Des­em­bar­co en Bil­bo de cató­li­cos de extre­ma dere­cha de la mano de Muni­lla e Iceta

El Pala­cio Eus­kal­du­na de Bil­bo aco­ge estos días unas jor­na­das de la ultra­de­re­chis­ta Aso­cia­ción Cató­li­ca de Pro­pa­gan­dis­tas, fiel refle­jo del cam­bio de rum­bo que desean dar Muni­lla e Ize­ta a la Igle­sia vas­ca. En el cón­cla­ve par­ti­ci­pa­rán extre­mis­tas de la talla de María San Gil y Mayor Ore­ja que com­par­ti­rán tri­bu­na con Azku­na, quien el pasa­do vier­nes no per­día la opor­tu­ni­dad de foto­gra­fiar­se con Ize­ta. Como con Fran­co, con ellos vol­ve­rán las pro­ce­sio­nes calle­je­ras enca­be­za­das con la cruz y la vír­gen. Las crí­ti­cas al des­em­bar­co ultra­con­ser­va­dor no se han hecho espe­rar en Bizkaia.

Alre­de­dor de mil per­so­nas acu­di­rán maña­na y pasa­do a las VI Jor­na­das Cató­li­cos y Vida Públi­ca’, que orga­ni­za la Aso­cia­ción Cató­li­ca de Pro­pa­gan­dis­tas del País Vas­co (ACdP) bajo el lema “La Cruz: Espe­ran­za y Luz para el Mun­do” y que cuen­tan con el aval de un des­ta­ca­do miem­bro de la curia vati­ca­na, el car­de­nal Ennio Anton­ne­lli, pre­fec­to de la Con­gre­ga­ción para la Vida y la Fami­lia. La cita cuen­ta tam­bién con el apo­yo de los obis­pos Mario Ize­ta y José Igna­cio Muni­lla, que sim­pa­ti­zan con colec­ti­vos ultra­con­ser­va­do­res y de extre­ma dere­cha como éste.

El per­fil del movi­mien­to que­da al des­cu­bier­to vien­do a algu­nos de los invi­ta­dos a las jor­na­das, como la pre­si­den­ta de la ile­gí­ti­ma Cáma­ra de Gas­teiz, Aran­tza Qui­ro­ga, que diser­ta­rá sobre “El deber de tes­ti­mo­nio de un cató­li­co en la vida pri­va­da y públi­ca”, o el ex fun­cio­na­rio de pri­sio­nes José Anto­nio Orte­ga Lara. Cabe recor­dar que Jai­me Mayor Ore­ja es pro­pa­gan­dis­ta decla­ra­do, como otros diri­gen­tes del PP.

Des­ta­ca que de las 36 inter­ven­cio­nes anun­cia­das en las jor­na­das, 32 las pro­ta­go­ni­za­rán hom­bres y cua­tro muje­res, una de ellas Qui­ro­ga, lo que no pasa des­aper­ci­bi­do para los crí­ti­cos, que tam­bién cen­su­ran la par­ti­ci­pa­ción de los alcal­des de San­tur­tzi y Bil­bo, los jel­tza­les Ricar­do Ituar­te e Iña­ki Azkuna.

Una mues­tra de la fal­ta de comu­nión entre el pre­la­do bil­baino y la comu­ni­dad dio­ce­sa­na es que, por ejem­plo, los res­pon­sa­bles de Pas­to­ral Juve­nil de Biz­kaia se han nega­do a sumar­se. Des­ta­ca, y se encar­ga de hacer­lo Goyo Gar­cía, pro­mo­tor del XIX Foro Reli­gio­so Popu­lar ‑que se desa­rro­lla­rá tam­bién este fin de sema­na en el Pala­cio Euro­pa de la capi­tal alavesa‑, la ausen­cia de Miguel Asur­men­di, el obis­po gasteiztarra.

La Comi­sión Per­ma­nen­te del Foro de Curas de Biz­kaia no ocul­ta tam­po­co sus crí­ti­cas a estas jor­na­das, que defi­nen como «des­em­bar­co» de gru­pos cató­li­cos ultra­con­ser­va­do­res y que des­di­bu­ja la ima­gen públi­ca que la socie­dad vas­ca tie­ne de la Igle­sia cató­li­ca. No pasan des­aper­ci­bi­das las posi­cio­nes éti­cas y polí­ti­cas de extre­ma dere­cha de la mayo­ría de los ponen­tes, así como el tema cen­tral ele­gi­do, Vida y Fami­lia, «la apues­ta éti­ca-polí­ti­ca de los gru­pos cató­li­cos neo­con­ser­va­do­res en las demo­cra­cias avanzadas».

En el Eus­kal­du­na esta­rá la cruz y el icono de la Vir­gen de las Jor­na­das Mun­dia­les de la Juven­tud de Madrid, que lle­ga­rán en pro­ce­sión marí­ti­ma des­de San­tur­tzi. Los sacer­do­tes viz­cai­nos creen que «espec­tácu­los de masas ‑que defi­nen «de dudo­so gus­to esté­ti­co»- tan fre­cuen­tes últi­ma­men­te en la Igle­sia, como este de pasear la cruz y la ima­gen de la Vir­gen por la Ría, de San­tur­tzi a Bil­bao, no con­tri­bu­yen de nin­gu­na mane­ra a dar glo­ria al Dios de Jesús de Naza­ret sino al for­ta­le­ci­mien­to efí­me­ro de la glo­ria de la Igle­sia y a su des­cré­di­to ante una bue­na par­te de nues­tro pue­blo y muy espe­cial­men­te de su juventud».

Des­de el Foro denun­cian asi­mis­mo la «des­me­di­da» uti­li­za­ción de la cruz en las JMJ de Madrid, apo­ya­das por ban­cos, trans­na­cio­na­les y el Gobierno espa­ñol. «Nos pare­ce una afren­ta a Jesús cru­ci­fi­ca­do come­ti­da en los empo­bre­ci­dos por el sis­te­ma eco­nó­mi­co y por su últi­ma cri­sis. Ellos ‑sub­ra­yan en su refle­xión- no podrán par­ti­ci­par en esa jor­na­da madri­le­ña de encuen­tros con el Papa por­que care­cen de recur­sos eco­nó­mi­cos para asis­tir. Pre­ci­sa­men­te ellos, los pobres, a quie­nes la más anti­gua tra­di­ción ecle­sial lla­mó “los vica­rios de Cris­to’. ¡Qué inso­por­ta­ble incohe­ren­cia para la fe de la Iglesia!».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.