Los islan­de­ses se han rebe­la­do con­tra su gobierno, exi­gien­do que no se pague la deu­da de los ban­cos – Juan Manuel Ara­güés

Lo que no apa­re­ce en los medios, no suce­de. Esa es la máxi­ma que se ha debi­do de apli­car con el extra­ñí­si­mo caso de Islan­dia. Sí, Islan­dia. Islan­dia debe­ría ser noti­cia, por­ta­da de infor­ma­ti­vos. ¿Por qué? Pues por­que en Islan­dia, la pobla­ción ha toma­do las calles, cace­ro­la en mano, para mos­trar su radi­cal opo­si­ción a su gobierno. Y la movi­li­za­ción ciu­da­da­na no solo ha pro­vo­ca­do dos cri­sis de gobierno, sino que ha for­za­do un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te, la redac­ción de una nue­va Cons­ti­tu­ción que evi­te que se repi­tan situa­cio­nes como las que se han pro­du­ci­do a lo lar­go de esta cri­sis glo­bal. ¿Y qué situa­cio­nes son esas?

Los tres ban­cos prin­ci­pa­les de Islan­dia se lan­za­ron, al abri­go del neo­li­be­ra­lis­mo ram­pan­te, a una polí­ti­ca de com­pra de acti­vos y pro­duc­tos fue­ra de sus fron­te­ras. Como ha ocu­rri­do con nume­ro­sas enti­da­des ban­ca­rias, esos pro­duc­tos resul­ta­ron ser basu­ra, de esa que a Rodri­go Rato le pare­cía una estu­pen­da apues­ta finan­cie­ra cuan­do era direc­tor del FMI, lo que lle­vó a las cita­das enti­da­des a la ban­ca­rro­ta por sus deu­das en Holan­da y Gran Bre­ta­ña. El gobierno islan­dés pro­ce­dió a nacio­na­li­zar los ban­cos y a asu­mir sus deu­das. Ello supu­so que cada ciu­da­dano de Islan­dia se encon­tra­ra con una deu­da de 12.000 euros. Como ocu­rre por todas par­tes del pla­ne­ta, la mala ges­tión de enti­da­des pri­va­das debe ser enju­ga­da por ins­ti­tu­cio­nes públi­cas y, por lo tan­to, por la ciu­da­da­nía en su con­jun­to.

La dife­ren­cia radi­ca en que los ciu­da­da­nos islan­de­ses, ante el escán­da­lo de la situa­ción –escán­da­lo que es asi­mi­la­ble al que suce­de en todos los paí­ses occi­den­ta­les– se rebe­la­ron con­tra su gobierno. Así, se lan­za­ron a la calle, exi­gien­do que no se paga­ra la deu­da de otros. Unos otros que cuan­do tie­nen bene­fi­cios no se acuer­dan de los ciu­da­da­nos y los esta­dos, pero que recu­rren ansio­sos a ellos cuan­do se encuen­tran en situa­cio­nes de apu­ro. El gobierno, que insis­tía en pagar la deu­da, por la pre­sión del FMI y de los gobier­nos de Holan­da y Gran Bre­ta­ña, se vio for­za­do a con­vo­car un refe­rén­dum, en el que el 93% de la pobla­ción se negó a pagar la deu­da de otros. Ello pro­vo­có una cri­sis polí­ti­ca de pro­fun­das dimen­sio­nes que ha desem­bo­ca­do en dos cri­sis de gobierno y en la crea­ción de una comi­sión de ciu­da­da­nos de a pie encar­ga­dos de redac­tar una nue­va Cons­ti­tu­ción. Los islan­de­ses se han har­ta­do de que les tomen el pelo y han deci­di­do tomar su des­tino en sus pro­pias manos.

El caso es sor­pren­den­te. Pero lo que qui­zá sea más sor­pren­den­te es que este pro­ce­so, que se vie­ne desa­rro­llan­do en los dos últi­mos años y que está en ple­na efer­ves­cen­cia, con una ofen­si­va del Par­ti­do Con­ser­va­dor para decla­rar ile­gal el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te (¡qué mie­do tie­nen los con­ser­va­do­res de toda laya a la ciu­da­da­nía!), que este pro­ce­so, insis­to, no haya mere­ci­do un solo comen­ta­rio en los infor­ma­ti­vos. Cuan­do los vol­ca­nes de Islan­dia esta­lla­ron hace meses, sus ceni­zas cubrie­ron Euro­pa y pro­vo­ca­ron un enor­me caos aéreo. Pro­ba­ble­men­te, el temor de que las ceni­zas del vol­cán polí­ti­co islan­dés pro­vo­ca­ran efec­tos socia­les en Euro­pa es una expli­ca­ción plau­si­ble de este silen­cio. El efec­to con­ta­gio, lo hemos vis­to en el Magreb, es una de las carac­te­rís­ti­cas de la socie­dad mediá­ti­ca.

Los islan­de­ses nos mues­tran un camino dife­ren­te para salir de la cri­sis. Tan sen­ci­llo como decir bas­ta y recor­dar que la polí­ti­ca, y quie­nes la ejer­cen, debe estar al ser­vi­cio de la ciu­da­da­nía, y no de los intere­ses de enti­da­des pri­va­das cuya vora­ci­dad, cuyo egoís­mo, cuya fal­ta de éti­ca (véa­se el caso de los recien­tes bonus por 25 millo­nes de euros a direc­ti­vos de Caja­ma­drid) está en el ori­gen de esta cri­sis. En Islan­dia se ha cur­sa­do orden de deten­ción con­tra los eje­cu­ti­vos de las enti­da­des en cues­tión. En Islan­dia, arrin­co­nan­do a los par­ti­dos sis­té­mi­cos, empe­ña­dos, como aquí, en some­ter­se a los dic­ta­dos de los mer­ca­dos, la ciu­da­da­nía se ha con­ver­ti­do en pro­ta­go­nis­ta. Los islan­de­ses lo han dicho cla­ro: que las deu­das las paguen los que las gene­ran, que la cri­sis la pague los que la han pro­du­ci­do.

Juan Manuel Ara­güés Pro­fe­sor de Filo­so­fía. Uni­ver­si­dad de Zara­go­za.

Fuen­te: Rebe­lion

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *