El salien­te jefe del Pen­tá­gono aho­ra fus­ti­ga a la OTAN y cues­tio­na su via­bi­li­dad

OTAN

La alian­za mili­tar de 60 años entre Esta­dos Uni­dos y Euro­pa enfren­ta un futu­ro som­brío, si no muy oscu­ro por el esca­so com­pro­mi­so de algu­nos socios euro­peos de la OTAN”, dijo hoy el secre­ta­rio de Defen­sa nor­te­ame­ri­cano, Robert Gates, en un áspe­ro men­sa­je de des­pe­di­da.

En su últi­mo dis­cur­so como jefe del Pen­tá­gono, Gates cues­tio­nó la via­bi­li­dad de la OTAN y dijo que la fal­ta de volun­tad polí­ti­ca y la renuen­cia de sus miem­bros a gas­tar dine­ro podrían hacer que Esta­dos Uni­dos reti­re su apo­yo a esa alian­za mili­tar crea­da en 1949 para con­te­ner a la Unión Sovié­ti­ca.

“Pue­de que futu­ros líde­res esta­dou­ni­den­ses ‑aque­llos para quie­nes la Gue­rra Fría no fue la expe­rien­cia for­ma­ti­va que fue para mí- con­si­de­ren que lo que se devuel­ve a la inver­sión nor­te­ame­ri­ca­na no com­pen­sa su cos­to”, dijo Gates en un dis­cur­so en Bru­se­las en la últi­ma jor­na­da de una gira mun­dial de 11 días.

No es la pri­me­ra vez que Gates expre­sa su frus­tra­ción con la buro­cra­cia de la OTAN y con las múl­ti­ples reser­vas de muchos gobier­nos euro­peos en su par­ti­ci­pa­ción mili­tar en la gue­rra de Afga­nis­tán, pero todas sus exhor­ta­cio­nes a una mayor con­tri­bu­ción de tro­pas caye­ron mayor­men­te en saco roto.

Las decla­ra­cio­nes de hoy del jefe del Pen­tá­gono de que la OTAN se está que­dan­do cor­ta en el cum­pli­mien­to de sus obli­ga­cio­nes y endo­san­do dema­sia­do el tra­ba­jo a Esta­dos Uni­dos fue­ron de una fran­que­za inusual­men­te dura, según ana­lis­tas.

Gates dijo que las dos prin­ci­pa­les ope­ra­cio­nes mili­ta­res de la OTAN en la actua­li­dad ‑en Afga­nis­tán y Libia- refle­jan debi­li­da­des y poco com­pro­mi­so den­tro de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te.

“La pura reali­dad es que habrá un ape­ti­to y una pacien­cia men­guan­tes en el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se ‑y en el cuer­po polí­ti­co nor­te­ame­ri­cano- res­pec­to de gas­tar fon­dos cada vez más pre­cio­sos en bene­fi­cio de nacio­nes que pare­cen poco dis­pues­tas a des­ti­nar los recur­sos nece­sa­rios o hacer los cam­bios nece­sa­rios para ser socios serios y capa­ces de su pro­pia defen­sa”, seña­ló Gates.

Sin dar nom­bres, Gates deplo­ró que haya alia­dos “que quie­ren y desean ardien­te­men­te que los con­tri­bu­yen­tes nor­te­ame­ri­ca­nos asu­man la cre­cien­te car­ga de segu­ri­dad que les que­da por las reduc­cio­nes de los pre­su­pues­tos de defen­sa euro­peos”.

El secre­ta­rio de Defen­sa dijo que la gue­rra de Afga­nis­tán es el ejem­plo más cla­ro de la frus­tra­ción de su país con el com­pro­mi­so de Euro­pa.

“Pese a con­tar con más de 2 millo­nes de sol­da­dos, sin con­tar el Ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se, la OTAN hizo esfuer­zos, por momen­tos deses­pe­ra­dos, de sos­te­ner un des­plie­gue de entre 25.000 y 45.000 efec­ti­vos”, seña­ló Gates.

El fun­cio­na­rio agre­gó que esto se veri­fi­ca “no sólo en con­cep­to de botas sobre el terreno, sino en cru­cia­les recur­sos de apo­yo como heli­cóp­te­ros, aero­na­ves de trans­por­te, inte­li­gen­cia, vigi­lan­cia, reco­no­ci­mien­to y muchos más”.

Gates, un ex espía de la CIA que lle­gó a la jefa­tu­ra de la agen­cia de inte­li­gen­cia entre 1991 y 1993, se reti­ra el 30 del corrien­te mes lue­go de 4 años y medio al fren­te del Pen­tá­gono.

Se espe­ra que el fun­cio­na­rio nomi­na­do para reem­pla­zar­lo, Leon Panet­ta, asu­ma al 1 de julio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *