¿Qué fue la URSS? (I) – Rolan­do Asta­ri­ta

A raíz de los inter­cam­bios que se pro­du­cen en el blog, sur­gió la dis­cu­sión sobre la natu­ra­le­za social de la URSS. El pro­pó­si­to de esta escri­to es revi­sar las posi­cio­nes más cono­ci­das, y pre­sen­tar los argu­men­tos a favor de carac­te­ri­zar a la URSS como un régi­men social par­ti­cu­lar, de tipo buro­crá­ti­co, que no se enca­si­lla en las cate­go­rías de “capi­ta­lis­mo”, “socia­lis­mo” o “dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do”.

Debi­do a lo amplio del asun­to, divi­do el aná­li­sis en dos notas. En esta ana­li­zo bre­ve­men­te la tesis que dice que la URSS fue un régi­men socia­lis­ta, y de mane­ra más exten­sa la que sos­tie­ne que se tra­tó de un capi­ta­lis­mo de Esta­do. En la segun­da nota me con­cen­tra­ré en la que afir­ma que la URSS fue un Esta­do obre­ro buro­crá­ti­co; y la que plan­tea que se tra­tó de una for­ma­ción buro­crá­ti­ca par­ti­cu­lar. Intro­duz­co la dis­cu­sión con algu­nas obser­va­cio­nes de Marx y Engels sobre la tran­si­ción al socia­lis­mo. Antes de entrar en el tema, hago notar que si bien el tex­to está foca­li­za­do en la URSS, es posi­ble (pero me fal­ta estu­dio) que mucho de lo que se afir­ma sea apli­ca­ble a otros regí­me­nes tam­bién lla­ma­dos socia­lis­tas.

La socie­dad de tran­si­ción al socia­lis­mo

Tra­di­cio­nal­men­te el mar­xis­mo sos­tu­vo que entre la socie­dad capi­ta­lis­ta y el socia­lis­mo debe­ría exis­tir una fase de trans­for­ma­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, diri­gi­das des­de el poder por el pro­le­ta­ria­do. En una car­ta de mar­zo de 1852, Marx decía que entre sus prin­ci­pa­les apor­tes figu­ra­ba haber des­cu­bier­to que la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do “cons­ti­tu­ye la tran­si­ción de la abo­li­ción de todas las cla­ses y a una socie­dad sin cla­ses” (Marx y Engels, 1973, p. 55). En la Crí­ti­ca del Pro­gra­ma de Gotha Marx y Engels sos­tie­nen que “entre la socie­dad capi­ta­lis­ta y la socie­dad comu­nis­ta se sitúa un perío­do de trans­for­ma­ción de la una a la otra”, en el cual la cla­se obre­ra ejer­ce el poder para ir eli­mi­nan­do gra­dual­men­te las cla­ses socia­les, y con ello la nece­si­dad mis­ma del Esta­do. Su obje­ti­vo era una socie­dad en que no hubie­ra explo­ta­ción, ni dife­ren­cias entre tra­ba­jo inte­lec­tual y manual; y en que los pro­duc­to­res admi­nis­tra­ran los medios de pro­duc­ción. Esto se vin­cu­la a la meta de lograr la rea­li­za­ción ple­na de los indi­vi­duos. En La ideo­lo­gía ale­ma­na Marx y Engels escri­bían:

“… con la comu­ni­dad de los pro­le­ta­rios revo­lu­cio­na­rios, que toman bajo su con­trol sus con­di­cio­nes de exis­ten­cia, y las de todos los miem­bros de la socie­dad, suce­de, suce­de cabal­men­te lo con­tra­rio (de lo que suce­de en los Esta­dos has­ta aho­ra exis­ten­tes); en ella toman par­te los indi­vi­duos en cuan­to tales indi­vi­duos. Esta comu­ni­dad no es otra cosa, pre­ci­sa­men­te, que la aso­cia­ción de los indi­vi­duos… que entre­ga a su con­trol las con­di­cio­nes del libre desa­rro­llo y movi­mien­to de los indi­vi­duos….” (Marx y Engels, 1985, p. 87).

Tenien­do esto pre­sen­te, Marx y Engels con­si­de­ra­ban que la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do se defi­nía por una polí­ti­ca esta­tal que ata­ca­ba las rela­cio­nes de pro­duc­ción bur­gue­sas (y las for­mas bur­gue­sas de divi­sión del tra­ba­jo, con­trol y ges­tión) y lucha­ba por rela­cio­nes de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción socia­lis­tas. La toma del poder sería solo el pri­mer paso de esa trans­for­ma­ción socia­lis­ta. Esto sig­ni­fi­ca que la esta­ti­za­ción, en sí mis­ma, no defi­nía un régi­men socia­lis­ta. Ade­más, la nue­va orga­ni­za­ción del tra­ba­jo solo podría eri­gir­se sobre un desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas por lo menos tan ele­va­do como el desa­rro­llo más ele­va­do alcan­za­do por el capi­ta­lis­mo a nivel inter­na­cio­nal. En cuan­to a las for­mas polí­ti­cas, Marx iden­ti­fi­ca­ba (en La gue­rra civil en Fran­cia) a la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do con la Comu­na de París, una orga­ni­za­ción demo­crá­ti­ca en que ten­drían cabi­da las dife­ren­tes corrien­tes de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, pero que toma­ría medi­das repre­si­vas para ase­gu­rar y defen­der a la revo­lu­ción fren­te a la con­tra­rre­vo­lu­ción.

Tesis “régi­men socia­lis­ta”

La idea de que la URSS era un régi­men socia­lis­ta, que esta­ba lle­van­do a la prác­ti­ca lo entre­vis­to por Marx y Engels, fue defen­di­da por el movi­mien­to comu­nis­ta inter­na­cio­nal, enca­be­za­do por el Par­ti­do Comu­nis­ta de la Unión Sovié­ti­ca (PCUS). La doc­tri­na ofi­cial sovié­ti­ca afir­ma­ba que en la URSS había des­apa­re­ci­do la explo­ta­ción, y que solo exis­tían dos cla­ses socia­les, los kol­jo­sia­nos, que depen­dían de las coope­ra­ti­vas cam­pe­si­nas, y los obre­ros, emplea­dos en las empre­sas del Esta­do. Afir­ma­ba tam­bién que el poder repre­si­vo del Esta­do úni­ca­men­te sub­sis­tía para enfren­tar a los enemi­gos exter­nos, por­que den­tro de la URSS ya no exis­tían anta­go­nis­mos socia­les (por lo menos fun­da­men­ta­les). En los años 1960 el PCUS lle­gó a afir­mar que la URSS ya había ini­cia­do el camino al comu­nis­mo, esto es, a la eta­pa en que cada habi­tan­te apor­ta­ría a la socie­dad según sus capa­ci­da­des, y toma­ría según sus nece­si­da­des. Tam­bién anti­ci­pa­ba que en 1980 la URSS supe­ra­ría eco­nó­mi­ca­men­te a EEUU, con lo cual el triun­fo del socia­lis­mo a nivel mun­dial esta­ría ase­gu­ra­do.

Hoy apa­re­ce cla­ro que estas carac­te­ri­za­cio­nes y pro­nós­ti­cos no tenían bases reales. El desa­rro­llo eco­nó­mi­co de la URSS siem­pre estu­vo por deba­jo del desa­rro­llo de los prin­ci­pa­les paí­ses capi­ta­lis­tas. Ade­más, las dife­ren­cias de ingre­sos en la URSS, en lugar de achi­car­se, se man­tu­vie­ron y con­so­li­da­ron con el correr de los años (Vos­lensky, 1987, cal­cu­la­ba que en la déca­da de 1970 un jefe de sec­tor del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do gana­ba en pro­me­dio cin­co veces más que un obre­ro o emplea­do medio; ade­más de dis­po­ner de otros bene­fi­cios). En el cam­po, las rela­cio­nes socia­les se estan­ca­ron en un régi­men híbri­do, que com­bi­na­ba la peque­ña pro­duc­ción de par­ce­las y los mer­ca­dos “tole­ra­dos”, con la pro­duc­ción esta­ti­za­da. Y en los “poros” de la eco­no­mía sovié­ti­ca exis­tían múl­ti­ples for­mas de pro­duc­ción para el mer­ca­do, y de acu­mu­la­ción dine­ra­ria, que empu­ja­ban en una direc­ción muy dis­tin­ta del socia­lis­mo (ver más aba­jo).

Pero ade­más, la cla­se obre­ra y los cam­pe­si­nos no ejer­cían el poder efec­ti­vo. La expre­sión “poder de los Soviets” era solo un eufe­mis­mo. A pesar de que for­mal­men­te exis­tían los Soviets, el poder real lo ejer­cía la alta buro­cra­cia, o nomen­kla­tu­ra, con­for­ma­da por diri­gen­tes del par­ti­do y el Esta­do, y de ins­ti­tu­cio­nes de ense­ñan­za, cien­tí­fi­cas, etc., y diri­gen­tes de empre­sas. Vos­lensky (1980) cal­cu­la­ba que en la déca­da de los 70 había entre 450.000 y 500.000 nomen­kla­tu­ris­tas en la URSS. El PCUS, que se con­fun­día con el Esta­do, poseía el mono­po­lio de la selec­ción de fun­cio­na­rios, y toma­ba las deci­sio­nes tras­cen­den­ta­les. La direc­ción del PCUS, el Polit­bu­ró, ejer­cía el poder real.

En el plano externo la polí­ti­ca de la URSS fue de cola­bo­ra­ción (aun­que exis­tían ten­sio­nes) con el capi­ta­lis­mo, lle­gan­do a enfren­tar a los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios que esca­pa­ba a su con­trol. No exis­ten, por lo tan­to, argu­men­tos váli­dos para sos­te­ner que la URSS se acer­ca­ra siquie­ra a un régi­men socia­lis­ta. Como argu­men­ta­ron los trots­kis­tas y defen­so­res de la tesis “capi­ta­lis­mo de Esta­do” (como Bet­te­le­him), si la URSS hubie­ra sido un régi­men socia­lis­ta, el Esta­do debe­ría haber entra­do en vías de extin­ción. Pero lejos de ello el Esta­do sovié­ti­co se había con­ver­ti­do en un for­mi­da­ble apa­ra­to de repre­sión inter­na, que esta­ba sepa­ra­do de las masas tra­ba­ja­do­ras. La KGB (abre­via­tu­ra de Comi­té de Segu­ri­dad del Esta­do), cuya tarea pri­mor­dial era la vigi­lan­cia de los ciu­da­da­nos sovié­ti­cos, tenía más de 500.000 miem­bros. Miles de opo­si­to­res sufrían per­se­cu­cio­nes, o esta­ban en las cár­ce­les, o eran ence­rra­dos en ins­ti­tu­tos psi­quiá­tri­cos (la jerar­quía pen­sa­ba que solo un demen­te, o un agen­te del capi­ta­lis­mo, podía ser crí­ti­co del régi­men).

Ante estas reali­da­des, algu­nos plan­tea­ron que había que acep­tar a la URSS tal como esta­ba con­for­ma­da, y dige­rir su auto­ca­li­fi­ca­ción como “socia­lis­ta”. De ahí que se acu­ña­ra la expre­sión “socia­lis­mo real”. He rea­li­za­do una crí­ti­ca de méto­do a este enfo­que ‑en esen­cia con­ser­va­dor- en una nota ante­rior, “Razón y socia­lis­mo siglo XXI”.

Tesis “URSS capi­ta­lis­mo de Esta­do”

La tesis de que la URSS fue un capi­ta­lis­mo de Esta­do (en lo que sigue usa­re­mos TUSCE como acró­ni­mo de Tesis de la Unión Sovié­ti­ca Capi­ta­lis­mo de Esta­do) tie­ne una lar­ga tra­di­ción. Poco des­pués de la Revo­lu­ción de Octu­bre las corrien­tes social­de­mó­cra­tas carac­te­ri­za­ron a la URSS como capi­ta­lis­mo de Esta­do; tam­bién lo hicie­ron las alas más radi­ca­li­za­das de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, crí­ti­cas de la polí­ti­ca imple­men­ta­da por los bol­che­vi­ques. Pos­te­rior­men­te algu­nas corrien­tes que se sepa­ra­ron del trots­kis­mo adop­ta­ron la tesis. Y a media­dos de la déca­da de 1950, lue­go de la rup­tu­ra con los sovié­ti­cos, el PC de Chi­na tam­bién sos­tu­vo que la URSS se había trans­for­ma­do en un capi­ta­lis­mo de Esta­do. Ello con­tri­bu­yó, sin duda, a que la TUSCE fue­ra defen­di­da por inte­lec­tua­les occi­den­ta­les, cer­ca­nos al maois­mo como Char­les Bet­telheim, Cha­van­ce y Samir Amin. Posi­ble­men­te estos auto­res hayan sido sus más influ­yen­tes defen­so­res en la izquier­da. En lo que sigue exa­mi­na­re­mos la TUSCE según la pre­sen­ta­ción de Bet­telheim y Cha­van­ce.

La idea cla­ve de la TUSCE es que en la URSS los pro­duc­to­res direc­tos esta­ban sepa­ra­dos de los medios de pro­duc­ción, y que esta sepa­ra­ción ocu­rría por­que la capa diri­gen­te poseía efec­ti­va­men­te los medios de pro­duc­ción, a tra­vés del Esta­do. Dada esa sepa­ra­ción, la fuer­za de tra­ba­jo adqui­ría las carac­te­rís­ti­cas de mer­can­cía, que es la rela­ción carac­te­rís­ti­ca del capi­ta­lis­mo. Por lo tan­to en la URSS pre­do­mi­na­ba el sis­te­ma del tra­ba­jo asa­la­ria­do; la ley del valor y el mer­ca­do regían la eco­no­mía; el plus­tra­ba­jo adqui­ría la for­ma de plus­va­lía; y las mer­can­cías y los medios de pro­duc­ción la for­ma de capi­tal. En con­se­cuen­cia, las leyes de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta deter­mi­na­ban el cur­so eco­nó­mi­co y el Esta­do era capi­ta­lis­ta (Bet­telheim, 1980). “El Esta­do en tan­to capi­ta­lis­ta colec­ti­vo ocu­pa un lugar esen­cial en la eco­no­mía (de allí el carác­ter buro­crá­ti­co del sis­te­ma social en gene­ral y de la bur­gue­sía en par­ti­cu­lar). … la tasa de con­cen­tra­ción del capi­tal en la URSS es la más ele­va­da del mun­do…” (Cha­van­ce, 1979, p. 73). Los diri­gen­tes eran, en últi­ma ins­tan­cia, “los fun­cio­na­rios del capi­tal buro­crá­ti­co en su con­jun­to” (ídem, p. 75). En lo que sigue pre­sen­to las prin­ci­pa­les obje­cio­nes que encuen­tro en esta visión.

Ley del valor y pre­cios en la URSS

Dado que el capi­tal es “valor en pro­ce­so de valo­ri­za­ción”, la cues­tión de si en la eco­no­mía de la URSS pre­do­mi­na­ba la ley del valor es vital para la TUSCE. Recor­de­mos que la ley del valor de las mer­can­cías “deter­mi­na qué par­te de todo su tiem­po dis­po­ni­ble pue­de gas­tar la socie­dad en la pro­duc­ción de un tipo par­ti­cu­lar de mer­can­cías” (Marx, 1999, t. 1, p. 433). Bet­telheim, Cha­van­ce y otros auto­res, insis­tie­ron en que, debi­do a la exis­ten­cia del mer­ca­do y los pre­cios, la eco­no­mía sovié­ti­ca se regía por la ley del valor tra­ba­jo.

El pro­ble­ma con esta idea, como plan­tea Samary (1988), es que se detie­ne en las for­mas (pre­cios, mer­ca­do), sin ana­li­zar el con­te­ni­do. Es que pue­de haber pre­cios, pero éstos pue­den no expre­sar ni los gas­tos de tra­ba­jo, ni los tiem­pos de tra­ba­jo que la socie­dad desea entre­gar a cam­bio de los pro­duc­tos. Y esto es lo que suce­día con los pre­cios ‑que eran deter­mi­na­dos cen­tra­li­za­da­men­te- en la URSS. En pri­mer lugar, por­que los pre­cios mino­ris­tas se esta­ble­cían, en teo­ría, en fun­ción de bus­car un equi­li­brio entre la ofer­ta y la deman­da, razón por la cual no se deri­va­ban de los mayo­ris­tas (Lavig­ne, 1985). Por este sim­ple hecho ya era impo­si­ble que los pre­cios mino­ris­tas refle­ja­ran el tra­ba­jo inver­ti­do. Pero ade­más, los pre­cios mino­ris­tas tam­po­co refle­ja­ban las rela­cio­nes entre la ofer­ta y la deman­da, sino los obje­ti­vos de los pla­ni­fi­ca­do­res (Samary, 1988). A esto hay que sumar que bie­nes como vivien­da, luga­res en los jar­di­nes de infan­te para los niños, vaca­cio­nes, y otros bene­fi­cios, no se podían adqui­rir libre­men­te en el mer­ca­do, y solo se obte­nían por asig­na­ción de los direc­to­res en los luga­res de tra­ba­jo (Ash­win, 1996). Para estos rubros, por lo tan­to, los pre­cios no juga­ban rol alguno.

Por otra par­te, tam­po­co los pre­cios mayo­ris­tas refle­ja­ban los cos­tos de tra­ba­jo. Es que la asig­na­ción de recur­sos para las empre­sas se rea­li­za­ba de mane­ra cen­tra­li­za­da, y en con­se­cuen­cia las eva­lua­cio­nes mone­ta­rias que regis­tra­ba la cir­cu­la­ción de pro­duc­tos no cons­ti­tuían actos reales de com­pra y ven­ta. Por eso en este mer­ca­do el dine­ro no era un equi­va­len­te pleno; la mone­da con­ta­ble del sec­tor esta­tal no cir­cu­la­ba, y no se per­mi­tía com­prar los bie­nes de pro­duc­ción que no hubie­ran sido asig­na­dos por el plan. En reali­dad, los índi­ces con los que se regis­tra­ba el nivel de acti­vi­dad, en pre­cios mayo­ris­tas, cons­ti­tuían el equi­va­len­te con­ta­ble de un índi­ce de pro­duc­ción bru­ta (Lavig­ne, 1985). A lo ante­rior debe­mos agre­gar que toda nue­va pro­duc­ción o empren­di­mien­to era con­si­de­ra­do siem­pre útil, dado que lo impor­tan­te eran los índi­ces cuan­ti­ta­ti­vos, que demos­tra­ban el buen fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma, y toda pér­di­da era cubier­ta por el plan. En defi­ni­ti­va, los pre­cios no podían jugar un rol acti­vo en la pro­duc­ción, ni podía exis­tir una medi­da ver­da­de­ra de los cos­tos de pro­duc­ción (ídem). A lo que se agre­ga­ba la anar­quía de hecho de la fija­ción de pre­cios. Se ha seña­la­do que en la prác­ti­ca el orga­nis­mo cen­tral de pla­ni­fi­ca­ción ape­nas pla­ni­fi­ca­ba una par­te ínfi­ma de la pro­duc­ción; y no había mane­ra de cal­cu­lar las varia­cio­nes de los tiem­pos de tra­ba­jo (Nove, 1965, Cha­van­ce 1983). Como algu­na vez des­ta­có Trotsky, la pla­ni­fi­ca­ción de toda la eco­no­mía, sin demo­cra­cia y sin poder de deci­sión de los pro­duc­to­res y los con­su­mi­do­res, lle­va a un impas­se. Sume­mos toda­vía que los pre­cios inter­nos esta­ban des­co­nec­ta­dos de los pre­cios inter­na­cio­na­les (Lavig­ne, 1985; Samary 1988); lo que gene­ra­ba otros pro­ble­mas que exce­den los mar­cos de esta nota (véa­se Lavig­ne, 1985).

Es nece­sa­rio pre­gun­tar­se enton­ces qué tenía que ver todo esto con un mer­ca­do capi­ta­lis­ta, y con el fun­cio­na­mien­to de la ley del valor. Des­ta­que­mos que la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción es cla­ve para que haya com­pe­ten­cia, y por lo tan­to actúe la ley del valor. Y tam­bién para que se des­plie­guen las leyes de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta. A todo capi­tal la com­pe­ten­cia le impo­ne como ley con­se­guir la máxi­ma pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo, o sea, el máxi­mo de pro­duc­tos con el míni­mo de tra­ba­jo, con el mayor aba­ra­ta­mien­to posi­ble de las mer­can­cías. De ahí que Marx sos­ten­ga que “la libre com­pe­ten­cia es el desa­rro­llo real del capi­tal” (Marx, 1989, t. 2, p. 168). Pero nada de esto encon­tra­mos en la eco­no­mía de la URSS, como se advier­te cuan­do se inda­gan los meca­nis­mos espe­cí­fi­cos de su fun­cio­na­mien­to (véa­se más aba­jo). Es por este moti­vo que la TUSCE no pue­de esta­ble­cer un víncu­lo interno, lógi­co, entre las cate­go­rías que pos­tu­la, y la for­ma como fun­cio­na­ba el sis­te­ma sovié­ti­co. Esta falen­cia se pue­de adver­tir en la com­pa­ra­ción entre Cha­van­ce (1979) y Cha­van­ce (1983). En el pri­me­ro encon­tra­mos una fir­me defen­sa de la idea que la URSS era un capi­ta­lis­mo de Esta­do, pero casi nada acer­ca del fun­cio­na­mien­to con­cre­to; en el segun­do pasa a un segun­do plano la carac­te­ri­za­ción de la URSS como capi­ta­lis­ta, y lo que se des­cri­be Cha­van­ce tie­ne poco que ver con las leyes del capi­ta­lis­mo. Pero lo más impor­tan­te en una teo­ría es esta­ble­cer estos nexos inter­nos, mos­trar la dia­léc­ti­ca del desa­rro­llo de las cate­go­rías. En lo que sigue vere­mos en cier­to deta­lle que la TUSCE no satis­fa­ce este requi­si­to; y es impo­si­ble cum­plir­lo si nos que­da­mos en las for­mas de las cate­go­rías, y no inves­ti­ga­mos su con­te­ni­do.

Sala­rios y capi­ta­lis­mo

El mis­mo pro­ble­ma de méto­do que dis­cu­ti­mos en el pun­to ante­rior, el que­dar­se en las for­mas, se advier­te en el tema del sala­rio Los auto­res de la TUSCE sos­tie­nen que es con­di­ción sufi­cien­te para que haya capi­ta­lis­mo la exis­ten­cia del tra­ba­jo asa­la­ria­do. De nue­vo una for­ma (esta vez el sala­rio) pare­ce dar lugar a todo el con­te­ni­do (nada menos que el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta). Pero la reali­dad his­tó­ri­ca demues­tra que hubo sala­rio sin capi­ta­lis­mo; y que lo mis­mo suce­de en la socie­dad con­tem­po­rá­nea. Marx pre­sen­ta el caso de los roma­nos, que tenían en el ejér­ci­to una masa dis­po­ni­ble para el tra­ba­jo, y cuyo plus­tiem­po per­te­ne­cía al Esta­do. Estos tra­ba­ja­do­res ven­dían al Esta­do “toda su capa­ci­dad labo­ral por un sala­rio indis­pen­sa­ble para la con­ser­va­ción de su vida, tal cual lo hace el obre­ro con el capi­ta­lis­ta”. Marx agre­ga­ba que exis­tía “la ven­ta libre del tra­ba­jo”, pero el Esta­do no lo adqui­ría con vis­tas a la pro­duc­ción de valo­res. Por lo tan­to, “aun­que la for­ma del sala­rio pue­da pare­cer que se encuen­tra ori­gi­na­ria­men­te en los ejér­ci­tos, este sis­te­ma mer­ce­na­rio… difie­re esen­cial­men­te del tra­ba­jo asa­la­ria­do” (Marx, 1989, t. 2, p. 19; énfa­sis agre­ga­do).

En este razo­na­mien­to la dis­tin­ción entre la for­ma del sala­rio y el con­te­ni­do (que se vin­cu­la con la tota­li­dad, el mer­ca­do y el valor) deter­mi­na una dife­ren­cia esen­cial con el asa­la­ria­do moderno. La pro­duc­ción capi­ta­lis­ta se hace para valo­ri­zar el valor ade­lan­ta­do (encar­na­do en el dine­ro), pero esto no es lo que suce­día en el ejér­ci­to romano, y por eso no pode­mos hablar de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, aun­que hubie­ra sala­rio y plus­tra­ba­jo. De la mis­ma mane­ra, Marx expli­ca que un rey o un fun­cio­na­rio del Esta­do capi­ta­lis­ta reci­ben un sala­rio, pero no por ello son tra­ba­ja­do­res pro­duc­to­res de plus­va­lía, ni están sub­su­mi­dos a una rela­ción capi­ta­lis­ta. “… los fun­cio­na­rios pue­den con­ver­tir­se en asa­la­ria­dos del capi­tal, pero no por ello se trans­for­man en tra­ba­ja­do­res pro­duc­ti­vos” (Marx, 1983, p. 83). En defi­ni­ti­va, no bas­ta con decir “en la URSS había sala­rio, por lo tan­to se tra­ta de capi­ta­lis­mo”.

Los defen­so­res de la TUSCE tam­bién sos­tie­nen que la pro­pie­dad legal de los medios de pro­duc­ción por los tra­ba­ja­do­res (a tra­vés del Esta­do sovié­ti­co) no poseía nin­gún sig­ni­fi­ca­do real, des­de el momen­to que el Esta­do se había auto­no­mi­za­do fren­te a los tra­ba­ja­do­res. Sin embar­go, en el capi­ta­lis­mo el capi­ta­lis­ta indi­vi­dual fun­cio­na como “capi­tal per­so­ni­fi­ca­do”, como un faná­ti­co de la valo­ri­za­ción del dine­ro ade­lan­ta­do, don­de la ganan­cia lo es todo. Pero esto suce­de en tan­to está sus­ten­ta­do en la pro­pie­dad pri­va­da, con todo lo que ello impli­ca: el dere­cho y el poder al “uso y abu­so” de los medios de pro­duc­ción y las mer­can­cías, lo que se tra­du­ce en rela­cio­nes de poder efec­ti­vas. Por ejem­plo, el capi­ta­lis­ta tie­ne el dere­cho a tras­la­dar su capi­tal a otro país, o no inver­tir, en caso de que la fuer­za labo­ral le pre­sen­te obs­tácu­los más o menos impor­tan­tes. En la URSS, en cam­bio, esto era impo­si­ble; los fun­cio­na­rios que admi­nis­tra­ban las empre­sas no solo no encar­na­ban al “valor en pro­ce­so” (la ganan­cia no cum­plía nin­gún rol impor­tan­te, como vere­mos), sino tam­po­co tenían dere­cho a cerrar­las, o a des­pe­dir tra­ba­ja­do­res por cau­sas eco­nó­mi­cas. Por lo tan­to era difí­cil dis­ci­pli­nar, median­te coer­ción eco­nó­mi­ca, al tra­ba­jo den­tro de las empre­sas.

La rela­ción labo­ral en la URSS

En el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta la ame­na­za de ir a la calle actúa como un láti­go sobre el tra­ba­jo, y ata a los asa­la­ria­dos a los dic­ta­dos del capi­tal. Lo cual expli­ca el rol cru­cial del ejér­ci­to de des­ocu­pa­dos. El cam­bio tec­no­ló­gi­co, el sobre-empleo y las cri­sis cons­ti­tu­yen los meca­nis­mos median­te los cua­les se rege­ne­ra ese ejér­ci­to de des­ocu­pa­dos. Esto ase­gu­ra el des­po­tis­mo del capi­tal, ins­tru­men­ta­do a tra­vés de los “ofi­cia­les y sub­ofi­cia­les” (jefes y capa­ta­ces), y el poder de la máqui­na, encar­na­ción del capi­tal en el lugar de pro­duc­ción, sobre el tra­ba­jo. De ahí tam­bién que en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta la caren­cia de mano de obra nun­ca es un freno a la acu­mu­la­ción, al menos en el mediano pla­zo.

En la URSS, en cam­bio, había caren­cia de mano de obra (el cre­ci­mien­to era exten­si­vo), lo que gene­ra­ba que las direc­cio­nes de las empre­sas se dispu­taran la fuer­za de tra­ba­jo. “El sec­tor esta­tal cono­cía una ver­da­de­ra com­pe­ten­cia por la con­tra­ta­ción entre las diver­sas empre­sas y admi­nis­tra­cio­nes eco­nó­mi­cas, lo que ha cre­ci­do con la penu­ria de la mano de obra” (Cha­van­ce, 1983, pp 15 – 16). En este mar­co las direc­cio­nes de las empre­sas tra­ta­ban de cubrir­se, y “acu­mu­la­ban” mano de obra por enci­ma de sus nece­si­da­des, a fin de hacer fren­te a los perío­dos de “tor­men­ta”, en los que se inten­si­fi­ca­ba el tra­ba­jo. Natu­ral­men­te, esto agra­va­ba la esca­sez de fuer­za de tra­ba­jo. Por eso los tra­ba­ja­do­res no temían al des­pi­do, y muchos cam­bia­ban con fre­cuen­cia de empleo, en bus­ca de mejo­res con­di­cio­nes. Ker­blay y Lavig­ne (1985) dicen que los tra­ba­ja­do­res cali­fi­ca­dos ejer­cían una suer­te de “chan­ta­je” sobre los direc­to­res de empre­sas, que si bien no les per­mi­tía mejo­rar sus sala­rios, sí daba lugar a aumen­tos de las pri­mas. El ausen­tis­mo era tam­bién una vía de resis­ten­cia, muy gene­ra­li­za­da, con­tra la que luchó sin éxi­to la diri­gen­cia, inclu­so con medi­das repre­si­vas.

Por otra par­te esta­ban las for­mas ins­ti­tu­cio­nal­men­te esta­ble­ci­das, y la ideo­lo­gía ofi­cial, que orien­ta­ba com­por­ta­mien­tos. Las empre­sas eran con­si­de­ra­das por los tra­ba­ja­do­res un bien común, colec­ti­vos que debían cubrir toda una serie de pro­gra­mas socia­les esta­ble­ci­dos (guar­de­rías, vaca­cio­nes, vivien­das, ofer­tas cul­tu­ra­les) que nin­gu­na direc­ción de empre­sa se ani­ma­ba a cues­tio­nar con el argu­men­to de “ele­var la ren­ta­bi­li­dad”, o cosa pare­ci­da. A ello se suma­ba la pre­sión de los sin­di­ca­tos y las bases del par­ti­do. Ther­bon (1979) cita el caso de una impor­tan­te fábri­ca de ace­ro, en el nor­te de la URSS, en la que tra­ba­ja­ban unos 35.000 obre­ros, de los cua­les casi 5000 eran miem­bros del PCUS, y esta­ban orga­ni­za­dos por sec­cio­nes de fábri­ca. Había ade­más casi 20 cua­dros con dedi­ca­ción exclu­si­va, y si bien el par­ti­do no entra­ba en la cade­na de man­dos admi­nis­tra­ti­vos, todos los nom­bra­mien­tos de eje­cu­ti­vos debían con­tar con su apro­ba­ción. Lo cual no nie­ga, por otra par­te, que los sin­di­ca­tos y el par­ti­do estu­vie­ran fuer­te­men­te regi­men­ta­dos por el poder polí­ti­co. Así, los sin­di­ca­tos no podían inter­ve­nir en las nego­cia­cio­nes sala­ria­les o sobre las con­di­cio­nes labo­ra­les gene­ra­les. Sin embar­go los tra­ba­ja­do­res ejer­cían una pre­sión de hecho que impe­día ele­var los rit­mos de tra­ba­jo, o impo­ner algo pare­ci­do a una dis­ci­pli­na “for­dis­ta” o “tay­lo­ris­ta”, típi­cas del capi­ta­lis­mo. Esta es una de las cau­sas por la cual en la URSS fra­ca­sa­ban los inten­tos por ele­var la pro­duc­ti­vi­dad, y el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía era en lo esen­cial exten­si­vo. A prin­ci­pios de los 80 cer­ca de la mitad de la mano de obra indus­trial rea­li­za­ba tra­ba­jos manua­les o de baja cali­fi­ca­ción, y era muy bajo el gra­do de meca­ni­za­ción en la indus­tria (Cha­van­ce, 1983). Pero un cre­ci­mien­to exten­si­vo absor­be mano de obra y recur­sos sin lími­te; no es de extra­ñar que la tasa de acti­vi­dad alcan­za­ra, en aque­llos años, al 90%. Esta situa­ción no se pue­de com­pren­der si no se atien­de a la espe­ci­fi­ci­dad de la rela­ción sala­rial sovié­ti­ca.

Por todo esto Samary (1988) seña­la que los meca­nis­mos de domi­na­ción no eran exclu­si­va­men­te poli­cia­les, ya que se asen­ta­ban sobre una pano­plia com­ple­ja de medios socio-eco­nó­mi­cos e ins­ti­tu­cio­na­les. Samary tam­bién obser­va que había una cier­ta para­do­ja, por­que en tan­to los tra­ba­ja­do­res sovié­ti­cos goza­ban de menos dere­chos demo­crá­ti­cos que en los paí­ses capi­ta­lis­tas desa­rro­lla­dos, tenían una capa­ci­dad de resis­ten­cia fren­te a los meca­nis­mos de mer­ca­do mucho más con­si­de­ra­ble, “ya que en el terreno eco­nó­mi­co la buro­cra­cia pue­de ceder mucho, a con­di­ción de con­ser­var el poder polí­ti­co” (p. 19).

No es de extra­ñar que estas cues­tio­nes estu­vie­ran en el cen­tro de las preo­cu­pa­cio­nes de los refor­ma­do­res que acon­se­ja­ban a Gor­ba­chov y alen­ta­ron la peres­troi­ka. En los años 80 ya era impo­si­ble esta­ble­cer una coer­ción sobre el tra­ba­jo como la que había exis­ti­do has­ta los pri­me­ros años de la déca­da de 1950 (a comien­zos de 1953 había casi 2,5 millo­nes de per­so­nas en los cam­pos de tra­ba­jo for­za­do). Des­de los 60 los inten­tos de intro­du­cir pri­mas a la pro­duc­ción fra­ca­sa­ban una y otra vez, no solo por la caren­cia de bie­nes de con­su­mo en los cua­les gas­tar los ingre­sos suple­men­ta­rios, sino tam­bién por­que el colec­ti­vo labo­ral ter­mi­na­ba por asi­mi­lar los estí­mu­los al sala­rio nor­mal, y no cobrar­los era con­si­de­ra­do un cas­ti­go. Por enton­ces la direc­ción del PCUS admi­tía que las posi­bi­li­da­des de seguir con el cre­ci­mien­to exten­si­vo esta­ban ago­ta­das, por­que sen­ci­lla­men­te no habría la mano de obra dis­po­ni­ble (tam­po­co otros recur­sos) para con­ti­nuar por esa vía. Hacía fal­ta el mer­ca­do y la des­ocu­pa­ción para dis­ci­pli­nar al tra­ba­jo, y hacia eso se diri­gían las refor­mas que abrie­ron el camino a la res­tau­ra­ción de la pro­pie­dad pri­va­da ple­na. Pue­de ver­se una vez más la natu­ra­le­za, dis­tin­ta con res­pec­to al capi­ta­lis­mo, de este ago­ta­mien­to del sis­te­ma sovié­ti­co.

Con­tra­dic­ción espe­cí­fi­ca

El carác­ter par­ti­cu­lar de la rela­ción labo­ral en la URSS tam­bién esta­ba deter­mi­na­da por las for­mas de extrac­ción del exce­den­te (en esto segui­mos a Ash­win, 1999 y Clar­ke, 2007). Es que, como plan­tea Clar­ke, en el sis­te­ma sovié­ti­co exis­tía una con­tra­dic­ción fun­da­men­tal, que con­sis­tía en que se tra­ta­ba de un sis­te­ma cen­tra­li­za­do de apro­pia­ción del exce­den­te, en el cual las auto­ri­da­des cen­tra­les tra­ta­ban de maxi­mi­zar el exce­den­te mate­rial extraí­do de las empre­sas y orga­ni­za­cio­nes bajo su con­trol, y mini­mi­zar la asig­na­ción de recur­sos, en tan­to las empre­sas ‑y en esto coin­ci­dían las direc­cio­nes y los tra­ba­ja­do­res- tenían el obje­ti­vo inver­so. Ash­win tam­bién expli­ca que el exce­den­te debía ser entre­ga­do al Esta­do por la empre­sa, con­si­de­ra­da como colec­ti­vo de tra­ba­jo, lo cual ani­ma­ba a que hubie­ra una alian­za táci­ta entre las direc­cio­nes de las empre­sas y los tra­ba­ja­do­res, a fin de rete­ner ingre­sos (pri­mas, bonos, ganan­cias rete­ni­das para mejo­rar la empre­sa u obras socia­les). El obje­ti­vo era maxi­mi­zar los insu­mos y mini­mi­zar el nivel de extrac­ción por par­te del Esta­do (Ash­win, 1999). En la medi­da en que la empre­sa dis­pu­sie­ra de más recur­sos, podía expan­dir­se, así como des­ti­nar recur­sos a bene­fi­cios socia­les y a la comu­ni­dad en que esta­ba inser­ta; lo que daba pres­ti­gio y poder polí­ti­co a los direc­to­res.

Por par­te de los tra­ba­ja­do­res, el inte­rés en incre­men­tar los insu­mos y recur­sos era la expre­sión, como seña­la Clar­ke, de la resis­ten­cia a la extrac­ción del exce­den­te por par­te de la cúpu­la. Para los direc­to­res de empre­sas sig­ni­fi­ca­ba aumen­tar su poder e influen­cia a esca­la local. Aun­que al mis­mo tiem­po debían ase­gu­rar­se que se cum­plie­ran los pla­nes (las carre­ras polí­ti­cas depen­dían de ello), lo que lle­va­ba a los direc­to­res a entrar en con­flic­to par­cial con los tra­ba­ja­do­res (Aswin, tam­bién Clar­ke). En ese mar­co, las empre­sas no com­pe­tían por pre­cios, pero sí por aca­pa­rar recur­sos, lo que agra­va­ba la esca­sez. Tam­bién gene­ra­ba un impul­so a la autar­quía de las empre­sas. Pero ade­más esta situa­ción está evi­den­cian­do una rela­ción labo­ral dis­tin­ta de la que encon­tra­mos en el capi­ta­lis­mo, que sin duda tam­bién puso tra­bas a una for­ma de acu­mu­la­ción inten­si­va.

Ley del valor y for­mas híbri­das

Aun­que la ley del valor no regía los pre­cios de la indus­tria esta­tal sovié­ti­ca, se hacía sen­tir sin embar­go por todos los poros. Por eso sur­gie­ron for­mas híbri­das de pro­duc­ción. Tal vez la más impor­tan­te se encon­tra­ba en la pro­duc­ción agrí­co­la. Dada la resis­ten­cia de los cam­pe­si­nos al tra­ba­jo en las gran­jas colec­ti­vas, ya bajo la direc­ción de Sta­lin se les auto­ri­zó a cul­ti­var par­ce­las indi­vi­dua­les y tener cier­to núme­ro de ani­ma­les (Lenin algu­na vez plan­teó que esta era la peor com­bi­na­ción para avan­zar al socia­lis­mo). Con el correr de los años la buro­cra­cia fue otor­gan­do más con­ce­sio­nes a los cam­pe­si­nos (por ejem­plo, la entre­ga de trac­to­res en los 50; las repe­ti­das amplia­cio­nes de las posi­bi­li­da­des de comer­ciar en mer­ca­dos “gri­ses” o tole­ra­dos; o de auto­ad­mi­nis­tra­ción de las gran­jas), aun­que se man­tu­vo la prohi­bi­ción de con­tra­tar tra­ba­jo asa­la­ria­do. De ahí que en algu­nos sec­to­res hubie­ra acu­mu­la­ción de rique­za bajo la for­ma de bie­nes sun­tuo­sos, sin que pudie­ra lan­zar­se la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta.

Otras for­mas eco­nó­mi­cas híbri­das se desa­rro­lla­ron en los inters­ti­cios que deja­ba la pro­duc­ción esta­ti­za­da, espe­cial­men­te en el sec­tor ser­vi­cios. Estas for­mas cre­cie­ron en los años 70 y 80. Por ejem­plo, la explo­ta­ción de los autos ofi­cia­les como taxis; la ense­ñan­za pri­va­da a domi­ci­lio; los alqui­le­res de casas de fun­cio­na­rios; las repa­ra­cio­nes. Tam­bién el acce­so al exte­rior, por par­te de fun­cio­na­rios, téc­ni­cos, artis­tas, etc, daba lugar a nego­cios (con las mone­das fuer­tes, o la ven­ta de pro­duc­tos adqui­ri­dos en el exte­rior).

Lo impor­tan­te es que estas acti­vi­da­des se ase­me­ja­ban a la pro­duc­ción peque­ño bur­gue­sa y mer­can­til, pero no podían pasar al modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, debi­do a la prohi­bi­ción de con­tra­tar mano de obra y adqui­rir medios de pro­duc­ción pri­va­dos. Lo carac­te­rís­ti­co del capi­ta­lis­mo es que la peque­ña pro­duc­ción gene­re pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, pero esto no suce­día en la URSS. Estas ocu­pa­cio­nes daban lugar a una acu­mu­la­ción dine­ra­ria (por ejem­plo depó­si­tos en los ban­cos) que no podía trans­for­mar­se en capi­tal. A medi­da que el sis­te­ma ten­dió a estan­car­se, y se acen­tua­ron las penu­rias de bie­nes, hubo una evo­lu­ción hacia lo que he lla­ma­do un “pro­to-capi­ta­lis­mo”. Por caso, se uti­li­za­ban empre­sas esta­ta­les para pro­du­cir para el mer­ca­do por fue­ra de los hora­rios ofi­cia­les, con empleo de mano de obra; o el alqui­ler de empre­sas esta­ta­les. Aquí se incu­ba­ban fuer­zas socia­les que apu­ra­rían la mar­cha al capi­ta­lis­mo des­de fines de los 80, pero que per­ma­ne­cie­ron lar­go tiem­po en los inters­ti­cios de la eco­no­mía cen­tra­li­za­da, y en gran medi­da, como afir­ma­ba Clar­ke (1992), la para­si­ta­ban. Esta cues­tión no pue­de enten­der­se si se con­si­de­ra que la URSS era un régi­men capi­ta­lis­ta; tam­po­co pue­de com­pren­der­se la natu­ra­le­za del cam­bio que ocu­rrió con la caí­da del régi­men sovié­ti­co.

Pro­duc­ción, inver­sio­nes, ganan­cia

Una carac­te­rís­ti­ca del capi­ta­lis­mo es que la inver­sión se rige por la ganan­cia (o la tasa de ganan­cia). Cons­cien­tes de la impor­tan­cia de esta cues­tión, los defen­so­res de la TUSCE plan­tea­ron que en la URSS las inver­sio­nes esta­ban regi­das por la ganan­cia, y se veri­fi­ca­ban las leyes de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta. Según Bet­telheim, “las nor­mas de las empre­sas sovié­ti­cas pare­cen cada vez más un cal­co de las vigen­tes en los paí­ses capi­ta­lis­tas avan­za­dos… (…) bajo la cober­tu­ra de los ‘pla­nes eco­nó­mi­cos’, son las leyes de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta ‑del bene­fi­cio, en con­se­cuen­cia- las que deter­mi­nan el empleo de los medios de pro­duc­ción” (Bet­telheim, 1980, p. 38).

Pues bien, esto no era cier­to, como seña­la­ba Sweezy (1979) en polé­mi­ca con Cha­van­ce y Bet­telheim. La ausen­cia de pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción, el carác­ter for­mal del mer­ca­do y los pre­cios, y el hecho de que el ascen­so de los fun­cio­na­rios depen­die­ra del cum­pli­mien­to del plan, o del incre­men­to de cos­tos y recur­sos, expli­can que la inver­sión no se rigie­ra por el bene­fi­cio. Los direc­to­res de empre­sas tra­ta­ban de supe­rar las metas fija­das por el plan, sin pres­tar aten­ción a la cali­dad de los pro­duc­tos, a los cos­tos, o a las nece­si­da­des de la deman­da. Y el sis­te­ma buro­crá­ti­co daba pie a muchos com­por­ta­mien­tos que no se regían por la ren­ta­bi­li­dad. Por ejem­plo, si a una empre­sa que fabri­ca­ba tor­ni­llos el plan le fija­ba una x can­ti­dad de uni­da­des a pro­du­cir, era racio­nal (des­de la lógi­ca de la direc­ción) fabri­car la mayor can­ti­dad de tor­ni­llos (así fue­ran todos peque­ños), para alcan­zar y supe­rar x. Si por el con­tra­rio se fija­ba en y tone­la­das de tor­ni­llos fabri­ca­dos, no se pro­du­cían tor­ni­llos peque­ños, por­que era racio­nal pro­du­cir las uni­da­des más pesa­das. Si el obje­ti­vo se fija­ba sobre una base finan­cie­ra, la fábri­ca se esfor­za­ría por pro­du­cir las varian­tes más caras del pro­duc­to. En todos los casos, el aspec­to “cali­dad”, que­da­ba de lado.

En con­se­cuen­cia, y dado lo gene­ra­li­za­do de estos com­por­ta­mien­tos, había pro­ble­mas cró­ni­cos, como fal­ta de deter­mi­na­dos pro­duc­tos, caren­cia de repues­tos y fallas en los pro­duc­tos ter­mi­na­dos. En un estu­dio rea­li­za­do en zonas rura­les cer­ca­nas a Mos­cú se encon­tró, en la déca­da de 1980, que las gran­jas coope­ra­ti­vas man­te­nían, en pro­me­dio, unos seis trac­to­res en stock, solo para uti­li­zar sus pie­zas como repues­tos. Esto se debía a que las fábri­cas de trac­to­res no pro­du­cían repues­tos; y los equi­pos se rom­pían, en bue­na medi­da debi­do a la mala cali­dad. Nada de esto pue­de expli­car­se con las leyes de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, regi­da por la lógi­ca del bene­fi­cio.

El pro­ble­ma tam­bién se pue­de ver en cómo se deci­día la cons­truc­ción de nue­vas plan­tas indus­tria­les. Debe­mos tener pre­sen­te que en la medi­da en que los minis­te­rios tuvie­ran más inver­sio­nes en mar­cha, aumen­ta­ban su poder. Ade­más, las nue­vas empre­sas, una vez pues­tas a pro­du­cir, podían garan­ti­zar insu­mos (siem­pre esca­sos) a las empre­sas ya esta­ble­ci­das en la órbi­ta del minis­te­rio en cues­tión; ya hemos indi­ca­do que exis­tía una ten­den­cia a la autar­quía. Las direc­cio­nes de empre­sas tam­bién tenían inte­rés en que se apro­ba­ran inver­sio­nes, por lo que hemos expli­ca­do más arri­ba.

Por otra par­te se sabía que una vez ini­cia­da una inver­sión, el flu­jo de recur­sos no se dete­nía. Por lo tan­to, des­de el pun­to de vis­ta de la direc­ción de los ministerios,y de las empre­sas, era racio­nal lograr que se apro­ba­ran muchos empren­di­mien­tos de inver­sio­nes. La meta era ini­ciar gran­des cons­truc­cio­nes, y la preo­cu­pa­ción por su ter­mi­na­ción pasa­ba a un segun­do plano. Esto traía como con­se­cuen­cia que hubie­ra una enor­me masa de insu­mos des­ti­na­dos a empren­di­mien­tos en mar­cha, sin un out­put equi­va­len­te. Lo cual expli­ca tam­bién que las cons­truc­cio­nes de plan­tas, en pro­me­dio, dura­ran muchos años. Así se lle­gó al extre­mo (reco­no­ci­do por la mis­ma direc­ción sovié­ti­ca) de empre­sas que antes de inau­gu­rar­se ya eran obso­le­tas, por­que en su cons­truc­ción se había tar­da­do 20 o 25 años.

Algo simi­lar ocu­rría con la inno­va­ción tec­no­ló­gi­ca. La URSS tuvo una pro­duc­ción cien­tí­fi­ca rela­ti­va­men­te avan­za­da, pero no se tra­du­cía en avan­ces para­le­los en los luga­res de pro­duc­ción. Es lo que se cono­cía como el pro­ble­ma de “la intro­duc­ción”. Es que antes de intro­du­cir nue­vos méto­dos y tec­no­lo­gías (que exi­gen tiem­po para poner­se a pun­to, y pue­den no dar resul­ta­dos), las direc­cio­nes se ate­nían a lo ya pro­ba­do. Des­pués de todo no había pre­sión por el cam­bio tec­no­ló­gi­co, dada la ausen­cia de com­pe­ten­cia de pre­cios. Esta situa­ción inclu­so dio lugar a la for­ma­ción del Comi­té del Esta­do para la Cien­cia y la Téc­ni­ca, pre­si­di­do por el vice­pre­si­den­te del Con­se­jo de Minis­tros, para esti­mu­lar la inno­va­ción tec­no­ló­gi­ca.

Sin embar­go no se avan­zó en la solu­ción del pro­ble­ma de la “intro­duc­ción”. En este res­pec­to Vols­kensky ano­ta­ba que “la acti­tud fren­te al pro­gre­so téc­ni­co (en la URSS) … es exac­ta­men­te la inver­sa de la que tie­ne el capi­ta­lis­mo” (p. 143). Esto se com­bi­na­ba con una baja tasa de reem­pla­zo de los equi­pos exis­ten­tes, man­te­ni­mien­to defi­cien­te y defec­tos de cons­truc­ción (Clar­ke, 2007). Para­le­la­men­te, la tec­no­lo­gía sovié­ti­ca se desa­rro­lla­ba “de acuer­do a los recur­sos dis­po­ni­bles, y sin refe­ren­cia a las res­tric­cio­nes de cos­tos que estruc­tu­ran a la tec­no­lo­gía occi­den­tal” (Clar­ke, 2007, p. 29). Por ejem­plo, uti­li­za­ba más ener­gía o metal que sus con­tra­par­tes occi­den­ta­les. En los 80 la indus­tria sovié­ti­ca con­su­mía entre el 30% y el 50% más de ener­gía y meta­les por uni­dad de pro­duc­to ter­mi­na­do que los paí­ses ade­lan­ta­dos (Lavig­ne, 1985).

Todo indi­ca enton­ces, y con­tra lo que afir­ma­ban los defen­so­res de la TUSCE, que las empre­sas sovié­ti­cas no se regían según el prin­ci­pio de la ren­ta­bi­li­dad. A prin­ci­pios de los 80, Agan­be­guian, un impor­tan­te eco­no­mis­ta sovié­ti­co, ase­sor de Gor­ba­chov, reco­no­cía que las tareas, los equi­pa­mien­tos y las can­ti­da­des a pro­du­cir no se deci­dían por los bene­fi­cios. Dado que la sali­da del pro­duc­to se con­si­de­ra­ba garan­ti­za­da, y que los pre­cios esta­ban fijos, si se podía pro­du­cir más, se pro­du­cía, por­que se des­con­ta­ba que los con­su­mi­do­res com­pra­rían el pro­duc­to. Por eso Agan­be­guian carac­te­ri­za­ba a la URSS como una eco­no­mía de “posi­bi­li­da­des de pro­duc­ción” (1987, p. 179). La preo­cu­pa­ción de las direc­cio­nes de las empre­sas era ase­gu­rar los insu­mos y cum­plir (o aumen­tar) la pro­duc­ción. De ello depen­dían sus even­tua­les ascen­sos en el apa­ra­to; las con­si­de­ra­cio­nes sobre las ganan­cias no entra­ban en las deci­sio­nes de inver­tir (Agan­be­guian, 1987).

Por otra par­te, dados los estran­gu­la­mien­tos y el aca­pa­ra­mien­to, la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca esta­ba some­ti­da a fluc­tua­cio­nes vio­len­tas, carac­te­ri­za­das por tiem­pos de “cal­ma” (fal­ta de insu­mos, tra­ba­jo y plan­tas semi ocio­sos, etc.) y tiem­pos de “tor­men­ta” (lle­ga­da de insu­mos, sobre­uti­li­za­ción de equi­pos y sobre­tra­ba­jo para cum­plir con el plan). Lo cual agra­va­ba los cue­llos de bote­lla, las dis­tor­sio­nes entre las ramas, y el des­gas­te de los equi­pos. Pero no se tra­ta­ba de fluc­tua­cio­nes gober­na­das por las varia­cio­nes de la ganan­cia, como suce­de en el capi­ta­lis­mo, sino por la lógi­ca de la eco­no­mía de esca­sez. Esta mecá­ni­ca expli­ca, ade­más, por qué la cri­sis final de la URSS no se ha mani­fes­ta­do a tra­vés de algu­na cri­sis de sobre­pro­duc­ción ter­mi­nal. Más bien hubo una dis­mi­nu­ción pro­gre­si­va de la tasa de cre­ci­mien­to, a medi­da que se ago­ta­ban las posi­bi­li­da­des del cre­ci­mien­to exten­si­vo, y fra­ca­sa­ban los inten­tos de pasar al cre­ci­mien­to inten­si­vo. Des­de ini­cios de la déca­da de 1960 ya había una agu­da con­cien­cia en la direc­ción sovié­ti­ca del pro­ble­ma (de ahí los inten­tos de intro­duc­ción de refor­mas pro mer­ca­do). Hacia 1970, cuan­do se cal­cu­la que la URSS alcan­zó su máxi­mo poder, su eco­no­mía era un 40% infe­rior a la de EEUU (y más débil aún si se cal­cu­la el pro­duc­to por habi­tan­te). Entre fines de la déca­da y media­dos de la siguien­te el pro­ble­ma se agra­vó, y la eco­no­mía ten­dió a estan­car­se.

Buro­cra­cia, Esta­do y trans­for­ma­ción capi­ta­lis­ta

Vin­cu­la­do a lo ante­rior, están las difi­cul­ta­des que sur­gen al asi­mi­lar a la diri­gen­cia sovié­ti­ca a la cla­se capi­ta­lis­ta. Ya hemos apun­ta­do algu­nas dife­ren­cias sus­tan­cia­les entre los buró­cra­tas sovié­ti­cos y la cla­se capi­ta­lis­ta. Los buró­cra­tas no tenían el dere­cho a la libre com­pra de medios de pro­duc­ción y con­tra­ta­ción de mano de obra, y no podían trans­for­mar sus ingre­sos en capi­tal. Por esto mis­mo el dine­ro no podía des­ple­ga­se como “poder social pri­va­do”, como capi­tal. Pero ade­más, de la ausen­cia de pro­pie­dad pri­va­da deri­va­ba una mecá­ni­ca de repro­duc­ción de la buro­cra­cia, y de rela­ción con el Esta­do, sus­tan­cial­men­te dis­tin­ta de la que exis­te en el capi­ta­lis­mo.

Para ver por qué, par­ta­mos de la afir­ma­ción de Bet­telheim (1980), de que la for­ma del pro­ce­so de apro­pia­ción del exce­den­te era la base de la repro­duc­ción de las rela­cio­nes de cla­se en la URSS, e inda­gue­mos en esa “for­ma”. Su par­ti­cu­la­ri­dad con­sis­tía en que la apro­pia­ción del exce­den­te esta­ba deter­mi­na­da por el con­trol que ejer­cía la buro­cra­cia sobre el Esta­do. Esto sig­ni­fi­ca que en la URSS el poder eco­nó­mi­co de la buro­cra­cia deri­va­ba de su poder polí­ti­co. En cam­bio, en el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, la base de la repro­duc­ción de las rela­cio­nes de cla­se es el la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción, y en con­se­cuen­cia el poder polí­ti­co de la cla­se capi­ta­lis­ta deri­va de su poder eco­nó­mi­co, y no al revés. La dife­ren­cia no es menor, ya que en la URSS no ope­ra­ba la “rela­ti­va auto­no­mía” de lo eco­nó­mi­co con res­pec­to a lo polí­ti­co y el Esta­do, como ocu­rre en el capi­ta­lis­mo. Por eso se daba la cir­cuns­tan­cia que los con­flic­tos obre­ros (por con­di­cio­nes de tra­ba­jo, sala­rios, o cual­quier otra rei­vin­di­ca­ción) inme­dia­ta­men­te deri­va­ban en cues­tio­na­mien­tos del Esta­do. Refi­rién­do­se a las pro­tes­tas de los obre­ros de Soli­da­ri­dad pola­ca, alguien ano­tó que la iro­nía del “lega­do leni­nis­ta” con­sis­tía en que el con­trol del Esta­do sobre la eco­no­mía era tan direc­to y abier­to, que gene­ra­ba una crí­ti­ca al Esta­do den­tro del pro­ce­so de tra­ba­jo (cita­do en Aswin, 2003). No es lo que suce­de en el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta.

Estas cues­tio­nes son impor­tan­tes para enten­der el cam­bio que ocu­rrió en la URSS entre fines de la déca­da de 1980 y comien­zos de la siguien­te. Ya a fines de los 80 un sec­tor de la buro­cra­cia (a tra­vés de la orga­ni­za­ción de la juven­tud, el Kon­so­mol) comen­zó a trans­for­mar­se en cla­se pro­pie­ta­ria. Fue enton­ces cuan­do esta­ble­cie­ron empre­sas, muchas en aso­cia­ción con capi­ta­les extran­je­ros, y bajo la for­ma de “coope­ra­ti­vas” (en mayo de 1988, y bajo pre­sión del Kon­so­mol, se modi­fi­có la ley de coope­ra­ti­vas, lo que per­mi­tió ampliar sus acti­vi­da­des). Solo las empre­sas que esta­ban conec­ta­das con la nomen­kla­tu­ra tenían el dere­cho a entrar en tran­sac­cio­nes de pro­pie­dad. Por este moti­vo se ven­dían (fines de los 80) empre­sas esta­ta­les a fir­mas que habían sido fun­da­das con par­ti­ci­pa­ción de la nomen­kla­tu­ra. En otras pala­bras, la nomen­kla­tu­ra (en espe­cial la gene­ra­ción más joven) se ven­día a sí mis­ma la pro­pie­dad esta­tal, a pre­cios muy bajos. Clar­ke (1992) habla de “pri­va­ti­za­ción espon­tá­nea” a par­tir de la for­ma­ción de coope­ra­ti­vas y peque­ñas empre­sas de “lea­sing”, liga­das a las gran­des empre­sas esta­ta­les, que ori­gi­na­ria­men­te fue­ron esta­ble­ci­das para elu­dir los con­tro­les cen­tra­les sobre sala­rios y flu­jos finan­cie­ros, y elu­dir impues­tos.

Muchos direc­to­res, dice Clar­ke, des­mem­bra­ron las empre­sas esta­ta­les, trans­for­man­do las par­tes ren­ta­bles en sub­si­dia­rias pri­va­das, y aban­do­nan­do el res­to de la vie­ja empre­sa esta­tal, para colo­car­se ellos mis­mos como capi­ta­lis­tas pri­va­dos. Tam­bién hubo minis­te­rios que se trans­for­ma­ron en com­ple­jos indus­tria­les, comer­cia­les, etc. Para esto el minis­tro, o algún alto fun­cio­na­rio, se con­ver­tía en su direc­tor, el com­ple­jo adqui­ría el esta­tus de una com­pa­ñía por accio­nes, y los accio­nis­tas eran los mis­mos fun­cio­na­rios. “Toma­do de con­jun­to, es cla­ro que que el pro­ce­so de refor­ma eco­nó­mi­ca tuvo lugar bajo el con­trol de la nomen­kla­tu­ra y para su bene­fi­cio mate­rial direc­to”, seña­lan Krysh­ta­novs­ka­ya y Whi­te (1996). Este cam­bio social no pue­de apre­ciar­se en todas sus con­se­cuen­cias si no se tie­ne en men­te la cen­tra­li­dad de la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción para la con­for­ma­ción de una cla­se capi­ta­lis­ta. Una cues­tión que de todas for­mas que­da plan­tea­da es si la buro­cra­cia cons­ti­tuía una cla­se social, a pesar de que no era pro­pie­ta­ria de los medios de pro­duc­ción; vamos a exa­mi­nar esta cues­tión en la pró­xi­ma nota dedi­ca­da a la carac­te­ri­za­ción de la URSS.

Pun­tos de acuer­do con la TUSCE

A pesar de la dis­cre­pan­cia con res­pec­to a la carac­te­ri­za­ción de la URSS como “capi­ta­lis­mo de Esta­do”, con­si­de­ro que exis­ten por lo menos dos cues­tio­nes impor­tan­tes que hay que res­ca­tar del plan­teo de Bet­telheim y otros auto­res defen­so­res de la TUSCE.

La pri­me­ra es que todo pare­ce indi­car que en la URSS la buro­cra­cia explo­ta­ba a la cla­se obre­ra. Esto es, exis­tía una extrac­ción y apro­pia­ción sis­te­má­ti­ca del exce­den­te gene­ra­do por los pro­duc­to­res direc­tos. Muchos par­ti­da­rios de la tesis de que la URSS era un régi­men buro­crá­ti­co par­ti­cu­lar tam­bién plan­tea­ron esta cues­tión, aun­que hay dis­cre­pan­cias acer­ca de si la buro­cra­cia cons­ti­tuía o no una cla­se social. E inclu­so Trotsky, defen­sor de la tesis de que la URSS era un régi­men pro­le­ta­rio buro­crá­ti­co, al final de su vida admi­tió que la buro­cra­cia explo­ta­ba -”de mane­ra no orgánica”-a la cla­se obre­ra (Trotsky, 1969).

En segun­do tér­mino, es impor­tan­te sub­ra­yar la impor­tan­cia (para el aná­li­sis, pero tam­bién para el pro­gra­ma y estra­te­gia polí­ti­ca de las fuer­zas socia­lis­tas) de dife­ren­ciar entre esta­ti­za­ción y socia­lis­mo. Sobre este tema, escri­bía Bet­telheim:

“… la pro­gre­sión hacia el socia­lis­mo no es otra cosa que la domi­na­ción cre­cien­te por los pro­duc­to­res inme­dia­tos de sus con­di­cio­nes de exis­ten­cia y por lo tan­to, en pri­mer lugar, de sus medios de pro­duc­ción y de sus pro­duc­tos. Esta domi­na­ción no pue­de ser sino colec­ti­va y lo que se lla­ma “plan eco­nó­mi­co” es solo uno de los medios de esta domi­na­ción, pero sola­men­te den­tro de con­di­cio­nes polí­ti­cas deter­mi­na­das, en ausen­cia de las cua­les el plan no es más que un medio par­ti­cu­lar pues­to en mar­cha por una cla­se domi­nan­te, dis­tin­ta de los pro­duc­to­res inme­dia­tos, que vive del pro­duc­to de su tra­ba­jo, para ase­gu­rar su pro­pia domi­na­ción sobre los medios de pro­duc­ción y sobre los pro­duc­tos obte­ni­dos” (Sweezy y Bet­telheim, 1972, p. 45).

Por este moti­vo Bet­telheim sos­te­nía que el plan eco­nó­mi­co no podía iden­ti­fi­car­se sin más con el socia­lis­mo, ya que podía “impe­dir el domi­nio de los pro­duc­to­res sobre las con­di­cio­nes y los resul­ta­dos de su acti­vi­dad” (ídem, p. 52), y agre­ga­ba que “no pue­den exis­tir rela­cio­nes de pro­duc­ción socia­lis­tas más que en la medi­da en que haya domi­nio de los pro­duc­to­res sobre las con­di­cio­nes y pro­duc­tos de su tra­ba­jo” (p. 53). Vol­ve­re­mos a esta idea cla­ve en la pró­xi­ma nota, cuan­do ana­li­ce­mos la tesis que carac­te­ri­zó a la URSS como un “esta­do obre­ro buro­crá­ti­co”.


Biblio­gra­fía cita­da

Agan­be­guian, A. G. (1987): Peres­troï­ka. Le dou­ble défi soviè­ti­que, Ver­gé de Fran­ce Ivoi­re, Eco­no­mi­ca.

Ash­win, S.(2003): “The regu­la­tion of the employ­ment rela­tionship in Rus­sia: the Soviet legacy”,www​.war​wick​.ac​.uk/​f​a​c​/​s​o​c​/​c​o​m​p​l​a​b​s​t​u​d​s​/​r​u​s​sia.

Bettleheim, C. (1980): La lucha de cla­ses en la URSS. Pri­mer perío­do (1917−1923), Méxi­co, Siglo XXI.

Cha­van­ce, B. (1983): Le sys­tè­me éco­no­mi­que sovié­ti­que, Paris, Le Syco­mo­re.

Cha­van­ce, B. (1979): “Sobre las rela­cio­nes de pro­duc­ción en la URSS”, en AAVV, Acer­ca de la natu­ra­le­za social de la Unión Sovié­ti­ca, Uni­ver­si­dad Autó­no­ma de Pue­bla, pp. 65 – 95.

Clar­ke, S. (2007): The Deve­lop­ment of Capi­ta­lism in Rus­sia, Routled­ge Con­tem­po­rary Rus­sia and Eas­tern Series.

Clar­ke, S. (1992); “Pri­va­ti­za­tion and Deve­lop­ment of Capi­taism in Rus­sia”, New Left Review, Nº 196, pp. 3 – 27.

Ker­blay, B. y M. Lavig­ne (1985): Les sovié­ti­ques des annés 80, Paris, Colin.

Krysha­ta­novs­ka­ya, O. y S. Whi­te (1996): “From Soviet ‘Nomen­kla­tu­ra? To Rus­sian Eli­te”, Euro­pe-Asia Stu­dies, Nº 5.

Lavig­ne, M. (1985): Eco­no­mie inter­na­tio­na­le des pays socia­lis­tes, Paris, Armand Colin.

Marx, K. (1999): El Capi­tal, Méxi­co, Siglo XXI.

Marx, K. (1989): Ele­men­tos fun­da­men­ta­les para la crí­ti­ca de la eco­no­mía poli­ti­ca (Grun­dris­se) 1857 – 1858, Méxi­co, Siglo XXI.

Marx, K. (1983): El Capi­tal, libro I Capí­tu­lo VI Iné­di­to, Méxi­co, Siglo XXI.

Marx, K. y F. Engels (1985): La ideo­lo­gía ale­ma­na, Bue­nos Aires, Edi­ción Pue­blos Uni­dos.

Marx, K y F. Engels (1973): Corres­pon­den­cia, Bue­nos Aires, Car­ta­go.

Nove, A. (1965): La eco­no­mía sovié­ti­ca, Madrid, Gre­dos.

Sweezy, P. M. y C. Bet­telheim (1972): Let­tres sur quel­ques pro­blè­mes actuels du socia­lis­me, Paris, Mas­pe­ro.

Sweezy, P. (1979): “Res­pues­ta a Ber­nard Cha­van­ce”, en AAVV, Acer­ca de la natu­ra­le­za…, Uni­ver­si­dad Autó­mo­ma de Pue­bla, pp. 81 – 88.

Ther­bon, G. (1979): ¿Cómo domi­na la cla­se domi­nan­te?, Méxi­co, Siglo XXI.

Trotsky, L. (1969): “The Bona­par­tist Phi­lo­sophy of the Sta­te”, Wri­tings 1938 – 9, Nue­va York, Merit Publishers.

Vols­lensky, M. (1980): La Nomen­kla­tu­ra. Los pri­vi­le­gia­dos en la URSS, Bue­nos Aires, Edi­to­rial Abril.

http://​rolan​doas​ta​ri​ta​.word​press​.co

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *