«Toma la Pla­za», La Revo­lu­ción Naran­ja de Sol y los resul­ta­dos elec­to­ra­les de las elec­cio­nes 2011

Y al des­per­tar vimos que el mons­truo seguía allí y era más fuer­te que nun­ca. Y que el enemi­go nos ha ata­do usan­do nues­tras pro­pias ilu­sio­nes y espe­ran­zas. Han usa­do nues­tra rebel­día para lle­var­nos al mata­de­ro. «Toma la Pla­za» es el nue­vo aca­tar de esta ope­ra­ción encu­bier­ta post­fas­cis­ta, post­mo­der­na o como quie­ran lla­mar­lo.

El PP ha arra­sa­do, el PSOE se hun­di­do, IU es inca­paz de hacer fren­te a la situa­ción, la extre­ma dere­cha avan­za y todo, todo el poder está en manos del mons­truo. Pero lo peor es que ade­más todo esto ha ocu­rri­do al tiem­po que hemos vivi­do la mayor movi­li­za­ción de masas de los últi­mos tiem­pos y se ha hecho de for­ma cie­ga, amor­fa, sin lograr que toda esa fuer­za rom­pa cade­na algu­na, negán­do­se­nos ade­más nues­tras ban­de­ras y sím­bo­los, nues­tra iden­ti­dad y nues­tra memo­ria. La demo­cra­cia real, la real­men­te exis­ten­te, es la que ha ama­ne­ci­do este 23 de mayo. Esta es la dura reali­dad. Hemos acep­ta­do el len­gua­je equí­vo­co y ambi­guo del enemi­go y al acep­tar sus cate­go­rías y pala­bras hemos acep­ta­do la derro­ta. Y en la reali­dad hemos cose­cha­do una derro­ta atroz, que ade­más se va a pro­lon­gar hacia el futu­ro y nos difi­cul­ta­rá la resis­ten­cia.

No se tra­ta sola­men­te del resul­ta­do de las elec­cio­nes. Es tam­bién el asun­to de las movi­li­za­cio­nes.

Esta­mos en con­di­cio­nes de afir­mar y de pro­bar que Toma la Pla­za, 15M, spa­nish­re­vo­lu­tion, acam­pa­da X, No les votes, Juven­tud sin futu­ro, face­tas de un mis­mo núcleo, son una ope­ra­ción encu­bier­ta de gran cala­do. La Revo­lu­ción Naran­ja 2.0

En el seno de este movi­mien­to hay quie­nes están impo­nien­do una línea «apo­lí­ti­ca», el con­sa­bi­do «no somos de izquier­da ni de dere­chas» con la excu­sa de que eso «divi­de», que defien­de abier­ta­men­te que no haya ban­de­ras de lucha y resis­ten­cia —no la roja o la roji­ne­gra, o la tri­co­lor, o la arco iris, no, nin­gu­na — , que com­ba­te las «ideo­lo­gías» a las que lla­man «anti­guas», se ha lle­ga­do a insul­tar y des­pre­ciar en los foros a per­so­nas, aso­cia­cio­nes o par­ti­dos con impe­ca­bles tra­yec­to­rias de lucha y com­pro­mi­so mili­tan­te.

El jue­go está al des­cu­bier­to

El lema Demo­cra­cia Real es uno de los lemas fun­da­cio­na­les del Par­ti­do Huma­nis­ta. Esta­mos hablan­do de una sec­ta de dise­ño. El soft­wa­re ideo­ló­gi­co de la spa­nish­re­vo­lu­tion es terro­rí­fi­co. Toma la pla­za Es un TROYANO, un GUSANO ins­ta­la­do en el cora­zón de la resis­ten­cia anti­ca­pi­ta­lis­ta. La situa­ción es por tan­to muy gra­ve.

Era muy fácil impo­ner algo así en un movi­mien­to abier­to y com­pues­to por una mayo­ría de jóve­nes que están en su mayor par­te en su pri­me­ra expe­rien­cia mili­tan­te de cier­to alcan­ce. El dis­cur­so de bus­car la uni­dad y defen­der la auto­no­mía del movi­mien­to es lógi­co y reco­men­da­ble Algo así tie­ne que ser un espa­cio para sumar y avan­zar jun­tos, pero de ahí a desa­rro­llar un dis­cur­so «apo­lí­ti­co» y en el que se afir­ma que hay que supe­rar «ideo­lo­gías cadu­cas» y tachar de sec­ta­rio sis­te­má­ti­ca­men­te a quien ha teni­do a expe­rien­cia polí­ti­ca mili­tan­te y ciu­da­da­na ante­rior a este movi­mien­to media un abis­mo. Con la excu­sa de lograr «uni­dad» se está desa­rro­llan­do una línea que aís­la a los jóve­nes de todos los refe­ren­tes his­tó­ri­cos de lucha y resis­ten­cia, se está dina­mi­tan­do el hilo rojo de la resis­ten­cia que des­de Espar­ta­co has­ta hoy ha exis­ti­do. Esto es un cri­men. ¡¡Indig­naos!!

La esté­ti­ca de la resis­ten­cia, lo escri­bió Peter Weiss, no pue­de per­der­se, sería el fin de toda espe­ran­za. Es tam­bién una éti­ca com­par­ti­da y de la que saca­mos la fuer­za y las con­vic­cio­nes para resis­tir y ven­cer. Pero sin embar­go, en Espa­ña, si hemos de hacer caso a los cua­tro gurús de paco­ti­lla que están en el seno de Demo­cra­cia Real Ya (DRY), no se tie­ne a dere­cho a hablar de anti­fas­cis­mo, ni de los Valo­res de la Repú­bli­ca, ni a ondear las ban­de­ras de la resis­ten­cia obre­ra, ciu­da­da­na, femi­nis­ta. Todo eso debe ser com­ba­ti­do, demo­li­do, ani­qui­la­do. Se nos ha decla­ra­do ele­men­tos resi­dua­les a extin­guir. Un futu­ro de pala­bras vacías y rebel­días sin sali­da ha sido decre­ta­do.

Es sen­ci­llo. Un núcleo de pro­fe­sio­na­les de la comu­ni­ca­ción y la into­xi­ca­ción polí­ti­ca, jun­to a la mano de obra de un gru­po sec­ta­rio, ha logra­do median­te un uso espec­ta­cu­lar de la indig­na­ción colec­ti­va que el afán de rebel­día de millo­nes hayan lle­va­do a los ciu­da­da­nos a un enor­me glo­bo vacío que no irá a nin­gu­na par­te. Es como un gol­pe de yudo en el que el con­tra­rio uti­li­za tu pro­pia fuer­za para derri­bar­te. Eso hacen con noso­tros. No se tra­ta de extin­guir la rebel­día, sino de lle­var­la a nin­gu­na par­te usan­do nues­tro pro­pio deseo de hacer algo. Lo han hecho.

Hemos esta­mos acu­dien­do a las citas de una sec­ta. Me acu­so, tam­bién par­ti­ci­pé ini­cial­men­te. Nos lle­vó nues­tra indig­na­ción, nues­tro males­tar. Lo que he vis­to, más allá de la ima­gen fija de la foto, ha sido espan­to­so.

Les ha sido fácil. La socie­dad post­mo­der­na actual aís­la a las per­so­nas y ha des­po­li­ti­za­do las rela­cio­nes socia­les y ciu­da­da­nas. En una socie­dad rela­ti­va­men­te avan­za­da como la nues­tra las redes infor­má­ti­cas son muy den­sas, mucho más que en Túnez o Egip­to; los miles y miles de jóve­nes que se han movi­li­za­do por su males­tar ante la pre­ca­ri­za­ción no tenían expe­rien­cia polí­ti­ca algu­na pre­via en su mayo­ría. Hubo una con­vo­ca­to­ria, un alta­voz, una puer­ta, una opor­tu­ni­dad para pro­tes­tar y la han apro­ve­cha­do. El pro­ble­ma es que quien les ha con­vo­ca­do sabía muy bien que ese gri­to no debía orga­ni­zar­se ni con­fluir con otras fuer­zas. Debía ser des­ac­ti­va­do.

En Espa­ña, el fas­cis­mo triun­fó. Y si tene­mos una basu­ra de demo­cra­cia, un bipar­ti­dis­mo asque­ro­so, un gobierno entre­ga­do a los ban­que­ros y la dere­cha más repug­nan­te de Euro­pa, la Igle­sia impo­ne su agen­da, y los crí­me­nes del fas­cis­mo siguen impu­nes, se debe a todo un pro­ce­so his­tó­ri­co que lle­ga has­ta hoy y debe­mos cono­cer. Que hoy ven­gan a decir­nos los cua­tros gurús de paco­ti­lla que «encar­nan» la revuel­ta ciu­da­da­na que tan­tas ilu­sio­nes sus­ci­ta, que debe­mos renun­ciar a nues­tras ban­de­ras, las de nues­tra resis­ten­cia, es repug­nan­te. No lo vais a lograr, mise­ra­bles.

Somos millo­nes los que esta­mos har­tos, indig­na­dos, asquea­dos de tan­ta men­ti­ra, de tan­ta mani­pu­la­ción, de que el gobierno se haya ren­di­do a los mer­ca­dos, de este bipar­ti­dis­mo bochor­no­so, de una izquier­da ofi­cial que no se ha saca­do las mise­rias de la tran­si­ción. Esta­mos har­tos de que se gobier­ne al dic­ta­do de los pode­ro­sos, que se aplas­ten los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res, que la edad de las pri­me­ri­zas sea de 32 años por­que la gen­te tie­ne mie­do de no poder man­te­ner a sus hijos. Es tan lar­ga la lis­ta que podría lle­nar pági­nas y pági­nas. Pero toda la indig­na­ción debe arti­cu­lar­se polí­ti­ca­men­te si quie­re resol­ver algo.

Y todo esto se resu­me en algo muy sen­ci­llo ¡¡Tene­mos que defen­der los valo­res de la Repú­bli­ca!! La demo­cra­cia real no es otra cosa que la Repú­bli­ca del pue­blo, la que defien­de la liber­tad, la igual­dad y sobre todo la Fra­ter­ni­dad. La Fra­ter­ni­dad, incom­pa­ti­ble con este capi­ta­lis­mo mise­ra­ble que mues­tra aho­ra su cara más cru­da y que lle­va camino de des­truir­nos a todos, pla­ne­ta inclui­do.

En las acam­pa­das y asam­bleas se ha pros­cri­to el len­gua­je y los obje­ti­vos de la izquier­da. Son reglas fal­sas, deba­tes tru­ca­dos. Una tram­pa.

Ciu­da­da­nos, ya bas­ta.

Y esto nos lle­va a lo que decía­mos al prin­ci­pio. Hay peli­gro ciu­da­da­nos. El 99,99% de los que están luchan­do en las acam­pa­das y movi­li­za­cio­nes de estos días com­par­ten el recha­zo a este sis­te­ma y sus injus­ti­cias, el recha­zo al capi­ta­lis­mo y sus exce­sos es sin­ce­ro y la rebel­día y la ilu­sión son gran­des. Enor­mes. Pero si a todo eso lo aís­las de sus refe­ren­tes his­tó­ri­cos, si rom­pes el hilo rojo del la resis­ten­cia —es decir, el de la Memo­ria his­tó­ri­ca — , enton­ces el movi­mien­to del 15M esta­rá muer­to antes de empe­zar.

Vol­ve­re­mos a Sol cuan­do que­ra­mos, como hace­mos cada 14 de abril, cada 1º de mayo, cada jue­ves des­de hace 55 sema­nas denun­cian­do la impu­ni­dad del fran­quis­mo. Lle­vad vues­tras ban­de­ras, todas, en vues­tros cora­zo­nes o en la mano, que ondee al vien­to delan­te del des­pa­cho de Espe­ran­za Agui­rre la ban­de­ra roja de la soli­da­ri­dad, la ban­de­ra negra de la anar­quía, la tri­co­lor que a todos nos ampa­ra y está uni­da por siem­pre a la lucha de millo­nes de per­so­nas que pen­sa­ron —si, antes que noso­tros— que otro mun­do era posi­ble. No hablo de esta o aque­lla ban­de­ra, hablo de todas, por­que es nues­tro patri­mo­nio común la resis­ten­cia de las gene­ra­cio­nes ante­rio­res, son nues­tro ejem­plo, nues­tra for­ta­le­za. Todos ellos y ellas, con sus acier­tos y erro­res. Lenin dijo que la reali­dad es lo más radi­cal que exis­te y que es muy difí­cil estar a su altu­ra. Y tenía razón, como Durru­ti que supo ver que se podía renun­ciar a todo menos a la vic­to­ria.

Son tan­tas las per­so­nas que han lucha­do antes que noso­tros, que nos ilus­tran con su ejem­plo, tan­tas per­so­nas sen­ci­llas y anó­ni­mas que han man­te­ni­do su dig­ni­dad en tiem­pos de horror y mie­do, tan­tas… No vamos a olvi­dar­les. Les nece­si­ta­mos. Stépha­ne Hes­sel escri­bió su libro Indig­naos para que no olvi­dá­se­mos que todo aquel sacri­fi­cio de la Resis­ten­cia al nazis­mo y fas­cis­mo se hizo tam­bién para cam­biar la vida y mejo­rar las con­di­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res y lle­nar de Fra­ter­ni­dad a la Repú­bli­ca. Un vete­rano de 93 años como Hes­sel nos recor­dó que hay que luchar y el enemi­go es cruel, aun­que la recep­ción que en Espa­ña se ha hecho de esta obra ha sido muy ambi­gua y no se han sabi­do sacar con­clu­sio­nes. Se ha demos­tra­do que las pala­bras pue­de ser vacia­das de con­te­ni­do y que los 143 carac­te­res de Twi­ter son un vehícu­lo per­fec­to para la mani­pu­la­ción.

Hay peli­gro. Siem­pre lo ha habi­do, pero aho­ra se nota más. Esta­mos vien­do dis­cur­sos que ya había­mos oído antes. Y algu­nos apes­tan.

Esce­na­rio Naran­ja

Hipó­te­sis. El sis­te­ma esta con­tro­la­do en las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas por el bino­mio PPSOE. El PPSOE va a arra­sar en estas elec­cio­nes, es sabi­do. Pero miren, no es lo mis­mo que con­tro­len unos u otros, den­tro del horror hay gra­dos. Ade­más, la esta­bi­li­dad del sis­te­ma exi­ge un equi­li­brio entre la par­te PP y la par­te PSOE. O uno, u otro. Pero si uno de ellos se hun­de, si que­da des­alo­ja­do del poder ins­ti­tu­cio­nal más allá de cier­to nivel, el equi­li­bro se rom­pe y el sis­te­ma se vuel­ve ines­ta­ble, —que es exac­ta­men­te lo que ha pasa­do este 22M — . Sumen a esto la edad y esta­do de salud del Rey, la cri­sis eco­nó­mi­ca, la fal­ta de sobe­ra­nía polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca que nos tie­ne iner­mes ante los mer­ca­dos, y la pre­vi­si­ble evo­lu­ción nega­ti­va de casi todo y verán que el pano­ra­ma se va a poner muy espe­so. Un PSOE des­alo­ja­do de las ins­ti­tu­cio­nes ya no pue­de cum­plir bien su papel estu­pe­fa­cien­te. La posi­bi­li­dad de un aumen­to de la con­flic­ti­vi­dad social entra en lo posi­ble.

Pues bien, si esto es así, no es de extra­ñar que se estén pre­pa­ran­do pla­nes de con­tin­gen­cia para situa­cio­nes hipo­té­ti­cas. Una de ellas es lo que vamos a lla­mar Esce­na­rio Naran­ja.

¿Han olvi­da­do las revo­lu­cio­nes naran­ja de Euro­pa Orien­tal? Pues eso.

Tóme­se un sis­te­ma ago­ta­do y corrup­to, una pobla­ción preo­cu­pa­da y empo­bre­ci­da, pero lle­na de ilu­sio­nes de con­su­mo y borra­cha de valo­res post­mo­der­nos indu­ci­dos por la tele­vi­sión y la socie­dad de con­su­mo que ésta mues­tra, con los par­ti­dos tra­di­cio­na­les des­pres­ti­gia­dos, los sin­di­ca­tos com­pra­dos y la izquier­da social iner­me. Movi­lí­ce­se a la juven­tud con pro­cla­mas sen­ci­llas, ima­gi­na­ti­vas y un dis­cur­so «buen rollis­ta» y que bus­que la uni­dad, el cam­bio, etc, pero todo «des­po­li­ti­za­do», «sin refe­ren­tes his­tó­ri­cos» y com­ple­ta­men­te ais­la­do de las tra­di­cio­nes de lucha revo­lu­cio­na­ria que pudie­re haber en ese pue­blo. Adóp­ten­se sím­bo­los pro­pios nue­vos, que no digan nada, y com­bá­ta­se el con­tac­to con los gru­pos crí­ti­cos reales. Aña­dir téc­ni­cas de comu­ni­ca­ción moder­nas, buen dise­ño cor­po­ra­ti­vo, ani­ma­ción socio­cul­tu­ral varia­da y ¿qué tene­mos? Pues tene­mos una Revo­lu­ción Naran­ja.

Hemos asis­ti­do a una Revo­lu­ción Naran­ja. Una moda­li­dad dife­ren­te a las orien­ta­les, pues aquí hay un fon­do anti­ca­pi­ta­lis­ta que en otros sitios no hubo, pero es con cla­ri­dad una gran ope­ra­ción encu­bier­ta. Y que ha teni­do éxi­to.

La estruc­tu­ra orga­ni­za­ti­va de estas movi­li­za­cio­nes y asam­bleas, su diná­mi­ca inter­na y el dis­cur­so super­fi­cial y «buen rollis­ta» de una par­te de su núcleo fun­da­cio­nal lo demues­tra per­fec­ta­men­te. La masa de indig­na­dos, jóve­nes sin expe­rien­cia ni for­ma­ción polí­ti­ca, puro sen­ti­mien­to hon­ra­do pero vul­ne­ra­ble, es una estruc­tu­ra que no tie­ne los anti­cuer­pos pre­ci­sos para hacer fren­te a una mani­pu­la­ción de este tipo.

En el esta­do espa­ñol la hipo­té­ti­ca Revo­lu­ción Naran­ja no pre­ci­sa aca­bar toman­do el pala­cio de gobierno como en Ucra­nia con un auto­gol­pe orga­ni­za­do por la CIA; no, aquí la situa­ción es otra (ya están en pala­cio). Aquí la fina­li­dad de una Revo­lu­ción Naran­ja sería otra, una más fácil, les bas­ta­ría con impe­dir que cua­ja­se la indig­na­ción y que una revuel­ta ciu­da­da­na real cues­tio­na­se seria­men­te a la estruc­tu­ra de poder. ¿Me siguen?

Hoy, día 23 de mayo, pode­mos afir­mar que esta hipó­te­sis se demues­tra como cier­ta. El sis­te­ma ya tie­ne mon­ta­do su pro­pio movi­mien­to de masas «anti­sis­te­ma», ais­la­do de la izquier­da real, de los movi­mien­tos socia­les, de los hilos rojos de la memo­ria, de los sím­bo­los y luchas de resis­ten­cia. El 22M, el 15M o como quie­ran lla­mar­lo ha vola­do en peda­zos a la izquier­da real y movi­mien­tos socia­les. Les ha cam­bia­do el terreno y las reglas de jue­go. Todo ha sido decla­ra­do abo­li­do por el libro de esti­lo de la sec­ta. Los medios de comu­ni­ca­ción del sis­te­ma ya tie­nen los nom­bres de los nue­vos lide­res socia­les de masas, no se habla­rá ya nun­ca mas de femi­nis­mo, eco­lo­gis­mo, repu­bli­ca­nis­mo, memo­ria his­tó­ri­ca, lai­cis­mo o escue­la públi­ca. A par­tir de aho­ra, serán los pare­des de «Demo­cra­cia Real Ya», los cor­tes de «Juven­tud sin futu­ro» y Enri­que Dans de «No les votes», los nue­vos lide­res mediá­ti­cos y glo­ba­les; ellos u otros ava­ta­res del poder.

Mien­tras la extre­ma dere­cha avan­za, el PP neo­li­be­ral y post­fran­quis­ta arra­sa en las elec­cio­nes y el PSOE se hun­de en un esce­na­rio atroz de recor­tes socia­les y retro­ce­sos de todo tipo, la ope­ra­ción 15M ha bus­ca­do empu­jar a la indig­na­ción social a un camino sin sali­da polí­ti­ca­men­te y a la impo­ten­cia abso­lu­ta. Han ido a por noso­tros y les ha fun­cio­na­do. El núme­ro de votos en blan­co y nulos ha aumen­ta­do noto­ria­men­te, las pape­le­tas «ima­gi­na­ti­vas» han hecho furor. Y han ayu­da­do a la dere­cha a arra­sar.

Hago un lla­ma­mien­to a todos los que se están mani­fes­tan­do estos días. A todos los gru­pos, aso­cia­cio­nes y par­ti­dos. Ciu­da­da­nos, aler­ta, hay peli­gro. La situa­ción es gra­ví­si­ma.

Des­pués de estas elec­cio­nes muni­ci­pa­les hay que ini­ciar con­tac­tos y tomar deci­sio­nes. No dis­po­ne­mos de un plan de acción con­jun­to ni de un comi­té de coor­di­na­ción de resis­ten­cia fren­te a lo que se ave­ci­na. El con­tra­rio sí que lo tie­ne, se ha demos­tra­do.

Tene­mos que denun­ciar esta ope­ra­ción con toda ener­gía. Si se par­ti­ci­pa en el movi­mien­to asam­blea­rio actúe­se con ener­gía y cla­ri­dad. Defién­da­se cada metro de terreno. No cedáis ni un milí­me­tro. Nece­si­ta­mos a todos, a todas las orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas y a todas las per­so­nas que quie­ran resis­tir.

Hago un lla­ma­mien­to sin­ce­ro y hon­ra­do a Izquier­da Uni­da y al PCE, como orga­ni­za­cio­nes mayo­ri­ta­rias de la izquier­da, a todas las orga­ni­za­cio­nes de izquier­da, mar­xis­tas o no, repu­bli­ca­nas, obre­ras, ciu­da­da­nas, lai­cas, no me obli­guéis a enu­me­rar­las, me refie­ro a TODOS los que luchan, por muchas dife­ren­cias que ten­ga­mos entre noso­tros, tene­mos una res­pon­sa­bi­li­dad inmen­sa en estos momen­tos. No repi­ta­mos erro­res.

Hay que orga­ni­zar la Resis­ten­cia. Debe­mos luchar por lograr un Fren­te lo más amplio posi­ble.

No sé si he sido cla­ro. Pue­do ser­lo más.

[email protected]​gmail.​com

La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *