Los vue­los secre­tos de la CIA: Solo era comer­cio – Pas­cual Serrano

Alber­to Piris cuen­ta algo impre­sio­nan­te en su colum­na del perió­di­co digi­tal Repú­bli­ca de las Ideas el 22 de sep­tiem­bre. Suce­dió tras un plei­to plan­tea­do en un juz­ga­do del Esta­do de Nue­va York entre dos empre­sas pri­va­das, rela­cio­na­das con la avia­ción comer­cial, que se recla­ma­ban mutua­men­te cier­tos impa­gos. Un inter­me­dia­rio aero­náu­ti­co y una com­pa­ñía de alqui­ler de avio­nes pri­va­dos, en su pug­na por­que la jus­ti­cia les die­ra la razón, han hecho salir a la luz una exten­sa docu­men­ta­ción rela­cio­na­da direc­ta­men­te con los famo­sos “vue­los secre­tos” de la CIA. Rich­mor Avia­tion, ubi­ca­da cer­ca de Hud­son, Nue­va York, deman­da a Spor­ts­flight, una empre­sa uni­per­so­nal de corre­ta­je en Long Island, por incum­pli­mien­to de con­tra­to. Docu­men­tos pre­sen­ta­dos al tri­bu­nal duran­te el plei­to mues­tran que alre­de­dor del año 2003 Spor­ts­flight orga­ni­zó dece­nas de vue­los a peti­ción de la CIA con des­tino a luga­res como Ruma­nia, Azer­bai­yán, Egip­to, Yibu­ti, Pakis­tán y Libia. Más de 1.500 pági­nas de los tri­bu­na­les que enten­die­ron en la cau­sa y de los tri­bu­na­les de ape­la­cio­nes deta­llan lla­ma­das a cuar­te­les de la CIA, a los celu­la­res y telé­fo­nos par­ti­cu­la­res de altos fun­cio­na­rios de la CIA vin­cu­la­dos al pro­gra­ma de entre­ga de pri­sio­ne­ros, así como a la com­pa­ñía con­tra­tis­ta pri­va­da Dyn­Corp, emplea­da por la agen­cia.

Los tra­yec­tos efec­tua­dos por los reac­to­res pri­va­dos, alqui­la­dos por la CIA para tras­la­dar a los pri­sio­ne­ros, figu­ran deta­lla­dos en estos docu­men­tos que el plei­to ha saca­do a la luz. Los trans­por­tes ile­ga­les de pre­sun­tos terro­ris­tas, muchos de los cua­les aca­ba­ron en Guan­tá­na­mo, se hicie­ron con escru­pu­lo­sa correc­ción buro­crá­ti­ca y admi­nis­tra­ti­va: fac­tu­ras, reci­bos y jus­ti­fi­can­tes de gas­tos. Todo muy correc­to, excep­to que secues­tra­ban a la gen­te, la nar­co­ti­za­ban, la lle­va­ban a una pri­sión clan­des­ti­na y la tor­tu­ra­ban. En los docu­men­tos que las empre­sas han apor­ta­do en su liti­gio comer­cial apa­re­cen los deta­lles de los vue­los, ciu­da­des de ori­gen y des­tino, iti­ne­ra­rios, hote­les don­de se alo­ja­ban los agen­tes, ciu­da­des don­de se ubi­ca­ban las cár­ce­les clan­des­ti­nas, acuer­dos eco­nó­mi­cos, des­cuen­tos por mayo­res vue­los y núme­ros de “pasa­je­ros”, etc…

Para ellos era una acti­vi­dad comer­cial más, fue­ron a los juz­ga­dos no por­que tuvie­ran algún pro­ble­ma en tras­la­dar a un tipo nar­co­ti­za­do y enca­pu­cha­do, sino por­que lue­go no les paga­ron lo con­ve­ni­do. Lo más impre­sio­nan­te es que qui­zás el úni­co deli­to que encuen­tren los jue­ces sea la ausen­cia de algún reci­bo o impa­go. En el capi­ta­lis­mo las cues­tio­nes rela­cio­na­das con pagos, che­ques, des­cuen­tos y con­tra­tos se abor­dan con mucha escru­pu­lo­si­dad y aca­ban ante los jue­ces para ase­gu­rar que los com­pro­mi­sos y acuer­dos se cum­plen con­for­me a la ley. Bas­ta recor­dar el caso de Al Capo­ne que tras años de crí­me­nes ter­mi­nó pro­ce­sa­do por eva­sión fis­cal. Por el con­tra­rio, los dere­chos huma­nos son cues­tio­nes secun­da­rias, nin­gún juez esta­dou­ni­den­se ha dedi­ca­do nin­gún esfuer­zo a bus­car res­pon­sa­bles por secues­trar y tor­tu­rar, qui­zás por­que ni los legis­la­do­res ni los mejo­res abo­ga­dos están para estos asun­tos, lo impor­tan­te en el capi­ta­lis­mo es que nin­gún che­que que­dé impa­ga­do

.* Publi­ca­do en Rebe­lión.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *