Mur­doch: des­víos y pode­res fác­ti­cos – La Jor­na­da

En el con­tex­to de su com­pa­re­cen­cia ante la Comi­sión de Cul­tu­ra del Par­la­men­to bri­tá­ni­co por el caso de las escu­chas tele­fó­ni­cas ile­ga­les lle­va­das a cabo por el dia­rio sen­sa­cio­na­lis­ta News of the World, el mag­na­te de ori­gen aus­tra­liano Rupert Mur­doch ‑pro­pie­ta­rio de la tras­na­cio­nal de medios News Corp, de la que for­ma par­te el cita­do tabloi­de- recha­zó ser el úni­co res­pon­sa­ble del escán­da­lo que ha sacu­di­do a su impe­rio mediá­ti­co. El tam­bién pro­pie­ta­rio de medios esta­du­ni­den­ses como The Wall Street Jour­nal y la cade­na Fox dedi­có su inter­ven­ción a repar­tir cul­pas entre la gen­te a la que con­fié diri­gir y qui­zá la gen­te en la que ellos con­fia­ron y, en lo que pare­ció un inten­to por mini­mi­zar el escán­da­lo, seña­ló que News of the World repre­sen­ta menos del uno por cien­to del gru­po empre­sa­rial que enca­be­za.

Es impor­tan­te recor­dar que el caso de las escu­chas ile­ga­les ha pues­to al des­cu­bier­to ‑ade­más de prác­ti­cas des­pre­cia­bles en el ejer­ci­cio perio­dís­ti­co, como el espio­na­je de con­ver­sa­cio­nes pri­va­das con fines ama­ri­llis­tas- una cade­na de com­pli­ci­da­des polí­ti­cas y poli­cia­cas que ha oca­sio­na­do ya la renun­cia de altos man­dos de Scotland Yard y de la Poli­cía Metro­po­li­ta­na de Lon­dres, y se ha con­ver­ti­do en fac­tor de des­es­ta­bi­li­za­ción para el gobierno que enca­be­za el con­ser­va­dor David Came­ron.

En una pri­me­ra impre­sión, resul­ta sig­ni­fi­ca­ti­vo y alen­ta­dor que el due­ño de un con­sor­cio mediá­ti­co tan pode­ro­so haya sido sen­ta­do en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos para ren­dir expli­ca­cio­nes por una prác­ti­ca pal­ma­ria­men­te delic­ti­va, como la comen­ta­da, no obs­tan­te las medi­das de con­trol de daños pues­tas en mar­cha en días y sema­nas pre­vias. Sin embar­go, si se toma en cuen­ta el his­to­rial de escán­da­los en los que el con­sor­cio de Mur­doch se ha vis­to invo­lu­cra­do por escu­chas tele­fó­ni­cas ile­ga­les ‑las pri­me­ras evi­den­cias datan de 2006‑, el hecho de que el empre­sa­rio aus­tra­liano haya sido lla­ma­do a com­pa­re­cer ape­nas aho­ra es alec­cio­na­dor del mar­gen de impu­ni­dad de que gozan los pode­res fác­ti­cos; de su capa­ci­dad de ten­der rami­fi­ca­cio­nes en las esfe­ras guber­na­men­ta­les y de gene­rar, en pro­ve­cho pro­pio, dis­tor­sio­nes mayús­cu­las en la vida polí­ti­ca.

El corre­la­to inelu­di­ble de este poder vas­to e inde­bi­do es, por un lado, el pro­ce­so de con­cen­tra­ción de la indus­tria mediá­ti­ca mun­dial en unos cuan­tos gru­pos empre­sa­ria­les ‑los cua­les dic­tan hoy por hoy la agen­da infor­ma­ti­va y los con­te­ni­dos del entre­te­ni­mien­to a esca­la mundial‑, y por el otro, el aban­dono, por par­te esos con­glo­me­ra­dos, de los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de la éti­ca perio­dís­ti­ca, sobre todo cuan­do ésta entra en con­flic­to con el inte­rés eco­nó­mi­co. La con­fi­gu­ra­ción actual de un poder mediá­ti­co oli­gár­qui­co y vol­ca­do a la defen­sa de los intere­ses cor­po­ra­ti­vos expli­ca tan­to la pues­ta en mar­cha de prác­ti­cas perio­dís­ti­cas sin escrú­pu­los ‑las cua­les sue­len deri­var de la impo­si­ción a los infor­ma­do­res de con­si­de­ra­cio­nes comer­cia­les orien­ta­das a incre­men­tar audien­cias y electorados‑, como la red de com­pli­ci­da­des polí­ti­cas como las que las empre­sas de Mur­doch han for­ma­do en dis­tin­tos momen­tos con el labo­ris­ta Tony Blair y con el con­ser­va­dor David Came­ron; con el repu­bli­cano Geor­ge W. Bush y con la demó­cra­ta Hillary Clin­ton y, más recien­te­men­te, con gru­pos ultra­con­ser­va­do­res esta­du­ni­den­ses, como el Tea Party.

Tales ras­gos, en con­jun­to, repre­sen­tan un des­vío de la labor de infor­ma­ti­va que en nada con­tri­bu­ye al desa­rro­llo demo­crá­ti­co de las socie­da­des ‑todo lo contrario‑, y que cons­ti­tu­ye uno de los prin­ci­pa­les las­tres al dere­cho a la infor­ma­ción.

Los estre­chos víncu­los pues­tos en evi­den­cia por este epi­so­dio entre el poder empre­sa­rial de Rupert Mur­doch y el actual gobierno bri­tá­ni­co plan­tean una pers­pec­ti­va deso­la­do­ra: si gobier­nos como el que pre­si­de Came­ron no pue­den actuar con inde­pen­den­cia y auto­no­mía de tales intere­ses cor­po­ra­ti­vos, menos aún pue­den hacer­lo las auto­ri­da­des de los paí­ses pobres y depen­dien­tes como el nues­tro, cuyas ins­ti­tu­cio­nes poseen mucho menor capa­ci­dad para sal­va­guar­dar el dere­cho de las per­so­nas a la infor­ma­ción y a la pri­va­ci­dad. En suma, ade­más de resul­tar emble­má­ti­co del vas­to pode­río eco­nó­mi­co y polí­ti­co de pode­res fác­ti­cos y de la pre­su­mi­ble clau­di­ca­ción del gobierno bri­tá­ni­co ante esos intere­ses, el epi­so­dio comen­ta­do debie­ra sen­tar un pre­ce­den­te para que las pobla­cio­nes de nacio­nes en desa­rro­llo deman­den extre­ma­da cau­te­la y trans­pa­ren­cia en los tra­tos y rela­cio­nes de sus auto­ri­da­des con las gran­des cor­po­ra­cio­nes mediá­ti­cas

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *