Domi­ni­que Strauss-Kahn: El lega­do pre­da­dor colo­nial – James Petras

El inten­to de Domi­ni­que Strauss-Kahn (DSK), Direc­tor Gene­ral del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, de come­ter abu­sos sexua­les y vio­lar a una emplea­da de lim­pie­za afri­ca­na encar­na, a esca­la micros­có­pi­ca, el con­jun­to del lega­do his­tó­ri­co y con­tem­po­rá­neo de las rela­cio­nes colo­nia­les neo­co­lo­nia­les. Los esfuer­zos por pre­sen­tar este acto delic­ti­vo como una obse­sión indi­vi­dual, una debi­li­dad per­so­nal o «la idio­sin­cra­sia lati­na» no con­si­guen expli­car la «his­to­ria pro­fun­da» en la que se ins­cri­ben estas pato­lo­gías psi­co­ló­gi­cas.

La pri­me­ra pis­ta sal­ta a la vis­ta en la super­fi­cie mis­ma de los anta­go­nis­tas, en la piel: por una par­te, un polí­ti­co euro­peo blan­co y pode­ro­so que repre­sen­ta la volun­tad colec­ti­va de una orga­ni­za­ción que aglu­ti­na a la cla­se capi­ta­lis­ta mun­dial u que dis­po­ne de los recur­sos eco­nó­mi­cos para cas­ti­gar con dure­za a los paí­ses pobres y endeu­da­dos que des­obe­dez­can sus per­ju­di­cia­les órde­nes eco­nó­mi­cas; por otra, una madre sol­te­ra, una tra­ba­ja­do­ra negra de una anti­gua colo­nia fran­ce­sa del Áfri­ca Occi­den­tal (Gui­nea), a quien las auto­ri­da­des colo­nia­les fran­ce­sas, cuan­do se mar­cha­ban por­que se había atre­vi­do a afir­mar su inde­pen­den­cia, «des­po­ja­ron de todo» y, pos­te­rior­men­te, obli­ga­ron a some­ter­se a unas impo­si­cio­nes eco­nó­mi­cas «neo­co­lo­nia­les» que garan­ti­za­ran su estan­ca­mien­to y subor­di­na­ción.

¿Ha sido por un «ata­que de locu­ra», como diría Mar­tin Wolf, del Finan­cial Times, por lo que DSK ha arro­ja­do por la bor­da un pues­to pode­ro­so y pres­ti­gio­so y, pro­ba­ble­men­te, la pre­si­den­cia de Fran­cia a cam­bio de un momen­to de sexo con vio­len­cia? ¿O esta­ba inter­pre­tan­do y vivien­do los pape­les his­tó­ri­cos pro­fun­da­men­te arrai­ga­dos en la psi­que y en las cos­tum­bres cul­tu­ra­les de un des­cen­dien­te y artí­fi­ce de las reali­da­des colo­nia­les: impo­ner sus deman­das sexua­les a una «cria­da negra»? No cabe duda de que el hecho de que la emplea­da de la lim­pie­za habla­ra fran­cés y pro­ce­die­ra de una anti­gua colo­nia fran­ce­sa que había pade­ci­do infi­ni­dad de impo­si­cio­nes «fran­ce­sas» y, pos­te­rior­men­te, del FMI, pro­du­cía en el pode­ro­so depre­da­dor la sen­sa­ción de «tener dere­cho» a apro­piar­se de la car­ne negra, igual que tan­tas otros pre­de­ce­so­res y com­pa­trio­tas en pues­tos de auto­ri­dad habían hecho con «sus» cria­das duran­te la admi­nis­tra­ción de la colo­nia. En épo­cas más recien­tes, es indu­da­ble que los altos car­gos de las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les que via­jan a Áfri­ca sue­len relle­nar sus cuen­tas de gas­tos con­tra­tan­do a pros­ti­tu­tas para que «los sir­van», al tiem­po que impo­nen medi­das de aus­te­ri­dad que empo­bre­cen a los paí­ses y obli­gan a millo­nes de per­so­nas a huir al extran­je­ro en bus­ca de empleos de ínfi­ma cate­go­ría… como emplea­das de la lim­pie­za en hote­les de lujo. Tal vez la «fami­lia­ri­dad colo­nial», la len­gua «común» habla­da por el opre­sor y la víc­ti­ma… exci­ta­ra la obse­sión sexual per­ver­sa.

El lega­do colo­nial: La psi­co­lo­gía social de la vio­la­ción

La his­to­ria de las con­quis­tas colo­nia­les, gue­rras impe­ria­les y ocu­pa­cio­nes mili­ta­res, pri­me­ro euro­peas y, lue­go, esta­dou­ni­den­ses, es una his­to­ria de saqueo, escla­vi­tud, explo­ta­ción y, por enci­ma de todo, afir­ma­ción de supre­ma­cía y poder. Los bene­fi­cios y pla­ce­res caen del lado tan­to de los gran­des eje­cu­ti­vos de la ban­ca y la mine­ría como de las auto­ri­da­des colo­nia­les, sobre todo entre quie­nes, de las cla­ses medias ascen­den­te y sus fami­lia­res y ami­gos en el país, ven en su recién des­cu­bier­to poder una opor­tu­ni­dad de satis­fa­cer los anto­jos y capri­chos que se les nie­gan en sus ciu­da­des «de ori­gen».

El poder abso­lu­to de los admi­nis­tra­do­res colo­nia­les les per­mi­te obte­ner sumi­sión abso­lu­ta ante los tri­bu­na­les de jus­ti­cia de quie­nes care­cen de poder (las muje­res afri­ca­nas sol­te­ras, sin fami­lia, ni ami­gos) y de todos aque­llos a quie­nes se nie­ga la igual­dad. Estos últi­mos viven some­ti­dos a los des­pi­dos, las lis­tas negras, el des­em­pleo, la inti­mi­da­ción, la humi­lla­ción y los insul­tos por atre­ver­se a denun­ciar a sus supe­rio­res colo­nia­les. Estas cir­cuns­tan­cias y rela­cio­nes se repro­du­cen hoy día en todos los paí­ses some­ti­dos a los dic­ta­dos del FMI, el Ban­co Cen­tral Euro­peo y el Depar­ta­men­to del Teso­ro esta­dou­ni­den­se.

Neo­co­lo­nia­lis­mo con­tem­po­rá­neo: Lle­gan, saquean, vio­lan

El FMI y sus adlá­te­res finan­cie­ros impe­ria­les se apro­ve­chan de las deu­das y las cri­sis de unos gober­nan­tes corrup­tos y cóm­pli­ces para dic­tar las con­di­cio­nes de los prés­ta­mos. Los altos car­gos se apro­pian de la sobe­ra­nía e impo­nen medi­das eco­nó­mi­cas que pri­va­ti­zan y des­na­cio­na­li­zan el con­jun­to de la eco­no­mía, redu­cen sala­rios y pen­sio­nes, empeo­ran las con­di­cio­nes labo­ra­les y ejer­cen dere­cho a veto con­tra todos los car­gos eco­nó­mi­cos loca­les. El FMI y los ban­cos cen­tra­les vuel­ven a colo­ni­zar al país deu­dor. Todos los bene­fi­cios del comer­cio y la inver­sión se des­ti­nan prin­ci­pal­men­te al exte­rior y a las cla­ses más altas. La divi­sión neo­co­lo­nial del tra­ba­jo supo­ne capi­tal impe­rial y mano de obra negra.

Inmer­sos en este sis­te­ma de poder mun­dial his­tó­ri­co, las pode­ro­sas auto­ri­da­des de las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les cuen­tan con el res­pal­do eco­nó­mi­co y mili­tar de Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea: los direc­to­res son nom­bra­dos por euro­ame­ri­ca­nos y sue­len impo­ner las reglas del jue­go con las que pros­pe­ran. Los «altos car­gos inter­na­cio­na­les», en cali­dad de estre­chos cola­bo­ra­do­res y socios ante­rio­res y futu­ros de la rique­za empre­sa­rial pri­va­da y de pro­ba­bles diri­gen­tes polí­ti­cos de los gobier­nos impe­ria­les, viven y com­par­ten el poder, la rique­za, el lujo y las ven­ta­jas de los más ricos. Vue­lan con bille­te de pri­me­ra cla­se y se alo­jan en las sui­tes más lujo­sas de los hote­les de cin­co estre­llas. Reci­ben de sus endeu­da­dos «anfi­trio­nes» un tra­to digno de reyes. Sobre todo, están acos­tum­bra­dos a que se les obe­dez­ca: espe­ran sumi­sión. Creen que sus capri­chos y per­ver­sio­nes son «excre­cen­cias natu­ra­les» de sus «salu­da­bles ape­ti­tos» esti­mu­la­dos por via­jes vibran­tes, por reunio­nes fre­cuen­tes y por las insos­la­ya­bles órde­nes que dic­tan. Si los más altos car­gos loca­les de un país deu­dor se some­ten, ¿quié­nes son las emplea­das de la lim­pie­za para poner pegas? Debe­rían sen­tir­se orgu­llo­sas de haber sido esco­gi­das para «ser­vir» a quie­nes hacen y des­ha­cen en eco­no­mías ente­ras y en los medios de vida de millo­nes de per­so­nas.

La resis­ten­cia

DSK, el fla­man­te regen­te de la mayor ins­ti­tu­ción eco­nó­mi­ca glo­bal, no espe­ra­ba que una anti­gua súb­di­ta colo­nial fran­ce­sa inmi­gran­te se resis­tie­ra a sus insi­nua­cio­nes sexua­les. Cuan­do en un prin­ci­pio se negó a some­ter­se, DSK recu­rrió a la fuer­za y la vio­len­cia. Exac­ta­men­te igual que, cuan­do los tra­ba­ja­do­res y los des­em­plea­dos con­vo­can huel­gas gene­ra­les y mani­fes­ta­cio­nes masi­vas con­tra los pro­gra­mas de aus­te­ri­dad impues­tos por el FMI, los gobier­nos orde­nan a la poli­cía y las fuer­zas arma­das que impon­gan la sumi­sión con vio­len­cia. La emplea­da negra de la lim­pie­za no se resis­tió pri­me­ro para some­ter­se des­pués, como sue­le suce­der en el caso de los movi­mien­tos de los tra­ba­ja­do­res. Con­vir­tió su furia en una cues­tión públi­ca, denun­ció la con­duc­ta delic­ti­va vio­len­ta ocul­ta bajo la ima­gen res­pe­ta­ble y aco­mo­da­da. Enfren­tó al regen­te con la opi­nión públi­ca demo­crá­ti­ca en gene­ral. El ros­tro públi­co del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal, la cabe­za visi­ble de la mis­ma ins­ti­tu­ción pre­da­do­ra que vio­la a pobla­cio­nes ente­ras de tra­ba­ja­do­res en nom­bre de eufe­mis­mo vacuos («esta­bi­li­za­ción eco­nó­mi­ca») no es más que un bur­do ladrón de entre­pier­nas, un vie­jo ver­de de tres al cuar­to.

¡Cuán­tos millo­nes de muje­res tra­ba­ja­do­ras y cam­pe­si­nas indo­chi­nas y arge­li­nas, y de sus des­cen­dien­tes, que pade­cie­ron humi­lla­cio­nes seme­jan­tes duran­te la admi­nis­tra­ción colo­nial fran­ce­sa, deben de sen­tir­se aho­ra rei­vin­di­ca­das por el sim­ple acto de denun­cia de una gui­nea­na emplea­da de la lim­pie­za, tan lejos de Áfri­ca, pero tan cer­ca del cora­zón de la rebe­lión con­tra las injus­ti­cias uni­ver­sa­les infli­gi­das a dia­rio por el FMI y sus cóm­pli­ces loca­les!

Las reac­cio­nes de la izquier­da: los socia­lis­tas fran­ce­ses

Como se podía espe­rar, la mayo­ría de la opi­nión «socia­lis­ta» fran­ce­sa ha defen­di­do a DSK y ha acu­sa­do a su víc­ti­ma, la tra­ba­ja­do­ra afri­ca­na negra, de for­mar par­te de una sinies­tra cons­pi­ra­ción capi­ta­lis­ta con­tra el esen­cial por­ta­voz e impul­sor del capi­tal inter­na­cio­nal esco­gi­do.

El Par­ti­do Socia­lis­ta fran­cés cuen­ta con una lar­ga y sór­di­da his­to­ria de apo­yo a gue­rras colo­nia­les san­grien­tas: Indo­chi­na, Arge­lia y doce­nas de inter­ven­cio­nes mili­ta­res en Áfri­ca. En la actua­li­dad apo­yan las gue­rras con­tra Libia, Iraq y Afga­nis­tán. Como siem­pre, son «disi­den­tes», izquier­dis­tas, inte­lec­tua­les «crí­ti­cos» y fac­cio­nes «trots­kis­tas» que hablan en defen­sa de los «dere­chos» del acu­sa­do, y tam­bién de la víc­ti­ma, pero que veían en DSK, el direc­tor del FMI, y en sus mul­ti­mi­llo­na­rios par­ti­da­rios, el bille­te de regre­so al Pala­cio del Elí­seo, a la pre­si­den­cia y a los boti­nes que pro­por­cio­na­ría el car­go.

El «socia­lis­mo colo­nial» en Euro­pa, igual que el «libe­ra­lis­mo impe­rial» en Esta­dos Uni­dos, tie­ne una lar­ga e igno­mi­nio­sa his­to­ria: ambos «con­fían» en la decla­ra­ción de ino­cen­cia de un finan­cie­ro pro­ce­sa­do antes que en las acu­sa­cio­nes de una emplea­da de la lim­pie­za negra e inmi­gran­te, cosa nada rara. Tie­nen toda una tra­yec­to­ria de con­ver­sión de delin­cuen­tes en víc­ti­mas y de víc­ti­mas en cons­pi­ra­do­res… delin­cuen­tes.

No hay más que ver el apo­yo de los socia­lis­tas fran­ce­ses y los libe­ra­les esta­dou­ni­den­ses a los colo­nia­lis­tas israe­líes antes que a los «terro­ris­tas» pales­ti­nos; o a las fuer­zas de ocu­pa­ción de la OTAN fren­te a la resis­ten­cia afga­na; o a los autó­cra­tas tune­ci­nos fren­te a los mani­fes­tan­tes pro demo­cra­cia.

El hecho de que algu­nos sec­to­res de la «izquier­da» en Fran­cia y Esta­dos Uni­dos afir­men que DSK es una víc­ti­ma de una «cons­pi­ra­ción de las éli­tes» es una señal indu­da­ble de la dege­ne­ra­ción total y abso­lu­ta en que viven y de la per­ver­sión de cual­quier cosa que se parez­ca a una acti­tud pro­gre­sis­ta. Bajo los dic­ta­dos de Strauss-Kahn el FMI ha impues­to los recor­tes socia­les más reac­cio­na­rios de la his­to­ria recien­te en Espa­ña, Gre­cia y Por­tu­gal: la tasa de des­em­pleo ascien­de en Espa­ña entre los meno­res de 30 años al 45 por cien­to y, en el con­jun­to de la pobla­ción, al 22 por cien­to; en Gre­cia, al 16 por cien­to y en Por­tu­gal, al 13 por cien­to. Las pen­sio­nes se han redu­ci­do un 15 por cien­to y los sala­rios, un por­cen­ta­je igual o supe­rior. Se van a pri­va­ti­zar gran­des sec­to­res de la eco­no­mía grie­ga, cifra­da en 50.000 millo­nes de euros, por­que DSK actúa en bene­fi­cio de las mul­ti­na­cio­na­les. Con las medi­das de aus­te­ri­dad del FMI las eco­no­mías de Euro­pa meri­dio­nal se con­traen: las inver­sio­nes públi­cas y el con­su­mo pri­va­do expe­ri­men­tan un retro­ce­so y las tasas de cre­ci­mien­to nega­ti­vo de los tres últi­mos años ron­dan entre el 5 y el 10 por cien­to sin que haya un final a la vis­ta.

Si hay algu­na «cons­pi­ra­ción» para ten­der una tram­pa a DSK, no hay duda de que no pro­ce­de de nin­gu­na «éli­te», ni de nin­gún «gran gru­po ban­ca­rio». Lo más pro­ba­ble es que des­pués de la reclu­sión y pro­ce­sa­mien­to ini­cia­les, los pode­res eco­nó­mi­cos que res­pal­dan a DSK se pon­gan a tra­ba­jar; ya han con­se­gui­do que sal­ga en liber­tad bajo fian­za; la víc­ti­ma y acu­sa­do­ra ha sido some­ti­da a un inten­so inte­rro­ga­to­rio poli­cial y se pue­de espe­rar que los «medios de comu­ni­ca­ción» y la pre­sión legal la obli­guen a reti­rar las acu­sa­cio­nes. El sis­te­ma jurí­di­co raras veces actúa en favor de las víc­ti­mas tra­ba­ja­do­ras que se enfren­tan a un equi­po de abo­ga­dos pode­ro­so que defien­de a un pre­da­dor mul­ti­mi­llo­na­rio, sobre todo si es por­ta­voz de la cla­se capi­ta­lis­ta inter­na­cio­nal para la que tra­ba­ja.

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​p​=​1​856 – Tra­du­ci­do para Rebe­lión por Ricar­do Gar­cía Pérez

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *