«Los Sau­díes Invan­den Bah­rein para Fre­nar el Levan­ta­mien­to Shií­ta en la Región»

7

Al mis­mo tiem­po y vio­lan­do las reso­lu­cio­nes de la ONU y el Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo Pér­si­co (CCG), más de 1.000 sol­da­dos sau­díes entra­ron en el país para ayu­dar a repri­mir el movi­mien­to de pro­tes­tas pací­fi­cas. Qui­nien­tos poli­cías de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos hicie­ron lo mis­mo.

Sor­pren­den­te­men­te, Qatar ‑un país que había logra­do un pres­ti­gio inter­na­cio­nal gra­cias a su polí­ti­ca exte­rior inde­pen­dien­te- dijo tam­bién que envia­ría más sol­da­dos a apo­yar el régi­men de su vecino.

Colo­nia bri­tá­ni­ca has­ta 1971, Bah­rein ha sido duran­te déca­das un fiel alia­do de EEUU en Orien­te Medio. Sede de la Quin­ta Flo­ta de EEUU des­de 1995 y sitio de una base mili­tar nor­te­ame­ri­ca­na des­de 1947, Bah­rein ha sido res­pal­da­do duran­te lar­go tiem­po por Washing­ton, como par­te de sus esfuer­zos para con­tro­lar el Gol­fo Pér­si­co, la región petro­lí­fe­ra más impor­tan­te del mun­do.

El pasa­do verano, el gobierno detu­vo a dece­nas de acti­vis­tas pro-dere­chos huma­nos, líde­res reli­gio­sos y figu­ras de la opo­si­ción, que habían pedi­do el fin del uso habi­tual de la tor­tu­ra por par­te del régi­men. Vein­ti­cin­co fue­ron acu­sa­dos de “con­tac­tar con orga­ni­za­cio­nes extran­je­ras y sumi­nis­trar­les una fal­sa y enga­ño­sa docu­men­ta­ción sobre el rei­no.” La mitad fue­ron acu­sa­dos de inten­tar lle­var a cabo un gol­pe de esta­do. En total, 450 fue­ron arres­ta­dos.

Muchos de estos muer­tos y heri­dos vivían en Sitra y otros barrios pre­do­mi­nan­te­men­te shiíes de la capi­tal, Mana­má. Los shiíes cons­ti­tu­yen el 70% de la pobla­ción, pero están exclui­dos de los pues­tos cla­ve en el gobierno y los cuer­pos de segu­ri­dad.

Ellos se mues­tran tam­bién en con­tra de las polí­ti­cas guber­na­men­ta­les que otor­gan la ciu­da­da­nía y empleos a los sun­níes de otros paí­ses ára­bes y del Sur de Asia como for­ma de poner fin a la mayo­ría demo­grá­fi­ca de los shiíes. Con estas accio­nes, el régi­men ha gene­ra­do resen­ti­mien­to e ira entre la mayo­ría de la pobla­ción.

Sin embar­go, aun­que muchos mani­fes­tan­tes son shiíes, ellos abo­gan por la uni­dad por enci­ma de las dife­ren­cias reli­gio­sas y han por­ta­do pan­car­tas y rea­li­za­do cán­ti­cos de “Ni Sun­ní ni Shií, sino sólo Bah­rei­ní”, lema éste que se ha con­ver­ti­do en una carac­te­rís­ti­ca de las pro­tes­tas masi­vas des­de que ellas comen­za­ron en febre­ro.

La prin­ci­pal fuer­za polí­ti­ca, lide­ra­da por los shiíes, el Wifaq, pide una monar­quía cons­ti­tu­cio­nal, elec­cio­nes demo­crá­ti­cas, un Par­la­men­to más pode­ro­so, una nue­va cons­ti­tu­ción, el des­man­te­la­mien­to del apa­ra­to de segu­ri­dad, jus­ti­cia en la dis­tri­bu­ción de empleos y vivien­das, liber­tad de pren­sa y de reli­gión y el fin de la tor­tu­ra. Sin embar­go, des­pués de la san­grien­ta repre­sión de los mani­fes­tan­tes y la inva­sión sau­dí, muchos bah­rei­níes están pidien­do aho­ra el fin de la pro­pia monar­quía.

A pesar del hecho de que Bah­rein tie­ne un par­la­men­to elec­to, el poder real des­can­sa en el Con­se­jo de la Shu­ra o Cáma­ra Alta, que tie­ne la auto­ri­dad de apro­bar o res­cin­dir cual­quier ley apro­ba­da por el Con­se­jo de Repre­sen­tan­tes o Cáma­ra Baja. Los miem­bros de la Shu­ra son nom­bra­dos direc­ta­men­te por el rey. La fami­lia Al Jali­fa ha bus­ca­do tam­bién pre­ser­var su poder impor­tan­do indi­vi­duos que son lea­les sólo a la fami­lia real para sus fuer­zas de segu­ri­dad. Traí­dos de paí­ses tales como Jor­da­nia, Pakis­tán y Yemen, ellos están siem­pre dis­pues­tos a gol­pear y matar a los mani­fes­tan­tes.

El 14 de mayo, los mani­fes­tan­tes cor­ta­ron el acce­so a gran­des sec­cio­nes del dis­tri­to finan­cie­ro de Mana­ma. La poli­cía ini­cial­men­te recha­zó a varios cen­te­na­res de ellos que habían blo­quea­do los edi­fi­cios de ofi­ci­nas, pero miles más sobre­pa­sa­ron a las fuer­zas de segu­ri­dad a fina­les de ese día para levan­tar una serie de barri­ca­das en la carre­te­ra que lle­va­ba a dicho área. La BBC dijo que habían sido eri­gi­dos obs­tácu­los alre­de­dor del dis­tri­to y que miles de mani­fes­tan­tes habían ocu­pa­do esta zona.

INVASIÓN SAUDÍ

Des­pués de que las pro­tes­tas en Bah­rein se hubie­ran ini­cia­do, el régi­men sau­dí comen­zó a temer que este levan­ta­mien­to en masa en Bah­rein pudie­ra exten­der­se por toda la región, inclu­yen­do en sus regio­nes orien­ta­les, que están pobla­das mayo­ri­ta­ria­men­te por shiíes. Los miem­bros de esta escue­la islá­mi­ca están tam­bién opri­mi­dos por los gober­nan­tes sau­díes, que tie­nen mie­do de sen­ti­mien­to cre­cien­te­men­te hos­til hacia las monar­quías del Gol­fo entre los pue­blos de la región. La monar­quía en Bah­rein ha esta­do estre­cha­men­te vin­cu­la­da a la fami­lia real sau­dí duran­te un lar­go tiem­po. Ara­bia Sau­dí envió tro­pas a Bah­rein en 1994 para refor­zar a la dinas­tía de los Al Jali­fa duran­te el perío­do ante­rior de mani­fes­ta­cio­nes masi­vas con­tra su domi­nio auto­crá­ti­co. Duran­te años, los sau­díes han apun­ta­la­do al régi­men de Bah­rein sumi­nis­tran­do petró­leo gra­tui­to y finan­cian­do su pre­su­pues­to.

Las auto­ri­da­des sau­díes están “asus­ta­das de que su pro­pio pue­blo se alce para pro­tes­tar,” dijo Rod­ney Sha­kes­pea­re, pre­si­den­te del Comi­té con­tra la Tor­tu­ra en Bah­rein, con sede en Lon­dres, a Press TV en una entre­vis­ta. “Si hubie­ra elec­cio­nes libres en Ara­bia Sau­dí, el 99% de la pobla­ción vota­ría con­tra el régi­men y eso es por lo que ellos están asus­ta­dos de un peque­ño soplo de demo­cra­cia en una dimi­nu­ta isla del Gol­fo Pér­si­co,” aña­dió Sha­kes­pea­re. De hecho, las pro­tes­tas con­tra la entra­da de mili­ta­res sau­díes en Bah­rein tuvie­ron lugar en las ciu­da­des pre­do­mi­nan­te­men­te shiíes de Ara­bia Sau­dí, tales como Qatif, Sau­fa, Sihat, Tarut y Awa­mi­ya.

Sha­kes­pea­re tam­bién des­cri­bió los ata­ques de la poli­cía anti­dis­tur­bios de Bah­rein y las fuer­zas sau­díes con­tra los mani­fes­tan­tes de Bah­rein como “una masa­cre a gran esca­la de un pue­blo des­ar­ma­do”. “Éstas son per­so­nas que duran­te déca­das han rea­li­za­do deman­das mode­ra­das y han pro­tes­ta­do de una for­ma no vio­len­ta,” seña­ló.

El régi­men de Bah­rein se ha apro­ve­cha­do de la pre­sen­cia de estas tro­pas extran­je­ras en el país para lan­zar una bru­tal repre­sión con­tra los ciu­da­da­nos. El 16 de mar­zo, la poli­cía de Bah­rein mató al menos a cin­co mani­fes­tan­tes e hirió a algu­nas doce­nas más cuan­do asal­tó un cam­po levan­ta­do por mani­fes­tan­tes en la Pla­za de la Per­la de Mana­má.

El 17 de mar­zo, las fuer­zas de segu­ri­dad de Bah­rein asal­ta­ron la Pla­za de la Per­la, el epi­cen­tro de las pro­tes­tas anti-régi­men. Heli­cóp­te­ros, tan­ques y ame­tra­lla­do­ras fue­ron des­ple­ga­dos en el asal­to. “Ellos lo rom­pie­ron todo; dis­pa­ra­ron a los niños; no hubo huma­ni­dad ni res­pe­to,” dijo Has­san Ali Ibrahim, un mani­fes­tan­te, cita­do por el New York Times. “Cuan­do vimos los tan­ques y los coches, un cen­te­nar de noso­tros nos diri­gi­mos hacia ellos y comen­za­mos a can­tar: “Pací­fi­ca­men­te, Pací­fi­ca­men­te”. Enton­ces ellos comen­za­ron a dis­pa­rar des­de el terreno y des­de el puen­te, des­de todas par­tes”.

Las fuer­zas de segu­ri­dad asal­ta­ron la loca­li­dad de Al Musa­la esa noche. Esta vecin­dad, pre­do­mi­nan­te­men­te shií, y los subur­bios de la capi­tal, Mana­má, per­ma­ne­cie­ron bajo el ase­dio de la poli­cía el 17 de mar­zo, con varios cen­te­na­res de sol­da­dos y tan­ques situa­dos en las prin­ci­pa­les inter­sec­cio­nes.

Las fuer­zas de segu­ri­dad de Bah­rein detu­vie­ron a una dece­na de líde­res opo­si­to­res, inclu­yen­do a Has­san Mushai­ma, del Movi­mien­to Haq, y a Ibrahim Sha­rif, líder de la Socie­dad Waad, los días 16 y 17 de mar­zo. El Cen­tro de Dere­chos Huma­nos de Bah­rein dijo que las fuer­zas del régi­men rodea­ron la casa de Has­san Mushai­ma antes de lle­var­lo a una loca­li­za­ción des­co­no­ci­da. Ibrahim Sha­rif fue tam­bién arres­ta­do. Algu­nas loca­li­da­des pre­do­mi­nan­te­men­te shiíes fue­ron rodea­das. Una ban­da arma­da detu­vo la impre­sión del úni­co perió­di­co de la opo­si­ción Al Wasat e inten­tó des­truir sus pren­sas y dete­ner su publi­ca­ción.

Los sol­da­dos sau­díes han ata­ca­do a los mani­fes­tan­tes. El 16 de Mar­zo, las fuer­zas sau­díes irrum­pie­ron en un hos­pi­tal en Mana­má don­de varias cen­te­na­res de per­so­nas esta­ban reci­bien­do tra­ta­mien­to para las heri­das sufri­das en cho­ques con las fuer­zas del gobierno un día antes. Las tro­pas sau­díes entra­ron en el Hos­pi­tal de Sal­ma­ni­ya y no per­mi­tie­ron a los doc­to­res, enfer­me­ras y parien­tes de las víc­ti­mas entrar o salir del edi­fi­cio.

A pesar de todo, la inva­sión sau­dí no ha inti­mi­da­do al pue­blo de Bah­rein. Poco des­pués de que las noti­cias sobre la lle­ga­da de las tro­pas sau­díes se exten­die­ra, dece­nas de miles de mani­fes­tan­tes lle­va­ron a cabo una pro­tes­ta en el exte­rior de la Emba­ja­da de Ara­bia Sau­dí para opo­ner­se a la inva­sión y con­de­nar la repre­sión lan­za­da por el régi­men del rey Hamad. “Ara­bia Sau­dí no tie­ne el dere­cho de venir a Bah­rein. Nues­tro pro­ble­ma es con el gobierno, no con Ara­bia Sau­dí,” dijo el mani­fes­tan­te Ali Man­sur a AFP.

El Reagru­pa­mien­to de la Uni­dad Nacio­nal, una pla­ta­for­ma de par­ti­dos de la opo­si­ción, emi­tió una decla­ra­ción el 14 de Mar­zo opo­nién­do­se a la inter­ven­ción mili­tar: “Con­si­de­ra­mos la lle­ga­da de cual­quier sol­da­do o vehícu­lo mili­tar al terri­to­rio de Bah­rein… como una ocu­pa­ción abier­ta del rei­no de Bah­rein y una cons­pi­ra­ción con­tra el pue­blo des­ar­ma­do.” Abdel Yalil Jalil, líder del prin­ci­pal par­ti­do de opo­si­ción Al Wifaq, cali­fi­có la inva­sión sau­dí de “gue­rra de ani­qui­la­ción”. “Esto no ocu­rre ni siquie­ra en las gue­rras y no es acep­ta­ble… Yo les vi dis­pa­rar cin­co ráfa­gas de fue­go real con mis pro­pios ojos,” seña­ló.

Al Wifaq ha hecho un lla­ma­mien­to a la pobla­ción para que siga recla­man­do sus dere­chos. Uno de los líde­res del par­ti­do, Sheij Ali Sal­man, pidió a los mani­fes­tan­tes que con­ti­nua­ran su levan­ta­mien­to pací­fi­co a pesar de la uti­li­za­ción de la vio­len­cia por par­te de Mana­má con­tra ellos. Él dijo que la natu­ra­le­za pací­fi­ca del levan­ta­mien­to ser­vi­ría para derro­tar “a la dic­ta­du­ra que pre­va­le­ce en el país”.

La inva­sión de Bah­rein por par­te de Ara­bia Sau­dí ‑y otros paí­ses del CCG℗- demues­tra la hos­ti­li­dad de los diri­gen­tes sau­díes hacia las aspi­ra­cio­nes demo­crá­ti­cas y socia­les de las masas ára­bes. La res­pues­ta tra­di­cio­nal de las monar­quías sau­dí, bah­rei­ní y de otros paí­ses del Gol­fo Pér­si­co ante las legí­ti­mas deman­das de sus pue­blos ha sido la repre­sión y no el diá­lo­go. “El CCG℗ se halla detrás de las monar­quías, con­tro­la­das por los sun­níes, en la región,” dijo Gala Ria­ni, una ana­lis­ta sobre Orien­te Medio radi­ca­da de Lon­dres, a Bloom­berg news. “Ellos no están dis­pues­tos a nego­ciar una nue­va estruc­tu­ra polí­ti­ca.” Cabe seña­lar que el Rey Abdu­la cri­ti­có la polí­ti­ca de Oba­ma por no apo­yar a Hos­ni Muba­rak en Egip­to.

Esta polí­ti­ca está lle­na de hipo­cre­sía. La sema­na antes de que sus paí­ses inva­die­ran Bah­rein, los minis­tros de Exte­rio­res decla­ra­ron que el régi­men de Gada­fi se había con­ver­ti­do en “ile­gí­ti­mo” e hicie­ron un lla­ma­mien­to a la Liga Ára­be para que “com­par­ta sus res­pon­sa­bi­li­da­des y tome las medi­das neces­rias para dete­ner el derra­ma­mien­to de san­gre en Libia”, en un momen­to en que la máqui­na de matar en Bah­rein había dado muer­te ya a civi­les des­ar­ma­dos y las auto­ri­da­des sau­díes habían ame­na­za­do con hacer lo mis­mo.

De este modo y mien­tras cíni­ca­men­te han pedi­do ata­ques aéreos con­tra el Ejér­ci­to de Gada­fi, debi­do a su repre­sión con­tra los rebel­des libios, las monar­quías de Ara­bia Sau­dí y otros paí­ses del Gol­fo están actuan­do de for­ma simi­lar para apo­yar al bru­tal régi­men de Bah­rein.

ABNA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *