Nafa­rroa Bai y el PNV – Sabino Cua­dra

Tras la nega­ti­va de EA a acep­tar las humi­llan­tes con­di­cio­nes impues­tas por PNV-Ara­lar y su con­si­guien­te exclu­sión, el futu­ro de NaBai pare­ce dise­ñar­se de for­ma más cla­ra. El cule­brón vivi­do des­de que hace un año Ara­lar, por boca de Txentxo Jimé­nez, dio su «últi­mo» pla­zo y dijo su «últi­ma» pala­bra de cara a cerrar el pro­yec­to de NaBai, pare­ce estar lle­gan­do a su fin.

En cual­quier caso, es evi­den­te que de la NaBai naci­da en 2004 a la reali­dad actual media un gran tre­cho. Y en este tre­cho, quien más ha arri­ma­do el ascua a su sar­di­na ha sido el PNV con su polí­ti­ca neo­li­be­ral en lo social y autonomista/​constitucional en lo nacio­nal.

Des­pren­di­do Batza­rre del gru­po ini­cial y exclui­da aho­ra EA por lo antes seña­la­do, difí­cil­men­te pue­de ven­der­se hoy en día una ima­gen de plu­ra­li­dad en la com­po­si­ción de Na-Bai.

Entre las leo­ni­nas con­di­cio­nes impues­tas a EA esta­ba la de renun­ciar a cual­quier com­pro­mi­so adqui­ri­do con ter­ce­ros que pue­da afec­tar a Nava­rra así como a «no pro­ce­der a nue­vas decla­ra­cio­nes, esce­ni­fi­ca­cio­nes con­jun­tas o com­pro­mi­sos con Bata­su­na, que ten­gan Nava­rra como esce­na­rio o pue­dan ser enten­di­dos como un cues­tio­na­mien­to los com­pro­mi­sos adqui­ri­dos con NaBai».

Pues bien, al mar­gen de que lo ante­rior pue­da recor­dar­nos algu­nos párra­fos de la Ley de Par­ti­dos (¿qué sig­ni­fi­ca eso de «decla­ra­cio­nes, esce­ni­fi­ca­cio­nes o com­pro­mi­sos… que pue­dan ser enten­di­dos…»?), resul­ta curio­so com­pro­bar como este mis­mo razo­na­mien­to ha sido uti­li­za­do por Yolan­da Bar­ci­na, quien al comen­tar la exclu­sión de EA ha seña­la­do que «no se pue­de estar jugan­do con dos bara­jas a la vez», repi­tien­do casi tex­tual­men­te lo afir­ma­do el día ante­rior por Agui­rre­ben­goa (PNV), que afir­mó que «no cabe jugar con dos bara­jas».

El PNV es hoy el mejor alia­do del PSOE de cara al impul­so de una polí­ti­ca neo­li­be­ral y a resi­tuar en pará­me­tros autonomistas/​constitucionalistas las rei­vin­di­ca­cio­nes nacio­na­les de Eus­kal Herria.

Su pos­tu­ra ante los últi­mos Pre­su­pues­tos Gene­ra­les del Esta­do (apo­yo a cam­bio de algu­nas trans­fe­ren­cias), su defen­sa ardien­te de la refor­ma labo­ral (las enmien­das del PNV pre­ten­die­ron, inclu­so, endu­re­cer­la) y su recien­te apo­yo al maza­do dado al régi­men de pen­sio­nes han mos­tra­do a este par­ti­do como un cla­ro defen­sor de los intere­ses de la patro­nal y la Ban­ca y en las antí­po­das de cual­quier plan­tea­mien­to, no sólo de izquier­das, sino míni­ma­men­te pro­gre­sis­ta.

Dicho lo dicho, pre­gun­to: ¿qué pasa?, ¿que todos estos pac­tos PNV-PSOE no afec­tan a Nafa­rroa? ¿La situa­ción de dece­nas de miles de per­so­nas en paro o jubi­la­das en nues­tra comu­ni­dad que tan­to pare­ce preo­cu­par a NaBai no se ve empeo­ra­da aca­so por esos acuer­dos?

Tras publi­car­se ayer mis­mo el nue­vo y bru­tal incre­men­to del paro, Patxi Zaba­le­ta ha afir­ma­do que esto es «la pri­me­ra demos­tra­ción del fra­ca­so de las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas y socia­les del Gobierno de UPN y PSN». Se ocul­ta así, a sabien­das, que todo esto se debe, en lo esen­cial, a deci­sio­nes adop­ta­das en Madrid, no en Nafa­rroa, y toma­das por el PSOE, con el apo­yo del PNV, socio prin­ci­pal de Ara­lar en Na-Bai.

Siga­mos. ¿Aca­so las par­ti­das nego­cia­das por el PNV en Madrid para las ikas­to­las nava­rras o hacer una Casa de Cul­tu­ra en Lesa­ka (alcal­día del PNV), cuyo fin es hacer una polí­ti­ca clien­te­lis­ta en el movi­mien­to eus­kal­tza­le de Nafa­rroa y en sus ámbi­tos de influen­cia loca­les, no son «inter­fe­ren­cias» cla­ras en el cam­po de acción de NaBai? En últi­ma ins­tan­cia, ¿por qué el PNV pue­de pac­tar lo que quie­ra, con quien quie­ra y don­de quie­ra, sin que ni nadie le levan­te la voz en NaBai y las impo­si­cio­nes son tan sólo para Bata­su­na y EA?

NaBai ha afir­ma­do estar en con­tra de la refor­ma labo­ral y de la de las pen­sio­nes. Muy bien. Sin embar­go, ante las cua­tro huel­gas gene­ra­les pasa­das ha calla­do como un muer­to: ni sí ni no, ni blan­co ni negro, ni arre ni so.

Por supues­to, para quien quie­ra ver y enten­der, esta polí­ti­ca del silen­cio evi­den­cia que es el PNV quien pone sus lími­tes a NaBai a fin de, cuan­do más, su opo­si­ción sea úni­ca­men­te ver­bal, o, como ha hecho Patxi Zaba­le­ta, des­viar las crí­ti­cas a la situa­ción social a espa­cios polí­ti­cos que no inco­mo­den al PNV.

Ente­rra­das ya por el PNV las velei­da­des sobe­ra­nis­tas del Plan Iba­rretxe, este par­ti­do ha vuel­to al redil de la Espa­ña auto­nó­mi­ca y a la polí­ti­ca dia­ria del rega­teo y true­que de cro­mos con Madrid. El PSOE, por su par­te, a cam­bio del pla­to de com­pe­ten­cias con­ce­di­do, le ha exi­gi­do que renun­cie a cues­tio­nar lo más míni­mo el actual mar­co auto­nó­mi­co ‑sobe­ra­nía- y de divi­sión terri­to­rial exis­ten­te ‑Nafa­rroa/­CAV-. El blin­da­je de NaBai a todo lo que sea una polí­ti­ca inte­gra­da entre los cua­tro terri­to­rios es así con­se­cuen­cia direc­ta de lo ante­rior.

Por eso se con­si­de­ran «inge­ren­cias» los acuer­dos EA-Bata­su­na a nivel de Eus­kal Herria, pero no los pac­tos esta­ta­les PNV-PSOE.

El actual acuer­do PNV-Ara­lar afec­ta en exclu­si­va al ámbi­to muni­ci­pal-foral de los cua­tro pró­xi­mos años. Que­dan fue­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes gene­ra­les de 2012 (NaBai nació en 2004, en una de ellas), que ya lla­man a la puer­ta.

Pues bien, sería bueno que estos par­ti­dos expli­ca­ran qué pos­tu­ra van a tener fren­te a las mis­mas, pues segu­ro que ya han pen­sa­do algo al res­pec­to. ¿Apos­ta­rán tam­bién por NaBai o no está tan cla­ro? Y si es esto segun­do, ¿a san­to de que vie­ne zaho­ra ves­tir­se de furi­bun­dos nabai­za­les? ¿Aca­so no está cla­ro que NaBai es hoy, sobre todo, una herra­mien­ta del PNV para lograr un espa­cio polí­ti­co que no ha logra­do ocu­par en Nafa­rroa en las últi­mas déca­das?

Las recien­tes ínfu­las de Zaba­le­ta afir­man­do que «pre­ten­de­mos ganar a UPN-PP», no supe­ran el más míni­mo examen de estrés polí­ti­co, elec­to­ral o de sen­ti­do común. El actual pro­yec­to de NaBai está hoy las­tra­do por los con­di­cio­nan­tes impues­tos por el PNV y acep­ta­dos por Ara­lar. Sumar fuer­zas y adhe­sio­nes, des­per­tar ilu­sio­nes y, por esa vía, ganar a UPN, solo podría hacer­se hoy apos­tan­do por impul­sar un mar­co de uni­dad con EA y la izquier­da aber­tza­le.

A día de hoy, PNV y Ara­lar van en direc­ción con­tra­ria (¿sor­pren­de a alguien que Bar­ci­na haya aplau­di­do la deci­sión de PNV-Ara­lar?), pero el últi­mo capí­tu­lo de esta nove­la aún está aún por escri­bir.

¡Tiem­po al tiem­po!.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *