VI Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba «En Cuba no será el capi­ta­lis­mo el que resuel­va los pro­ble­mas»

cuba_proyecto_nueva_economia.jpg

Cuba se pre­pa­ra para el VI Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta tenien­do como eje la dis­cu­sión eco­nó­mi­ca y el futu­ro de la isla

Des­de hace meses el pue­blo de Cuba lle­va ade­lan­te una inten­sa dis­cu­sión del Pro­yec­to de Linea­mien­tos de la Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y Social, que será apro­ba­do duran­te el VI Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta cubano (PCC).

La par­ti­ci­pa­ción masi­va de los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas en los deba­tes, el desa­fío de una actua­li­za­ción del sis­te­ma socia­lis­ta y la expec­ta­ti­va de los cam­bios, algu­nos de los cua­les ya comen­za­ron a apli­car­se en la isla, se mues­tran como un paso suma­men­te impor­tan­te en terri­to­rio cubano.

A su vez, son obser­va­dos des­de el exte­rior como una expe­rien­cia enri­que­ce­do­ra, pero tam­bién como una razón para recru­de­cer las pre­sio­nes con­tra Cuba, prin­ci­pal­men­te des­de Esta­dos Uni­dos y de las gran­des empre­sas de la comu­ni­ca­ción.

Cen­tros de tra­ba­jos, Comi­tés de Defen­sa de la Revo­lu­ción (CDR), ámbi­tos minis­te­ria­les y de las Fuer­zas Arma­das, y orga­ni­za­cio­nes socia­les, como la Fede­ra­ción de Muje­res o la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res Cuba­nos, fue­ron los esce­na­rios para lle­var a cabo más de 120 mil reunio­nes de don­de sur­gie­ron alre­de­dor de 600 mil pro­pues­tas de modi­fi­ca­cio­nes para los Linea­mien­tos.

Pese al silen­cio mediá­ti­co en el exte­rior, don­de la matriz de opi­nión es mos­trar el paso del sis­te­ma cubano a la pri­va­ti­za­ción casi total, millo­nes de cuba­nos y cuba­nas defi­nen la reno­va­ción de la eco­no­mía, como tam­bién tie­nen en cla­ro que el tra­ba­jo para lograr un mayor pro­duc­ti­vi­dad es cla­ve en el futu­ro de la nación.


Socia­lis­mo para resol­ver pro­ble­mas

“No será el capi­ta­lis­mo el que resuel­va nues­tros pro­ble­mas y que solo con una cla­ra pers­pec­ti­va socia­lis­ta es posi­ble hacer los cam­bios estruc­tu­ra­les nece­sa­rios y pre­ser­var la inde­pen­den­cia nacio­nal, la sobe­ra­nía, la equi­dad y la jus­ti­cia social”, expre­só el poli­tó­lo­go cubano y pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to Inter­na­cio­nal José Mar­tí de La Haba­na, Darío Macha­do.

Entre­vis­ta­do por la Agen­cia Vene­zo­la­na de Noti­cias (AVN), expli­có que la actua­li­za­ción del mode­lo eco­nó­mi­co ten­drá como obje­ti­vo “el pre­do­mi­nio de la pro­pie­dad social sobre los medios fun­da­men­ta­les de pro­duc­ción y ser­vi­cios y demás pro­pie­da­des socia­li­za­das, y la pla­ni­fi­ca­ción y, jun­to con ella, el papel del Esta­do en la regu­la­ción de los pro­ce­sos eco­nó­mi­cos”.

Con estas pala­bras, Macha­do des­pe­jó algu­nas inquie­tu­des sur­gi­das, don­de se esti­pu­la­ba que Cuba abri­ría sus polí­ti­cas a las pri­va­ti­za­cio­nes masi­vas y al capi­ta­lis­mo.

El poli­tó­lo­go indi­có que la irrup­ción del neo­li­be­ra­lis­mo no ocu­rri­rá en tie­rras cuba­nas, “no por razo­nes pura­men­te ideo­ló­gi­cas, sino por­que si la pro­pie­dad pri­va­da y el mer­ca­do capi­ta­lis­ta fue­ran la pana­cea uni­ver­sal, enton­ces no habría la cri­sis gene­ral que se obser­va hoy, no habría fra­ca­sa­do el neo­li­be­ra­lis­mo como está fra­ca­san­do, ni habría en el mun­do tan­ta ham­bre, tan­ta injus­ti­cia y tan­ta des­igual­dad”.

Tan­to las decla­ra­cio­nes del pre­si­den­te cubano, Raúl Cas­tro, como los comen­ta­rios que se pue­den oír en las calles del país, demues­tran que los cam­bios res­pe­ta­rán las con­quis­tas logra­das lue­go del triun­fo del Ejér­ci­to Rebel­de en 1959: edu­ca­ción y salud uni­ver­sal, ali­men­ta­ción y segu­ri­dad social como indi­vi­dual, en resu­men lo que cali­fi­ca Macha­do como “la dig­ni­fia­ción de la polí­ti­ca y del ciu­da­dano”.


Pro­duc­ti­vi­dad y cuen­ta­pro­pis­mo

Coope­ra­ti­vas, aso­cia­cio­nes e ini­cia­ti­vas de cuen­ta­pro­pis­mo son algu­nas de los pun­tos fun­da­men­ta­les para reno­var la eco­no­mía cuba­na.

La pro­fun­di­za­ción y mayor pro­duc­ti­vi­dad de expe­rien­cias ya exis­ten­tes, y los nue­vos mode­los “debe­rán estar siem­pre en con­so­nan­cia con la pla­ni­fi­ca­ción socia­lis­ta, fle­xi­ble y efi­cien­te, con el papel regu­la­dor del Esta­do socia­lis­ta, todo basa­do en el con­sen­so social y bajo con­trol polí­ti­co, jurí­di­co y popu­lar”, indi­có Macha­do.

Una de las refor­mas que des­per­ta­ron más deba­tes en lo interno, y des­in­for­ma­ción en el exte­rior, es la reorien­ta­ción de dos millo­nes de tra­ba­ja­do­res esta­ta­les.

“Los que no que­den en las nómi­nas debe­rán fluir hacia otras acti­vi­da­des en la pro­duc­ción y los ser­vi­cios don­de su tra­ba­jo será real­men­te útil para la socie­dad”, acla­ró el cate­drá­ti­co.

Macha­do agre­gó que con esta medi­da “se tra­ta no solo de lo que se aho­rra en sala­rios, sino de las nue­vas pro­duc­cio­nes y ser­vi­cios que entra­rán en el mer­ca­do interno enri­que­cién­do­lo”.

Sobre este paso, el pro­fe­sor acla­ró que “para muchas per­so­nas que no habían expe­ri­men­ta­do antes empren­di­mien­tos indi­vi­dua­les o en gru­pos, no depen­dien­tes del Esta­do, será un cam­bio impor­tan­te, un difí­cil pro­ce­so de adap­ta­ción en el que no todos mar­cha­rán a igual rit­mo ni con igua­les resul­ta­dos”.

Para fina­les de 2010, el gobierno cubano había entre­ga­do 128.000 soli­ci­tu­des de usu­fruc­to de tie­rras ocio­sas a par­ti­cu­la­res, con un total de un millón de hec­tá­reas.

Para mar­zo de 2011, el dia­rio Juven­tud Rebel­de anun­ció que más de 320.000 ciu­da­da­nos reci­bie­ron los per­mi­sos para mon­tar peque­ños nego­cios de cuen­ta­pro­pis­mo.

“En el pro­ce­so de tran­si­ción socia­lis­ta no es posi­ble obviar las rela­cio­nes mer­can­ti­les solo por­que tal cosa sea desea­ble. Pero lo que se pro­du­ce bajo un signo socia­lis­ta esta­rá mar­ca­do por el plan, la polí­ti­ca, la ideo­lo­gía, la éti­ca, y por for­mas más jus­tas y huma­nis­tas de dis­tri­bu­ción del pro­duc­to social, por­que no son mer­can­cías igua­les las que se pro­du­cen en el capi­ta­lis­mo como las que se pro­du­cen en la tran­si­ción socia­lis­ta”, sos­tu­vo Macha­do.


Desa­fíos de los cam­bios

Si lue­go de la Revo­lu­ción Cuba­na el pen­sa­mien­to de José Car­los Mariá­te­gui de un socia­lis­mo que no sea “ni cal­co ni copia” mar­có sus polí­ti­cas, en la actua­li­dad se encuen­tra más vigen­te que nun­ca, sobre todo en el con­cep­to de que el socia­lis­mo debe ser “crea­ción heroi­ca”.

Con medi­das que en oca­sio­nes son cata­lo­ga­das como len­tas, pero bus­can­do la segu­ri­dad en los momen­tos más crí­ti­cos, como en el perío­do espe­cial duran­te la déca­da del 90, el pue­blo cubano pudo rever­tir una situa­ción que muchos creían per­di­da con la caí­da de la Unión Sovié­ti­ca y el cam­po socia­lis­ta.

“La pues­ta a pun­to de ese nue­vo con­jun­to de arti­cu­la­cio­nes eco­nó­mi­cas, orga­ni­za­ti­vas y jurí­di­cas lle­va su tiem­po. Tén­ga­se en cuen­ta que para rea­li­zar en la prác­ti­ca el carác­ter revo­lu­cio­na­rio de las pro­pues­tas hay que desa­fiar pode­ro­sas fuer­zas inter­nas y exter­nas”, mani­fes­tó Macha­do.

La prin­ci­pal de ellas ya cum­plió cin­cuen­ta años y es sos­te­ni­da por Esta­dos Uni­dos: el blo­queo comer­cial y eco­nó­mi­co al que es some­ti­da la isla.

Macha­do ade­más sumó “la reali­dad de un mun­do pre­do­mi­nan­te­men­te capi­ta­lis­ta, repro­duc­tor de los patro­nes esta­ble­ci­dos por el capi­ta­lis­mo tar­dío y las con­ti­nuas cam­pa­ñas mediá­ti­cas con­tra la revo­lu­ción y el socia­lis­mo cuba­nos”.

En el caso de las fuer­zas inter­na, remar­có “el buro­cra­tis­mo, los intere­ses espu­rios que se han enquis­ta­do en dife­ren­tes espa­cios del sis­te­ma social, las mani­fes­ta­cio­nes de corrup­ción, la iner­cia de las prác­ti­cas a las que nos hemos acos­tum­bra­do, el aco­mo­da­mien­to, la igno­ran­cia y tam­bién la medio­cri­dad”.

Con desa­fíos y expec­ta­ti­vas, Macha­do arries­gó que una de las con­clu­sio­nes sur­gi­das del deba­te de los Linea­mien­tos es que “una vez más el pue­blo está par­ti­ci­pan­do” para encon­trar solu­cio­nes a sus pro­pios asun­tos.

“Las nece­si­da­des a veces ago­bian­tes, los enor­mes pro­ble­mas que se deben enfren­tar, el des­gas­te y cri­mi­nal impac­to del blo­queo eco­nó­mi­co nor­te­ame­ri­cano, no han podi­do ago­tar las poten­cia­li­da­des de cam­bio que exis­ten en una ciu­da­da­nía cul­ta polí­ti­ca­men­te y pre­do­mi­nan­te­men­te revo­lu­cio­na­ria como lo es la cuba­na”, ase­ve­ró.

Lue­go de resal­tar que en las dis­cu­sio­nes “han teni­do dere­cho de par­ti­ci­par todos los cuba­nos y cuba­nas sin exclu­sión algu­na”, Macha­do fina­li­zó des­ta­can­do que en la Cuba actual exis­te “un ambien­te de cre­cien­te opti­mis­mo con la evo­lu­ción len­ta, pero segu­ra y res­pon­sa­ble de los cam­bios en mar­cha”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *