¿Qué está pasan­do?- Boro

Vemos la tele­vi­sión, oímos la radio, lee­mos los perió­di­cos y pare­ce que la revo­lu­ción hubie­ra comen­za­do, pero, algo no cua­dra ¿Por qué los mis­mos medios de comu­ni­ca­ción que ocul­tan las movi­li­za­cio­nes con­tra la pri­va­ti­za­ción de ser­vi­cios bási­cos, las gue­rras impe­ria­lis­tas, por el dere­cho a la vivien­da o con­tra los recor­tes socia­les, aho­ra cubren todas las movi­li­za­cio­nes a bom­bo y pla­ti­llo? ¿De repen­te han vis­to la luz? ¿Y por qué todo en épo­ca de elec­cio­nes?

Está cla­ro que hay un des­con­ten­to gene­ra­li­za­do en el esta­do espa­ñol, aque­llo de “no hay futu­ro” se ha con­ver­ti­do en reali­dad para mucha gen­te en todo el esta­do. No hay futu­ro, no hay tra­ba­jo, no hay dine­ro, sólo hay pre­ca­rie­dad, recor­tes socia­les, pri­va­ti­za­cio­nes, EREs, des­pi­dos, subi­da de la edad de jubi­la­ción… Con este pano­ra­ma no hace fal­ta bus­car muchas razo­nes para que la gen­te sal­ga a la calle a expre­sar su indig­na­ción. Las hay de sobra.

Pero… ¿cómo es posi­ble que este movi­mien­to haya con­se­gui­do en unos pocos días lo que orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos socia­les rara vez han con­se­gui­do? Y lo que es más inquie­tan­te ¿por qué los medios de comu­ni­ca­ción han arro­pa­do las movi­li­za­cio­nes dán­do­le una cober­tu­ra que con­tras­ta con la esca­sa o nula cober­tu­ra que, nor­mal­men­te, se da a movi­li­za­cio­nes que defien­den exac­ta­men­te lo mis­mo? Los que hemos teni­do que correr más de una vez de la Puer­ta del Sol para evi­tar los porra­zos de la UIP sabe­mos a qué nos refe­ri­mos. Cuan­do ha habi­do que ir a la Puer­ta del Sol por el dere­cho a la vivien­da dig­na o con­tra los ase­si­na­tos neo­na­zis y la poli­cía ha car­ga­do y dete­ni­do a gen­te, cuan­do ha habi­do “movi­da”, en los medios lo más boni­to que nos habían lla­ma­do osci­la­ba entre “radi­ca­les anti­sis­te­ma”, “vio­len­tos” y “perro­flau­tas”. ¿Qué es lo que pasa aho­ra?

Algu­nas per­so­nas hablan de una estra­te­gia para cana­li­zar el des­con­ten­to, y con­tro­lar­la para que no se les vaya de las manos. Tie­ne sen­ti­do. En un esta­do como el espa­ñol, con altas tasas de paro, subi­da de pre­cios, infla­ción, recor­tes en las ayu­das más bási­cas, el ries­go de un esta­lli­do social es gran­de. Así que des­de la pers­pec­ti­va del poder pue­de ser mejor dejar que pase, apo­yar­lo des­de sus medios, hablar en los medios de comu­ni­ca­ción de los aspec­tos que con­vie­nen y obviar el res­to. La máxi­ma de hacer que todo cam­bie para que no cam­bie nada.

Un ante­ce­den­te: el 11‑M, en este caso tam­bién había una indig­na­ción popu­lar fuer­te, tras 200 muer­tos en un aten­ta­do y la opi­nión gene­ral de que el Esta­do y los medios nos esta­ban enga­ñan­do, miles de per­so­nas salie­ron a la calle para pro­tes­tar, salie­ron hones­ta­men­te, con­tra las men­ti­ras de un gobierno que había ido dema­sia­do lejos. Pero el PSOE supo apro­ve­char bien esto, y mucha gen­te cre­yó que la solu­ción para qui­tar a Aznar pasa­ba por votar al PSOE, “el voto útil” le lla­ma­ron. Así que qui­ta­mos a Aznar para poner a un Zapa­te­ro que sacó las tro­pas de Irak para lue­go man­te­ner­las en Afga­nis­tán, o man­dar­las a Líbano, Hai­ti… qui­ta­mos a un bigo­tes para poner a un cejas que siguió per­fec­ta­men­te el tra­ba­jo empe­za­do, dan­do luz ver­de a EREs, pri­va­ti­za­cio­nes, refor­mas labo­ra­les, aba­ra­ta­mien­to del des­pi­do, aumen­tan­do la edad de la jubi­la­ción… eso sí, todo con mucho “talan­te”.

Y es que no debe­mos olvi­dar la capa­ci­dad que tie­ne el poder para cana­li­zar el des­con­ten­to social y dar­nos una “solu­ción” light, que no pon­ga en peli­gro al pro­pio sis­te­ma.

Esto no sig­ni­fi­ca que deba­mos pasar de toda esta situa­ción, ni que ten­ga­mos que que­dar­nos en casa espe­ran­do a una revo­lu­ción más «pura», no. Sig­ni­fi­ca que debe­mos hacer tra­ba­jo de base con toda esa gen­te que se está acer­can­do, y sig­ni­fi­ca que tene­mos que estar muy aten­tos a cómo el poder va a inten­tar recon­du­cir esta situa­ción.

En cual­quier caso, ten­ga el poder las inten­cio­nes que ten­ga (que, ten­gá­mos­lo cla­ro, algu­na inten­ción tie­ne con todo esto) la reali­dad en la que debe­mos fijar­nos es que hoy miles de per­so­nas están en la calle con­tra un sis­te­ma polí­ti­co que con­de­na a la mise­ria a la mayo­ría para que unos pocos obten­gan inmen­sos bene­fi­cios. Es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad hacer­le saber a toda esa gen­te que ese sis­te­ma tie­ne un nom­bre: se lla­ma capi­ta­lis­mo. Es la res­pon­sa­bi­li­dad de los anti­ca­pi­ta­lis­tas y antim­pe­ria­lis­tas tejer redes con toda esa gen­te que hoy está salien­do a las calles o que está hablan­do sobre este tema en su entorno. Tie­ne razón Nines Maes­tro cuan­do dice que «sólo la orga­ni­za­ción ase­gu­ra lo úni­co impor­tan­te, la acu­mu­la­ción de fuer­zas».

Tam­po­co debe­mos olvi­dar que no es casual que todo esto esté ocu­rrien­do en medio de una cam­pa­ña elec­to­ral, pero lo que la gen­te que se está acer­can­do a Sol y las miles de per­so­nas que obser­van los acon­te­ci­mien­tos des­de su tele­vi­sor, deben saber (los que no lo sepan ya) es que el pro­ble­ma no es el gobierno, no es el PP o el PSOE, el pro­ble­ma no es otro que el sis­te­ma en si mis­mo. Es un sis­te­ma injus­to des­de su base y no vale su refor­ma, sino su fin.

La Hai­ne

Boro es miem­bro de La Haine.Euskal Herria

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *