Medios digi­ta­les y con­tex­to social – Pas­cual Serrano

Para enten­der dón­de nos encon­tra­mos, es nece­sa­rio hacer algo de his­to­ria. En el ámbi­to de los medios de comu­ni­ca­ción, se han pro­du­ci­do algu­nas evo­lu­cio­nes e invo­lu­cio­nes que hay que rese­ñar. Para expo­ner la pri­me­ra, me voy a remi­tir a la pren­sa tem­pra­na en el Rei­no Uni­do, allá por el siglo XIX. Se tra­ta­ba de una pren­sa tec­no­ló­gi­ca­men­te muy pre­ca­ria, sin ape­nas recur­sos info­grá­fi­cos y ela­bo­ra­da en con­di­cio­nes téc­ni­cas sen­ci­llas. No reque­ría de gran­des inver­sio­nes empre­sa­ria­les, se finan­cia­ba exclu­si­va­men­te con los lec­to­res y a un pre­cio muy ase­qui­ble. Debi­do a eso, el pano­ra­ma edi­to­rial era bas­tan­te plu­ral: los sec­to­res bur­gue­ses adi­ne­ra­dos tenían sus perió­di­cos neo­li­be­ra­les, de dere­chas; y los sec­to­res labo­ris­tas y sin­di­ca­lis­tas, de izquier­da, su pro­pia pren­sa. Ambos con­ta­ban con nume­ro­sos lec­to­res y una situa­ción eco­nó­mi­ca via­ble.

El desa­rro­llo indus­trial pro­vo­có tre­men­das mejo­ras en los sis­te­mas de impre­sión y ade­más que las inver­sio­nes para poner en mar­cha una rota­ti­va, fue­ran mucho mayo­res. Se tra­ta­ba de inver­sio­nes impo­si­bles de asu­mir por los sec­to­res pro­gre­sis­tas de izquier­da cuya pren­sa per­dió terreno fren­te a la de la dere­cha. Ese fenó­meno se vol­vió a repe­tir con la glo­ba­li­za­ción y las tele­vi­sio­nes: las inver­sio­nes y gas­tos corrien­tes se hacen mayo­res y, una vez más, los gru­pos socia­les más popu­la­res se ven de nue­vo expul­sa­dos de la indus­tria de los medios de comu­ni­ca­ción.

La incor­po­ra­ción de la publi­ci­dad fue otra tra­ge­dia para la pren­sa labo­ris­ta. Con los anun­cios, apa­re­cía una nue­va vía de finan­cia­ción que per­mi­tía reba­jar el pre­cio del ejem­plar; pero la publi­ci­dad solo se diri­gía a los medios con los que sin­to­ni­za­ba ideo­ló­gi­ca­men­te o cuyos accio­nis­tas estu­vie­sen cru­za­dos con la empre­sa anun­cian­te, es decir, la pren­sa más neo­li­be­ral y bur­gue­sa. Los sec­to­res sin­di­ca­lis­tas no podían acce­der a esa vía de finan­cia­ción, sus perió­di­cos salían a la luz con un pre­cio más caro, per­dían ven­tas mien­tras los otros subían sus tira­das, aba­ra­ta­ban cos­tes y podían asu­mir más inver­sio­nes. Es decir, des­de la apa­ri­ción de la pren­sa se ha dado un pro­ce­so por el que la opción pro­gre­sis­ta de izquier­da se ha vis­to expul­sa­do del pano­ra­ma debi­do al mer­ca­do y al desa­rro­llo indus­trial.

Vea­mos otro fenó­meno: duran­te las dic­ta­du­ras del siglo pasa­do, en espe­cial las de Amé­ri­ca Lati­na, los gobier­nos tenían el con­trol y la pro­pie­dad de los medios de comu­ni­ca­ción. Eso pro­vo­có que solo des­de una pren­sa no esta­tal ‑y muchas veces clan­des­ti­na- se pudie­ra asis­tir a una ver­da­de­ra infor­ma­ción libre. La des­apa­ri­ción de las dic­ta­du­ras, los pro­ce­sos de tran­si­ción y el desa­rro­llo de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les de las déca­das de los 80 y de los 90 des­man­te­la­ron los medios de comu­ni­ca­ción públi­cos y pro­vo­ca­ron el desa­rro­llo de los pri­va­dos que, ade­más, ren­ta­bi­li­za­ron la ima­gen de liber­tad e inde­pen­den­cia que se for­mó duran­te las dic­ta­du­ras.

En el ima­gi­na­rio ciu­da­dano se seguía aso­cian­do medios pri­va­dos a liber­tad de expre­sión, y legis­la­ción e inter­ven­ción esta­tal a medi­das repre­si­vas dic­ta­to­ria­les. En la Espa­ña fran­quis­ta se decía que la mejor ley de pren­sa, era la que no exis­tía (algo que enton­ces era lógi­co por­que la había hecho Fran­co, pero yo hoy no com­par­ti­ría). El tiem­po ha demos­tra­do que esa visión es erró­nea. Los esta­dos aho­ra son demo­crá­ti­cos y las medi­das que esta­blez­can hacia el pano­ra­ma mediá­ti­co son legí­ti­mas y fru­to del inte­rés públi­co. En cam­bio, los medios pri­va­dos son gru­pos eco­nó­mi­cos empre­sa­ria­les que no repre­sen­tan a nadie más que a sus accio­nis­tas y anun­cian­tes, y que uti­li­zan la liber­tad de expre­sión como mera coar­ta­da para no some­ter­se al impe­rio de la ley de los pode­res públi­cos y demo­crá­ti­cos.

Todos estos ele­men­tos nega­ti­vos se los han encon­tra­do los gobier­nos pro­gre­sis­tas que han ido lle­gan­do a Amé­ri­ca Lati­na. Las nece­si­da­des socia­les a las que se han enfren­ta­do, han pro­vo­ca­do que duran­te su pri­me­ra déca­da de gobierno no hayan abor­da­do cam­bios en el pano­ra­ma mediá­ti­co, lo que les ha per­mi­ti­do com­pro­bar que los medios de comu­ni­ca­ción se han con­ver­ti­do en el pri­mer acto y vehícu­lo de lucha de los pode­res eco­nó­mi­cos y reac­cio­na­rios con­tra las polí­ti­cas pro­gre­sis­tas.

Muchos de esos gober­nan­tes adop­ta­ron un dis­cur­so vic­ti­mis­ta y pla­ñi­de­ro que se limi­ta­ba a denun­ciar y a que­jar­se de las viles ter­gi­ver­sa­cio­nes, men­ti­ras y cons­pi­ra­cio­nes con los que los medios pug­na­ban por derro­car a los gobier­nos legí­ti­mos. Por fin, ha lle­ga­do el momen­to de tomar la ini­cia­ti­va: desa­rro­llo de un fuer­te sec­tor públi­co de medios de comu­ni­ca­ción, crea­ción de sis­te­mas para la cons­truc­ción de medios comu­ni­ta­rios y colec­ti­vos, legis­la­cio­nes que impi­dan la uti­li­za­ción de los medios pri­va­dos como vehícu­lo de la des­in­for­ma­ción y la mani­pu­la­ción, garan­tía de la ciu­da­da­nía para acce­der a una infor­ma­ción veraz y a ser pro­ta­go­nis­tas de la infor­ma­ción. En cual­quier caso, la situa­ción es apa­sio­nan­te por­que nos enfren­ta­mos a nume­ro­sos retos:

1- El papel del esta­do es fun­da­men­tal para demo­cra­ti­zar la comu­ni­ca­ción; pero los líde­res polí­ti­cos deben demos­trar que son capa­ces de desa­rro­llar un mode­lo que no será una mera correa de trans­mi­sión del gobierno o del par­ti­do gober­nan­te. Se corre el peli­gro de evo­lu­cio­nar hacia un pano­ra­ma divi­di­do entre medios pri­va­dos que com­ba­ten con impu­ni­dad median­te la men­ti­ra y la mani­pu­la­ción a gobier­nos pro­gre­sis­tas y medios públi­cos dedi­ca­dos solo al “segui­dis­mo” guber­na­men­tal. En medio esta­ría un ciu­da­dano des­in­for­ma­do sin posi­bi­li­dad de acce­der a una infor­ma­ción rigu­ro­sa y unos aná­li­sis inde­pen­dien­tes.

2- Se debe ter­mi­nar con la impu­ni­dad de los medios pri­va­dos para enga­ñar y para men­tir, pero sin coar­tar la liber­tad de expre­sión.

3- Es impor­tan­te tomar medi­das ante el para­si­tis­mo de muchos medios pri­va­dos que, mien­tras defien­den la eco­no­mía de mer­ca­do y se pre­sen­tan como inde­pen­dien­tes, reci­ben impor­tan­tes ingre­sos de publi­ci­dad esta­tal y exen­cio­nes fis­ca­les.

4- Deben expli­car y con­ven­cer de que lo que los medios pri­va­dos pre­sen­tan como liber­tad de expre­sión y liber­tad de pren­sa, solo es su pri­vi­le­gio para seguir domi­nan­do el pano­ra­ma infor­ma­ti­vo copan­do el espa­cio radio­eléc­tri­co y para inter­ve­nir polí­ti­ca­men­te bajo el para­guas de la infor­ma­ción.

5- Es nece­sa­rio pro­mo­ver unas polí­ti­cas de infor­ma­ción ade­cua­das des­de las dife­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes guber­na­men­ta­les para que la trans­pa­ren­cia infor­ma­ti­va per­mi­ta enfren­tar, sin com­ple­jos, todas las cam­pa­ñas nacio­na­les e inter­na­cio­na­les de des­in­for­ma­ción.

6- Se requie­re la for­ma­ción de pro­fe­sio­na­les de la comu­ni­ca­ción que ope­ren sin los vicios de los perio­dis­tas actua­les, domi­na­dos por la iner­cia de las ideo­lo­gías ocul­tas de las agen­cias de infor­ma­ción; y con la tri­via­li­dad y la fri­vo­li­dad como ins­pi­ra­do­res de los con­te­ni­dos. Se debe lograr una nue­va gene­ra­ción de perio­dis­tas con las cla­ves téc­ni­cas comu­ni­ca­ti­vas que hoy son pro­pie­dad casi exclu­si­va de los empo­rios de comu­ni­ca­ción pri­va­dos.

7- Deben edu­car a la ciu­da­da­nía como con­su­mi­do­res crí­ti­cos de medios de comu­ni­ca­ción y, al mis­mo tiem­po, como suje­tos acti­vos en su ámbi­to ciu­da­dano para difun­dir y pro­ta­go­ni­zar la agen­da infor­ma­ti­va de su comu­ni­dad.

8- Es fun­da­men­tal evi­tar las ten­ta­cio­nes des­de todos los nive­les del poder polí­ti­co para uti­li­zar en pro­ve­cho pro­pio los medios públi­cos en lugar de supe­di­tar­los a la vera­ci­dad y el dere­cho de la ciu­da­da­nía a estar infor­ma­da.

9- Los medios de los paí­ses del ALBA deben recor­dar que cada día el mun­do es más peque­ño, el reto no solo es lle­var la ver­dad a sus ciu­da­da­nos, sino tam­bién a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. El domi­nio glo­bal de los gran­des gru­pos de comu­ni­ca­ción es impre­sio­nan­te, y es impor­tan­te que el men­sa­je del Sur lle­gue tam­bién a los ciu­da­da­nos del Nor­te, don­de no se pro­du­cen los avan­ces en la demo­cra­ti­za­ción de los medios.

10- Se debe defi­nir el mode­lo de con­te­ni­dos. Según Aram Aha­ro­nian , “de nada sir­ve tener medios nue­vos, tele­vi­so­ras nue­vas, si no tene­mos nue­vos con­te­ni­dos, si segui­mos copian­do las for­mas hege­mó­ni­cas. De nada sir­ven nue­vos medios si no cree­mos en la nece­si­dad de ver­nos con nues­tros pro­pios ojos. Por­que lan­zar medios nue­vos para repe­tir el men­sa­je del enemi­go es ser cóm­pli­ce del enemi­go” [1] . Esto supo­ne abrir una dis­cu­sión sobre qué for­ma­tos, téc­ni­cas y esti­los deben adop­tar­se. Si se apues­ta por un cam­bio revo­lu­cio­na­rio en las for­mas, que ten­ga por obje­ti­vo sub­ver­tir el esti­lo mer­can­ti­lis­ta domi­nan­te, pero que pue­da pro­vo­car el recha­zo y la incom­pren­sión del ciu­da­dano. O si, por el con­tra­rio, no se renun­cia a cier­tos esti­los téc­ni­cos del mode­lo domi­nan­te, pero se adap­ta a otros prin­ci­pios y valo­res.

11- Tam­bién hay que con­cre­tar qué nivel de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na se reser­va a las nue­vas pro­pues­tas y cómo se com­bi­na el dile­ma entre la mayor demo­cra­ti­za­ción y par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na y una nece­sa­ria pro­fe­sio­na­li­za­ción de los con­te­ni­dos. Ni el medio debe ser una mera pla­za públi­ca don­de cual­quie­ra vaya a gri­tar, ni se debe repe­tir el mode­lo actual de medios sor­dos para ciu­da­da­nos mudos.

12- Por últi­mo, hay que pla­ni­fi­car el sis­te­ma de con­trol social ade­cua­do para cada socie­dad. Los medios de comu­ni­ca­ción, igual que las ins­ti­tu­cio­nes, no pue­den dejar­se sin con­trol en manos de los “ele­gi­dos” con la inge­nua espe­ran­za de que hagan lo más acer­ta­do.

Tam­bién sería un error pen­sar que el desa­rro­llo y mode­lo pue­den ser igua­les para todos los paí­ses por muchas inten­cio­nes inte­gra­do­ras que se ten­gan. Ele­men­tos como el com­po­nen­te indí­ge­na, el des­igual nivel cul­tu­ral y de cua­li­fi­ca­ción téc­ni­ca de unos paí­ses res­pec­to a otros o el dife­ren­te esta­do de desa­rro­llo de los movi­mien­tos socia­les son ele­men­tos que dotan de un per­fil dis­tin­to a cada país y que deben refle­jar­se en el desa­rro­llo de su mode­lo infor­ma­ti­vo. Lo que es indis­cu­ti­ble es que hoy, en Amé­ri­ca Lati­na y espe­cial­men­te en los paí­ses del ALBA, se está cons­tru­yen­do el futu­ro de otro sis­te­ma de medios de comu­ni­ca­ción posi­ble. Allí se encuen­tra el futu­ro que está con­vir­tién­do­nos a los euro­peos en meros res­tos del pasa­do. El encuen­tro al cual nos con­vo­ca­ron la revis­ta La Jiri­bi­lla y La Ven­ta­na, el por­tal infor­ma­ti­vo de Casa de las Amé­ri­cas, dedi­ca espe­cial aten­ción a los medios digi­ta­les, por lo que qui­sie­ra dedi­car a ellos algu­nas pala­bras.

Ya nadie dis­cu­te que Inter­net ha supues­to una ven­ta­na de aire fres­co al asfi­xian­te con­trol de la infor­ma­ción que dis­fru­ta­ban los empo­rios empre­sa­ria­les. Pero no bas­ta con decir que Inter­net es libre, hay que hacer un buen tra­ba­jo. Corre­mos el peli­gro de que la satu­ra­ción de Inter­net entie­rre la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, la vera­ci­dad, las opi­nio­nes hones­tas, los aná­li­sis valio­sos entre escom­bros y paja inter­náu­ti­ca. El capi­ta­lis­mo ya ha logra­do inva­li­dar gran­des inven­tos téc­ni­cos que pudie­ron haber supues­to un gran avan­ce para la infor­ma­ción y la cul­tu­ra, como la tele­vi­sión, o colo­ni­zar otros, como el cine.

Los esta­dos pro­gre­sis­tas deben crear las con­di­cio­nes. No pode­mos que­jar­nos de que expul­san de You­tu­be a Cuba­de­ba­te; o en mi país al Par­ti­do Comu­nis­ta, de Face­book, ¿qué espe­ra­ban? Es como denun­ciar que les impi­den en los EE.UU. a los pan­te­ras negras cele­brar las asam­bleas en el McDo­nald. Los gobier­nos hones­tos de Amé­ri­ca Lati­na deben crear un ser­vi­dor para los videos, no llo­rar por­que el capi­ta­lis­mo no nos deja los suyos. Del mis­mo modo que no pode­mos denun­ciar que las edi­to­ria­les comer­cia­les no publi­can a los auto­res de izquier­da, los gobier­nos deben crear sus pro­pias estruc­tu­ras edi­to­ria­les que garan­ti­cen la publi­ca­ción de esos auto­res y, por cier­to, su sub­sis­ten­cia.

Dicho lo ante­rior, y vol­vien­do a los medios digi­ta­les. Se nece­si­ta:

-Gobier­nos y esta­dos que apor­ten la logís­ti­ca nece­sa­ria sin depen­der del poder capi­ta­lis­ta: ser­vi­do­res, soft­wa­re, infor­má­ti­cos, sedes.

-Reco­no­ci­mien­to pro­fe­sio­nal para esos medios al mis­mo nivel que los tra­di­cio­na­les.

-For­ma­ción aca­dé­mi­ca que con­tem­ple la espe­ci­fi­ci­dad de la infor­ma­ción en for­ma­to digi­tal.

-Rea­li­zar un perio­dis­mo ela­bo­ra­do, rigu­ro­so, docu­men­ta­do evi­tan­do con­ver­tir la red en tablo­nes de anun­cios para aren­gas, mani­fies­tos, pro­cla­mas, des­aho­gos, etcé­te­ra… No digo que eso no deba estar en la red, pero eso no es perio­dis­mo.

-Los medios digi­ta­les no pue­den popu­la­ri­zar y demo­cra­ti­zar el perio­dis­mo a cos­ta de dis­mi­nuir la cali­dad y pro­fe­sio­na­li­dad.

-Acce­so de los perio­dis­tas a la infor­ma­ción ofi­cial y a sus repre­sen­tan­tes para poder difun­dir la reali­dad.

-Se debe esta­ble­cer un nue­vo mode­lo de reco­no­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Se tra­ta del deba­te sobre la gra­tui­dad. Aso­cia­mos gra­tui­dad a demo­cra­ti­za­ción, dere­cho uni­ver­sal y social. Es estu­pen­da la edu­ca­ción gra­tui­ta, la sani­dad gra­tui­ta. Pero con la infor­ma­ción es dife­ren­te. Debe­mos des­con­fiar de la infor­ma­ción gra­tui­ta en una eco­no­mía de mer­ca­do por­que no sabe­mos a qué intere­ses obe­de­ce. Si la socie­dad y los esta­dos dejan a los pro­fe­sio­na­les y pro­yec­tos comu­ni­ta­rios aban­do­na­dos o se con­de­na­rán a la mar­gi­na­ción o, lo que es peor, serán coop­ta­dos por el capi­tal mien­tras se pre­sen­tan como pro­yec­tos socia­les sin áni­mo de lucro.

Como han podi­do com­pro­bar son nume­ro­sos los retos, fun­da­men­tal ‑en mi opi­nión- el com­pro­mi­so de los esta­dos y apa­sio­nan­te el futu­ro al que nos enfren­ta­mos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *