Redes impe­ria­les y reor­de­na­ción del poder mun­dial – James Petras

Los Esta­dos impe­ria­les cons­tru­yen redes que vin­cu­lan las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas, mili­ta­res y polí­ti­cas en un sis­te­ma cohe­ren­te en el que se refuer­zan entre sí. Las diver­sas ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do impe­rial son las que en bue­na medi­da desa­rro­llan la tarea. Así, la acción impe­rial no siem­pre es de natu­ra­le­za eco­nó­mi­ca direc­ta, pues­to que en un país o región pue­de ser pre­ci­sa la acción mili­tar para abrir o pro­te­ger zonas eco­nó­mi­cas. Tam­po­co todas las accio­nes mili­ta­res se deci­den por intere­ses eco­nó­mi­cos si el sec­tor líder del Esta­do impe­rial es deci­di­da­men­te mili­ta­ris­ta.

Es más, la secuen­cia de la acción impe­rial pue­de variar según las con­di­cio­nes espe­cí­fi­cas nece­sa­rias para cons­truir el impe­rio. Así, la ayu­da esta­tal pue­de ser­vir para com­prar cola­bo­ra­do­res y la inter­ven­ción mili­tar se pue­de uti­li­zar para con­se­guir regí­me­nes clien­tes a los que des­pués siguen inver­so­res pri­va­dos. En otras cir­cuns­tan­cias, la entra­da de empre­sas pri­va­das pue­de pre­ce­der a la inter­ven­ción del Esta­do.

En la pene­tra­ción mili­tar y/​o eco­nó­mi­ca, tan­to pri­va­da como esta­tal, en apo­yo de la cons­truc­ción del impe­rio, la fina­li­dad estra­té­gi­ca es explo­tar los ele­men­tos eco­nó­mi­cos y geo­po­lí­ti­cos par­ti­cu­la­res del país en cues­tión con el fin de crear redes que giren en torno al impe­rio. En el mun­do colo­nial post-euro­cén­tri­co, la posi­ción pri­vi­le­gia­da de Esta­dos Uni­dos en sus polí­ti­cas, tra­ta­dos, acuer­dos comer­cia­les y mili­ta­res en torno al impe­rio se dis­fra­zan y jus­ti­fi­can median­te una páti­na ideo­ló­gi­ca que varía con el tiem­po y las cir­cuns­tan­cias. En la gue­rra libra­da para desin­te­grar Yugos­la­via y esta­ble­cer regí­me­nes clien­tes, como Koso­vo, la ideo­lo­gía impe­rial se sir­vió de la retó­ri­ca huma­ni­ta­ria. En las gue­rras geno­ci­das de Orien­te Pró­xi­mo ocu­pa un papel cen­tral la ideo­lo­gía anti­te­rro­ris­ta y anti­is­lá­mi­ca. Con­tra Chi­na pre­do­mi­na la retó­ri­ca demo­crá­ti­ca y de dere­chos huma­nos. En Amé­ri­ca Lati­na, la poten­cia impe­rial en reti­ra­da depen­de de la retó­ri­ca demo­crá­ti­ca y anti­au­to­ri­ta­ria esgri­mi­da con­tra el gobierno demo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­do de Cha­vez.

La efec­ti­vi­dad de la ideo­lo­gía impe­rial es direc­ta­men­te pro­por­cio­nal a la capa­ci­dad del impe­rio de pro­mo­ver alter­na­ti­vas de desa­rro­llo via­bles y diná­mi­cas en los paí­ses que se fija como blan­co. Con ese cri­te­rio, la ideo­lo­gía impe­rial ha ejer­ci­do poco poder de per­sua­sión entre las pobla­cio­nes dia­na. La fobia islá­mi­ca y la retó­ri­ca anti­te­rro­ris­ta no ha cau­sa­do nin­gún impac­to en el pue­blo de Orien­te Pró­xi­mo y ha per­di­do el apo­yo del mun­do islá­mi­co. Las lucra­ti­vas rela­cio­nes comer­cia­les de Amé­ri­ca Lati­na con el gobierno de Cha­vez y la deca­den­cia de la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se han soca­va­do la cam­pa­ña ideo­ló­gi­ca de Washing­ton para ais­lar a Vene­zue­la. La cam­pa­ña esta­dou­ni­den­se en favor de los dere­chos huma­nos con­tra Chi­na ha sido abso­lu­ta­men­te igno­ra­da en la Unión Euro­pea, Áfri­ca, Amé­ri­ca Lati­na, Ocea­nía y las 500 mul­ti­na­cio­na­les más gran­des de Esta­dos Uni­dos (y has­ta por el Depar­ta­men­to del Teso­ro esta­dou­ni­den­se, que se ha dedi­ca­do a ven­der bonos a Chi­na para finan­ciar el cre­cien­te défi­cit pre­su­pues­ta­rio esta­dou­ni­den­se).

La débil influen­cia de la pro­pa­gan­da impe­rial y la cada vez menor capa­ci­dad de influen­cia eco­nó­mi­ca de Washing­ton sig­ni­fi­ca que las redes impe­ria­les esta­dou­ni­den­ses for­ja­das en el últi­mo medio siglo han sufri­do la ero­sión o, cuan­do menos, están some­ti­das a fuer­zas cen­trí­fu­gas. Las redes antes bien inte­gra­das en Asia son hoy sim­ples bases mili­ta­res con­for­me las eco­no­mías de la región van obte­nien­do mayor auto­no­mía y se orien­tan hacia Chi­na y otros luga­res. Dicho de otro modo: hoy día las redes impe­ria­les se están trans­for­man­do en des­ta­ca­men­tos de ope­ra­cio­nes limi­ta­das, en lugar de ser núcleos de saqueo eco­nó­mi­co impe­rial.

Las redes impe­ria­les: El esen­cial papel de los cola­bo­ra­do­res

La cons­truc­ción de un impe­rio es esen­cial­men­te un pro­ce­so de pene­tra­ción en un país o región para esta­ble­cer una posi­ción pri­vi­le­gia­da y con­ser­var el con­trol con el fin de (1) ase­gu­rar recur­sos lucra­ti­vos, mer­ca­dos y mano de obra bara­ta, (2) esta­ble­cer una pla­ta­for­ma mili­tar que se pue­da expan­dir hacia paí­ses y regio­nes veci­nas, (3) fun­dar bases mili­ta­res para ase­gu­rar una pre­sa sobre rutas terres­tres o marí­ti­mas estra­té­gi­cas con el fin de dene­gar o limi­tar el acce­so a com­pe­ti­do­res o adver­sa­rios y (4) desa­rro­llar acti­vi­da­des de inte­li­gen­cia y clan­des­ti­nas con­tra adver­sa­rios y com­pe­ti­do­res.

La his­to­ria ha demos­tra­do que el menor cos­te para man­te­ner la domi­na­ción impe­rial a lar­go pla­zo y gran esca­la es bus­car cola­bo­ra­do­res loca­les en for­ma de diri­gen­tes polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y/​o mili­ta­res que actúen des­de los regí­me­nes clien­tes. El gobierno polí­ti­co-mili­tar impe­rial decla­ra­do se tra­du­ce en gue­rras muy caras y en per­tur­ba­cio­nes, sobre todo para un amplio espec­tro de cla­ses nega­ti­va­men­te afec­ta­das por la pre­sen­cia impe­rial.

La for­ma­ción de gober­nan­tes y cla­ses cola­bo­ra­do­res es fru­to de diver­sas polí­ti­cas impe­ria­les a cor­to y lar­go pla­zo, que com­pren­den des­de las acti­vi­da­des mili­ta­res direc­tas, elec­to­ra­les y extra­par­la­men­ta­rias has­ta el reclu­ta­mien­to, la for­ma­ción y la orien­ta­ción a medio o lar­go pla­zo de líde­res jóve­nes y pro­me­te­do­res a tra­vés de pro­pa­gan­da y pro­gra­mas edu­ca­ti­vos, incen­ti­vos eco­nó­mi­co-cul­tu­ra­les, pro­me­sas de res­pal­do polí­ti­co y eco­nó­mi­co cuan­do asu­man car­gos polí­ti­cos y median­te apo­yo eco­nó­mi­co clan­des­tino sus­tan­cial.

El atrac­ti­vo bási­co de los legis­la­do­res impe­ria­les para las «nue­vas cla­ses gober­nan­tes» en los Esta­dos clien­tes emer­gen­tes es la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en un sis­te­ma eco­nó­mi­co liga­do a los cen­tros impe­ria­les, en el que las éli­tes loca­les com­par­ten rique­za con sus bene­fac­to­res impe­ria­les. Para reca­bar el apo­yo de las masas, las cla­ses cola­bo­ra­do­ras enmas­ca­ran las nue­vas for­mas de ser­vi­dum­bre impe­rial y explo­ta­ción eco­nó­mi­ca hacien­do énfa­sis en la inde­pen­den­cia polí­ti­ca, la liber­tad per­so­nal, la opor­tu­ni­dad eco­nó­mi­ca y el con­su­mo pri­va­do.

Los meca­nis­mos para la trans­fe­ren­cia de poder a un Esta­do clien­te emer­gen­te com­bi­nan pro­pa­gan­da impe­rial y la finan­cia­ción de orga­ni­za­cio­nes de masas y par­ti­dos polí­ti­cos, así como gol­pes de esta­do vio­len­tos o «levan­ta­mien­tos popu­la­res». Los regí­me­nes auto­ri­ta­rios con buro­cra­cias osi­fi­ca­das basa­das en el con­trol poli­cial para limi­tar o com­ba­tir la expan­sión impe­rial son «obje­ti­vos blan­dos». Las cam­pa­ñas selec­ti­vas de dere­chos huma­nos se han con­ver­ti­do en el arma orga­ni­za­ti­va más efi­caz para reclu­tar acti­vis­tas y pro­mo­cio­nar a diri­gen­tes del nue­vo orden polí­ti­co cen­tra­do en el impe­rio. Una vez que se lle­va a cabo la trans­fe­ren­cia de poder, los anti­guos miem­bros de la éli­te polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral son pros­cri­tos, repri­mi­dos, dete­ni­dos y encar­ce­la­dos.

Emer­ge enton­ces una nue­va cul­tu­ra polí­ti­ca homo­gé­nea de par­ti­dos riva­les que sus­cri­ben el uni­ver­so cen­tra­do en el impe­rio. La pri­me­ra orden de nego­cio más allá de la pur­ga polí­ti­ca es la pri­va­ti­za­ción y la cesión de los prin­ci­pa­les acti­vos de la eco­no­mía a las empre­sas impe­ria­les. Los regí­me­nes clien­tes pasan a sumi­nis­trar sol­da­dos para que se alis­ten como mer­ce­na­rios en gue­rras impe­ria­les y a trans­fe­rir bases mili­ta­res a las tro­pas impe­ria­les con el fin de que ejer­zan de pla­ta­for­mas de inter­ven­ción. Toda la «far­sa de la inde­pen­den­cia» va acom­pa­ña­da del des­man­te­la­mien­to gene­ra­li­za­do de los pro­gra­mas públi­cos de bien­es­tar social (pen­sio­nes, sani­dad y edu­ca­ción gra­tui­tas), la legis­la­ción labo­ral y las polí­ti­cas de pleno empleo. La pro­mo­ción de una estruc­tu­ra de cla­ses muy pola­ri­za­da es la con­se­cuen­cia últi­ma del gobierno clien­te. Las eco­no­mías de los regí­me­nes clien­tes cen­tra­dos en el impe­rio, como una répli­ca de cual­quier Esta­do sátra­pa común y corrien­te, se jus­ti­fi­can (o se legi­ti­man) en nom­bre de un sis­te­ma elec­to­ral apo­da­do demo­crá­ti­co; en reali­dad, es un sis­te­ma polí­ti­co domi­na­do por las nue­vas éli­tes capi­ta­lis­tas y su medios de comu­ni­ca­ción bien finan­cia­dos.

Los regí­me­nes cen­tra­dos en el impe­rio y diri­gi­dos por éli­tes cola­bo­ra­do­ras que van des­de los Esta­dos Bál­ti­cos, Euro­pa Cen­tral y del Este has­ta los Bal­ca­nes son el ejem­plo más asom­bro­so de expan­sión impe­rial del siglo XX. La desin­te­gra­ción y apro­pia­ción de la Unión Sovié­ti­ca y el blo­que del Este y su incor­po­ra­ción a una OTAN diri­gi­da por Esta­dos Uni­dos y a la Unión Euro­pea des­en­ca­de­nó mani­fes­ta­cio­nes de orgu­llo impe­rial. Washing­ton reali­zó decla­ra­cio­nes pre­ma­tu­ras de que el mun­do era uni­po­lar mien­tras Euro­pa occi­den­tal se dedi­ca­ba a saquear recur­sos públi­cos que iban des­de las fábri­cas has­ta las pro­pie­da­des inmo­bi­lia­rias, explo­tan­do mano de obra bara­ta, extran­je­ra y pro­ce­den­te de la inmi­gra­ción, con lo que reclu­tó un for­mi­da­ble «ejér­ci­to de reser­va» para soca­var los nive­les de vida de la mano de obra sin­di­ca­da de Occi­den­te.

La uni­dad de acción de los regí­me­nes impe­ria­les euro­peos y esta­dou­ni­den­ses faci­li­tó la apro­pia­ción con­jun­ta de la rique­za de regio­nes nue­vas por par­te de mono­po­lios pri­va­dos. Los Esta­dos impe­ria­les sub­ven­cio­na­ron en un prin­ci­pio a los nue­vos regí­me­nes clien­tes con trans­fe­ren­cias y prés­ta­mos a gran esca­la con la con­di­ción de que per­mi­tie­ran que las empre­sas impe­ria­les se apo­de­ra­ran de los recur­sos, las fin­cas, la tie­rra, las fábri­cas, el sec­tor ser­vi­cios, los gran­des núcleos mediá­ti­cos, etcé­te­ra. Unos Esta­dos muy endeu­da­dos pasa­ron de una cri­sis agu­da en el perio­do ini­cial a un cre­ci­mien­to «espec­ta­cu­lar» y, lue­go, a una cri­sis social pro­fun­da y cró­ni­ca con tasas de des­em­pleo de dos cifras en los 20 años del perio­do de cons­truc­ción de clien­tes. Aun­que hubo pro­tes­tas de los tra­ba­ja­do­res cuan­do los sala­rios se degra­da­ron, el des­em­pleo aumen­tó, se recor­ta­ron pres­ta­cio­nes de bien­es­tar y se pro­pa­gó la mise­ria. Sin embar­go, la «nue­va cla­se media» inser­ta en los apa­ra­tos polí­ti­cos y mediá­ti­cos y en las ini­cia­ti­vas eco­nó­mi­cas con­jun­tas están lo bas­tan­te bien finan­cia­das por ins­ti­tu­cio­nes eco­nó­mi­cas del impe­rio para pre­ser­var su supre­ma­cía.

No obs­tan­te, la diná­mi­ca de expan­sión impe­rial en Euro­pa orien­tal, cen­tral y meri­dio­nal no pro­por­cio­nó el ímpe­tu nece­sa­rio para el avan­ce estra­té­gi­co debi­do a la ascen­den­cia de un capi­tal finan­cie­ro muy volá­til y de una cas­ta mili­tar pode­ro­sa en los núcleos polí­ti­cos euro­ame­ri­ca­nos. En aspec­tos impor­tan­tes, la expan­sión mili­tar y polí­ti­ca dejó de ir empa­re­ja­da con la con­quis­ta eco­nó­mi­ca. Era más cier­to lo con­tra­rio: el saqueo eco­nó­mi­co y la supre­ma­cía polí­ti­ca sir­vie­ron como ins­tru­men­tos para pro­yec­tar el pode­río mili­tar.

Secuen­cias impe­ria­les: De la gue­rra para la explo­ta­ción a la explo­ta­ción para la gue­rra

Las rela­cio­nes entre las polí­ti­cas mili­ta­res impe­ria­les y los intere­ses eco­nó­mi­cos son com­ple­jas y cam­bian con el tiem­po y el con­tex­to his­tó­ri­co. En algu­nas cir­cuns­tan­cias, un régi­men impe­rial inver­ti­rá con fuer­za en per­so­nal mili­tar e incre­men­ta­rá los gas­tos mone­ta­rios para derro­car a un gober­nan­te anti­im­pe­ria­lis­ta y esta­ble­cer un régi­men clien­te que tras­cien­da cual­quier bene­fi­cio eco­nó­mi­co esta­tal o pri­va­do. Por ejem­plo, las gue­rras de Esta­dos Uni­dos en Iraq y Afga­nis­tán o las gue­rras por pode­res en Soma­lia y Yemen no han arro­ja­do mayo­res bene­fi­cios para las mul­ti­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses ni han aumen­ta­do la explo­ta­ción pri­va­da de mate­rias pri­mas, mano de obra o mer­ca­dos. En el mejor de los casos, las gue­rras impe­ria­les han pro­por­cio­na­do bene­fi­cios a con­tra­tis­tas de mer­ce­na­rios, empre­sas de cons­truc­ción e «indus­trias de la gue­rra» ane­xas por­que se han bene­fi­cia­do de las trans­fe­ren­cias del teso­ro y de la explo­ta­ción de con­tri­bu­yen­tes esta­dou­ni­den­ses, en su mayo­ría asa­la­ria­dos.

En muchos casos, sobre todo des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, el Esta­do impe­rial esta­dou­ni­den­se emer­gen­te no esca­ti­mó prés­ta­mos mul­ti­mi­llo­na­rios y pro­gra­mas de ayu­da para Euro­pa occi­den­tal. El Plan Marshall impi­dió levan­ta­mien­tos socia­les anti­ca­pi­ta­lis­tas y res­ta­ble­ció la supre­ma­cía polí­ti­ca capi­ta­lis­ta. La medi­da per­mi­tió que apa­re­cie­ra la OTAN (una alian­za mili­tar lide­ra­da y domi­na­da por Esta­dos Uni­dos). A con­ti­nua­ción, las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses invir­tie­ron en Euro­pa Occi­den­tal y comer­cia­ron con ella obte­nien­do bene­fi­cios muy lucra­ti­vos una vez que el Esta­do impe­rial había crea­do unas con­di­cio­nes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas favo­ra­bles. En otras pala­bras, la inter­ven­ción polí­ti­co-mili­tar del Esta­do impe­rial pre­ce­dió al auge y la expan­sión del capi­tal mul­ti­na­cio­nal esta­dou­ni­den­se. Un aná­li­sis mio­pe y a cor­to pla­zo de la acti­vi­dad ini­cial de la pos­gue­rra mini­mi­za­ría la impor­tan­cia de los intere­ses eco­nó­mi­cos esta­dou­ni­den­ses pri­va­dos como fuer­za impul­so­ra de la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se. Si se amplia el perio­do de tiem­po ana­li­za­do a las dos déca­das pos­te­rio­res, la inter­ac­ción entre los ele­va­dos gas­tos mili­ta­res y eco­nó­mi­cos del Esta­do al prin­ci­pio con los ele­va­dos bene­fi­cios pri­va­dos pos­te­rio­res nos brin­da un ejem­plo per­fec­to de cómo ope­ra el pro­ce­so del poder impe­rial.

El papel del Esta­do impe­rial como ins­tru­men­to para abrir, pro­te­ger y expan­dir la explo­ta­ción del mer­ca­do pri­va­do, la mano de obra y la explo­ta­ción de los recur­sos se corres­pon­de con una épo­ca en la que tan­to el Esta­do como las cla­ses domi­nan­tes encon­tra­ban moti­va­ción fun­da­men­tal­men­te en la cons­truc­ción de un impe­rio indus­trial.

La inter­ven­ción mili­tar y los gol­pes de esta­do diri­gi­dos por Esta­dos Uni­dos en Irán (1953), Gua­te­ma­la (1954), Chi­le (1973) y Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na (1965) estu­vie­ron vin­cu­la­dos a empre­sas e intere­ses eco­nó­mi­cos impe­ria­les espe­cí­fi­cos. Por ejem­plo, las empre­sas petro­le­ras esta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cas tra­ta­ron de inver­tir el pro­ce­so de nacio­na­li­za­ción del petró­leo en Irán. La empre­sa esta­dou­ni­den­se Uni­ted Fruit Com­pany se opu­so a las polí­ti­cas de refor­ma agra­ria en Gua­te­ma­la. Las prin­ci­pa­les empre­sas esta­dou­ni­den­ses del sec­tor del cobre y las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes apo­ya­ron y pro­mo­vie­ron el gol­pe de esta­do res­pal­da­do por Esta­dos Uni­dos en Chi­le.

En cam­bio, las actua­les inter­ven­cio­nes mili­ta­res y gue­rras esta­dou­ni­den­ses en Orien­te Pró­xi­mo, el sur de Asia y el Cuerno de Áfri­ca no están pro­mo­vi­das por mul­ti­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses. Las polí­ti­cas impe­ria­les están pro­mo­vi­das por mili­ta­ris­tas y sio­nis­tas encas­tra­dos en el Esta­do, medios de comu­ni­ca­ción y orga­ni­za­cio­nes «civi­les» pode­ro­sas. Los mis­mos méto­dos impe­ria­les (gol­pes de esta­do y gue­rras) sir­ven a dife­ren­tes gober­nan­tes e intere­ses impe­ria­les.

Clien­tes, alia­dos y regí­me­nes títe­res

Las redes impe­ria­les com­por­tan garan­ti­zar múl­ti­ples «bases de recur­sos» eco­nó­mi­cos, mili­ta­res y polí­ti­cos com­ple­men­ta­rios que pasen a for­mar par­te del sis­te­ma impe­rial y, al mis­mo tiem­po, con­ser­ven dife­ren­tes gra­dos de auto­no­mía polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca.

En las pri­me­ras fases diná­mi­cas de la cons­truc­ción del impe­rio esta­dou­ni­den­se, apro­xi­ma­da­men­te des­de la déca­da de 1950 a la de 1970, las mul­ti­na­cio­na­les y el con­jun­to de la eco­no­mía esta­dou­ni­den­ses domi­na­ron la eco­no­mía mun­dial. Sus alia­dos en Euro­pa y Asia depen­dían enor­me­men­te de los mer­ca­dos, la finan­cia­ción y el desa­rro­llo de Esta­dos Uni­dos. La hege­mo­nía mili­tar esta­dou­ni­den­se se refle­ja­ba en una serie de acuer­dos mili­ta­res regio­na­les que garan­ti­za­ban casi el apo­yo ins­tan­tá­neo a las gue­rras regio­na­les, los gol­pes mili­ta­res y la cons­truc­ción de bases mili­ta­res y puer­tos nava­les esta­dou­ni­den­ses en sus terri­to­rios. Los paí­ses se divi­dían en «sec­to­res de espe­cia­li­za­ción» que ser­vían a los intere­ses par­ti­cu­la­res del Impe­rio esta­dou­ni­den­se. Euro­pa occi­den­tal era un des­ta­ca­men­to mili­tar, un socio indus­trial y un cola­bo­ra­dor ideo­ló­gi­co. Asia, sobre todo Japón y Corea del Sur, ejer­cían de «des­ta­ca­men­tos mili­ta­res de pri­me­ra línea» y de socios comer­cia­les. Indo­ne­sia, Mala­sia y Fili­pi­nas eran en esen­cia regí­me­nes clien­tes que sumi­nis­tra­ban mate­rias pri­mas y bases mili­ta­res. Sin­ga­pur y Hong Kong eran alma­ce­nes finan­cie­ros y comer­cia­les. Pakis­tán era un régi­men mili­tar clien­te que actua­ba como ele­men­to de pre­sión de avan­za­da con­tra Chi­na.

Ara­bia Sau­dí, Irán y los peque­ños Esta­dos del Gol­fo Pér­si­co, gober­na­dos por regí­me­nes auto­ri­ta­rios clien­tes, sumi­nis­tra­ban petró­leo y bases mili­ta­res. Egip­to y Jor­da­nia e Israel afian­za­ban los intere­ses impe­ria­les en Orien­te Pró­xi­mo. Bei­rut ejer­cía de cen­tro finan­cie­ro para los ban­que­ros esta­dou­ni­den­ses, euro­peos y de Orien­te Pró­xi­mo.

Áfri­ca y Amé­ri­ca Lati­na alber­ga­ban regí­me­nes clien­tes y nacio­na­lis­tas-popu­lis­tas que eran una fuen­te de mate­rias pri­mas y de mer­ca­dos para manu­fac­tu­ras y mano de obra bara­ta.

La pro­lon­ga­da gue­rra entre Esta­dos Uni­dos y Viet­nam y la pos­te­rior derro­ta de Washing­ton ero­sio­nó el poder del impe­rio. La expan­sión indus­trial de Euro­pa occi­den­tal, Japón y Corea del Sur puso en cues­tión la supre­ma­cía indus­trial esta­dou­ni­den­se. La bús­que­da en Amé­ri­ca Lati­na de polí­ti­cas nacio­na­lis­tas y de reem­pla­zo de impor­ta­cio­nes for­zó el des­pla­za­mien­to de la inver­sión esta­dou­ni­den­se hacia las manu­fac­tu­ras extran­je­ras. En Orien­te Pró­xi­mo, los movi­mien­tos nacio­na­lis­tas derro­ca­ron a clien­tes esta­dou­ni­den­ses en Irán e Iraq y soca­va­ron los des­ta­ca­men­tos mili­ta­res. Las revo­lu­cio­nes de Ango­la, Nami­bia, Mozam­bi­que, Arge­lia, Nica­ra­gua y otros luga­res redu­je­ron el acce­so euro­ame­ri­cano «inde­fi­ni­do» a las mate­rias pri­mas, al menos por el momen­to.

El decli­ve del Impe­rio esta­dou­ni­den­se se vio dete­ni­do tem­po­ral­men­te por el derrum­ba­mien­to del comu­nis­mo en la Unión Sovié­ti­ca y Euro­pa del Este y el esta­ble­ci­mien­to de regí­me­nes clien­tes en toda la región. Asi­mis­mo, entre media­dos de la déca­da de 1970 y fina­les de la de 1990 el recru­de­ci­mien­to de regí­me­nes clien­tes cen­tra­dos en el impe­rio en Amé­ri­ca Lati­na pro­du­jo la impre­sión de cier­ta recu­pe­ra­ción impe­ria­lis­ta. Sin embar­go, la déca­da de 1990 no fue el prin­ci­pio de una reedi­ción del des­pe­gue impe­rial de comien­zos de la de 1950: fue un «últi­mo hurra» antes de un decli­ve irre­ver­si­ble a lar­go pla­zo. La tota­li­dad del apa­ra­to polí­ti­co impe­rial, que tan­to éxi­to había teni­do en sus acti­vi­da­des clan­des­ti­nas para sub­ver­tir los regí­me­nes sovié­ti­co y de Euro­pa del Este, desem­pe­ñó un papel mar­gi­nal cuan­do lle­gó el momen­to de capi­ta­li­zar las opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas sub­si­guien­tes. Ale­ma­nia y otros paí­ses de la Unión Euro­pea enca­be­za­ron la con­quis­ta de empre­sas lucra­ti­vas pri­va­ti­za­das. Los oli­gar­cas ruso-israe­líes (sie­te de los ocho pri­me­ros) con­quis­ta­ron y saquea­ron indus­trias estra­té­gi­cas pri­va­ti­za­das, ban­cos y recur­sos natu­ra­les. Los prin­ci­pa­les bene­fi­cia­rios esta­dou­ni­den­ses fue­ron los ban­cos y las empre­sas de Wall Street que lava­ron miles de millo­nes de bene­fi­cios ilí­ci­tos y recau­da­ron cuo­tas muy lucra­ti­vas de fusio­nes, adqui­si­cio­nes, regis­tro de inven­ta­rios y otras acti­vi­da­des poco trans­pa­ren­tes.

Dicho de otro modo, el derrum­ba­mien­to del colec­ti­vis­mo sovié­ti­co for­ta­le­ció al sec­tor finan­cie­ro para­si­ta­rio del Impe­rio esta­dou­ni­den­se. Peor aún, la pre­sun­ción pro­mo­vi­da por los ideó­lo­gos esta­dou­ni­den­ses de que el mun­do es «uni­po­lar» hizo el jue­go a los mili­ta­ris­tas, que aho­ra daban por sen­ta­do que habían des­apa­re­ci­do las res­tric­cio­nes ante­rio­res con­tra los ata­ques mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses a nacio­na­lis­tas y alia­dos sovié­ti­cos. En con­se­cuen­cia, la inter­ven­ción mili­tar se con­vir­tió en la prin­ci­pal fuer­za impul­so­ra de la cons­truc­ción del impe­rio esta­dou­ni­den­se, que des­em­bo­có en la pri­me­ra gue­rra de Iraq, la inva­sión de Yugos­la­via y Soma­lia y la expan­sión esta­dou­ni­den­se de bases mili­ta­res por todo el blo­que de la anti­gua Unión Sovié­ti­ca y Euro­pa del Este.

En el momen­to cul­mi­nan­te del pode­río polí­ti­co y mili­tar glo­bal de Esta­dos Uni­dos, en la déca­da de 1990, con todos los regí­me­nes lati­no­ame­ri­ca­nos impor­tan­tes reves­ti­dos del envol­to­rio neo­li­be­ral cen­tra­do en el impe­rio, arrai­ga­ron las semi­llas de la deca­den­cia y el decli­ve . La cri­sis eco­nó­mi­ca de fina­les de la déca­da de 1990 des­en­ca­de­nó levan­ta­mien­tos impor­tan­tes y derro­tas elec­to­ra­les de prác­ti­ca­men­te todos los clien­tes esta­dou­ni­den­ses de Amé­ri­ca Lati­na y pro­fe­ti­zó el decli­ve del domi­nio impe­rial nor­te­ame­ri­cano. El cre­ci­mien­to extra­or­di­na­ria­men­te diná­mi­co y acu­mu­la­ti­vo de Chi­na des­pla­zó el capi­tal manu­fac­tu­re­ro esta­dou­ni­den­se y debi­li­tó la capa­ci­dad de influen­cia esta­dou­ni­den­se sobre los gober­nan­tes de Asia, Áfri­ca y Amé­ri­ca Lati­na. La des­co­mu­nal trans­fe­ren­cia de recur­sos esta­ta­les esta­dou­ni­den­ses para las aven­tu­ras impe­ria­les en el exte­rior, las bases mili­ta­res y el sus­ten­to de clien­tes y alia­dos lle­vó a la deca­den­cia en el inte­rior.

El impe­rio esta­dou­ni­den­se, que afron­ta con pasi­vi­dad el des­pla­za­mien­to que le impo­nen los riva­les eco­nó­mi­cos en mer­ca­dos esen­cia­les y se ha entre­ga­do a gue­rras pro­lon­ga­das e inter­mi­na­bles que han vacia­do sus arcas, atra­jo a una cohor­te de legis­la­do­res medio­cres que care­cían de una estra­te­gia cohe­ren­te para rec­ti­fi­car polí­ti­cas y recons­truir el Esta­do al ser­vi­cio de una acti­vi­dad pro­duc­ti­va capaz de «recu­pe­rar mer­ca­dos». En cam­bio, las polí­ti­cas de gue­rras inde­fi­ni­das e insos­te­ni­bles ha favo­re­ci­do a un sub­gru­po espe­cial de mili­ta­ris­tas (sui gene­ris): los sio­nis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos. Ellos han capi­ta­li­za­do su infil­tra­ción en car­gos estra­té­gi­cos del Esta­do y aumen­ta­do su influen­cia en los medios de comu­ni­ca­ción y en una inmen­sa red de «gru­pos de pre­sión» orga­ni­za­dos para refor­zar la subor­di­na­ción de Esta­dos Uni­dos al impul­so de Israel para la supre­ma­cía en Orien­te Pró­xi­mo.

El resul­ta­do ha sido el «des­equi­li­brio» total del apa­ra­to impe­rial esta­dou­ni­den­se: la acción mili­tar esta­ba des­en­gar­za­da de la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca del impe­rio. Una cas­ta supe­rior muy influ­yen­te de mili­ta­ris­tas y sio­nis­tas enjae­zó el pode­río mili­tar esta­dou­ni­den­se a un Esta­do eco­nó­mi­ca­men­te mar­gi­nal (Israel), en hos­ti­li­dad per­pe­tua con los 1.500 millo­nes de habi­tan­tes del mun­do musul­mán. Los ideó­lo­gos y legis­la­do­res sio­nis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos pro­mo­vie­ron unas ins­ti­tu­cio­nes y legis­la­ción repre­si­vas y una pro­pa­gan­da ideo­ló­gi­ca isla­mó­fo­ba igual­men­te noci­va, con­ce­bi­da para ate­rro­ri­zar a la pobla­ción esta­dou­ni­den­se. Asi­mis­mo, la ideo­lo­gía isla­mó­fo­ba ha ser­vi­do para jus­ti­fi­car la gue­rra per­ma­nen­te en el sur de Asia y Orien­te Pró­xi­mo y los pre­su­pues­tos mili­ta­res desor­bi­ta­dos en una épo­ca de con­di­cio­nes socio­eco­nó­mi­cas muy dete­rio­ra­das en el inte­rior. Se han gas­ta­do cen­te­na­res de miles de millo­nes de dóla­res de for­ma impro­duc­ti­va bajo el epí­gra­fe de «Segu­ri­dad Nacio­nal» con los que se pre­ten­de hacer todo lo posi­ble para reclu­tar, entre­nar, entram­par y dete­ner a musul­ma­nes afro­ame­ri­ca­nos por «terro­ris­tas». Miles de agen­cias secre­tas con cen­te­na­res de miles de fun­cio­na­ros nacio­na­les, esta­ta­les o loca­les han espia­do a ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses que en algún momen­to pudie­ron haber tra­ta­do de hablar o actuar para rec­ti­fi­car o refor­mar las polí­ti­cas impe­ria­lis­tas eco­nó­mi­co-mili­ta­res sio­nis­tas

Al final de la pri­me­ra déca­da del siglo XXI, el impe­rio esta­dou­ni­den­se solo podía des­truir adver­sa­rios (Iraq, Pakis­tán y Afga­nis­tán), pro­vo­car ten­sio­nes mili­ta­res (penín­su­la de Corea, Mar de Chi­na) y soca­var las rela­cio­nes con socios comer­cia­les poten­cial­men­te lucra­ti­vos (Irán, Vene­zue­la). El auto­ri­ta­ris­mo galo­pan­te se fun­dió con el mili­ta­ris­mo sio­nis­ta quin­ta­co­lum­nis­ta para fomen­tar la ideo­lo­gía isla­mó­fo­ba. La con­ver­gen­cia de medio­cri­da­des auto­ri­ta­rias, truha­nes ram­pan­tes y quin­ta­co­lum­nis­tas tri­ba­les lea­les del régi­men de Oba­ma des­car­tan cual­quier cam­bio pre­vi­si­ble en el signo de la deca­den­cia impe­rial.

La cre­cien­te red eco­nó­mi­ca glo­bal de Chi­na y el avan­ce diná­mi­co en tec­no­lo­gía apli­ca­da pun­te­ra en todos los sec­to­res, des­de las ener­gías alter­na­ti­vas has­ta los tre­nes de alta velo­ci­dad, con­tras­tan con un impe­rio esta­dou­ni­den­se infes­ta­do de sio­nis­mo y mili­ta­ris­mo.

Las exi­gen­cias que los nor­te­ame­ri­ca­nos impo­nen a los gober­nan­tes paquis­ta­níes clien­tes para que vacíen sus arcas en apo­yo de las gue­rras islá­mi­cas esta­dou­ni­den­ses en Afga­nis­tán y Pakis­tán con­tras­tan con los 30.000 millo­nes de dóla­res de inver­sión chi­na en infra­es­truc­tu­ra, ener­gía y ener­gía eléc­tri­ca y en el incre­men­to mul­ti­mi­llo­na­rio del comer­cio.

Los 3.000 millo­nes de dóla­res de ayu­da mili­tar esta­dou­ni­den­se a Israel con­tras­tan con las inver­sio­nes mul­ti­mi­llo­na­rias de Chi­na en acuer­dos comer­cia­les y petro­le­ros con los ira­níes. La finan­cia­ción esta­du­ni­den­se de gue­rras con­tra paí­ses islá­mi­cos en el cen­tro y el sur de Asia con­tras­tan con la expan­sión del comer­cio y los acuer­dos de inver­sio­nes de Tur­quía en la mis­ma región. Chi­na ha sus­ti­tui­do a Esta­dos Uni­dos como socio comer­cial cla­ve en paí­ses des­ta­ca­dos de Suda­mé­ri­ca, mien­tras que el des­igual acuer­do esta­dou­ni­den­se de «libre comer­cio» (NAFTA) empo­bre­ce a Méxi­co. El comer­cio entre la Unión Euro­pea y Chi­na supera al que la Unión Euro­pea man­tie­ne con Esta­dos Uni­dos.

En Áfri­ca, Esta­dos Uni­dos finan­cia gue­rras en Soma­lia y el Cuerno de Áfri­ca, mien­tras que Chi­na fir­ma acuer­dos comer­cia­les e inver­sio­nes mul­ti­mi­llo­na­rias cons­tru­yen­do infra­es­truc­tu­ras afri­ca­nas a cam­bio de acce­so a mate­rias pri­mas. No cabe duda de que el futu­ro eco­nó­mi­co de Áfri­ca está cada vez más vin­cu­la­do a Chi­na.

En cam­bio, el Impe­rio esta­dou­ni­den­se está dan­do el abra­zo de la muer­te a un Esta­do mili­ta­ris­ta colo­nial insig­ni­fi­can­te (Israel), a los Esta­dos falli­dos de Yemen y Soma­lia, a los regí­me­nes clien­tes estan­ca­dos y corrup­tos de Jor­da­nia y Egip­to y a los deca­den­tes Esta­dos petro­le­ros abso­lu­tis­tas y recau­da­do­res de Ara­bia Sau­dí y el Gol­fo Pér­si­co. Todos for­man par­te de una coa­li­ción atá­vi­ca e impro­duc­ti­va ten­den­te a con­ser­var el poder median­te la supre­ma­cía mili­tar. Pero los impe­rios del siglo XXI se cons­tru­yen sobre los cimien­tos de eco­no­mías pro­duc­ti­vas con redes glo­ba­les vin­cu­la­das a socios comer­cia­les diná­mi­cos.

Reco­no­cien­do la pri­ma­cía eco­nó­mi­ca y las opor­tu­ni­da­des mer­can­ti­les vin­cu­la­das a la par­ti­ci­pa­ción en la red chi­na glo­bal, los clien­tes esta­dou­ni­den­ses anti­guos o actua­les, y has­ta los gober­nan­tes títe­res, han empe­za­do a apar­tar­se de la sumi­sión a las órde­nes esta­dou­ni­den­ses. Por toda Amé­ri­ca Lati­na se han pro­du­ci­do des­pla­za­mien­tos fun­da­men­ta­les de las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas y las ali­nea­cio­nes polí­ti­cas. Bra­sil, Vene­zue­la, Boli­via y otros paí­ses apo­yan el pro­gra­ma nuclear no mili­tar de Irán para defen­der­se de la agre­sión de Washing­ton enca­be­za­da por el sio­nis­mo. Varios paí­ses han desa­fia­do a los legis­la­do­res esta­dou­ni­den­ses-israe­líes reco­no­cien­do al Esta­do pales­tino. El comer­cio con Chi­na supera al comer­cio con Esta­dos Uni­dos en los paí­ses más gran­des de la región.

Los regí­me­nes títe­res de Iraq, Afga­nis­tán y Pakis­tán han fir­ma­do acuer­dos eco­nó­mi­cos impor­tan­tes con Chi­na, Irán y Tur­quía aun cuan­do Esta­dos Uni­dos vier­ta miles de millo­nes para reafir­mar su posi­ción mili­tar. Tur­quía, anti­guo clien­te mili­tar del man­do EE UU-OTAN amplía su pro­pia bús­que­da de hege­mo­nía capi­ta­lis­ta ensan­chan­do los lazos eco­nó­mi­cos con Irán, el cen­tro de Asia y el mun­do ára­be-musul­mán y desa­fía a la hege­mo­nía mili­tar de Esta­dos Uni­dos e Israel.

El Impe­rio esta­dou­ni­den­se sigue con­ser­van­do clien­tes impor­tan­tes y casi un millar de bases mili­ta­res por todo el pla­ne­ta. Cuan­do los regí­me­nes clien­tes y títe­res decli­nan, Washing­ton incre­men­ta de 50 a 80 paí­ses el papel y el alcan­ce de las acti­vi­da­des extra­te­rri­to­ria­les de escua­dro­nes de la muer­te. La inde­pen­den­cia cre­cien­te de regí­me­nes del mun­do en vías de desa­rro­llo se ali­men­ta espe­cial­men­te de un cálcu­lo eco­nó­mi­co: Chi­na ofre­ce mayo­res bene­fi­cios eco­nó­mi­cos y menos inje­ren­cias polí­ti­co-mili­ta­res.

La red impe­rial de Washing­ton se basa cada vez más en los lazos mili­ta­res con alia­dos: Aus­tra­lia, Japón, Corea del Sur y Tai­wán en el Lejano Orien­te y Ocea­nía; la Unión Euro­pea en Occi­den­te; y unos rudi­men­tos de Esta­dos cen­tro y sud­ame­ri­ca­nos en el Sur. Aun aquí, los alia­dos mili­ta­res han deja­do de ser domi­nios eco­nó­mi­cos: los prin­ci­pa­les mer­ca­dos de las expor­ta­cio­nes de Aus­tra­lia y Nue­va Zelan­da se encuen­tran en Asia (Chi­na). El comer­cio entre Chi­na y la UE cre­ce a rit­mo expo­nen­cial. Japón, Corea del Sur y Tai­wán están cada vez más uni­das a Chi­na median­te el comer­cio y las inver­sio­nes… como Pakis­tán y la India.

Igual­men­te impor­tan­te es que las nue­vas redes regio­na­les que exclu­yen a Esta­dos Uni­dos estén cre­cien­do en Amé­ri­ca Lati­na y Asia, for­jan­do un poten­cial para nue­vos blo­ques eco­nó­mi­cos.

En otras pala­bras, la red eco­nó­mi­ca impe­rial esta­dou­ni­den­se crea­da tras la Segun­da Gue­rra Mun­dial y amplia­da median­te el derrum­ba­mien­to de la URSS se encuen­tra en fase de deca­den­cia, aun cuan­do las bases y los tra­ta­dos mili­ta­res sigan sien­do una «pla­ta­for­ma» for­mi­da­ble para nue­vas inter­ven­cio­nes mili­ta­res.

Lo que está cla­ro es que los bene­fi­cios mili­ta­res, polí­ti­cos e ideo­ló­gi­cos de la cons­truc­ción esta­dou­ni­den­se de la red por todo el mun­do tras el derrum­ba­mien­to de la URSS y las gue­rras post sovié­ti­cas no son sos­te­ni­bles. Por el con­tra­rio, la sobre­di­men­sión del apa­ra­to ideo­ló­gi­co, mili­tar y de segu­ri­dad des­pier­ta expec­ta­ti­vas eco­nó­mi­cas y redu­ce los recur­sos eco­nó­mi­cos deri­va­dos de la inca­pa­ci­dad de explo­tar opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas o con­so­li­dar redes eco­nó­mi­cas. Esta­dos Uni­dos finan­ció «levan­ta­mien­tos popu­la­res» en Ucra­nia que desem­bo­ca­ron en regí­me­nes clien­tes inca­pa­ces de fomen­tar el cre­ci­mien­to. En el caso de Geor­gia, el régi­men se com­pro­me­tió en una gue­rra aven­tu­re­ra con Rusia que se ha tra­du­ci­do en pér­di­das comer­cia­les y terri­to­ria­les. Es cues­tión de tiem­po que los vigen­tes regí­me­nes clien­tes de Egip­to, Jor­da­nia, Ara­bia Sau­dí, Fili­pi­nas y Méxi­co afron­ten levan­ta­mien­tos impor­tan­tes debi­do a los pre­ca­rios cimien­tos de gobierno de unos man­da­ta­rios corrup­tos, inmo­vi­lis­tas y repre­so­res.

El pro­ce­so de deca­den­cia del Impe­rio esta­dou­ni­den­se es al mis­mo tiem­po cau­sa y con­se­cuen­cia del reto plan­tea­do por poten­cias eco­nó­mi­cas emer­gen­tes que esta­ble­cen núcleos de cre­ci­mien­to y desa­rro­llo alter­na­ti­vos. Las trans­for­ma­cio­nes en el seno de paí­ses de la peri­fe­ria del impe­rio y el endeu­da­mien­to cre­cien­te y los défi­cit comer­cia­les del «cen­tro» del impe­rio están ero­sio­nán­do­lo. La cla­se diri­gen­te esta­dou­ni­den­se actual, tan­to en sus varian­tes finan­cie­ra como mili­ta­ris­ta, no mani­fies­tan volun­tad ni inte­rés por plan­tar cara a las cau­sas de la deca­den­cia. Más bien se refuer­zan mutua­men­te: el sec­tor finan­cie­ro redu­ce los impues­tos, lo que aumen­ta la deu­da públi­ca y saquea las arcas públi­cas. La cas­ta mili­tar esquil­ma las arcas en bus­ca de gue­rras y des­ta­ca­men­tos mili­ta­res e incre­men­ta el défi­cit comer­cial soca­van­do con­quis­tas comer­cia­les y de inver­sión.

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​p​=​1​834 – Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ricar­do Gar­cía Pérez

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *