Por un pro­gra­ma demo­crá­ti­co para Eus­kal Herria

Boltxe Kolek­ti­boa

Edi­to­ria­la

Los últi­mos días no dejan indi­fe­ren­te a nadie. Vamos hacia otro terreno de jue­go dis­tin­to al que el esta­do espa­ñol y fran­cés tie­nen toma­da la medi­da. Y en el cen­tro está la deman­da del dere­cho a deci­dir. ¿Y aho­ra que pue­den pre­tex­tar los par­ti­dos del régi­men?. Comien­za un lar­go camino hacia la liber­tad de Eus­kal Herria y Madrid lo sabe per­fec­ta­men­te. El régi­men retó a la izquier­da aber­tza­le en la creen­cia de que su suma cons­tan­te de obs­tácu­los para la recu­pe­ra­ción patrió­ti­ca vas­ca de la cen­tra­li­dad polí­ti­ca, no fue­se posi­ble.

La His­to­ria con­ta­rá como ha suce­di­do, que deba­tes se han dado y que garan­tías pue­de tener el pro­ce­so pero es segu­ro que sus acto­res han obra­do con la con­vic­ción de inca­pa­ci­tar la acción mediá­ti­ca del gran nacio­na­lis­mo espa­ñol tan­to en Hego Eus­kal Herria como en gene­ral ante todo el mun­do.

Ya no que­dan más velos que qui­tar­se, la Izquier­da Aber­tza­le ha pre­sen­ta­do una pues­ta en esce­na que pre­sen­ta al nacio­na­lis­mo espa­ñol como el here­de­ro legí­ti­mo del gol­pís­mo fas­cis­ta y los apo­yos a la cau­sa demo­crá­ti­ca vas­ca son cada vez más nume­ro­sos.

Sin armas, sí, tal y como se ha com­pro­me­ti­do Sor­tu pero tam­bién sin tor­tu­ras, sin mon­ta­jes poli­cia­les, sin ame­na­zas del régi­men que­re­mos que sea el futu­ro de Eus­kal Herrria. El esta­do tie­ne el pro­ble­ma de su fal­ta de legi­ti­mi­dad en nues­tro país, quie­nes han pade­ci­do la into­le­ran­cia y la vio­len­cia mediá­ti­ca y repre­si­va del esta­do espa­ñol no le con­ce­den en abso­lu­to el label de demo­crá­ti­co, pero sepa­mos que la paz se fir­ma con el enemi­go en tér­mi­nos jus­tos para nues­tra nación.

Pre­sos y pre­sas, fin de legis­la­ción espe­cial, fin del aco­so a la juven­tud vas­ca y a las fami­lias de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos son exi­gen­cias bási­cas para un diá­lo­go entre las par­tes, acom­pa­ña­do de la lega­li­za­ción de Sor­tu y esto lo sabe­mos todas y todos, se aca­ba el tiem­po de la men­ti­ra del poder.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *