¿Cómo evi­tar el pro­lon­ga­do letar­go de la eco­no­mía? – Joseph E. Sti­glitz

En este dilu­vio de malas noti­cias eco­nó­mi­cas, el úni­co pen­sa­mien­to recon­for­tan­te es que las cosas podrían haber sido peo­res: el con­jun­to de las tres agen­cias cla­si­fi­ca­do­ras habrían podi­do bajar la nota a los EE.UU., las Bol­sas podrían haber caí­do más aún y los EE.UU. podrían haber caí­do en el default de su deu­da.

La opi­nión gene­ral es que toda­vía exis­te, en este nue­vo epi­so­dio de la Gran Rece­sión el ele­va­do ries­go de que las cosas empeo­ren, sin que los gobier­nos encuen­tren un ins­tru­men­to efi­caz. El pri­mer pun­to es cer­te­ro, pero el segun­do no lo es.

Duran­te la cri­sis ‑y aún antes- los eco­no­mis­tas key­ne­sia­nos plan­tea­ron una cohe­ren­te inter­pre­ta­ción de los acon­te­ci­mien­tos. Antes de la cri­sis, y en gran medi­da en los EE.UU., la eco­no­mía mun­dial se halla­ba sos­te­ni­da por una bur­bu­ja. La explo­sión de la bur­bu­ja dejó un exce­den­te de endeu­da­mien­to e inmo­bi­lia­rio. El con­su­mo se man­ten­drá bajo y en ambos lados del Atlán­ti­co la aus­te­ri­dad garan­ti­za que no será el Esta­do quién lle­ne el vacío. No es sor­pren­den­te, por lo tan­to, que en estas con­di­cio­nes las empre­sas ‑aún las que tie­nen acce­so a los capi­ta­les- se resis­tan a inver­tir.

Es cier­to que quie­nes se preo­cu­pa­ron por la fal­ta de ins­tru­men­tos polí­ti­cos, en par­te tie­nen razón. La mala polí­ti­ca mone­ta­ria que nos ha sumer­gi­do en el cena­gal no está en con­di­cio­nes de auxi­liar­nos. Pero si logra­mos cal­mar a los hal­co­nes de la infla­ción de la Reser­va Fede­ral, un ter­cer perío­do de fle­xi­bi­li­za­ción cuan­ti­ta­ti­va sería toda­vía menos efi­caz que el pre­ce­den­te. El que más con­tri­bu­yó pro­ba­ble­men­te a gene­rar bur­bu­jas en los mer­ca­dos emer­gen­tes, sin relan­zar sin embar­go los prés­ta­mos ni las inver­sio­nes en los EE.UU.

El anun­cio rea­li­za­do por la Reser­va Fede­ral de que man­ten­dría sus tasas tes­ti­go a un nivel cer­cano a cero duran­te los dos años pró­xi­mos reve­la mani­fies­ta­men­te su deses­pe­ra­ción ante las difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas. Por lo tan­to aun­que esa medi­da con­si­ga poner lími­tes, por lo menos tem­po­ral­men­te, a la caí­da de los pre­cios de las accio­nes, no echa­rá las bases de la recu­pe­ra­ción: no son las ele­va­das tasas de inte­rés las que impi­den reflo­tar la eco­no­mía.

Las gran­des empre­sas regur­gi­tan liqui­dez, pero los ban­cos no otor­gan prés­ta­mos a las empre­sas media­nas y peque­ñas que en toda eco­no­mía son fuen­te de crea­ción de empleos. La FED y el Teso­ro han fra­ca­sa­do lamen­ta­ble­men­te en la revi­go­ri­za­ción de ese tipo de prés­ta­mos, que serían mucho más efi­ca­ces para reac­ti­var la eco­no­mía que el man­te­ni­mien­to de bajas tasas de inte­rés has­ta 2015.

Por lo tan­to la ver­da­de­ra solu­ción, al menos en lo con­cer­nien­te a paí­ses como los EE.UU., pres­tar a bajas tasas de inte­rés es sen­ci­lla: uti­li­zar el dine­ro para pro­ce­der a inver­sio­nes alta­men­te ren­ta­bles. Eso reac­ti­va­ría el cre­ci­mien­to y gene­ra­ría ingre­sos fis­ca­les, redu­cien­do de ese modo la rela­ción entre la deu­da y el pro­duc­to bru­to interno (PBI) y mejo­ran­do la sus­ten­ta­bi­li­dad de la deu­da.

Aun con las con­di­cio­nes pre­su­pues­ta­rias que cono­ce­mos, reorien­tar los gas­tos y los impues­tos hacia el cre­ci­mien­to ‑redu­cien­do las reten­cio­nes sala­ria­les y aumen­tán­do­les los impues­tos a los ricos, pero baján­do­les tam­bién los impues­tos a las empre­sas que invier­ten y aumen­tán­do­se­los a las que no lo hacen, per­mi­ti­ría mejo­rar la sus­ten­ta­bi­li­dad de la deu­da.

Las polí­ti­cas actua­les se resis­ten sin embar­go a enca­rar esas solu­cio­nes. Los mer­ca­dos saben que la ola de bajos impues­tos y de feti­chis­mo que cir­cu­la actual­men­te por el Atlán­ti­co nor­te sig­ni­fi­ca que no exis­te dis­po­ni­ble nin­gún ins­tru­men­to: la polí­ti­ca mone­ta­ria no fun­cio­na­rá, la polí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria está tra­ba­da, el cre­ci­mien­to decli­na­rá y el mejo­ra­mien­to de los défi­cit (resul­ta­do de la aus­te­ri­dad) será decep­cio­nan­te.

Pero, como lo mues­tra la degra­da­ción anun­cia­da por Stan­dard and Poors (S&P), tam­bién los mer­ca­dos tie­nen su agen­da polí­ti­ca. Nin­gún eco­no­mis­ta se con­ten­ta­ría con tomar en con­si­de­ra­ción solo la colum­na deu­do­ra del balan­ce. Es sin embar­go lo que ha hecho S&P. Más reve­la­dor es aún el hecho de que los EE.UU. regu­lan su deu­da en dóla­res y que son ellos los que con­tro­lan la emi­sión de bille­tes. No hay por lo tan­to nin­gún ries­go de default excep­to en el tipo de pan­to­mi­ma polí­ti­ca que nos aca­ba de brin­dar S&P.

Los mer­ca­dos se equi­vo­can a menu­do, pero el balan­ce de las agen­cias de cali­fi­ca­ción no ins­pi­ran con­fian­za, en todo caso no se jus­ti­fi­ca cier­ta­men­te que se sus­ti­tu­ya la opi­nión con­ver­gen­te de millo­nes de per­so­nas por el cri­te­rio de un puña­do de “tec­nó­lo­gos” que tra­ba­jan para una fir­ma cuya con­duc­ción y moti­va­cio­nes son pro­ble­má­ti­cos. Los diri­gen­tes euro­peos tie­nen razón cuan­do aca­ban de pedir que no hay que fiar­se dema­sia­do de las cali­fi­ca­cio­nes de esas agen­cias.

Euro­pa y Esta­dos Uni­dos se hallan actual­men­te enfren­ta­dos a excep­cio­na­les difi­cul­ta­des polí­ti­cas. Es difí­cil opi­nar sobre cual de las situa­cio­nes es peor: la pará­li­sis esta­dou­ni­den­se o la tam­ba­lean­te estruc­tu­ra polí­ti­ca euro­pea. Los diri­gen­tes euro­peos han toma­do medi­das deci­si­vas pero los acon­te­ci­mien­tos van más rápi­do aún que sus rati­fi­ca­cio­nes y su pues­ta en mar­cha.

En Euro­pa la rela­ción entre la deu­da y el PBI es más baja que en los EE.UU.; si tuvie­ra igual­men­te un ade­cua­do pre­su­pues­to común, Euro­pa esta­ría en mejo­res con­di­cio­nes que los EE.UU.

El otro pro­ble­ma de Euro­pa es que hay dema­sia­da gen­te que pien­sa que la aus­te­ri­dad pre­su­pues­ta­ria es la res­pues­ta ade­cua­da. Recor­de­mos sin embar­go que antes de la cri­sis Espa­ña e Irlan­da regis­tra­ban exce­den­tes y una débil rela­ción entre deuda/​PBI. Aumen­tar la aus­te­ri­dad no ten­drá otro resul­ta­do que des­ace­le­rar el cre­ci­mien­to de Euro­pa y acre­cen­tar los pro­ble­mas pre­su­pues­ta­rios.

Los res­pon­sa­bles euro­peos no advir­tie­ron sino aho­ra que Gre­cia y los demás paí­ses alcan­za­dos por la cri­sis nece­si­ta­ban cre­cer y que la aus­te­ri­dad no es el camino.

Todo lo ante­rior acre­cien­ta la pro­ba­bi­li­dad de que el Atlán­ti­co nor­te sufra una rece­sión de doble vacío, pero tam­po­co hay nada mági­co en el núme­ro cero. La tasa de cre­ci­mien­to crí­ti­ca es aque­lla a par­tir de la cual deja de ahon­dar­se el défi­cit labo­ral. El pro­ble­ma es que la actual tasa de cre­ci­mien­to de Euro­pa y de los EE.UU. que está alre­de­dor del 1% es menos de la mitad de lo que se nece­si­ta­ría para lograr­lo.

A comien­zos de la rece­sión, escu­cha­mos muchas ama­bles pala­bras acer­ca de que había­mos apren­di­do lec­cio­nes de la Gran Depre­sión y del pro­lon­ga­do letar­go japo­nés. Aho­ra sabe­mos que no había­mos apren­di­do nada. El plan de reac­ti­va­ción esta­dou­ni­den­se es dema­sia­do modes­to, poco dura­ble y mal con­ce­bi­do.

No se ha obli­ga­do a los ban­cos a vol­ver a pres­tar. Nues­tros diri­gen­tes han inten­ta­do camu­flar las debi­li­da­des de la eco­no­mía, temien­do tal vez que hablan­do fran­ca­men­te se corría el ries­go de des­truir total­men­te una con­fian­za ya dema­sia­do frá­gil. Pero la par­ti­da ya está per­di­da.

Aho­ra la ampli­tud del pro­ble­ma ha sali­do a la luz y ha sur­gi­do una nue­va cer­te­za: la cer­te­za de que cua­les­quie­ra que sean las medi­das que se adop­ten, las cosas van a empo­rar. Un pro­lon­ga­do letar­go pare­ce ser de aho­ra en más el esce­na­rio más opti­mis­ta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *