Cre­púscu­lo de los Dio­ses en la Revo­lu­ción Chi­na – Mon­de en ques­tion

Cre­púscu­lo de los Dio­ses en la Revo­lu­ción Chi­na es una obra que cuen­ta con cin­co libros, de los cua­les “En la oscu­ri­dad nace la luz” es el pri­me­ro y com­pren­de once capí­tu­los, de los cua­les los dos pri­me­ros son una intro­duc­ción a la his­to­ria y a la cul­tu­ra Chi­na antes de la Revo­lu­ción.

La Revo­lu­ción Chi­na comien­za con la revo­lu­ción bur­gue­sa acae­ci­da en 1911 diri­gi­da por el doc­tor Sun Yatsen. En este pri­mer libro se da a cono­cer toda la his­to­ria del par­ti­do nacio­na­lis­ta que fun­dó Sun Yatsen y que reci­bió el nom­bre de Kuo­ming­tang. Pos­te­rior­men­te sur­ge el par­ti­do comu­nis­ta chino aus­pi­cia­do por la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal con sede en Mos­cú y bajo la direc­ción, pri­me­ra­men­te de Lenin y des­pués de Sta­lin. Como lo expre­so en la Intro­duc­ción del pri­mer libro, el pro­pó­si­to que me he fija­do en este tra­ba­jo que ver­sa sobre la His­to­ria de la Revo­lu­ción Chi­na, no es sólo rela­tar los hechos his­tó­ri­cos y las razo­nes que con­du­je­ron a ellos, tam­bién y muy impor­tan­te, es ana­li­zar cada hecho des­de una pers­pec­ti­va mate­ria­lis­ta usan­do para ello el ins­tru­men­tal de aná­li­sis que nos pro­por­cio­nó Karl Marx: el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co.

La Revo­lu­ción Chi­na fue una obra de tita­nes. Sus líde­res hicie­ron un gran apor­te, a veces hubo erro­res y equi­vo­ca­cio­nes, cues­tión que ocu­rre en todo pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. Y en esa his­to­ria, Mao Tse­tung ocu­pa el lugar más des­ta­ca­do. Un hom­bre que fue pro­duc­to de su tiem­po, pro­duc­to de una épo­ca his­tó­ri­ca, de una revo­lu­ción glo­rio­sa y terri­ble­men­te san­grien­ta. Fue el hom­bre que con­du­jo esa revo­lu­ción por un camino correc­to, a veces zig­za­guean­te, por­que nin­gu­na revo­lu­ción tran­si­ta por un camino rec­to.

El pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio chino par­tió de pre­mi­sas his­tó­ri­cas, eco­nó­mi­cas y socia­les dife­ren­tes a las de la URSS, pero como no exis­tía pro­to­ti­pos ni expe­rien­cias ante­rio­res, la sovié­ti­ca fue su mode­lo, para bien y para mal. El PCUS no sólo se inmis­cu­yó en la polí­ti­ca del PCCh has­ta 1934, sino que la diri­gió en for­ma direc­ta, a tra­vés de la Komin­tern y por orden de Sta­lin. El VI Con­gre­so del PCCh, el más impor­tan­te de la pri­me­ra eta­pa revo­lu­cio­na­ria, se reali­zó en Mos­cú super­vi­sa­do por Sta­lin a tra­vés de Mif, el cual se desa­rro­lló en for­ma para­le­la al Con­gre­so de la Inter­na­cio­nal. Vere­mos en este tra­ba­jo la dia­léc­ti­ca de esa influen­cia y la lucha de Mao por hacer una revo­lu­ción a par­tir de la reali­dad de Chi­na y no una copia de la expe­rien­cia sovié­ti­ca sola­men­te.

Este pri­mer libro ter­mi­na en 1928 cuan­do se desa­rro­lla el VI° Con­gre­so en el cual se defi­ne la revo­lu­ción como anti­im­pe­ria­lis­ta y anti­feu­dal y se esta­ble­ce una estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria para hacer­se con el poder del Esta­do que pasa­ba por expan­dir los soviets y desa­rro­llar el Ejér­ci­to Rojo que ya había naci­do en la base de Ching­kang enca­be­za­do por Mao Tse­tung y el enton­ces coro­nel Chu Teh. La estra­te­gia mili­tar para con­se­guir los obje­ti­vos polí­ti­cos fue defi­ni­da para el cam­po, como una gue­rra de gue­rri­llas, es decir, una estra­te­gia de apro­xi­ma­ción indi­rec­ta. La lucha cam­pe­si­na, fun­da­men­tal­men­te, debía desa­rro­llar­se median­te esa for­ma de gue­rra, com­bi­na­da con la gue­rra regu­lar ejer­ci­da por el Ejér­ci­to Rojo. El prin­ci­pio gene­ral, enton­ces, con­sis­tió en rea­li­zar dos tipos de gue­rra: gue­rra con­ven­cio­nal y gue­rra de gue­rri­llas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *