El Rey, el whisky, la Roja, Del Bos­que, el vino y Var­gas Llo­sa – Car­los Tena

Los títu­los nobi­lia­rios, son una dig­ni­dad otor­ga­da por los Reyes a una per­so­na, ya sea ciu­da­dano del país o extran­je­ro, como reco­no­ci­mien­to por una tra­yec­to­ria meri­to­ria en cual­quie­ra de los ámbi­tos de la vida. ¿Que­da cla­ro?

Eso es al pare­cer lo que se ha inten­ta­do hacer con dos per­so­nas bas­tan­te dife­ren­tes entre sí. Uno, selec­cio­na­dor de fút­bol, el sal­man­tino Vicen­te del Bos­que, que juga­ra en el Real Madrid como defen­sa, y otro, el mul­ti­pa­trio­ta Mario Var­gas Llo­sa, escri­tor, cro­nis­ta y tam­bién defen­sa, pero de la extre­ma dere­cha, que aca­ban de ser ascen­di­dos a la cate­go­ría de mar­qués (siguien­do las órde­nes del actual monar­ca espa­ñol, que se supo­ne esta­ba en pose­sión de casi todas sus facul­ta­des físi­cas, cuan­do deci­dió los nom­bra­mien­tos), de lo que se dedu­ce que tan­to el pelo­te­ro como el edi­to­ria­lis­ta, son ilus­trí­si­mos seño­resa par­tir de ya mis­mo.

De resul­tas de tal deci­sión, el ex juga­dor madri­dis­ta, al ser entre­vis­ta­do, debe­ría ser tra­ta­do como corres­pon­de y man­da el pro­to­co­lo ofi­cial. Me ima­gino a Inies­ta o a Xavi, duran­te un entre­na­mien­to de la selec­ción espa­ño­la, pre­gun­tan­do a Del Bos­que: “¿Quie­re el ilus­trí­si­mo señor que me inter­ne por la izquier­da?” O a Iña­ki Gabi­lon­do, en su mejor reti­ro, char­lan­do ami­ga­ble­men­te con su ami­go peruano-bri­tá­ni­co-espa­ñol, des­he­cho en reve­ren­cias hacia el nue­vo mar­qués, lucien­do ambos sus mejo­res tra­jes, cami­sas y cor­ba­tas de seda, son­ri­sa per­ma­nen­te y den­ta­du­ra impo­lu­ta con refle­jo solar incor­po­ra­do al col­mi­llo dere­cho. En eso, el hábil perio­dis­ta pre­gun­ta al escri­tor: “¿Pesa ese títu­lo en tu con­cien­cia, que­ri­do Mario?” Y Var­gas Llo­sa simu­la serie­dad, casi tras­cen­den­te, para res­pon­der: “Reci­bir algo tan noble se hace lige­ro, como un soplo de aire andino”, mien­tras el mon­ta­dor musi­cal hace que sue­nen las que­nas, hábil­men­te mez­cla­das con un tema de Elton John y un aria de Wag­ner can­ta­da por Plá­ci­do Domin­go. Orgas­mo mediá­ti­co, alta defi­ni­ción y pan­ta­lla de plas­ma.

Con­ti­núo con la refle­xión. Según se des­pren­de de diver­sos docu­men­tos que obran en mi poder, estoy en con­di­cio­nes de deter­mi­nar que la con­ce­sión de títu­los nobi­lia­rios está basa­da en la sim­ple volun­tad del monar­ca. Esa facul­tad tie­ne su ori­gen en tres dere­chos: elIus Góna­dis, el Ius Volun­ta­tis Mea y el Ius per Coio­nis ad Hono­rum; este últi­mo es pre­ci­sa­men­te el que Juan Car­los ha uti­li­za­do con mayor fre­cuen­cia, ya que le per­mi­te pre­miar méri­tos con nom­bra­mien­tos nobi­lia­rios o caba­lle­res­cos, con carác­ter de inse­pa­ra­bles, impres­crip­ti­bles e inalie­na­bles. O sea, de talan­te demo­crá­ti­co.

El reco­no­ci­mien­to de un títu­lo impli­ca reco­no­cer la dig­ni­dad res­pec­ti­va; y aun­que algu­nos no poseen esa vir­tud, es común la acep­ta­ción de tal volun­tad en los regí­me­nes nobi­lia­rios, lo que sig­ni­fi­ca que la mayor par­te de los mis­mos, son res­pe­ta­dos por la noble­za de todos aque­llos paí­ses que se rigen por un sis­te­ma eco­nó­mi­co capi­ta­lis­ta.

Entre los títu­los de mayor renom­bre inter­na­cio­nal, pode­mos encon­trar los de Empe­ra­dor, Prín­ci­pe, Gran Duque, etc.; y entre los reco­no­ci­dos a nivel nacio­nal, por orden de impor­tan­cia, figu­ran los de Duque, Mar­qués, Con­de, Viz­con­de, Barón, a los que el pue­blo espa­ñol aña­de otros, como Sin­ver­güen­za, Ladrón, Esta­fa­dor, Vio­la­dor, Ase­sino, Delin­cuen­te o Vago, en la mayor par­te de los casos. En otras nacio­nes, ade­más de los seña­la­dos, exis­ten los de Señor, Caba­lle­ro Archi­du­que, este últi­mo muy habi­tual en la casa de los Aus­trias.

Per­so­nal­men­te, estoy en total des­acuer­do con tales nom­bra­mien­tos, seña­lan­do la impru­den­cia real ante tal deci­sión, basán­do­me en la tra­yec­to­ria y pecu­lia­res carac­te­rís­ti­cas físi­cas y espi­ri­tua­les de ambos galar­do­na­dos. Me expli­co.

Habién­do­se dado a lo lar­go de la his­to­ria el caso de que un monar­ca, en el ejer­ci­cio de su real volun­tad, pudie­ra aña­dir a esa lis­ta otra serie de títu­los más ori­gi­na­les, pero sobre todo más en boga, más acor­des con los tiem­pos que corren, sugie­ro a Don Juan Car­los que en una de esas raras tar­des en las que la sobrie­dad rei­na en su des­pa­cho, tra­te de rec­ti­fi­car sobre el asun­to en cues­tión, dete­nién­do­se en la belle­za de hono­res de idén­ti­co o supe­rior ran­go, como es, por ejem­plo, Cali­fa. Un títu­lo que acos­tum­bra­ban a reci­bir los prín­ci­pes sarra­ce­nos y que cua­dra con la enor­me per­so­na­li­dad de Del Bos­que, con su sere­na mira­da, con ese noble mos­ta­cho a lo Sadam Hus­sein, que podría lucir con más encan­to si el selec­cio­na­dor vis­tie­ra kan­du­ras blan­cas y gutras suje­tas con aga­les de oro, como los gran­des jeques de los paí­ses que en medio orien­te con­tro­lan el petró­leo.

De la mis­ma for­ma, entien­do que tam­bién el de Faraón, como Curro Rome­ro, sería cohe­ren­te con el por­te del Gran Padre de la Roja, una de las con­quis­tas más impor­tan­tes de la his­to­ria recien­te espa­ño­la. Al fin y al cabo, la medi­te­rra­nei­dad de ambos títu­los, resul­ta idó­nea en el pri­me­ro de los casos, por­que evo­ca luz, calor, sudor, lágri­mas, bai­le, cas­ta­ñue­las, vien­tres en movi­mien­to, cró­ta­los y amor por los obje­tos esfé­ri­cos, sobre todo en su esta­do más sóli­do.

Aban­dono, aun­que no sin pena, la idea de nom­brar­le Khan, tra­ta­mien­to que aun­que de ori­gen tur­co se uti­li­za­ba igual­men­te entre los tár­ta­ros. Pien­so en un Del Bos­que, con su ges­to más oto­mano, encar­nan­do el papel de un jerar­ca de tal gra­do en una pelí­cu­la sobreAta­turk, por ejem­plo, diri­gi­do por San­tia­go Segu­ra. ¿No resul­ta­ría genial, como el de Sha? Tomen una ima­gen del dic­ta­dor per­sa Reza Pha­le­vi (aquel ami­go de Fran­co que repu­dió a ladul­ce Sora­ya por otra más fér­til lla­ma­da Farah Diba), y com­pa­ren su ros­tro con el de Vicen­te. Asom­bro­so.

Para Var­gas Llo­sa, como en el caso ante­rior, el títu­lo otor­ga­do por el Bor­bón no coin­ci­de ni con el enor­me patrio­tis­mo del pre­mia­do (Don Mario pue­de ser espa­ño­lis­ta, angló­fi­lo o muy peruano, según le con­ven­ga), ni con su espí­ri­tu siem­pre ancla­do en la pure­za, con­se­cuen­cia de un pro­fun­do amor por la depu­ra­ción de las razas, la inva­sión de paí­ses here­jes, el exter­mi­nio de socie­da­des peca­do­ras, la con­de­na de los no cre­yen­tes y un espe­cial mimo para dotar a los indí­ge­nas de zoo­ló­gi­cos y cho­zas, don­de pue­dan desa­rro­llar sus cos­tum­bres ances­tra­les.

Ante este Pre­mio Nobel me inclino por el títu­lo de César, un pre­cio­so sobre­nom­bre que lle­va­ron jun­ta­men­te con el de Augus­to los empe­ra­do­res roma­nos, el cual fue tam­bién dis­tin­ti­vo espe­cial de la per­so­na desig­na­da para coman­dar aquel Impe­rio. Podría inclu­so pres­tár­se­lo a su ami­go Geor­ge W. Bush para algún ága­pe orga­ni­za­do por Aznar yBer­lus­co­ni. Opino humil­de­men­te que la viri­li­dad de la mira­da de Var­gas Llo­sa no pre­ci­sa de un mar­que­sa­do, como ha deci­di­do Juan Car­los de Bor­bón, sino de Tetrar­ca­do, habi­da cuen­ta del don de gen­tes que el escri­tor mues­tra, así como por su debi­li­dad hacia la noble figu­ra de los seño­res due­ños de terri­to­rios tan gran­des como la pro­vin­cia de Jaén.

Por su men­tón, nariz y boca, Var­gas Llo­sa osten­ta­ría sin pro­ble­mas el títu­lo de Del­fín, sin que ello pre­su­pon­ga com­pa­ra­ción algu­na con el cetá­ceo, dada la admi­ra­ción que el autor deCon­ver­sa­cio­nes en la Cate­dral pro­fe­sa hacia los reyes de Fran­cia, aun­que en oca­sio­nes en las que se ha mos­tra­do más locuaz que de cos­tum­bre, con­fe­sa­ba su deseo de haber cre­ci­do, como her­mano o hijo, jun­to al Kai­ser ale­mán o al lado del Zar de todas las Rusias. Tan­to mon­ta, mon­ta tan­to.

Pro­pon­go pues al rey de Espa­ña que rec­ti­fi­que de inme­dia­to. Lo de mar­qués no enno­ble­ce la labor de ambos galar­do­na­dos; más bien al con­tra­rio, Don Vicen­te y Don Mario han reve­la­do su males­tar y des­pis­te ante el títu­lo otor­ga­do, decan­tán­do­se con más cari­ño por los que he cita­do en los párra­fos ante­rio­res.

Y advier­to al monar­ca que, de seguir en esa línea, podría aca­bar cau­san­do una revuel­ta de con­se­cuen­cias impre­vi­si­bles en la alta socie­dad espa­ño­la, cuya reac­ción ante la noti­cia ha sido reci­bi­da, según mis círcu­los alle­ga­dos, con tre­men­do pas­mo y rece­lo. La noble­za patria se ha sen­ti­do agre­di­da en lo más ínti­mo.

Y a nin­gún repu­bli­cano le con­vie­ne una monar­quía en la que duques, mar­que­ses y viz­con­des hablen pes­tes de la Casa Real. Has­ta ahí podía­mos lle­gar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *