destacados

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *