La mayo­ría sin­di­cal ins­ta al Esta­do espa­ñol a que pro­ce­da, sin más dila­ción, a la lega­li­za­ción de SORTU

Los sin­di­ca­tos que com­po­nen la mayo­ría sin­di­cal vas­ca hemos exi­gi­do la dero­ga­ción de la ley de par­ti­dos des­de su apro­ba­ción, y hemos recha­za­do públi­ca­men­te en nume­ro­sas oca­sio­nes los diver­sos pro­ce­sos de ile­ga­li­za­ción de siglas polí­ti­cas y pla­ta­for­mas elec­to­ra­les que se han pro­du­ci­do al ampa­ro dicha ley y del pac­to anti­te­rro­ris­ta de diciem­bre de 2001.

La Ley de Par­ti­dos fue crea­da ex pro­fe­so para cri­mi­na­li­zar colec­ti­va­men­te a quie­nes pro­fe­san deter­mi­na­das ideas y anu­lar la expre­sión polí­ti­ca de una par­te de la socie­dad vas­ca. Es una ley pro­pia de un esta­do de excep­ción, incom­pa­ti­ble con un esta­do demo­crá­ti­co de dere­cho.

El deba­te que se ha gene­ra­do en el Esta­do espa­ñol tras la crea­ción y pos­te­rior soli­ci­tud de regis­tro del par­ti­do polí­ti­co SORTU, ha deja­do más cla­ro toda­vía, la excep­cio­na­li­dad de esta nor­ma.

La mayo­ría sin­di­cal vas­ca des­aprue­ba los dis­cur­sos y las manio­bras polí­ti­cas que se están suce­dien­do: las con­di­cio­nes que el pro­pio esta­do esta­ble­cía como nece­sa­rias y sufi­cien­tes para lega­li­zar una sigla aho­ra se han con­ver­ti­do en algo anec­dó­ti­co. Eso sig­ni­fi­ca que, en reali­dad, para ellos care­ce de impor­tan­cia si SORTU cum­ple la ley o no.

El fal­so deba­te de la sufi­cien­cia pre­ten­de ocul­tar los espu­rios intere­ses polí­ti­cos y elec­to­ra­les del Par­ti­do Socia­lis­ta Obre­ro Espa­ñol y del Par­ti­do Popu­lar. Esto deja en evi­den­cia nue­va­men­te la esca­sa cata­du­ra demo­crá­ti­ca de los par­ti­dos hege­mó­ni­cos del esta­do que pre­ten­den poner al poder judi­cial a su ser­vi­cio.

La lega­li­za­ción de SORTU es una exi­gen­cia, de la mayo­ría polí­ti­ca, sin­di­cal y social de este país. Pero antes que eso es, sim­ple­men­te, un dere­cho y un deber demo­crá­ti­co para con la par­te de la socie­dad vas­ca pri­va­da de expre­sión polí­ti­ca.

No pue­de hablar­se de un país nor­ma­li­za­do mien­tras una sola de sus sen­si­bi­li­da­des polí­ti­cas no ten­ga garan­ti­za­da la posi­bi­li­dad de con­cu­rrir elec­to­ral­men­te en con­di­cio­nes de igual­dad, así como de par­ti­ci­par en las ins­ti­tu­cio­nes. La izquier­da aber­tza­le ile­ga­li­za­da debe rein­cor­po­rar­se, sin más dila­ción, a la vida polí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal.

Sor­tu debe ser lega­li­za­da para que en las ins­ti­tu­cio­nes (ayun­ta­mien­tos, dipu­tacio­nes, par­la­men­tos…) pue­da corre­gir­se la situa­ción anti­de­mo­crá­ti­ca que se ha gene­ra­do por apli­ca­ción de una ley y juris­pru­den­cia injus­ta. En ese sen­ti­do, debe poner­se así fin a la sobre­rre­pre­sen­ta­ción de la que gozan el res­to de fuer­zas, lo cual des­fi­gu­ra la volun­tad mani­fes­ta­da por el pue­blo.

Por todo ello, la mayo­ría sin­di­cal ins­ta al Esta­do espa­ñol a que pro­ce­da, sin más dila­ción, a la lega­li­za­ción de SORTU.

En Bil­bao, a 14 de mar­zo de 2011
ELA-LAB-STEE/EILAS-EHNE-HIRU

EgunHorif02.jpg

ELA, LAB, STEE-EILAS, EHNE e Hiru han recla­ma­do al Esta­do espa­ñol que no sea «un obs­tácu­lo» y lega­li­ce Sor­tu «sin más dila­ción», por­que «es un dere­cho y un deber demo­crá­ti­co».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *