Los gol­pes de la CIA se con­ta­gian: Aho­ra le lle­gó el turno a Siria-IAR noti­cias.

Estan­ca­dos en el bom­bar­deo a Libia, con Kada­fi toda­vía vivi­to, colean­do, y exter­mi­nan­do a los ope­ra­ti­vos de la CIA en su terri­to­rio, aho­ra los cru­za­dos del eje USA-UE-Israel van por Siria. Un «peso pesa­do» del «eje del mal», cuya imbri­ca­ción con Irán, Gaza y Libano, pue­de con­ver­tir a la nue­va «revuel­ta popu­lar» de la CIA en la gran mecha del pol­vo­rín de Medio Orien­te.

Lo de Siria esta­ba can­ta­do. Jun­to con Libia, es el pre­mio mayor en el table­ro de las «revuel­tas popu­la­res» arma­das y orga­ni­za­das por la CIA, el Mos­sad y los ser­vi­cios «alia­dos» en Áfri­ca y Medio Orien­te.

«La muer­te de un núme­ro inde­ter­mi­na­do de per­so­nas que par­ti­ci­pan en mani­fes­ta­cio­nes anti­gu­ber­na­men­ta­les plan­tea el inte­rro­gan­te de si Siria será el pró­xi­mo país ára­be en ver­se con­mo­cio­na­do como resul­ta­do de la actual ola de pro­tes­tas en el mun­do islá­mi­co», seña­la este vie­nes la cade­na BBC.

«Bue­na par­te de la evo­lu­ción de los acon­te­ci­mien­tos en Siria depen­de­rá de cómo Al-Assad mane­je la ira mani­fes­ta­da en los últi­mos días en Deraa y que poten­cial­men­te podría exten­der­se a otras regio­nes del país», aña­de la cade­na bri­tá­ni­ca.

Las mani­fes­ta­cio­nes tuvie­ron lugar en varias loca­li­da­des, sobre todo en Deraa (epi­cen­tro de la revuel­ta, don­de han muer­to más de cien per­so­nas des­de el 18 de mar­zo), Sana­mein, Daael (sur), la capi­tal Damas­co, Banias y Hama, según corres­pon­sa­les de la AFP.

Según las auto­ri­da­des sirias, para ali­men­tar las revuel­tas se tras­la­da­ron arma­men­to y equi­pos de comu­ni­ca­cio­nes des­de el vecino Israel, país al que acu­san de ser el ori­gen de más de un millón de men­sa­jes tele­fó­ni­cos de tex­to urgien­do a los sirios a usar las mez­qui­tas como bases para fomen­tar con­flic­tos.

A su vez, el gobierno sirio cali­fi­có de «men­ti­ras» los men­sa­jes y las imá­ge­nes envia­das des­de la zona hacia el exte­rior con «his­to­rias sobre masa­cres» y afir­mó que la pobla­ción local está «coope­ran­do para dete­ner a las ban­das arma­das».

Seña­la la BBC, «has­ta aho­ra algu­nos inten­tos de movi­li­zar a la opo­si­ción en Damas­co y en otros luga­res se habían des­va­ne­ci­do, dejan­do la impre­sión de que la situa­ción no era tan volá­til como en otros paí­ses ára­bes».

«Pero ‑con­ti­núa la cade­na- debi­do a la mano dura de las auto­ri­da­des con peque­ños inci­den­tes loca­les, la ciu­dad de Deraa, al sur de Damas­co, de repen­te se con­vir­tió en el cen­tro de la indig­na­ción popu­lar, simi­lar a la que ha pren­di­do la mecha en otros luga­res de la región».

En Siria, tan­to como en Libia, el obje­ti­vo cla­ve es el petró­leo y el derro­ca­mien­to de regí­me­nes no ads­crip­tos a la estra­te­gia geo­po­lí­ti­ca cen­tra­li­za­do­ra del eje USA-UE-Israel en Afri­ca y en Medio Orien­te.

Bush lo desig­nó como el com­ba­te con­tra las «dic­ta­du­ras» del «eje del mal», y Oba­ma, más pro­gre, lo lla­ma pro­yec­to de «demo­cra­ti­za­ción». El tras­fon­do es la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta».

En las lla­ma­das «revuel­tas del mun­do ára­be» los patro­nes ope­ra­ti­vos, los obje­ti­vos y los intere­ses estra­té­gi­cos en jue­go no son los mis­mos.

La gran diná­mi­ca movi­li­za­do­ra de las inva­sio­nes mili­ta­res, las gue­rras y con­flic­tos regio­na­les, y los gol­pes inter­nos de la CIA con­tra líde­res y pre­si­den­tes des­gas­ta­dos que ya no «cie­rran» con el con­trol estra­té­gi­co hege­mó­ni­co de la pri­me­ra poten­cia impe­rial del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, es el apo­de­ra­mien­to de los mer­ca­dos y de las fuen­tes natu­ra­les del «oro negro».Un recur­so cla­ve (y en extin­ción) para la super­vi­ven­cia futu­ra de las poten­cias cen­tra­les.

Pero, hay un esce­na­rio dife­ren­cial para leer los pro­ce­sos de movi­li­za­ción calle­je­ra y de repre­sión mili­tar que se están desa­rro­lla­do en Áfri­ca y en Medio Orien­te, y que la pren­sa inter­na­cio­nal y los cen­tros del poder impe­ria­lis­ta mun­dial mani­pu­lan y defi­nen intere­sa­da­men­te como «revuel­tas popu­la­res en el mun­do ára­be».

La inten­ción, como siem­pre, es mez­clar los intere­ses y los obje­ti­vos en jue­go dia­me­tral­men­te opues­tos, que dina­mi­zan esas movi­li­za­cio­nes masi­vas con­tra los regi­me­nes de gobierno vigen­tes.

La idea de la Casa Blan­ca, hoy con­tro­la­da por el lobby judío «libe­ral» con Oba­ma como geren­te, es plas­mar en la órbi­ta de sus saté­li­tes ára­bes el «pro­yec­to demo­cra­cia» reno­van­do la cara del vie­jo «orden arma­do» y ter­mi­nan­do con la figu­ra gas­ta­da de los dic­ta­do­res al esti­lo Muba­rak que gene­ran odio y resis­ten­cia popu­lar.

Des­de el pun­to de vis­ta estra­té­gi­co, las revuel­tas calle­je­ras como las des­ata­das en Túnez, o con­tra Muba­rak en Egip­to ali­men­ta­ron inge­nua­men­te la hipó­te­sis de una «revo­lu­ción musul­ma­na» o de un «levan­ta­mien­to popu­lar».

El obje­ti­vo en ese caso, fue derro­car al títe­re, y pre­ser­var la con­ti­nui­dad del titi­ri­te­ro. La «sali­da demo­crá­ti­ca» en Egip­to no una opción islá­mi­ca como pre­go­nan el «pro­gre­sis­mo» y la izquier­da, sino una opción con­cer­ta­da entre la Casa Blan­ca de Oba­ma, los hal­co­nes del Com­ple­jo Mili­tar Indus­trial y la logia ban­ca­ria de Wall Street. Los due­ños de Egip­to.

A dife­ren­cia del res­to de los pro­ce­sos de «pro­tes­ta popu­lar en el mun­do ára­be islá­mi­co» infil­tra­dos por la CIA y las inte­li­gen­cias «alia­das» en Afri­ca, Libia y Siria se ins­cri­ben en los patro­nes ope­ra­ti­vos de las «revo­lu­cio­nes naran­ja» en el espa­cio sovié­ti­co, o en los «gol­pes budis­tas» del Tibet o Bir­ma­nia, o en la rebe­lión «refor­mis­ta» para derro­car a los aya­to­las en Irán, encua­dra­dos en la nue­va «gue­rra fría» por áreas de influen­cia (mili­tar y comer­cial) que man­tie­ne el eje capi­ta­lis­ta Rusia-Chi­na con el eje capi­ta­lis­ta USA-UE-Israel.

En este esce­na­rio dife­ren­cial, hay que leer esos pro­ce­sos que la pren­sa inter­na­cio­nal (intere­sa­da en defor­mar y mez­clar los acon­te­ci­mien­tos) defi­ne en masa como «revuel­tas popu­la­res en el mun­do ára­be».

No es lo mis­mo Egip­to, Túnez, Yemen, don­de la CIA, el Mos­sad israe­lí y los ser­vi­cios bri­tá­ni­cos ope­ra­ron (y ope­ran) para sus­ti­tuir a dic­ta­do­res pro­sio­nis­tas gas­ta­dos y en desuso, por «pro­ce­sos demo­crá­ti­cos» digi­ta­dos por Washing­ton, que Bah­rein, una base estra­té­gi­ca de la Quin­ta Flo­ta USA, don­de Irán, a tra­vés de la rebe­lión de la mayo­ría chií­ta inten­ta derro­car a la monar­quía alia­da de EEUU.

Ni es lo mis­mo Libia, don­de Mua­mar Kada­fi, un «líbe­ro» expe­ri­men­ta­do, ex alia­do ines­ta­ble del eje USA-UE, que nego­cia­ba por con­ve­nien­cia con el «mun­do occi­den­tal», está some­ti­do a un bom­bar­deo per­ma­nen­te por par­te de EEUU y las poten­cias euro­peas lue­go de haber abor­ta­do el inten­to para derro­car­lo des­de aden­tro.

Ni Siria es lo mis­mo que Libia. Allí gobier­na un régi­men chií, alia­do fir­me del eje Rusia-Chi­na-Irán-Vene­zue­la, y prin­ci­pal sos­tén (jun­to con Irán) de Hamás y Hez­bo­lá en Gaza y en Libano.

Empa­ren­tan­do a Siria con el res­to de las «revuel­tas popu­la­res» dice la BBC: «Siria com­par­te muchas de las con­di­cio­nes que lle­va­ron al derro­ca­mien­to de los gobier­nos en Túnez y Egip­to, y que sub­ya­cen en los tras­tor­nos en Libia, Yemen, Bah­réin y otras nacio­nes».

Hay un fac­tor adi­cio­nal, según la cade­na: el poder se con­cen­tra en manos de la mino­ría alaui­ta (una rama del Islam chií­ta), a la que per­te­ne­ce Al-Assad, lo que gene­ra resen­ti­mien­tos entre la mayo­ri­ta­ria comu­ni­dad suni­ta.

A favor del gobierno están par­ti­cu­lar­men­te «su pos­tu­ra nacio­na­lis­ta» – apun­ta la BBC- y «la fir­me­za en con­tra de Israel y, en oca­sio­nes, de los pode­res occi­den­ta­les», lo que le gran­jea apo­yo entre la pobla­ción.

Bue­na par­te de la evo­lu­ción de los acon­te­ci­mien­tos en Siria depen­de­rá ‑pro­nos­ti­ca la cade­na bri­tá­ni­ca- de cómoo Al-Assad mane­je la ira mani­fes­ta­da en los últi­mos días en Deraa y que poten­cial­men­te podría exten­der­se a otras regio­nes del país.

Lo que impli­ca que en Siria, a dife­ren­cia de lo que está pasan­do en Libia, la CIA está ope­ran­do la des­es­ta­bi­li­za­ción del régi­men mon­ta­da en un enfren­ta­mien­to inter-reli­gio­so cuya evo­lu­ción y obje­ti­vo apun­tan a una gue­rra civil como la que uti­li­za­ron para divi­dir y con­tro­lar Irak.

Des­pués de ini­ciar un pro­yec­to de remo­de­la­ción «demo­crá­ti­ca» expul­san­do a sus des­gas­ta­dos dic­ta­do­res alia­dos en Egip­to y Túnez, EEUU y la UE (uti­li­zan­do como pan­ta­lla a la OTAN) fue­ron por el petró­leo libio y por una posi­ción estra­té­gi­ca en el dis­po­si­ti­vo del con­trol geo­po­lí­ti­co mili­tar en Áfri­ca.

Hoy, estan­ca­dos en el bom­bar­deo a Libia, con Kada­fi toda­vía vivi­to, colean­do, y exter­mi­nan­do a los ope­ra­ti­vos de la CIA en su terri­to­rio, van por Siria.

Un «peso pesa­do» del «eje del mal», cuya imbri­ca­ción con Irán, Gaza y Líbano, pue­de con­ver­tir a la nue­va «revuel­ta popu­lar» de la CIA en la gran mecha del pol­vo­rín de Medio Orien­te.

Manuel Frey­tas

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *