Patrañacracia.es- Gabi­rel Ezkur­dia

Espa­ña 2011.Ima­gí­nen­se por un momen­to que en la pobla­ción man­che­ga de Villa­nue­va de Fran­co, se pre­sen­ta una lis­ta elec­to­ral lla­ma­da Herri­be­rri Patxi­kin com­pues­ta por solo ciu­da­da­nos vas­cos que nun­ca en su vida han esta­do en ese pue­blo. Jose­ba Mire­na Arke­ta­goi­koa, Zior­tza Etxe­ba­rrie­ta, Zun­beltz Zabal­goa­gi­rre­go­mez­kor­ta,… y cerran­do can­di­da­tu­ra Car­los Garai­koetxea, Lehen­da­ka­ri.

Ima­gí­nen­se que eso mis­mo ocu­rre en el 100% de los muni­ci­pios espa­ño­les. Des­de el gadi­tano Bar­ba­te de Fran­co a la cán­ta­bra Rama­les de la Vic­to­ria o des­de la mala­gue­ña Rin­cón de la Vic­to­ria a la tole­da­na Alber­che del Cau­di­llo. Pue­blos espa­ño­les gran­des, ínfi­mos, ciu­da­des… en los que can­di­da­tu­ras de gen­te total­men­te aje­na pero con gran­des recur­sos lizan con los can­di­da­tos loca­les por el gobierno muni­ci­pal.

Pro­ba­ble­men­te el rebo­te popu­lar sería impor­tan­te. ¡Cómo pue­de pre­sen­tar­se una can­di­da­tu­ra de gen­te aje­na al pue­blo, que des­co­no­ce todo de este, para, se supo­ne, gober­nar el muni­ci­pio y bus­car lo mejor para los y las veci­nas!

Ima­gí­nen­se que ade­más de ese evi­den­te insul­to a la inte­li­gen­cia, y a la demo­cra­cia, de los sufri­dos mora­do­res de dichos encla­ves, las can­di­da­tu­ras extra­ñas prio­ri­zan sobre las loca­les y los can­di­da­tos oriun­dos se las ven y desean para poder pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes pese a no tener res­pec­ti­va­men­te en su con­tra nin­gu­na pena ni cas­ti­go legal, por vete a saber que pajas men­ta­les.

Nadie, ¡nadie! en nin­gún pue­blo espa­ñol de los men­cio­na­dos acep­ta­ría unas elec­cio­nes bajo esas pre­mi­sas. Nadie habla­ría de demo­cra­cia ni por lo tan­to de elec­cio­nes demo­crá­ti­cas.

Pero por lo vis­to lo que nun­ca sería demo­crá­ti­co en Espa­ña, lo es en mi pue­blo, y en el res­to de Eus­kal Herria. Y los veci­nos cons­cien­tes de ello nos tene­mos que fas­ti­diar con j. En mi peque­ño pue­blo lle­va­mos ocho años con ayun­ta­mien­to mono­co­lor. Par­ti­do Úni­co sin opo­si­ción que aprue­ba por una­ni­mi­dad, eso sí en JEL, toda deci­sión muni­ci­pal. La alter­na­ti­va local ha sido y es por aho­ra ile­gal por impe­ra­ti­vo polí­ti­co juris­dic­cio­na­li­za­do. El res­to de posi­bles opcio­nes lega­les que hacen de esto “algo plu­ral” son la mis­ma con doble can­di­da­tu­ra PPSOE, com­pues­tas por suje­tos que pro­ba­ble­men­te no encuen­tren mi pue­blo en un mapa y que nun­ca lle­ga­rían a tiem­po a pesar de tener GPS, ya que son muy pero que de muy lejos.

Uno se cabrea cuan­do a esta patra­ña le lla­man demo­cra­cia. Cuan­do se ríen de tu impo­ten­cia ante la impu­ne impo­si­ción de los deseos de cua­tro ami­gue­tes “que gobier­nan el muni­ci­pio” sin dar cuen­tas, sin opo­si­ción, sin con­trol popu­lar. Pero la “demo­cra­ciae­sa­sí”, son “las­le­yes­que­noshe­mos­da­do”. “Qué pena” que mi pue­blo no sea nada de “Fran­co”, “el Cau­di­llo” o “la Vic­to­ria” por­que dicen que “con­fran­co­vi­via­mos­me­jor” aun­que…

Los 35 años de pro­pi­na demo­du­ra tras los 40 de dic­ta­du­ra solo han ser­vi­do para que la patra­ña polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca espa­ño­la sea más evi­den­te que nun­ca y para que el pára­mo al que ha deri­va­do el incon­clu­so pro­yec­to nacio­nal espa­ñol solo ofrez­ca cari­ca­tu­ras y espe­jis­mos de lo que no es más que un desier­to abso­lu­to de con­cien­cia polí­ti­ca libre, ilu­sión demo­crá­ti­ca, espe­ran­za social o futu­ro empren­de­dor.

“La Tran­si­ción” o ese pro­ce­so de maqui­lla­je del Movi­mien­to Nacio­nal hacia el actual Par­ti­do Uni­co de doble faz era el col­chón de apa­rien­cia que mini­mi­za­ba lo que es aho­ra más obvio que nun­ca, la fla­gran­te impu­ni­dad con la que los diri­gen­tes de las dos ramas de dicho Par­ti­do se diri­gen al cau­ti­vo pue­blo espa­ñol. Un úni­co Dios, digo Par­ti­do, con dos «natu­ra­le­zas» dis­tin­tas.

Enre­da­dos y nar­co­ti­za­dos por meras zanaho­rias disua­so­rias, los espa­ño­les se aho­gan en el desier­to y aun­que son cons­cien­tes de que tras la apa­rien­cia, la cla­se polí­ti­ca es el corre­vei­di­le de los ver­da­de­ros pode­res oli­gár­qui­cos del siglo XXI: los gran­des capi­ta­les espe­cu­la­ti­vos trans­na­cio­na­les y los oli­go­po­lios des-infor­ma­ti­vos, otor­gan median­te su sumi­sión polí­ti­ca y su inac­ción ante el saqueo social, eso que eufe­mís­ti­ca­men­te lla­man cri­sis, por lo que pro­ba­ble­men­te deban de adap­tar­se al erial o espe­rar eter­na­men­te a un Mesías con más capa­ci­da­des que “La Este­ban”.

Y así, Espa­ña, esa Patra­ña cada vez más visi­ble tras la vetus­ta care­ta “demo­crá­ti­ca” se enfren­ta a un reto vital: la pró­xi­ma inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria, la Nava­rra Ple­na.

Como bien decía un lema de Falan­ge, “Espa­ña sin Eus­ka­le­rria no es Espa­ña”, y en efec­to Espa­ña como pro­yec­to nacio­nal pari­do des­de la vio­len­cia y la colo­ni­za­ción depen­de de modo vital para su legi­ti­ma­ción y via­bi­li­dad del some­ti­mien­to de las nacio­nes vas­ca y cata­la­na.

De ahí que ante el avan­ce impa­ra­ble de las diná­mi­cas socia­les y polí­ti­cas del inde­pen­den­tis­mo la Patra­ña de Espa­ña, la pame­ma de la demo­cra­cia espa­ño­la sea más mani­fies­ta que nun­ca.

Comien­za un ciclo apa­sio­nan­te en el que Eus­kal Herria va a ren­ta­bi­li­zar de modo explí­ci­to tan­tos años de lucha, tra­ba­jo y sufri­mien­to. Nun­ca ha habi­do tan­tos eus­kal­du­nes, tan­tos eus­kal­du­nes for­ma­dos, tan­tos eus­kal­du­nes con con­cien­cia nacio­nal. Goa­zen denok Korri­ka! Nun­ca ha habi­do tan­ta noción colec­ti­va de que en efec­to esta Patra­ña no sir­ve para arti­cu­lar futu­ro alguno, de que sin duda seguir sien­do súb­di­tos del yer­mo espa­ñol solo garan­ti­za el fin de nues­tra cul­tu­ra mile­na­ria, de nues­tra demo­cra­cia popu­lar, de nues­tra iden­ti­dad soli­da­ria y abier­ta.

Están rodea­dos, bil gai­te­zen, Eus­kal Herria es un ver­gel y nin­gún carro­ñe­ro, nin­gu­na tor­men­ta de are­na, ni nin­gún pozo enve­ne­na­do podrán deser­ti­zar lo que hemos deci­di­do cons­truir: una nación, Eus­kal Herria, con un esta­do pro­pio, la Repú­bli­ca de Nava­rra. Es nues­tro deseo, nues­tro dere­cho, nues­tro futu­ro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *