Dan­za maca­bra de cinis­mo – Fidel Cas­tro

La polí­ti­ca de saqueo impues­ta por Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos de la OTAN en el Orien­te Medio entró en cri­sis. Esta se des­ató inevi­ta­ble­men­te con el alto cos­to de los cerea­les, cuyos efec­tos se hacen sen­tir con más fuer­za en los paí­ses ára­bes don­de a pesar de sus enor­mes recur­sos petro­le­ros, la esca­sez de agua, las áreas desér­ti­cas y la pobre­za gene­ra­li­za­da del pue­blo con­tras­tan con los enor­mes recur­sos deri­va­dos del petró­leo que poseen los sec­to­res pri­vi­le­gia­dos.

Mien­tras los pre­cios de los ali­men­tos se tri­pli­can, las for­tu­nas inmo­bi­lia­rias y los teso­ros de la mino­ría aris­to­crá­ti­ca se ele­van a millo­nes de millo­nes de dóla­res.

El mun­do ará­bi­go, de cul­tu­ra y creen­cia musul­ma­na, se ha vis­to humi­lla­do adi­cio­nal­men­te por la impo­si­ción a san­gre y fue­go de un Esta­do que no fue capaz de cum­plir las obli­ga­cio­nes ele­men­ta­les que le die­ron ori­gen, a par­tir del orden colo­nial exis­ten­te has­ta fines de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, en vir­tud del cual las poten­cias vic­to­rio­sas crea­ron la ONU e impu­sie­ron el comer­cio y la eco­no­mía mun­dia­les.

Gra­cias a la trai­ción de Muba­rak en Camp David el Esta­do ára­be pales­tino no ha podi­do exis­tir, pese a los acuer­dos de la ONU de noviem­bre de 1947, e Israel se con­vir­tió en una fuer­te poten­cia nuclear alia­da a Esta­dos Uni­dos y la OTAN.

El Com­ple­jo Mili­tar Indus­trial de Esta­dos Uni­dos sumi­nis­tró dece­nas de miles de millo­nes de dóla­res cada año a Israel y a los pro­pios esta­dos ára­bes some­ti­dos y humi­lla­dos por éste.

El genio ha sali­do de la bote­lla y la OTAN no sabe cómo con­tro­lar­lo.

Van a tra­tar de sacar­le el máxi­mo pro­ve­cho a los lamen­ta­bles suce­sos de Libia. Nadie sería capaz de saber en este momen­to lo que allí está ocu­rrien­do. Todas las cifras y ver­sio­nes, has­ta las más inve­ro­sí­mi­les, han sido divul­ga­das por el impe­rio a tra­vés de los medios masi­vos, sem­bran­do el caos y la des­in­for­ma­ción.

Es evi­den­te que den­tro de Libia se desa­rro­lla una gue­rra civil. ¿Por qué y cómo se des­ató la mis­ma? ¿Quié­nes paga­rán las con­se­cuen­cias? La agen­cia Reuters, hacién­do­se eco del cri­te­rio de un cono­ci­do ban­co de Japón, el Nomu­ra, expre­só que el pre­cio del petró­leo podría sobre­pa­sar cual­quier lími­te:

“‘Si Libia y Arge­lia sus­pen­den la pro­duc­ción petro­le­ra, los pre­cios podrían lle­gar a un máxi­mo por enci­ma de 220 dóla­res por barril y la capa­ci­dad ocio­sa de la OPEP sería redu­ci­da a 2,1 millo­nes de barri­les por día, simi­lar a los nive­les vis­tos duran­te la gue­rra del Gol­fo y cuan­do los valo­res toca­ron los 147 dóla­res por barril en el 2008′, ase­ve­ró el ban­co en una nota.”

¿Quié­nes podrían pagar hoy ese pre­cio? ¿Cuá­les serían las con­se­cuen­cias en medio de la cri­sis ali­men­ta­ria?

Los líde­res prin­ci­pa­les de la OTAN están exal­ta­dos. El Pri­mer Minis­tro bri­tá­ni­co, David Came­ron, infor­mó ANSA, “…admi­tió en un dis­cur­so en Kuwait que los paí­ses occi­den­ta­les se equi­vo­ca­ron en apo­yar gobier­nos no demo­crá­ti­cos en el mun­do ára­be.” Se le debe feli­ci­tar por la fran­que­za.

Su cole­ga fran­cés Nico­lás Sar­kozy decla­ró: “La pro­lon­ga­da repre­sión bru­tal y san­grien­ta de la pobla­ción civil libia es repug­nan­te”.

El can­ci­ller ita­liano Fran­co Frat­ti­ni decla­ró “‘creí­ble’ la cifra de mil muer­tos en Trí­po­li […] ‘la cifra trá­gi­ca será un baño de san­gre’.”

Hillary Clin­ton decla­ró: “…el ‘baño de san­gre’ es ‘com­ple­ta­men­te inacep­ta­ble’ y ‘tie­ne que parar’…”

Ban Ki-moon habló: “‘Es abso­lu­ta­men­te inacep­ta­ble el uso de la vio­len­cia que hay en el país’.”

“…’el Con­se­jo de Segu­ri­dad actua­rá de acuer­do a lo que deci­da la comu­ni­dad inter­na­cio­nal’.”

“‘Esta­mos con­si­de­ran­do una serie de opcio­nes’.

Lo que Ban Ki-moon espe­ra real­men­te es que Oba­ma diga la últi­ma pala­bra.

El Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos habló en la tar­de de este miér­co­les y expre­só que la Secre­ta­ria de Esta­do sal­dría para Euro­pa a fin de acor­dar con sus alia­dos de la OTAN las medi­das a tomar. En su cara se apre­cia­ba la opor­tu­ni­dad de lidiar con el sena­dor de la extre­ma dere­cha de los repu­bli­ca­nos John McCain; el sena­dor pro israe­li­ta de Con­nec­ti­cut, Joseph Lie­ber­man y los líde­res del Tea Party, para garan­ti­zar su pos­tu­la­ción por el par­ti­do demó­cra­ta.

Los medios masi­vos del impe­rio han pre­pa­ra­do el terreno para actuar. Nada ten­dría de extra­ño la inter­ven­ción mili­tar en Libia, con lo cual, ade­más, garan­ti­za­ría a Euro­pa los casi dos millo­nes de barri­les dia­rios de petró­leo lige­ro, si antes no ocu­rren suce­sos que pon­gan fin a la jefa­tu­ra o la vida de Gad­da­fi.

De cual­quier for­ma, el papel de Oba­ma es bas­tan­te com­pli­ca­do. ¿Cuál será la reac­ción del mun­do ára­be y musul­mán si la san­gre en ese país se derra­ma en abun­dan­cia con esa aven­tu­ra? ¿Deten­drá una inter­ven­ción de la OTAN en Libia la ola revo­lu­cio­na­ria des­ata­da en Egip­to?

En Iraq se derra­mó la san­gre ino­cen­te de más de un millón de ciu­da­da­nos ára­bes, cuan­do el país fue inva­di­do con fal­sos pre­tex­tos. ¡Misión cum­pli­da! pro­cla­mó Geor­ge W. Bush.

Nadie en el mun­do esta­rá nun­ca de acuer­do con la muer­te de civi­les inde­fen­sos en Libia o cual­quier otra par­te. Y me pre­gun­to: ¿apli­ca­rán Esta­dos Uni­dos y la OTAN ese prin­ci­pio a los civi­les inde­fen­sos que los avio­nes sin pilo­to yan­kis y los sol­da­dos de esa orga­ni­za­ción matan todos los días en Afga­nis­tán y Pakis­tán?

Es una dan­za maca­bra de cinis­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *