Eus­ke­ra, sím­bo­lo de liber­tad- JL Biku­ña

Corria 1763 cuan­do las obras de la nue­va carre­te­ra Vito­ria-Fron­te­ra abrie­ron el deba­te en el Ayun­ta­mien­to de Ber­ga­ra sobre la uti­li­za­ción del eus­ka­ra en la Cor­po­ra­ción muni­ci­pal. Las obras ocu­pa­ron, sin pre­vio avi­so, terre­nos de pro­pie­dad par­ti­cu­lar con, al pare­cer, muy pocos mira­mien­tos. Ocu­rrió en el barrio San Anto­nio de Ber­ga­ra.

El pro­pie­ta­rio, un base­rri­ta­rra de con­di­ción humil­de, obser­vó estu­pe­fac­to que sus terre­nos eran inva­di­dos y, natu­ral­men­te, se pre­sen­tó ante la Cor­po­ra­ción con áni­mo de pre­sen­tar la que­ja. El hom­bre se expre­sa­ba en eus­ka­ra, por lo que el Mar­qués de Roca-Ver­de soli­ci­tó «tra­duc­tor, por­que el hom­bre sola­men­te habla len­gua vul­gar». A par­tir de ahí, se encen­dió la chis­pa de un deba­te que se zan­jó el 26 de abril de 1783 cuan­do el escri­bano muni­ci­pal, don Loren­zo de Eliz­bu­ru, com­pro­ban­do que el eus­ka­ra era una len­gua asen­ta­da en el muni­ci­pio, asu­mió el com­pro­mi­so de ela­bo­rar un manual o «tra­duc­ción de las once dudas al bas­cuen­ce». La pri­me­ra duda res­pon­día a la «uti­li­za­ción del bas­cuen­ce en asis­ten­cias a ofi­cios fune­ra­les y entie­rros», y fina­li­za­ba la undé­ci­ma duda con la «reso­lu­ción Real» que debía dar con­sis­ten­cia al idio­ma vas­co.

El eus­ka­ra, pues, adqui­ría ran­go ofi­cial en el Ayun­ta­mien­to de Ber­ga­ra, aun­que no se equi­pa­ra­ba al cas­te­llano, que se uti­li­za­ba en los estu­dios del Real Semi­na­rio de Nobles, pro­mo­vi­do por el Con­de de Peña­flo­ri­da. Des­de enton­ces a estas fechas, el eus­ka­ra, la uti­li­za­ción del eus­ka­ra, ha evo­lu­cio­na­do y ocu­pa­do el lugar que mere­ce. Tuvo que ser una per­so­na del mun­do rural, un humil­de base­rri­ta­rra que pro­tes­tó por con­si­de­rar que era ava­sa­lla­do, quien encen­die­ra la mecha del deba­te. Y siem­pre ha sido así.

La his­to­ria con­fir­ma cómo los gran­des logros han lle­ga­do como con­se­cuen­cia de hechos pro­mo­vi­dos, casi siem­pre, por gen­tes modes­tas, ape­ga­das a la tie­rra, que defen­dían, y defien­den, sus dere­chos ante abu­sos y atro­pe­llos. Y en esas con­ti­núa este pue­blo, esta Eus­kal Herria que sigue en la bre­cha, alzan­do su voz en pro de las liber­ta­des.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *