Aná­li­sis de la situa­ción en Fukushi­ma y del peli­gro para pobla­ción japonesa

reactor fukushimaEl acci­den­te nuclear oca­sio­na­do en Fukushi­ma por el sis­mo y el tsu­na­mi que el 11 de mar­zo devas­ta­ron al nores­te de Japón plan­tea nume­ro­sas pre­gun­tas sobre los peli­gros que corre la pobla­ción y los ries­gos futu­ros que genera.

Estas son las opi­nio­nes de tres exper­tos fran­ce­ses: Jac­ques Repus­sart, direc­tor gene­ral del Ins­ti­tu­to de Radio­pro­tec­ción y Segu­ri­dad Nuclear (IRSN), Phi­lip­pe Jamet, comi­sa­rio de la Auto­ri­dad de Segu­ri­dad Nuclear (ASN) y Ber­nard Bigot, admi­nis­tra­dor gene­ral del Comi­sa­ria­do de Ener­gía Ató­mi­ca (CEA).

PREGUNTA: ¿Cuál es la situa­ción en la cen­tral nuclear de Fukushi­ma? ¿La fusión del com­bus­ti­ble fue dete­ni­da a tiempo?

RESPUESTA: Jac­ques Repus­sart: el esta­do de ese empla­za­mien­to segui­rá sien­do pro­ble­má­ti­co duran­te lar­go tiem­po, pero no se espe­ran más fenó­me­nos muy vio­len­tos en los pró­xi­mos días. Por lo tan­to, hay una situa­ción que está en vías de ser resuel­ta. (…) apa­ren­te­men­te, la fusión del com­bus­ti­ble fue dete­ni­da por el riego.

Es urgen­te eva­cuar el agua que fue con­ta­mi­na­da des­pués de estas ope­ra­cio­nes, pues gene­ra una radiac­ti­vi­dad ambien­te que impi­de tra­ba­jar en esta ins­ta­la­ción. Hay que bom­bear­la, tra­tar­la o en el peor de los casos, echar­la al mar para que se diluya.

Tam­bién hay que con­ti­nuar regan­do, pues si las pis­ci­nas que con­tie­nen com­bus­ti­ble gas­ta­do se vacia­sen, se regis­tra­rían incen­dios y ema­na­cio­nes muy importantes.

Ber­nard Bigot: se entra­rá en la eta­pa de con­trol de las ins­ta­la­cio­nes cuan­do se hayan pues­to en ser­vi­cio los sis­te­mas habi­tua­les de enfria­mien­to, la prio­ri­dad actual del ope­ra­dor Tok­yo Elec­tric Power (TEPCO).

P: La Agen­cia Inter­na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca reco­mien­da al gobierno japo­nés que amplíe la zona de eva­cua­ción más allá de un radio de 20 km alre­de­dor de la cen­tral. ¿Qué pien­san ustedes?

R: Jac­ques Repus­sard: hay dese­chos radiac­ti­vos en for­ma de aero­sol más allá de la zona eva­cua­da, sobre todo por­que llo­vió. Esos depó­si­tos plan­tean un ries­go para los alimentos.

Pero se pue­de tener una con­ta­mi­na­ción sig­ni­fi­ca­ti­va en una par­te del terri­to­rio sin que eso obli­gue a des­pla­zar a las pobla­cio­nes, una ope­ra­ción que tie­ne impac­tos huma­nos, sen­ti­men­ta­les y finan­cie­ros. No hay que igno­rar esta con­ta­mi­na­ción, sino tomar­la en cuen­ta sobre todo en lo que res­pec­ta a la cade­na ali­men­ta­ria. En lugar de ale­jar a la gen­te, se pue­de ale­jar la ali­men­ta­ción con­ta­mi­na­da para redu­cir las dosis absorbidas.

Phi­lip­pe Jamet: sin embar­go, los veci­nos no regre­sa­rán a sus casas a 2 km de la cen­tral, y tam­bién habrá res­tric­cio­nes ali­men­ta­rias a lar­go plazo.

P: ¿Qué suce­de con la con­ta­mi­na­ción del agua marina?

R: Jac­ques Repus­sart: Para pro­te­ger a las pobla­cio­nes, es mejor que las radia­cio­nes vayan al Océano Pací­fi­co que al aire que está sobre Japón. La radiac­ti­vi­dad que par­te al agua mari­na no se esca­pa hacia la atmós­fe­ra. Se dilui­rá, se encon­tra­rán ras­tros a miles de kiló­me­tros, pero sin gran­des consecuencias.

P: ¿Cuá­les son las lec­cio­nes de alcan­ce inter­na­cio­nal que se pue­den sacar de la catás­tro­fe actual?

R: Phi­lip­pe Jamet: Se reque­ri­rán varios años para com­pren­der y saber cómo evi­tar que se repro­duz­ca un acci­den­te de esta gravedad.

Ber­nard Bigot: uno de los temo­res está vin­cu­la­do a que la ins­ta­la­ción se ha vuel­to muy frá­gil debi­do al sis­mo y al tsu­na­mi. Por lo tan­to, es más vulnerable.

(Con infor­ma­ción de AFP)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *