Sobre votos y fosas – Antxon Gómez

Para quie­nes aspi­ran a vivir de la polí­ti­ca y per­pe­tuar­se en el poder, todo vale si de lo que se tra­ta es de man­te­ner­se visi­bles ante la ciu­da­da­nía. Inclu­so, si es nece­sa­rio, se mer­ca­dea con el sufri­mien­to ajeno, aun­que duran­te déca­das lo hayan tra­ta­do de olvi­dar, esqui­var y, por qué no decir­lo, ocul­tar y negar.

Las elec­cio­nes están a las puer­tas y entra­mos en una alo­ca­da carre­ra de inau­gu­ra­cio­nes, estre­nos y ofren­das flo­ra­les. Todo bien medi­do y con­tro­la­do, más si cabe, cuan­do se pisa el vidrio­so y con­tra­dic­to­rio terreno de la memo­ria his­tó­ri­ca. Deci­mos vidrio­so y con­tra­dic­to­rio terreno, por­que son éstas mis­mas per­so­nas y par­ti­dos quie­nes han apro­ba­do las ver­gon­zo­sas leyes de pun­to final sobre las que se han eri­gi­do los últi­mos 35 años de impu­ni­dad. No les impor­ta uti­li­zar el dolor ajeno para rea­li­zar una bue­na cam­pa­ña de pro­pa­gan­da ins­ti­tu­cio­nal y a la vez par­ti­dis­ta. Está cla­ro que tam­bién aquí quie­ren estar pre­sen­tes. Pero pre­ten­den hacer­lo sin poner en evi­den­cia su par­te de res­pon­sa­bi­li­dad en que se dé con­ti­nui­dad a la impu­ni­dad. Tarea que les será har­to difí­cil, pues los movi­mien­tos memo­ria­lis­tas no esta­mos por cola­bo­rar en esa labor.

Des­de media­dos de los 90, los agen­tes socia­les nos hemos diri­gi­do a las ins­ti­tu­cio­nes con el fin de abor­dar el pro­ble­ma des­de los pará­me­tros de la lega­li­dad inter­na­cio­nal. Nos han res­pon­di­do con la arro­gan­cia de quien se cree en pose­sión de una visión de esta­do, acon­se­ján­do­nos el olvi­do como reme­dio a una vul­ne­ra­ción de dere­chos que aún con­ti­núa.

En este tiem­po hemos segui­do sopor­tan­do las con­se­cuen­cias de la impu­ni­dad, que con­de­na al silen­cio y al olvi­do a miles de fami­lia­res de per­so­nas repre­sa­lia­das. El siglo XXI trae­rá con­si­go una nue­va orien­ta­ción de la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal (a pesar de la nula volun­tad de la cla­se polí­ti­ca) que será con­se­cuen­cia de la pre­sión de los movi­mien­tos socia­les con­tra la impu­ni­dad de los res­pon­sa­bles de los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad y geno­ci­dio.

La pri­me­ra exhu­ma­ción rea­li­za­da con téc­ni­cas arqueo­ló­gi­cas y foren­ses de una fosa común con víc­ti­mas de la repre­sión fran­quis­ta fue pro­mo­vi­da, en el año 2000, por fami­lias de des­apa­re­ci­dos, y dio ori­gen a una nue­va gene­ra­ción del movi­mien­to memo­ria­lis­ta. Trans­cu­rri­rían sie­te lar­gos años has­ta que se aprue­ba, en 2007, la cono­ci­da como Ley de Memo­ria His­tó­ri­ca, que Amnis­tía Inter­na­cio­nal no ha duda­do en cali­fi­car como nue­va «ley de pun­to final».

Entre 2008 y 2010 hemos pre­sen­ta­do ante las ins­ti­tu­cio­nes fora­les y auto­nó­mi­cas sen­dos pro­gra­mas de inter­ven­ción, per­fec­ta­men­te pre­su­pues­ta­dos y en con­so­nan­cia con la lega­li­dad inter­na­cio­nal. Estos gobier­nos y los par­ti­dos PNV, PSE y PP han recha­za­do todas las medi­das pro­pues­tas. Patxi López, Idoia Men­dia, Jose­ba Egi­bar, Rafae­la Rome­ro, Mar­kel Olano… así como todas las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas y cien­tí­fi­cas rele­van­tes en esta mate­ria, tie­nen cono­ci­mien­to de nues­tras pro­pues­tas de tra­ba­jo.

Tal vez, el ejem­plo más gra­ve lo tene­mos en Gipuz­koa, don­de las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes (Jun­tas Gene­ra­les, Dipu­tación y Ayun­ta­mien­to de Donos­tia) han esta­do inmer­sas en una gro­tes­ca com­pe­ti­ción para aca­pa­rar minu­tos de pan­ta­lla. Plan­tar un árbol, inau­gu­rar una pla­ca o edi­tar un libro pane­gí­ri­co… cual­quier cosa vale para estar pre­sen­te en los medios. A las víc­ti­mas y sus fami­lia­res, con­vi­da­dos de pie­dra, se les recuer­da para vol­ver a ente­rrar­les, a con­de­nar­les al olvi­do. Víc­ti­mas sin iden­ti­dad per­so­nal, polí­ti­ca, sin­di­cal, cul­tu­ral… Se quie­re pasar pági­na sin hacer jus­ti­cia ni repa­rar el daño cau­sa­do.

La con­clu­sión es cla­ra: el obje­ti­vo de estos actos es man­te­ner el esta­do de impu­ni­dad. Si no fue­se así, ¿a qué espe­ran las ins­ti­tu­cio­nes para per­so­nar­se como par­te y finan­ciar las denun­cias inter­pues­tas por los fami­lia­res de las per­so­nas des­apa­re­ci­das, ase­si­na­das, tor­tu­ra­das…? ¿A que espe­ran para exi­gir la anu­la­ción de las leyes de pun­to final aún en vigor? ¿A que espe­ran para exi­gir la des­ti­tu­ción de todos los impli­ca­dos en los crí­me­nes o para defi­nir­se ante la tra­yec­to­ria polí­ti­ca del actual Jefe de Esta­do, del pre­si­den­te hono­rí­fi­co del PP (Manuel Fra­ga Iri­bar­ne), de Mar­tín Villa…? ¿A qué espe­ran para ins­tar a la Fis­ca­lía y a la Abo­ga­cía del Esta­do a que den ini­cio a pro­ce­sos pena­les con­tra estos fran­quis­tas y sus here­de­ros?

Las medi­das más urgen­tes se con­cre­tan en: (1) reco­gi­da de tes­ti­mo­nios, siguien­do el pro­to­co­lo pro­pues­to des­de 2002; (2) vali­da­ción de estos tes­ti­mo­nios como prue­ba judi­cial; (3) vacia­do de toda la infor­ma­ción docu­men­tal actual­men­te en poder del Gobierno Vas­co y su corres­pon­dien­te cote­jo y com­ple­men­ta­ción con el res­to de fuen­tes docu­men­ta­les (inclui­dos tes­ti­mo­nios ora­les) depo­si­ta­das en los archi­vos esta­ta­les y de otros paí­ses; (4) urgen­te rea­li­za­ción de prue­bas de ADN para poder iden­ti­fi­car a los repre­sa­lia­dos; (5) cata­lo­ga­ción, con­ser­va­ción y cus­to­dia de toda esta docu­men­ta­ción en aras del cum­pli­mien­to de los obje­ti­vos pro­pues­tos por la lega­li­dad inter­na­cio­nal; (6) crea­ción de una ofi­ci­na de asis­ten­cia inte­gral a las víc­ti­mas del fran­quis­mo y el terro­ris­mo de Esta­do y con­si­guien­te finan­cia­ción de las deman­das judi­cia­les de las mis­mas.

Los repre­sen­tan­tes ins­ti­tu­cio­na­les saben que no podrán seguir elu­dien­do sus res­pon­sa­bi­li­da­des, a ries­go de con­ver­tir­se en cóm­pli­ces cons­cien­tes y nece­sa­rios de la per­pe­tua­ción de una impu­ni­dad tan­tas veces denun­cia­da por el Comi­té de Dere­chos Huma­nos de las Nacio­nes Uni­das o el Con­se­jo de Euro­pa, que han ins­tan­do al Esta­do espa­ñol a que pon­ga fin a esta situa­ción y pro­ce­da, de mane­ra urgen­te, a la cons­ti­tu­ción de comi­sio­nes de inves­ti­ga­ción de la ver­dad, para hacer jus­ti­cia y poner en mar­cha medi­das de repa­ra­ción.

Des­de Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan, reco­gien­do las deman­das his­tó­ri­cas del movi­mien­to memo­ria­lis­ta, hemos pre­sen­ta­do el docu­men­to «Oroi­me­na­ren Gil­tza­rria», con las con­di­cio­nes míni­mas exi­gi­bles para la imple­men­ta­ción de polí­ti­cas públi­cas de recu­pe­ra­ción de la memo­ria his­tó­ri­ca, que está des­ti­na­do a con­ver­tir­se en ins­tru­men­to para medir la volun­tad real de la cla­se polí­ti­ca. Su acep­ta­ción y el com­pro­mi­so ante el mis­mo serán la prue­ba de la ver­da­de­ra impli­ca­ción de par­ti­dos e ins­ti­tu­cio­nes en corre­gir la deu­da, man­te­ni­da en el tiem­po, que tie­nen con las víc­ti­mas del fran­quis­mo y el terro­ris­mo de esta­do.

(*) Tam­bién fir­man este artícu­lo Ando­ni Txas­ko e Iña­ki Asto­re­ka, 

Antxon Gomez, Manuel Sainz y Gotzon Gar­men­dia (*) Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *