Las noti­cias sobre Libia están muy dis­tor­sio­na­das- James Petras

Comen­ta­rios para CX36 Radio Cen­te­na­rio del soció­lo­go nor­te­ame­ri­cano, Prof. James Petras des­de Nue­va York – Esta­dos Uni­dos. 7 de mar­zo de 2011.

Die­go: Hay muchos temas para con­ver­sar con usted, no sé por dón­de pre­fie­re comen­zar, si por la situa­ción en Libia, por todo lo que se está mane­jan­do a nivel euro­peo y de Esta­dos Uni­dos sobre esto, sobre las últi­mas par­ti­ci­pa­cio­nes de Chá­vez res­pec­to al tema libio…

Petras: Podría­mos comen­zar con la gue­rra civil en Libia. Según las últi­mas noti­cias las fuer­zas pro ofi­cia­les están en una ofen­si­va reto­man­do el con­trol de algu­nos pue­blos y avan­zan­do hacia la par­te este del país. Las noti­cias sobre Libia están muy dis­tor­sio­na­das. Por ejem­plo pre­sen­tan el con­flic­to como entre el gobierno y el pue­blo, mien­tras hay una divi­sión entre el pue­blo y entre los gober­nan­tes. Muchos diri­gen­tes de la opo­si­ción son ex fun­cio­na­rios de Gad­da­fi. Y segun­do, mucha gen­te del pue­blo ‑y lo pode­mos ver- apo­ya a Gad­da­fi, enton­ces hay una divi­sión en dos nive­les. Divi­sio­nes ofi­cia­les y divi­sio­nes entre el pue­blo. Esa es la pri­mer dis­tor­sión.

Segun­do, mar­can los ata­ques aéreos con­tra lo que lla­man los blan­cos rebel­des. Hemos con­ta­do que no hay más de una doce­na de cohe­tes que han caí­do sobre los rebel­des y no han cau­sa­do mucho daño por­que las noti­cias son que pare­ce que los pilo­tos de los avio­nes no están de acuer­do enton­ces tiran las bom­bas y cohe­tes con­tra la are­na en el desier­to. Y otros repor­ta­jes repi­ten que están ata­can­do con avio­nes y cau­san­do muchos muer­tos civi­les. La infor­ma­ción depen­de del infor­man­te que uno cite. En todo caso, los Esta­dos Uni­dos matan más per­so­nas con los avio­nes sin pilo­to en una sema­na que todos los ata­ques aéreos de Gad­da­fi. No pode­mos exa­ge­rar los muer­tos por cau­sa de avio­nes.

Ter­ce­ro, obvia­men­te los refu­gia­dos que están salien­do del país no sim­ple­men­te salen de las regio­nes bajo Gad­da­fi; la mayo­ría que van al exte­rior vivían en las regio­nes aho­ra ocu­pa­das por los rebel­des. Hemos reci­bi­do noti­cias de que muchos tra­ba­ja­do­res inmi­gran­tes fue­ron roba­dos y asal­ta­dos por los auto­ti­tu­la­dos rebel­des.

Cuar­to; hay una posi­ción de con­flic­to don­de el pre­si­den­te Chá­vez pide que haya una media­ción por varios repre­sen­tan­tes de dife­ren­tes paí­ses. Esta media­ción pue­de por lo menos pedir un cese del fue­go y una nego­cia­ción para sal­var vidas. Por un lado esa es la pro­pues­ta de Chá­vez y por otro lado la pro­pues­ta de los rebel­des es seguir el con­flic­to y no nego­ciar, bus­car algu­na vic­to­ria mili­tar. No hay posi­bi­li­dad de una vic­to­ria mili­tar. Es evi­den­te que pro­lon­gan­do la gue­rra de esta for­ma que exis­te aho­ra van a morir muchos más. Y las Nacio­nes Uni­das sólo sabe apli­car san­cio­nes. Y las san­cio­nes no van a tener éxi­to por­que pri­me­ro, el gobierno de Gad­da­fi tie­ne muchas reser­vas, tie­ne acce­so a la comi­da, con­tro­la la vía aérea y sigue con la ven­ta de petró­leo que le trae casi mil millo­nes de dóla­res cada sema­na.

Enton­ces cómo se pue­de pen­sar que un gobierno que tie­ne apo­yo de por lo menos una por­ción de la pobla­ción, tie­ne ingre­sos, tie­ne ejér­ci­to, va a per­der esta gue­rra? La pro­pues­ta de Chá­vez tie­ne mucho más posi­bi­li­da­des por lo menos de bus­car una fór­mu­la pací­fi­ca. No nece­sa­ria­men­te la mejor pero por lo menos ver has­ta dón­de pue­de avan­zar. Mien­tras tan­to, las Nacio­nes Uni­das eli­gen un repre­sen­tan­te de Jor­da­nia, que es un país clien­te de Washing­ton como el repre­sen­tan­te de Nacio­nes Uni­das. Es una pro­pues­ta poco seria. Pero en todo caso el señor Gad­da­fi acep­ta una media­ción o una misión huma­ni­ta­ria para inves­ti­gar las nece­si­da­des de dife­ren­tes ciu­da­des y bus­car algu­na for­ma de con­se­guir ayu­da huma­ni­ta­ria.

Enton­ces inde­pen­dien­te­men­te de lo que uno pien­sa de Gad­da­fi (yo no soy admi­ra­dor de Gad­da­fi), debe­mos reco­no­cer que pri­me­ro hay una gue­rra civil, segun­do no hay posi­bi­li­dad por lo menos en el cor­to pla­zo de un resul­ta­do mili­tar, una deci­sión que ter­mi­ne con una gue­rra vic­to­rio­sa, y ter­ce­ro que las pro­pues­tas de Chá­vez tie­nen mucho sen­ti­do en el con­tex­to actual don­de los com­ba­tien­tes rebel­des y el gobierno están en una situa­ción don­de van a aumen­tar los muer­tos y los des­pla­za­dos.

Die­go: Hace diez días Esta­dos Uni­dos y algu­nos paí­ses euro­peos salie­ron fuer­te­men­te a pre­sio­nar al gobierno libio inclu­so con movi­mien­to de tro­pas, bar­cos y avio­nes en esa zona, con pedi­dos de inter­ven­ción inme­dia­ta en Libia. Ese anun­cio pare­ce haber mer­ma­do en este momen­to y las Nacio­nes Uni­das envia­ron una misión que aun­que como dice usted, es poco seria, por lo menos no se lle­va sólo por los infor­mes. ¿Qué pasó en el medio para este cam­bio de acti­tud? ¿Ter­mi­nó ese impul­so de EE. UU. y Euro­pa de inter­ven­ción o se ter­mi­nó la publi­ci­dad a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción?

Petras: Pri­me­ro debe­mos enten­der que cuan­do habla­mos del apo­yo para una inter­ven­ción mili­tar des­de Esta­dos Uni­dos, no era la posi­ción del minis­tro de defen­sa Gates. El señor Gates dijo tex­tual­men­te: hay que estar loco para enviar a los Esta­dos Uni­dos a meter­se en una ter­ce­ra gue­rra en el Áfri­ca del Nor­te mien­tras esta­mos sobre exten­di­dos en Afga­nis­tán y en Irak. Los que empu­ja­ban por esta pos­tu­ra mili­ta­ris­ta en Esta­dos Uni­dos son los sio­nis­tas. Prin­ci­pal­men­te los sio­nis­tas que venían del régi­men de Bush, algu­nos con­gre­sis­tas influ­yen­tes como Liber­man y otros. No era la posi­ción ofi­cial del gobierno nor­te­ame­ri­cano por­que como decía Gates, si vas a con­tro­lar los cie­los, pri­me­ro tie­nes que ata­car las armas anti­aé­reas. No pue­des sepa­rar una gue­rra de con­tro­lar el cie­lo sin lan­zar­te con­tra las fuer­zas arma­das terres­tres. Y eso ten­ga enor­me impli­can­cias.

Segun­do, cuan­do los euro­peos empe­za­ron, inclu­so Ingla­te­rra, a man­dar fuer­zas espe­cia­les, los aga­rra­ron los rebel­des, que recha­zan la inter­ven­ción mili­tar por­que dicen que eso va a favo­re­cer a los lla­ma­dos nacio­na­lis­tas de Gad­da­fi. Más pre­sen­cia euro­pea y nor­te­ame­ri­ca­na, menos apo­yo del pue­blo que no quie­re que vuel­van los paí­ses impe­ria­lis­tas por­que entien­den que cuan­do entran en la gue­rra se van a que­dar y a ocu­par los cam­pos de petró­leo. Enton­ces inter­ve­nir era con­tra­pro­du­cen­te por­que eso va a for­ta­le­cer las cre­den­cia­les nacio­na­lis­tas de Gad­da­fi y a debi­li­tar el apo­yo entre los rebel­des, por­que los rebel­des están con muchas divi­sio­nes. Unos sec­to­res pro impe­ria­lis­tas, otros sec­to­res nacio­na­lis­tas, algu­nos sec­to­res reli­gio­sos, otros secu­la­res. Enton­ces la inter­ven­ción mili­tar iba a cau­sar una pro­fun­da divi­sión entre los rebel­des. Por esta razón los euro­peos se reti­ran aho­ra. Seis miem­bros de las fuer­zas espe­cia­les ingle­sas esta­ban en la cár­cel de los rebel­des y aho­ra están en Lon­dres.

Últi­ma­men­te la opi­nión públi­ca en Euro­pa tie­ne otro mie­do: ya hay cien­tos de miles de refu­gia­dos, algu­nos apro­ve­chan para tra­tar de entrar a Euro­pa. Euro­pa tie­ne mie­do de que si inter­vie­ne cau­se más refu­gia­dos y más inmi­gra­ción, satu­ran­do a los paí­ses del Medi­te­rrá­neo. Otra preo­cu­pa­ción que tie­nen es que cuan­do se meten más en los asun­tos inter­nos de los paí­ses, des­pla­zan millo­nes y cau­san otra sali­da más que va hacia los terri­to­rios euro­peos.

Die­go: El tema libio ha opa­ca­do otras mani­fes­ta­cio­nes socia­les, por ejem­plo en Bah­réin, Arge­lia, Marrue­cos, Jor­da­nia don­de sigue habien­do movi­mien­tos. ¿Cuá­les son los últi­mos datos que hay sobre esos levan­ta­mien­tos?

Petras: En Bah­réin hay un enor­me movi­mien­to que pode­mos decir muy mayo­ri­ta­rio con­tra el rey abso­lu­tis­ta que está hacien­do todo lo posi­ble para sal­var a la monar­quía que con­tro­la miles de millo­nes de dola­res. Pero enfren­ta mani­fes­ta­cio­nes dia­rias y está a pun­to de caer. En Yemen tam­bién hay mani­fes­ta­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias para tum­bar al dic­ta­dor. En Arge­lia tam­bién hay pro­tes­tas, pero no tie­nen la mis­ma fuer­za que tie­nen en Yemen y Bah­réin, por­que no hay que olvi­dar que el gobierno de Arge­lia mató más de cien mil rebel­des islá­mi­cos en los años 90. En este caso la situa­ción es menos ame­na­zan­te para el man­da­ta­rio por­que es muy san­grien­ta la his­to­ria de Arge­lia con este gobierno actual, dic­ta­to­rial.

Pero podría­mos decir que la lucha que empe­zó en Túnez y Egip­to, aho­ra con otro con­flic­to más com­pli­ca­do en Libia, se está exten­dien­do hacia el Gol­fo. Par­ti­cu­lar­men­te el pró­xi­mo país que enfren­ta­rá gran­des movi­li­za­cio­nes será Jor­da­nia, que es un socio de Israel, un clien­te de Washing­ton, un gobierno muy repre­si­vo pero que está bajo pre­sio­nes. Tene­mos este círcu­lo o cer­co que empie­za a entrar en Ara­bia Sau­di­ta que es el gran apo­yo impe­ria­lis­ta en la región, el más corrup­to, el más atra­sa­do polí­ti­ca­men­te. Si la lucha pasa a Ara­bia vamos a tener una inter­ven­ción de todos los paí­ses euro­peos y Esta­dos Uni­dos por­que es la prin­ci­pal fuen­te de petró­leo para estos paí­ses y hace años que bus­can con­se­guir este petró­leo para su pro­pia explo­ta­ción.

Die­go: Hoy publi­ca el dia­rio bri­tá­ni­co The Inde­pen­dent que Washing­ton le esta­ría pidien­do a Ara­bia Sau­di­ta que pro­por­cio­ne armas a los insu­rrec­tos libios. ¿Este es el papel que pue­de jugar Ara­bia Sau­di­ta a par­tir de aho­ra o tie­ne pro­ble­mas inter­nos tam­bién y es muy difí­cil que se pue­da meter en los pro­ble­mas de otros paí­ses?

Petras: Eso es cier­to. Tene­mos que recor­dar que Ara­bia Sau­di­ta ha pro­por­cio­na­do armas y dine­ro a muchos gober­nan­tes reac­cio­na­rios inclu­so a gru­pos sub­ver­si­vos orga­ni­za­dos por Al-Qae­da en muchos paí­ses. Por ejem­plo en Afga­nis­tán fue Ara­bia que finan­ció el levan­ta­mien­to musul­mán con­tra el gobierno secu­lar en fines de los años 80. Es Ara­bia Sau­di­ta que finan­cia a la dere­cha en El Líbano; Ara­bia Sau­di­ta esta­ba meti­da en la frag­men­ta­ción de Yugos­la­via finan­cian­do a los sec­to­res sepa­ra­tis­tas apo­ya­dos por los Esta­dos Uni­dos, prin­ci­pal­men­te en Koso­vo. Hay una lar­ga his­to­ria nefas­ta de Ara­bia como el ban­que­ro del impe­ria­lis­mo en muchas regio­nes en el mun­do Pero las cir­cuns­tan­cias actua­les, don­de la situa­ción en Ara­bia es tan pre­ca­ria, es un gran peli­gro para ellos abrir otro fren­te de con­flic­to por­que el pue­blo de Ara­bia par­ti­cu­lar­men­te el 60 % de la pobla­ción deba­jo de los 30 años, tie­ne muchas que­jas, muchos recla­mos y aho­ra si intro­du­cen otro pro­ble­ma de Ara­bia apo­yan­do a otros gru­pos bajo la influen­cia nor­te­ame­ri­ca­na, eso pue­de deto­nar un levan­ta­mien­to que derro­que al gobierno.

Washing­ton está bus­can­do para uti­li­zar a ter­ce­ros paí­ses para rea­li­zar su polí­ti­ca. Como

está tan invo­lu­cra­do en Irak y Afga­nis­tán y ago­ta­da la posi­bi­li­dad de con­se­guir apo­yo domés­ti­co, bus­ca ins­tru­men­ta­li­zar a paí­ses como Ara­bia Sau­di­ta. Pero inclu­so los ins­tru­men­tos nor­te­ame­ri­ca­nos aho­ra son más pre­ca­rios por el levan­ta­mien­to y no fun­cio­na este uso de ter­ce­ros par­ti­dos.

Die­go: Lo lle­vo hacia su país. ¿Cuál es la actua­li­dad de las movi­li­za­cio­nes en Wis­con­sin y en Ohío?

Petras: Esta­mos en una situa­ción de tran­si­ción don­de los levan­ta­mien­tos de los sin­di­ca­lis­tas y los gru­pos de soli­da­ri­dad han lle­ga­do a su pun­to tope por el momen­to. Las gran­des movi­li­za­cio­nes han teni­do un impor­tan­te impac­to pero más que nada en tres o cua­tro esta­dos. Más allá de eso la situa­ción es mucho menos con­flic­ti­va por el hecho de que la con­cen­tra­ción sin­di­cal es muy flo­ja y en muchos esta­dos casi no exis­ten sin­di­ca­tos. Y como los sin­di­ca­tos son la fuer­za motor de los levan­ta­mien­tos en Wis­con­sin

y otros esta­dos, no hay la mis­ma capa­ci­dad de movi­li­zar­se como exis­te en estos cen­tros. Y segun­do, la buro­cra­cia sin­di­cal no tie­ne capa­ci­dad de mover­se por­que hace años siguen a la cola del Par­ti­do Demó­cra­ta y no tie­nen capa­ci­dad de con­vo­car algu­na mar­cha nacio­nal, algu­na soli­da­ri­dad a nivel nacio­nal. Las luchas son muy ins­pi­ra­do­ras y han des­per­ta­do mucha sim­pa­tía nacio­nal inclu­so en las encues­tas, pero la fal­ta de una estruc­tu­ra sin­di­cal com­ba­ti­va a nivel nacio­nal ha limi­ta­do esas luchas a sus pro­pias regio­nes. Hemos teni­do varias dis­cu­sio­nes en el país sobre cómo arti­cu­lar accio­nes como una mar­cha nacio­nal, pero los diri­gen­tes sin­di­ca­les a nivel de Con­fe­de­ra­ción, hablan de cómo podre­mos pre­sio­nar a los Demó­cra­tas, qué con­ce­sio­nes pode­mos nego­ciar para que no exclu­yan a los sin­di­ca­tos de las nego­cia­cio­nes colec­ti­vas… Enton­ces tene­mos una direc­ción a nivel Con­fe­de­ra­ción que no está en la onda de la lucha en Wis­con­sin, sólo bus­can pro­te­ger sus pues­tos a par­tir del Par­ti­do Demó­cra­ta. Y el Par­ti­do Demó­cra­ta está dis­pues­to a nego­ciar con los Repu­bli­ca­nos siem­pre ven­dien­do a los tra­ba­ja­do­res. Y esa es una situa­ción que com­pli­ca el desa­rro­llo de la lucha des­de Wis­con­sin.

Die­go: Usted acla­ra­ba hace unos días que estas mar­chas eran hechos his­tó­ri­cos que había muchí­si­mos años que no se logra­ba con­gre­gar a tan­tas per­so­nas luchan­do por dere­chos sin­di­ca­les. Esto ¿se debe a un momen­to espe­cí­fi­co a nivel eco­nó­mi­co o polí­ti­co?

Petras: El hecho es que estas luchas son defen­si­va. Es decir, la dere­cha par­ti­cu­lar­men­te los nue­vos gober­na­do­res repu­bli­ca­nos, han toma­do la ofen­si­va de no sim­ple­men­te bajar los sala­rios y eli­mi­nar las com­pen­sa­cio­nes socia­les, sino que quie­ren eli­mi­nar todo el pro­ce­so de nego­cia­ción colec­ti­vo, las pari­ta­rias. Las medi­das son tan extre­mis­tas, tan dic­ta­to­ria­les, que eli­mi­nan todos los dere­chos demo­crá­ti­cos enton­ces for­zo­sa­men­te los sin­di­ca­tos y los afi­lia­dos con­fron­tan un pro­ble­ma que es: si no luchan, no tie­nen más sin­di­ca­to. Si no tie­nen sin­di­ca­to no pue­den nego­ciar ni sala­rios, ni salud, ni pen­sio­nes.

Fren­te a este extre­mis­mo a ultran­za de la ofen­si­va dere­chis­ta polí­ti­ca, los sin­di­ca­tos no tie­nen otra opción que movi­li­zar­se y luchar. Es la últi­ma bata­lla. Si pier­den esta bata­lla, no exis­ten más como sin­di­ca­tos. Pue­den exis­tir como mutua­lis­ta en el vie­jo sen­ti­do de ofre­cer segu­ros y dis­cuen­tos para vacaciones,y de turis­mo o de lo que sea, pero dejan de fun­cio­nar como orga­ni­za­cio­nes de lucha. Lo que está en jue­go, es cómo en Uru­guay en el 71, cuan­do Bor­da­berry se lan­zó con­tra los sin­di­ca­tos y los sin­di­ca­tos lan­za­ron una huel­ga gene­ral que duró varias sema­nas. Son igua­les cir­cuns­tan­cias. Obvia­men­te hay dife­ren­cias. Pero cuan­do se enfren­tan un gobierno o gober­na­dor en el caso de Esta­dos Uni­dos, que quie­re eli­mi­nar toda la acu­mu­la­ción de pro­tec­cio­nes y orga­ni­za­cio­nes de los últi­mos 50 años, eso es el deto­nan­te de esta lucha. Aho­ra, lo que empie­za como una lucha defen­si­va tie­ne poten­cial de ir a la ofen­si­va y tra­tar por lo menos de enfren­tar al gober­na­dor y eli­mi­nar su capa­ci­dad de en un gol­pe, eli­mi­nar a los sin­di­ca­tos.

Esta­mos en una lucha deses­pe­ra­da, defen­si­va, que tie­ne poten­cia­li­da­des de pasar a la ofen­si­va y tra­tar de debi­li­tar la polí­ti­ca de la posi­ción de la ultra dere­cha.

Die­go: Acá en nues­tro país la noti­cia prin­ci­pal para la pobla­ción gene­ral son los aumen­tos impre­sio­nan­tes de los pre­cios de los pro­duc­tos más bási­cos como car­ne, fru­tas, ver­du­ras, pollo, pes­ca­do, bole­tos, com­bus­ti­bles. Supon­go que esto se da en toda Amé­ri­ca, ¿a qué se debe esto?

Petras: Uno tie­ne que poner en para­le­lo con el aumen­to de pre­cios el aumen­to de las ganan­cias. Yo he inves­ti­ga­do los ingre­sos, las ganan­cias de los gran­des expor­ta­do­res de gra­nos: Car­gill, Bun­ge y Born, y los demás, y han alcan­za­do ganan­cias récord. Las petro­le­ras lo mis­mo, han gana­do cifras mul­ti­mi­llo­na­rias. Las casas de espe­cu­la­ción: Gold­man Sachs, Mor­gan, Citi­bank y los otros fon­dos, han teni­do enor­mes éxi­tos: 28 mil millo­nes de dóla­res han gana­do los 10 ban­cos más impor­tan­tes en Esta­dos Uni­dos. Enton­ces pone­mos jun­tas las ganan­cias de los espe­cu­la­do­res, las ganan­cias de los expor­ta­do­res, las ganan­cias de los gran­des pro­duc­to­res mono­pó­li­cos y ahí tene­mos la razón de por qué los pre­cios han aumen­ta­do. Es una for­ma de ganar súper ganan­cias, uti­li­zan­do la ideo­lo­gía de que se tra­ta de la ofer­ta y la deman­da.

Pero lo que hemos vis­to es que hay sufi­cien­te ali­men­ta­ción para la deman­da. Pero entre la deman­da y la ofer­ta está la inter­ven­ción de los gran­des sec­to­res eco­nó­mi­cos que cons­pi­ran para subir los pre­cios. ¿Y por qué pue­den subir los pre­cios? Por­que con­tro­lan a los prin­ci­pa­les gober­nan­tes y los prin­ci­pa­les gober­nan­tes no quie­ren inter­ve­nir para con­tro­lar las alzas de pre­cios. Como reci­ben apo­yo finan­cie­ro y tie­nen sus pro­pios repre­sen­tan­tes en los gobier­nos, no están dis­pues­tos a nin­gu­na regu­la­ción y con­trol sobre la espe­cu­la­ción. Cul­pan a la deman­da. Dicen más deman­da y la pro­duc­ción no alcan­za, por eso los pre­cios suben. Pero es total­men­te fal­so. Podría­mos ana­li­zar la pro­duc­ción en varios rubros y decir que los pre­cios supe­ran a cual­quier otra ope­ra­ción de mer­ca­do. Den­tro del mer­ca­do las fuer­zas han inter­ve­ni­do a gran esca­la mun­dial para for­zar el aumen­to de los pre­cios y cose­char enor­mes ganan­cias. Eso ha pro­vo­ca­do un aumen­to en las pre­sio­nes sin­di­ca­les a últi­mo momen­to. Y afue­ra de los sin­di­ca­tos podría­mos anti­ci­par enor­mes pro­tes­tas de con­su­mi­do­res y tra­ba­ja­do­res por esta infla­ción.

Es una bom­ba de tiem­po. Los finan­cie­ros espe­cu­la­do­res y gran­des comer­cian­tes van a enfren­tar un enor­me desa­fío des­de la calle por­que los sin­di­ca­tos bus­can sim­ple­men­te aumen­tar los sala­rios de los afi­lia­dos pero no han teni­do gran­des éxi­tos por su lado por­que son dema­sia­do meti­dos en el sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal. Pero yo pre­di­go que en los pró­xi­mos meses vamos a ver gran­des pro­tes­tas en la calle, prin­ci­pal­men­te en los paí­ses como India, inclu­so posi­ble­men­te en Chi­na y posi­ble­men­te en Amé­ri­ca Lati­na.

Y los gober­nan­tes de Chi­na son los más cons­cien­tes de las con­se­cuen­cias enton­ces han tra­ta­do de impo­ner con­tro­les sobren los pre­cios del arroz, puer­co y algu­nas cosas de pri­me­ra nece­si­dad. Otros gober­nan­tes que tam­bién tie­nen cau­te­la, bus­can algu­na for­ma de ajus­tar los aumen­tos sala­ria­les a la alza de los pre­cios pero son casos espo­rá­di­cos.

Mien­tras tan­to, hemos vis­to como con­se­cuen­cia de eso que los aumen­tos de sala­rios nomi­na­les no alcan­zan al alza de los pre­cios. Inclu­so en Esta­dos Uni­dos eli­mi­nan el cos­to de comi­da y petró­leo y tra­ta­mien­to médi­co del índi­ce del cos­to de vida. ¿Y cómo pue­den eli­mi­nar estos prin­ci­pa­les pun­tos de con­su­mo? Dicen que son dema­sia­do ‘volá­ti­les’. Pero no son tan volá­ti­les, hay una línea hacia arri­ba hace tiem­po. Enton­ces tra­tan de mani­pu­lar el cos­to de vida para mos­trar que no hay tan­ta infla­ción pero la gen­te lo sien­te cada vez que va al super­mer­ca­do y eso para ellos es mucho más impor­tan­te que las esta­dís­ti­cas que coci­nan los gober­nan­tes.



Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *