Sue­ños de mujer en la 61 Ber­li­na­le y un silen­cio de tor­tu­ra- Mikel Ari­za­le­ta

San­dra Hüller[i]

En tiem­pos soña­ba mucho y de mane­ra inten­sa, sobre todo en tiem­pos de estrés, por ejem­plo antes de los estre­nos. Pero el tra­ba­jo nun­ca me ha depa­ra­do pesa­di­llas. Cuan­do como actriz meto mie­do o jue­go con él, pue­do expre­sar­lo ante la cáma­ra o exte­rio­ri­zar­lo en esce­na pero no ten­go por qué soñar­lo.

Sí he cap­ta­do en sue­ños for­mas y mane­ras de sol­ven­tar una situa­ción en esce­na o de encar­nar un per­so­na­je, por ejem­plo cómo atra­par un sen­ti­mien­to, que se me resis­tía, o la con­fian­za que me posi­bi­li­ta­ba libe­rar­me de mi inse­gu­ri­dad.

Esta for­ma de soñar ha cam­bia­do. Hace un mes parí una hija, una niña, y no ten­go tiem­po para dor­mir y soñar. Aho­ra es ella quien sue­ña de mane­ra inten­sa. A veces me pre­gun­tó por sus sue­ños: ¿sue­ña en imá­ge­nes o son sen­ti­mien­tos, roces, rui­dos…? ¿Sue­ña con el futu­ro o son recuer­dos? En cual­quier caso pare­ce vivir diver­sos esta­dos de áni­mo. Recuer­do sue­ños que pro­vo­ca­ron cam­bios fue­ra de mi tra­ba­jo. Había uno que yo ama­ba, yacía con los ojos cerra­dos a lomos de un gran perro negro. Este sen­ti­mien­to de dejar­se lle­var y poner­se por ente­ro bajo con­trol de otro jamás lo sen­tí has­ta enton­ces. Siem­pre fui una tía dis­ci­pli­na­da, un ser per­fec­cio­nis­ta, segu­ra de mi mis­ma y del tra­ba­jo duro. Des­de hace unos años inten­to cam­biar. Qui­zá este sue­ño fue el fac­tor des­en­ca­de­nan­te.

Pero nun­ca tuve un gran sue­ño, me he deja­do lle­var por las cosas que pasan. Duran­te tiem­po mi ofi­cio fue lo más impor­tan­te. Se tra­ta­ba de con mi tra­ba­jo des­em­ba­ra­zar­me de algo, de des­ci­frar algo en mí y en mi vida. Lo he con­se­gui­do. En los últi­mos años algo ha cam­bia­do en mí. De momen­to me hallo en fase de ajus­te, sin meta con­cre­ta, más bien hay un gran vacío, que no me resul­ta des­agra­da­ble. Espe­ro con curio­si­dad y aten­ción los nue­vos sue­ños, los con­te­ni­dos e ideas que, jun­to a mi fami­lia, me espe­ran en el futu­ro.

Me gus­ta­ría dis­fru­tar de este año cua­si sabá­ti­co, y no tra­ba­jar si no me abu­rro. El año que vie­ne actua­ré en esce­na­rios de Munich. Vivo en Ber­lín, aca­bo de fun­dar una fami­lia y no me gus­ta­ría tener que mudar­me, pero mi lugar de tra­ba­jo es Munich. No sé cómo sopor­ta­ré este ir y venir. ¡Con­ci­liar fami­lia en Ber­lín y tra­ba­jo en Munich sería mi sue­ño!

Katrin Sass[ii]

He teni­do dos sue­ños muy dife­ren­tes. Siem­pre he teni­do ani­ma­les, sobre todo perros; me sien­to mejor entre cua­tro patas que entre dos. Des­de tiem­pos ven­go soñan­do con un paraí­so de ani­ma­les, con una espe­cie de case­rón en las cer­ca­nías de Ber­lín en el que pue­da aco­ger a los ani­ma­les aban­do­na­dos o mal­tra­ta­dos: un case­rón con esta­blos y pra­de­ras para los dife­ren­tes ani­ma­les. Y sue­ño con tener dine­ro y emplear a gen­te que cui­de de ellos. Tal y como vivo me resul­ta impo­si­ble, via­jo con fre­cuen­cia y mi pro­pie­dad es dimi­nu­ta. Pero es un sue­ño que, vete a saber, qui­zá un día se cum­pla.

Y ten­go otro sue­ño muy dis­tin­to. Un tema que me vie­ne ron­ro­nean­do des­de hace 20 años, cada vez con más fuer­za, se tra­ta del lla­ma­do Minis­te­rio para la Segu­ri­dad del Esta­do (Minis­te­rium für Staats­si­cherheit, Sta­si). Sue­ño con pedir cuen­tas a todo aquel que haya coope­ra­do con él de algu­na mane­ra. Cuan­do el muro se derri­bó sólo fui espec­ta­do­ra. Hoy, 20 años des­pués, me hier­ve la san­gre aun­que no he sido víc­ti­ma direc­ta. Me resul­tó terri­ble saber por un acta de la Sta­si que mi mejor ami­ga de enton­ces me espió duran­te años. Una espi­na en el cora­zón, un sen­ti­mien­to que me per­si­gue.

El entie­rro de Bär­bel Boh­ley[iii], al que fui invi­ta­da, me lle­gó al alma. Leí en alto citas suyas, cono­cí a su fami­lia y a otros defen­so­res de los dere­chos cívi­cos, entre otros a la viu­da del escri­tor Jür­gen Fuchs, que murió con 48 años de leu­ce­mia y pro­ba­ble­men­te fue con­ta­mi­na­do con radio­ac­ti­vi­dad en Hohens­chönhau­sen[iv], la cár­cel de la Sta­si.

En el roda­je de la serie Weis­sen­see par­ti­ci­pó un fun­cio­na­rio de la anti­gua Sta­si como ase­sor del coreó­gra­fo de cómo colo­car micró­fo­nos espías. Tenía una bue­na colec­ción de ellos y hoy saca una pas­ta con su pasa­do en la Sta­si. ¡Incon­ce­bi­ble! No podía sopor­tar­le, cuan­do venía aban­do­na­ba el set. No era capaz de domi­nar­me.

Hay muchos de su tipo, son gen­te que ocu­pan pues­tos en Ale­ma­nia, al fin y al cabo esta­ban bien for­ma­dos. Sue­ño con que todos sean cono­ci­dos y cas­ti­ga­dos, apre­sa­dos des­de el pri­me­ro al últi­mo. En mi sue­ño todos cum­plen un cas­ti­go social, tie­nen que renun­ciar a sus pues­tos y aco­ger­se al Herz-IV tra­ba­jan­do en la cons­truc­ción de casas pre­fa­bri­ca­das. Todos ellos, has­ta el últi­mo de la serie, son res­pon­sa­bles de que ocu­rrie­ran aque­llas cosas en Hohens­chönhau­sen. Sin ellos no hubie­ra fun­cio­na­do el sis­te­ma. Todos ellos tuvie­ron la posi­bi­li­dad de decir no. Pero este sue­ño por des­gra­cia nun­ca se va a cum­plir.

Isa­bel Coixet[v]

Dice que su docu­men­tal –entre­vis­ta entre Manuel Rivas y el magis­tra­do Escu­chan­do al juez Gar­zón: «Lo hice por­que cada día me indig­na­ba cuan­do leía estas noti­cias, por­que en Espa­ña nece­si­ta­mos gen­te como él, por­que creo que es ino­cen­te, y por­que soy una per­so­na impul­si­va y sen­tí que nece­si­ta­ba que Gar­zón fue­ra escu­cha­do». La cineas­ta reite­ró su espe­ran­za en que los jui­cios en con­tra de Gar­zón sean final­men­te sobre­seí­dos y que el juez ten­ga la posi­bi­li­dad de defen­der­se de mane­ra jus­ta de las acu­sa­cio­nes.

Es en blan­co y negro y dura 84 minu­tos. «Es una pelí­cu­la muy impor­tan­te tam­bién para noso­tros, aña­dió Koss­lick, direc­tor de la Ber­li­na­le, que hemos tar­da­do 60 años en com­pren­der nues­tro pasa­do», en alu­sión a la épo­ca nazi en Ale­ma­nia.

En el fil­me, el juez abor­da las tres prin­ci­pa­les impu­tacio­nes en su con­tra por las que está sus­pen­di­do de la Audien­cia Nacio­nal. Gar­zón rela­ta tam­bién sus actua­cio­nes ante­rio­res, rela­ti­vas al pro­ce­so de extra­di­ción de Pino­chet, el terro­ris­mo de ETA y los GAL, la ope­ra­ción Néco­ra y la corrup­ción en Espa­ña.

Par­te cen­tral del tes­ti­mo­nio fíl­mi­co se cen­tra en el caso Gür­tel, «con aque­lla mas­ca­ra­da que mon­ta­ron deter­mi­na­dos medios, comen­zó el aco­so y una per­se­cu­ción impla­ca­ble con­tra mi vida pri­va­da y pro­fe­sio­nal, con denun­cias y que­re­llas cons­tan­tes», dice en pan­ta­lla Gar­zón. Evo­ca tam­bién la figu­ra de su ami­go Gio­van­ni Fal­co­ne, juez ase­si­na­do por la mafia en Sici­lia en 1992: «No olvi­do sus fune­ra­les en la cate­dral de Paler­mo, 500.000 mil per­so­nas en una mani­fes­ta­ción popu­lar de apo­yo a este juez que los había defen­di­do, aún a cos­ta de su vida», cuen­ta emo­cio­na­do. Aún así, recuer­da Gar­zón que los jue­ces no son héroes: «Tene­mos que hacer nues­tro tra­ba­jo. Si hay que ir del cero al cien yo no paro has­ta el cien. Nun­ca en el 101, pero tam­po­co nun­ca en el 30, como hacen otros», insis­tió.

* Pero tam­po­co esta vez el magis­tra­do Gar­zón expli­có en su entre­vis­ta de cine su silen­cio cola­bo­ra­dor ante los nume­ro­sos reos, pre­sos polí­ti­cos vas­cos, que denun­cia­ron tor­tu­ras en su pre­sen­cia.


[i] Actriz de 32 años, ale­ma­na de Suhl, por ser la actriz reve­la­ción de año obtu­vo en 2006 por su papel en “Requiem” el Oso de pla­ta ber­li­nés. En la Ber­li­na­le de este año, 2011, es actriz prin­ci­pal en “Bro­nian Move­ment” y en “Über uns das All”

[ii] Actriz cono­ci­da ya en la DDR, naci­da en Sch­we­rin, ale­ma­na de 54 años; en 1982 obtu­vo en la Ber­li­na­le el Oso de Pla­ta por su papel en la pelí­cu­la “Bürgs­chaft für ein Jahr”; hoy día por su papel este­lar en “Good Bye, Lenin!” se ha con­ver­ti­do en una de las actri­ces más cono­ci­das de Ale­ma­nia. Su pró­xi­mo estreno el 16 de febre­ro del 2011 con la pelí­cu­la “Blond bringt nix”

[iii] La pin­to­ra Bär­bel Boh­ley, falle­ci­da en Ber­lín el 11 de sep­tiem­bre de 2010 a cau­sa de un cán­cer de pul­món, a los 65 años, fue el ros­tro del Neues Forum, la pla­ta­for­ma de disi­den­tes que ver­te­bró la resis­ten­cia con­tra el régi­men de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca Ale­ma­na (RDA).

[iv] En 1951 el Minis­te­rio de la Segu­ri­dad del Esta­do de la RDA tomó el man­do de la cár­cel y lo uti­li­zó como el cen­tro de deten­cio­nes cen­tral has­ta prin­ci­pios de 1990. Miles de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos estu­vie­ron ence­rra­dos aquí, inclu­yen­do la mayo­ría de los disi­den­tes cono­ci­dos de la RDA, así como gen­te cuyo inten­to de huir de la RDA fra­ca­só o cuyos pla­nes de hui­da fue­ron des­cu­bier­tos.

[v] Isa­bel Coixet, cata­la­na, his­to­ria­do­ra y direc­to­ra de cine, vete­ra­na en la Ber­li­na­le, ha par­ti­ci­pa­do dos veces en la sec­ción ofi­cial: con Mi vida sin mí (2003) y Elegy (2008), y fue miem­bro del jura­do hace dos edi­cio­nes, en la edi­ción 59.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *