Los ricos tam­bién llo­ran (pero por otras cosas)- Juan Car­los Mone­de­ro

¿Vamos ente­rán­do­nos de que ser de las pri­me­ras for­tu­nas de un país, for­mar par­te de las prin­ci­pa­les empre­sas mun­dia­les, estar entre las más señe­ras cor­po­ra­cio­nes finan­cie­ras o ser de los más rele­van­tes pro­pie­ta­rios de inmue­ble no es sino resul­ta­do del robo orga­ni­za­do del tra­ba­jo de dece­nas de miles de per­so­nas? ¿Enten­de­mos que no pue­des ser rico sin robar, aun­que la ley te lo per­mi­ta?

Vivi­mos tiem­pos de Robin Hoods al revés. Soros dijo que gen­te como él tenía que estar regu­la­da, pero sigue espe­cu­lan­do; Buf­fett dijo que el gobierno de Oba­ma lo tra­ta­ba muy bien a él y a sus ami­gos, pero no ha devuel­to un dólar. La due­ña del 50% de Zara dijo que esta­ba a favor del 15‑M, pero aún se está espe­ran­do un ges­to real. ¿Por qué dicen y no hacen? ¿Quie­ren el dine­ro, la glo­ria y la ben­di­ción del Papa? ¿Ser rico y per­mi­tir­se el lujo de tener mala con­cien­cia? En el capi­ta­lis­mo actual, hay una fase mate­rial ‑don­de el tra­ba­jo escla­vo es bien­ve­ni­do- y una fase cog­ni­ti­va ‑don­de los nue­vos escla­vis­tas dicen de sí mis­mos que son unas bellí­si­mas per­so­nas-.

Y aún hay nue­vos Tio Tom que están agra­de­ci­dos por­que los ricos les devuel­ven en for­ma de cal­de­ri­lla el dine­ro que les roban. Es ver­dad que estos ladro­nes dadi­vo­sos son mejo­res que los ladro­nes des­pia­da­dos. ¿Pero mere­cen adu­la­ción? Mien­tras logra­mos hacer otra tele­vi­sión, con­ven­dría apa­gar­la.

Han demos­tra­do los neu­ro­bió­lo­gos (Gaz­za­ni­ga, ¿Qué nos hace huma­nos?) que los que se creen sus pro­pias men­ti­ras tie­nen mayo­res posi­bi­li­da­des de super­vi­ven­cia, pues son más creí­bles en el gru­po. Creer­se las pro­pias patra­ñas es una ven­ta­ja adap­ta­ti­va. La nues­tra, des­en­mas­ca­rar­los. Los que creen a los men­ti­ro­sos, no dejan des­cen­den­cia. Por for­tu­na, cada vez es más cla­ro el enga­ño. Pese a los 200 con­fe­sio­na­rios de El Reti­ro.

Siem­pre ha sido men­ti­ra que lo que es bueno para la Gene­ral Motors es bueno para los Esta­dos Uni­dos. Lo que es bueno para Zara, no es bueno para la gen­te que vive en este país. Tam­po­co para los de fue­ra. Segu­ro que es mejor tra­ba­jar como escla­vo que no tra­ba­jar. Mera super­vi­ven­cia. Te han des­es­truc­tu­ra­do tu comu­ni­dad, te han qui­ta­do el acce­so a las tie­rras cul­ti­va­bles, te han des­arrai­ga­do de tu lugar. Pero una cosa es asu­mir­lo y otra dife­ren­te es cele­brar­lo. La dife­ren­cia entre un cíni­co y un iró­ni­co es que el cíni­co siem­pre espe­ra algún tipo de pri­vi­le­gio.

¿Capi­ta­lis­mo con ros­tro humano? A lo sumo cuan­do lo estás miran­do. Se tra­ta­ría de no per­der­lo de vis­ta. Pero logra­ron el per­mi­so para abrir 24 horas las tien­das y tam­bién los fines de sema­na. Dema­sia­do tiem­po ocu­pa­dos y preo­cu­pa­dos. Cuan­do los pro­ble­mas son estruc­tu­ra­les, las solu­cio­nes son estruc­tu­ra­les. Si quie­res des­can­sar, vete pen­sa­do cómo sus­ti­tu­yes al capi­ta­lis­mo. No sabe­mos si en otra igle­sia hay sal­va­ción, pero en ésta, la con­de­na es segu­ra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *