La Izquier­da Aber­tza­le ha valo­ra­do la situa­ción polí­ti­ca en rue­da de pren­sa

En pri­mer lugar que­re­mos agra­de­cer­les el haber asis­ti­do a nues­tra con­vo­ca­to­ria. Tal y como les hemos seña­la­do en el lla­ma­mien­to para esta tar­de, la Izquier­da Aber­tza­le pre­ten­de median­te esta rue­da de pren­sa tras­la­dar su aná­li­sis o valo­ra­ción de la situa­ción polí­ti­ca a la opi­nión públi­ca.

En nues­tra opi­nión, hay dos ele­men­tos prin­ci­pa­les a ana­li­zar: la deci­sión de ETA de cesar el impues­to revo­lu­cio­na­rio comu­ni­ca­da a las patro­na­les de Comu­ni­dad Foral Nava­rra y de la Comu­ni­dad Autó­no­ma Vas­ca y por otro lado la deci­sión polí­ti­ca de impug­nar todas las lis­tas de la coa­li­ción elec­to­ral Bil­du, for­ma­da por Eus­ko Alkar­ta­su­na, Alter­na­ti­ba e inde­pen­dien­tes.

Ambas, la deci­sión de ETA de cesar el impues­to revo­lu­cio­na­rio y la deci­sión de impug­nar las can­di­da­tu­ras de Bil­du son deci­sio­nes polí­ti­cas, pero que van en direc­cio­nes dia­me­tral­men­te opues­tas. La car­ta de ETA remi­ti­da a la CEN y a CONFEBASK se enmar­ca den­tro de una serie de comu­ni­ca­cio­nes de ETA que remar­can el fir­me com­pro­mi­so y volun­tad de la orga­ni­za­ción de impul­sar el pro­ce­so en mar­cha y de apor­tar a la nue­va era abier­ta en Eus­kal Herria, con vis­ta a la supera­ción defi­ni­ti­va del con­flic­to polí­ti­co y al cie­rre defi­ni­ti­vo de la con­fron­ta­ción arma­da.

Tal y como seña­lá­ba­mos al valo­rar el alto el fue­go gene­ral, incon­di­cio­nal e inter­na­cio­nal­men­te veri­fi­ca­ble anun­cia­do por ETA el pasa­do 10 de enero, nos encon­tra­mos ante una situa­ción sin pre­ce­den­tes, en la que ETA ade­más de res­pon­der a los reque­ri­mien­tos rea­li­za­dos des­de Ger­ni­ka y Bru­se­las, mos­tra­ba su com­pro­mi­so y dis­po­si­ción para con­ti­nuar dan­do pasos para el afian­za­mien­to y desa­rro­llo de la nue­va situa­ción. Ade­más, tal y como hici­mos al valo­rar el comu­ni­ca­do del Abe­rri Egu­na, la Izquier­da Aber­tza­le quie­re remar­car que ETA situé la cla­ve en dar la pala­bra y la capa­ci­dad de deci­sión al pue­blo vas­co.

Sin embar­go, el Gobierno espa­ñol no ha rea­li­za­do nin­gu­na apor­ta­ción en posi­ti­vo ante el cam­bio de esce­na­rio que esta­mos vivien­do en nues­tro país. Qui­so con­di­cio­nar el deba­te interno de la Izquier­da Aber­tza­le median­te la repre­sión y la into­xi­ca­ción mediá­ti­ca; inten­to res­tar cre­di­bi­li­dad a la apues­ta polí­ti­ca rea­li­za­da tras dicho deba­te y este ulti­mo año no ha hecho sino incre­men­tar la repre­sión en todos los ámbi­tos para inten­tar evi­tar la con­so­li­da­ción de un nue­vo esce­na­rio, en el que la con­fron­ta­ción se de exclu­si­va­men­te en el ámbi­to polí­ti­co y de las ideas.

Uno de los mayo­res expo­nen­tes de la obs­ti­na­ción esta­tal por evi­tar una situa­ción demo­crá­ti­ca de libre con­fron­ta­ción de ideas y pro­yec­tos polí­ti­cos es la impug­na­ción de las can­di­da­tu­ras de la coa­li­ción elec­to­ral Bil­du. Nos encon­tra­mos ante una deci­sión polí­ti­ca de enor­me gra­ve­dad. A tra­vés de las impug­na­cio­nes, el Gobierno del PSOE ha situa­do en el pun­to de mira los dere­chos civi­les y polí­ti­cos de cien­tos de miles de per­so­nas de nues­tro país.

No es una situa­ción nue­va, en la últi­ma déca­da dece­nas de miles de per­so­nas hemos sufri­do un apartheid polí­ti­co; nos han impe­di­do ele­gir y ser ele­gi­dos y hemos engro­sa­do lis­tas com­pues­tas por cer­ca de 40.000 per­so­nas que por razo­nes diver­sas y sin que medie reso­lu­ción judi­cial nos hemos con­ver­ti­do en per­so­nas sin dere­chos y con la capa­ci­dad de anu­lar los dere­chos de ter­ce­ros si se nos ocu­rre par­ti­ci­par en algu­na can­di­da­tu­ra.

Sin embar­go, aun­que no sea nove­do­sa, la deci­sión de impug­nar Bil­du supera todos los lími­tes cono­ci­dos, ya que no se actúa con­tra la Izquier­da Aber­tza­le sino con­tra todo un sec­tor social que abo­ga por cons­truir el futu­ro de nues­tro país des­de pará­me­tros de cam­bio polí­ti­co y social. Refle­jo de ello es que estas impug­na­cio­nes han indig­na­do al sen­tir mayo­ri­ta­rio de la socie­dad vas­ca, indig­na­ción que han tras­mi­ti­do casi todas las fuer­zas polí­ti­cas, sin­di­ca­les y socia­les del país.

Es evi­den­te que nos encon­tra­mos ante una deci­sión polí­ti­ca. La izquier­da aber­tza­le ha repe­ti­do has­ta la sacie­dad que las ile­ga­li­za­cio­nes no se cir­cuns­cri­bían al ámbi­to jurí­di­co, sino que par­tían de deci­sio­nes polí­ti­cas. Con la coa­li­ción Bil­du, la deci­sión polí­ti­ca de la impug­na­ción se ha retrans­mi­ti­do con luz y taquí­gra­fos, en un espec­tácu­lo de auten­ti­ca ver­güen­za vis­to des­de Eus­kal Herria.

Si la divi­sión de pode­res es la base de una demo­cra­cia, en el Esta­do espa­ñol tene­mos una demo­cra­cia sin base, ni altu­ra de miras para hacer fren­te al nue­vo esce­na­rio que se ha abier­to en nues­tro país. El actual mode­lo esta­tal no es más que una con­ti­nua­ción de la Demo­cra­cia Orgá­ni­ca fran­quis­ta.

La res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca de las impug­na­cio­nes y de sus posi­bles con­se­cuen­cias es del PSOE. El PSOE se mues­tra como un par­ti­do polí­ti­ca­men­te cobar­de y a mer­ced del PP. Es paté­ti­co que algu­nos digan que la deci­sión corres­pon­de a los jue­ces cuan­do todo el pro­ce­so de ile­ga­li­za­cio­nes par­te de un acuer­do entre el PSOE y el PP. En ese sen­ti­do, nos gus­ta­ría saber cual es el com­pro­mi­so que pien­san adop­tar los diri­gen­tes del PSE como López o Elor­za que se han mos­tra­do con­tra­rios a la impug­na­ción.

La impug­na­ción de todas las lis­tas de la coa­li­ción Bil­du va en con­tra del pro­ce­so abier­to en este país, con­tra el nue­vo esce­na­rio de paz y solu­cio­nes y con­tra todos aque­llos que han dado pasos valien­tes para lle­gar has­ta aquí.

Estas impug­na­cio­nes res­pon­den a las nece­si­da­des del PSOE y el PP, que no quie­ren que el nue­vo esce­na­rio abier­to se asien­te tras estas elec­cio­nes, por­que de ello deri­va­ría un impul­so del mis­mo, con­so­li­dán­do­se un esce­na­rio de libre con­fron­ta­ción de ideas y pro­yec­tos, esce­na­rio al que tan­to el PSOE y el PP le tie­nen ver­da­de­ro pavor, ya que care­cen de ofer­ta y pro­yec­to polí­ti­co para nues­tro pue­blo.

Ante la reali­dad que se nos quie­re impo­ner des­de Madrid, des­de la Izquier­da Aber­tza­le con­si­de­ra­mos nece­sa­ria una res­pues­ta como pue­blo: ese pue­blo que como suje­to polí­ti­co colec­ti­vo emer­gen­te ha dicho que bas­ta ya de leyes de par­ti­dos, de frau­des elec­to­ra­les, de acuer­dos anti­de­mo­crá­ti­cos que vie­nen de Madrid en con­tra siem­pre de la volun­tad mayo­ri­ta­ria que quie­re, anhe­la, un esce­na­rio de solu­cio­nes, de paz, de cie­rre defi­ni­ti­vo del con­flic­to.

Para la Izquier­da Aber­tza­le nues­tro pue­blo ha sido has­ta aho­ra el mayor freno a la estra­te­gia repre­si­va y de no solu­cio­nes de Madrid, pero aho­ra, ese freno popu­lar debe ir más allá, a impe­dir que se con­su­ma esta ope­ra­ción polí­ti­ca dise­ña­da por aque­llos que quie­ren per­pe­tuar una situa­ción de con­flic­to en nues­tro país.

Por ulti­mo, la Izquier­da Aber­tza­le con­si­de­ra que cual­quier per­so­na que apues­te por el pro­ce­so, por una reso­lu­ción polí­ti­ca y demo­crá­ti­ca, por la cons­truc­ción de un esce­na­rio de paz, jus­ti­cia y liber­tad, tie­ne que apor­tar su gra­ni­to de are­na para impe­dir que Madrid pue­da con­su­mar su juga­da; es posi­ble y es nece­sa­rio.

Ade­más con­si­de­ra­mos que son más nece­sa­rios que nun­ca los posi­cio­na­mien­tos y actua­cio­nes con­cre­tas acor­des con la gra­ve­dad de los hechos, que ten­dre­mos que deci­dir entre todos los que esta­mos dis­pues­tos a avan­zar en el esce­na­rio abier­to en nues­tro país.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *