Se ave­ci­na un tsu­na­mi social- René Ota­duy

El “tsu­na­mi”, fenó­meno de la natu­ra­le­za como el des­ata­do tras el poten­te terre­mo­to regis­tra­do hace unos días en Japón, y que se teme haya podi­do cau­sar más de 1.500 muer­tes, es una gran ola o una serie de olas pro­du­ci­das en una masa de agua por el empu­je vio­len­to de una fuer­za que la des­pla­za ver­ti­cal­men­te.

Los terre­mo­tos son la mayor cau­sa de los “tsu­na­mis”, aun­que tam­bién pue­den pro­vo­car­los vol­ca­nes, meteo­ri­tos, derrum­bes cos­te­ros o sub­te­rrá­neos e inclu­so explo­sio­nes de gran mag­ni­tud.

Para que un terre­mo­to ori­gi­ne un “tsu­na­mi” el fon­do marino debe ser movi­do abrup­ta­men­te en sen­ti­do ver­ti­cal, de modo que el océano es impul­sa­do fue­ra de su equi­li­brio nor­mal. Cuan­do esa inmen­sa masa de agua tra­ta de recu­pe­rar su equi­li­brio, se gene­ran las olas.

La pri­me­ra ola no sue­le ser la más alta, sino que es muy pare­ci­da a las nor­ma­les; des­pués se pro­du­ce un impre­sio­nan­te des­cen­so del nivel del mar segui­do por la pri­me­ra ola gigan­tes­ca, y a con­ti­nua­ción por varias más (infor­ma­ción obte­ni­da de Cuba Deba­te: http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​2​0​1​1​/​0​3​/​1​1​/​q​u​e​-​e​s​-​y​-​c​o​m​o​-​s​e​-​f​o​r​m​a​-​u​n​-​t​s​u​n​a​m​i​-​i​n​f​o​g​r​a​f​ia/)

Estos días obser­va­mos ató­ni­tos el sufri­mien­to del pue­blo japo­nés ante las con­se­cuen­cias del efec­to com­bi­na­do de un terre­mo­to y un tsu­na­mi. La vio­len­cia de los fenó­me­nos natu­ra­les está sien­do cre­cien­te, y no son pocas las voces que nos aler­tan de este tipo de fenó­me­nos como con­se­cuen­cia del des­equi­li­brio en la natu­ra­le­za pro­du­ci­do por el sis­te­ma de pro­duc­ción y des­truc­ción capi­ta­lis­ta. Más allá de esta línea de refle­xión, exis­ten cier­tos para­le­lis­mos entre este fenó­meno de la natu­ra­le­za con la situa­ción que vivi­mos des­de un pun­to de vis­ta social, eco­nó­mi­co y polí­ti­co en el con­jun­to de pue­blos bajo juris­dic­ción del esta­do espa­ñol son evi­den­tes: el tsu­na­mi es un fenó­meno de la natu­ra­le­za que se pro­du­ce en tres fases con­se­cu­ti­vas, la actual ofen­si­va neo­li­be­ral tam­bién, y sus con­se­cuen­cias para las cla­ses tra­ba­ja­do­ras son desas­tro­sas en ambos casos.

En pri­mer lugar, hay que tener en cuen­ta que los tsu­na­mis se ori­gi­nan a muchos kiló­me­tros de la cos­ta, debi­do como decía­mos al des­pla­za­mien­to de can­ti­da­des ingen­tes de agua pro­du­ci­do por el efec­to de fuer­tes terre­mo­tos o movi­mien­tos brus­cos en la cor­te­za sub­ma­ri­na. Esa es su fuer­za motriz des­en­ca­de­nan­te.

A gran­des ras­gos pode­mos afir­mar que esta­mos ante el final de un ciclo de cre­ci­mien­to capi­ta­lis­ta basa­do prin­ci­pal­men­te en la cons­truc­ción, en la espe­cu­la­ción con las vivien­das, así como en el expo­lio impe­ria­lis­ta. Tal y como era pre­vi­si­ble, la bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria tocó techo, y algu­nas gran­des enti­da­des finan­cie­ras nor­te­ame­ri­ca­nas alta­men­te impli­ca­das en el nego­cio inmo­bi­lia­rio así como en prác­ti­cas espe­cu­la­ti­vas de alto ries­go (prin­ci­pal­men­te con hipo­te­cas) que­bra­ron en sep­tiem­bre de 2008. A con­ti­nua­ción, se pro­du­jo un efec­to de cri­sis de deu­da con­ca­te­na­da que afec­tó a otras enti­da­des finan­cie­ras a lo lar­go y ancho del pla­ne­ta (depen­dien­tes en últi­mo tér­mino del capi­tal finan­cie­ro nor­te­ame­ri­cano y anglo­sa­jón) El fin de ciclo de cre­ci­mien­to capi­ta­lis­ta fue el epi­cen­tro del terre­mo­to.

Exis­te una segun­da fase en el pro­ce­so de des­en­ca­de­na­mien­to de un tsu­na­mi: como pro­duc­to de esa fuer­za ver­ti­cal en alta mar, se pro­du­ce un nota­ble des­cen­so del nivel de las aguas en la cos­ta. Los pue­blos que han con­vi­vi­do duran­te la his­to­ria con estos fenó­me­nos de la natu­ra­le­za, como el japo­nés, toman este indi­ca­dor como refe­ren­te de la mag­ni­tud de la ola que lle­ga­rá a la cos­ta. A mayor des­cen­so del nivel del mar, mayor será el tama­ño de las olas que se ave­ci­nen. Cabe des­ta­car que cier­tas espe­cies de ani­ma­les con­ser­van una capa­ci­dad ins­tin­ti­va alta­men­te efi­caz a la hora de per­ci­bir e intuir estos desas­tres natu­ra­les, en muchas oca­sio­nes muy supe­rio­res a las del ser humano.

Tras­la­dan­do estas refle­xio­nes al plano social, eco­nó­mi­co y polí­ti­co, es evi­den­te que hemos pade­ci­do un des­cen­so en el nivel de las aguas, que no es otra cosa que el saqueo que se ha pro­du­ci­do en las cuen­tas públi­cas de los esta­dos del sur de Euro­pa, pro­du­ci­do median­te la inyec­ción de ingen­tes can­ti­da­des de dine­ro públi­co para sanear las cuen­tas de las enti­da­des finan­cie­ras. Las cuen­tas públi­cas están en situa­ción de défi­cit, la deu­da se con­vier­te en inasu­mi­ble para cier­tos esta­dos, y aún se ame­na­za con nue­vas inyec­cio­nes (a las cajas de aho­rro sin ir más lejos en el caso del esta­do espa­ñol)

Y final­men­te, tras el des­cen­so pro­du­ci­do en el nivel del mar en la cos­ta, se pro­du­cen las olas, ya que el agua tien­de a res­ta­ble­cer su nivel de equi­li­brio ante­rior ocu­pan­do el vacío deja­do en la cos­ta por efec­to de la fuer­za ver­ti­cal ori­gi­na­ria del fenó­meno. Esas olas tar­dan en lle­gar, pero aun­que no lo aca­be­mos de creer, final­men­te lle­gan, arras­tran­do una enor­me masa de agua tras de sí, y cuan­do lo hacen, arra­san con todo lo que encuen­tran a su paso.

Los esta­dos más débi­les, deno­mi­na­dos PIGS des­pec­ti­va­men­te, fal­tos de recur­sos públi­cos (que han sido inyec­ta­dos para sanear las cuen­tas de las enti­da­des pri­va­das), deben finan­ciar la deu­da en los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les. Esas olas gigan­tes se ase­me­jan mucho toda la bate­ría de medi­das impues­tas a las socie­da­des por el capi­tal finan­cie­ro como garan­tía de pago de la deu­da asu­mi­da. Esas olas gigan­tes­cas adop­tan en nues­tro caso la for­ma de refor­mas labo­ra­les, pri­va­ti­za­cio­nes pro­gre­si­vas, des­man­te­la­mien­to del teji­do indus­trial, agrí­co­la y gana­de­ro al ser­vi­cio de los dic­ta­dos de la UE, pre­ca­ri­za­ción de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo, ame­na­zas al sis­te­ma públi­co de pen­sio­nes, aumen­to de la vio­len­cia con­tra las muje­res, fas­cis­ti­za­ción de la socie­dad, ame­na­zas de nue­vos con­flic­tos béli­cos impe­ria­lis­tas, y un lar­go etcé­te­ra.

Esas son las olas gigan­tes que ya están comen­zan­do a gol­pear en nues­tra pre­ca­ria situa­ción. Olas que cons­ti­tu­yen la fuer­za sobre la que se pre­ten­de edi­fi­car un nue­vo sis­te­ma social. No esta­mos ante una mera suce­sión de recor­tes, sino ante el inten­to por par­te del capi­tal finan­cie­ro de impo­ner un cam­bio de mode­lo social, de terri­bles con­se­cuen­cias para las muje­res y las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de los pue­blos.

Aun­que nos cues­te per­ci­bir­lo, se están adop­tan­do toda una serie de medi­das que van a cam­biar radi­cal­men­te nues­tras con­di­cio­nes de vida futu­ras, así como las de las gene­ra­cio­nes veni­de­ras. Pue­de que nos esté cos­tan­do per­ci­bir­lo, pue­de que esta­mos toda­vía en la pla­ya, de pie, miran­do al hori­zon­te, pen­san­do: ¿es posi­ble que lo que ven nues­tros ojos sea aque­llo que no nos atre­ve­mos siquie­ra a ima­gi­nar? Esas deci­sio­nes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que hoy en día nos afec­tan y que van a deter­mi­nar nues­tras vidas, al igual que los tsu­na­mis, se ori­gi­nan en la leja­nía, y los seres huma­nos sole­mos tener cier­tas difi­cul­ta­des a la hora de per­ci­bir cam­bios pro­fun­dos, ya que ten­de­mos a pen­sar que las cosas van a seguir ocu­rrien­do como has­ta aho­ra.

En you­tu­be exis­ten una serie de vídeos gra­ba­dos por video-afi­cio­na­dos que tam­bién debe­rían hacer­nos refle­xio­nar, ya que mues­tran dife­ren­tes acti­tu­des huma­nas ante este tipo de fenó­me­nos poco corrien­tes. En uno de estos vídeos (http://www.youtube.com/watch?v=agqy1LncD‑I&feature=related) pode­mos obser­var (en el minu­to 2:40) cómo hay una per­so­na en la pla­ya, que aun­que parez­ca men­ti­ra, espe­ra a la ola de fren­te, y obvia­men­te, es arra­sa­da por ella. Es tre­men­do, y por eso mis­mo con­vie­ne dete­ner­se por un momen­to a refle­xio­nar. ¿Qué impul­sa a esa per­so­na a per­ma­ne­cer inmó­vil? Tal vez el mie­do cau­sa­do por las pro­por­cio­nes gigan­tes­cas de la ola que se ave­ci­na, tal vez la fal­ta de con­cien­cia sobre las pro­por­cio­nes reales del fenó­meno y sobre las con­se­cuen­cias que con­lle­va­rá para su vida. Tal vez la fas­ci­na­ción, cier­to gra­do de estu­pi­dez, o la per­cep­ción sub­je­ti­va de que no podía ser, esa ola ten­dría que dete­ner­se a sus pies al lle­gar a tie­rra, como el res­to de olas que había vis­to has­ta enton­ces. La con­se­cuen­cia en defi­ni­ti­va es fatal, esa per­so­na es tra­ga­da lite­ral­men­te por la pode­ro­sa corrien­te de agua.

Otros vídeos en cam­bio mues­tran un cier­to pro­ce­so de con­cien­cia­ción de las per­so­nas que gra­ban des­de la ori­lla los pri­me­ros indi­cios del tsu­na­mi, que se están pro­du­cien­do en la leja­nía de alta mar. Estas per­so­nas se dan cuen­ta de que deben actuar antes de que las olas que ya se vis­lum­bran lle­guen a la cos­ta. No sabe­mos el des­en­la­ce, pero es pro­ba­ble que esa acti­tud sir­vie­ra para que esas per­so­nas sal­va­ran la vida. Esas per­so­nas tuvie­ron la capa­ci­dad de inter­pre­tar un fenó­meno nue­vo, que sus ojos no habían vis­to jamás, y a pesar de ello, toma­ron la deci­sión acer­ta­da en el momen­to acer­ta­do

(http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​I​n​E​0​X​0​E​o​m​q​g​&​f​e​a​t​u​r​e​=​r​e​l​a​ted)

Lle­ga­dos a este pun­to, hay que tener en cuen­ta que la dife­ren­cia esen­cial entre los tsu­na­mis natu­ra­les y los actua­les fenó­me­nos que esta­mos vivien­do es que el actual pro­ce­so en for­ma de tsu­na­mi social que se cier­ne sobre [email protected] lo pode­mos parar, por­que su ori­gen es humano, res­pon­de a unos intere­ses con­cre­tos, y es posi­ble levan­tar una corre­la­ción de fuer­zas lo sufi­cien­te­men­te resis­ten­te como para dete­ner­lo. Es posi­ble hacer­lo, pero hay que poner­se manos a la obra. En nues­tro caso, ante la inmi­nen­cia del desas­tre, no se tra­ta de bus­car refu­gios ele­va­dos para sal­var el pelle­jo indi­vi­dual­men­te, sino de redo­blar nues­tros esfuer­zos y nues­tras capa­ci­da­des de tra­ba­jo colec­ti­vo para cons­truir un dique que sal­ve a nues­tro pue­blo de las con­se­cuen­cias de aque­llas medi­das que se están adop­tan­do, olas gigan­tes­cas que gol­pean y arra­san nues­tras vidas.

Hay dis­tin­tas voces que nos advier­ten que esta­mos ante un tsu­na­mi social de con­se­cuen­cias desas­tro­sas. Todos los indi­ca­do­res así lo aler­tan. Tene­mos que ser capa­ces de per­ci­bir con ante­rio­ri­dad lo que está ocu­rrien­do y poner­nos manos a la obra. La lucha es nues­tro úni­co camino.

René Ota­duy

Izquier­da Cas­te­lla­na

12 mar­zo 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *