Des­em­bar­co en Bil­bo de cató­li­cos de extre­ma dere­cha de la mano de Muni­lla e Ice­ta

El Pala­cio Eus­kal­du­na de Bil­bo aco­ge estos días unas jor­na­das de la ultra­de­re­chis­ta Aso­cia­ción Cató­li­ca de Pro­pa­gan­dis­tas, fiel refle­jo del cam­bio de rum­bo que desean dar Muni­lla e Ize­ta a la Igle­sia vas­ca. En el cón­cla­ve par­ti­ci­pa­rán extre­mis­tas de la talla de María San Gil y Mayor Ore­ja que com­par­ti­rán tri­bu­na con Azku­na, quien el pasa­do vier­nes no per­día la opor­tu­ni­dad de foto­gra­fiar­se con Ize­ta. Como con Fran­co, con ellos vol­ve­rán las pro­ce­sio­nes calle­je­ras enca­be­za­das con la cruz y la vír­gen. Las crí­ti­cas al des­em­bar­co ultra­con­ser­va­dor no se han hecho espe­rar en Biz­kaia.

Alre­de­dor de mil per­so­nas acu­di­rán maña­na y pasa­do a las VI Jor­na­das Cató­li­cos y Vida Públi­ca’, que orga­ni­za la Aso­cia­ción Cató­li­ca de Pro­pa­gan­dis­tas del País Vas­co (ACdP) bajo el lema “La Cruz: Espe­ran­za y Luz para el Mun­do” y que cuen­tan con el aval de un des­ta­ca­do miem­bro de la curia vati­ca­na, el car­de­nal Ennio Anton­ne­lli, pre­fec­to de la Con­gre­ga­ción para la Vida y la Fami­lia. La cita cuen­ta tam­bién con el apo­yo de los obis­pos Mario Ize­ta y José Igna­cio Muni­lla, que sim­pa­ti­zan con colec­ti­vos ultra­con­ser­va­do­res y de extre­ma dere­cha como éste.

El per­fil del movi­mien­to que­da al des­cu­bier­to vien­do a algu­nos de los invi­ta­dos a las jor­na­das, como la pre­si­den­ta de la ile­gí­ti­ma Cáma­ra de Gas­teiz, Aran­tza Qui­ro­ga, que diser­ta­rá sobre “El deber de tes­ti­mo­nio de un cató­li­co en la vida pri­va­da y públi­ca”, o el ex fun­cio­na­rio de pri­sio­nes José Anto­nio Orte­ga Lara. Cabe recor­dar que Jai­me Mayor Ore­ja es pro­pa­gan­dis­ta decla­ra­do, como otros diri­gen­tes del PP.

Des­ta­ca que de las 36 inter­ven­cio­nes anun­cia­das en las jor­na­das, 32 las pro­ta­go­ni­za­rán hom­bres y cua­tro muje­res, una de ellas Qui­ro­ga, lo que no pasa des­aper­ci­bi­do para los crí­ti­cos, que tam­bién cen­su­ran la par­ti­ci­pa­ción de los alcal­des de San­tur­tzi y Bil­bo, los jel­tza­les Ricar­do Ituar­te e Iña­ki Azku­na.

Una mues­tra de la fal­ta de comu­nión entre el pre­la­do bil­baino y la comu­ni­dad dio­ce­sa­na es que, por ejem­plo, los res­pon­sa­bles de Pas­to­ral Juve­nil de Biz­kaia se han nega­do a sumar­se. Des­ta­ca, y se encar­ga de hacer­lo Goyo Gar­cía, pro­mo­tor del XIX Foro Reli­gio­so Popu­lar ‑que se desa­rro­lla­rá tam­bién este fin de sema­na en el Pala­cio Euro­pa de la capi­tal alavesa‑, la ausen­cia de Miguel Asur­men­di, el obis­po gas­teiz­ta­rra.

La Comi­sión Per­ma­nen­te del Foro de Curas de Biz­kaia no ocul­ta tam­po­co sus crí­ti­cas a estas jor­na­das, que defi­nen como «des­em­bar­co» de gru­pos cató­li­cos ultra­con­ser­va­do­res y que des­di­bu­ja la ima­gen públi­ca que la socie­dad vas­ca tie­ne de la Igle­sia cató­li­ca. No pasan des­aper­ci­bi­das las posi­cio­nes éti­cas y polí­ti­cas de extre­ma dere­cha de la mayo­ría de los ponen­tes, así como el tema cen­tral ele­gi­do, Vida y Fami­lia, «la apues­ta éti­ca-polí­ti­ca de los gru­pos cató­li­cos neo­con­ser­va­do­res en las demo­cra­cias avan­za­das».

En el Eus­kal­du­na esta­rá la cruz y el icono de la Vir­gen de las Jor­na­das Mun­dia­les de la Juven­tud de Madrid, que lle­ga­rán en pro­ce­sión marí­ti­ma des­de San­tur­tzi. Los sacer­do­tes viz­cai­nos creen que «espec­tácu­los de masas ‑que defi­nen «de dudo­so gus­to esté­ti­co»- tan fre­cuen­tes últi­ma­men­te en la Igle­sia, como este de pasear la cruz y la ima­gen de la Vir­gen por la Ría, de San­tur­tzi a Bil­bao, no con­tri­bu­yen de nin­gu­na mane­ra a dar glo­ria al Dios de Jesús de Naza­ret sino al for­ta­le­ci­mien­to efí­me­ro de la glo­ria de la Igle­sia y a su des­cré­di­to ante una bue­na par­te de nues­tro pue­blo y muy espe­cial­men­te de su juven­tud».

Des­de el Foro denun­cian asi­mis­mo la «des­me­di­da» uti­li­za­ción de la cruz en las JMJ de Madrid, apo­ya­das por ban­cos, trans­na­cio­na­les y el Gobierno espa­ñol. «Nos pare­ce una afren­ta a Jesús cru­ci­fi­ca­do come­ti­da en los empo­bre­ci­dos por el sis­te­ma eco­nó­mi­co y por su últi­ma cri­sis. Ellos ‑sub­ra­yan en su refle­xión- no podrán par­ti­ci­par en esa jor­na­da madri­le­ña de encuen­tros con el Papa por­que care­cen de recur­sos eco­nó­mi­cos para asis­tir. Pre­ci­sa­men­te ellos, los pobres, a quie­nes la más anti­gua tra­di­ción ecle­sial lla­mó “los vica­rios de Cris­to’. ¡Qué inso­por­ta­ble incohe­ren­cia para la fe de la Igle­sia!».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *