El estra­go – Anto­nio Alva­rez Solis

«Estra­go: Daño hecho en gue­rra, como la des­truc­ción de un país»

Y dice el Sr. Bono: «El café para todos ‑es decir, la crea­ción del Esta­do de las Auto­no­mías- fue una inven­ción de los estra­te­gas del momen­to. Fue una sali­da, pero pro­ba­ble­men­te no fue una solu­ción. Fue un «error» que aún se pue­de corre­gir». Pero ¿fue sólo un error? ¿No esta­mos ante un estra­go? Acla­ra el Sr. Bono que cuan­do aca­bó la dic­ta­du­ra el Ejér­ci­to no esta­ba dis­pues­to a que la Cons­ti­tu­ción reco­no­cie­ra el dere­cho al auto­go­bierno por par­te del País Vas­co y de Cata­lun­ya y que por tan­to hubo que sua­vi­zar esta pre­ten­sión disol­vién­do­la en el mar de las auto­no­mías.

O sea, se pro­ce­dió ante la posi­bi­li­dad béli­ca de una suble­va­ción median­te el frí­vo­lo dise­ño de un Esta­do abso­lu­ta­men­te arti­fi­cial. Repi­ta­mos aho­ra la fra­se del extra­ño Sr. Bono: «Un error que aún se pue­de corre­gir». Mas no insi­núa siquie­ra cómo. ¿No esta­mos ante un estra­go? Mane­je­mos los datos fun­da­men­ta­les: se sale de Fran­co con una monar­quía de ori­gen fran­quis­ta, se crea un Esta­do a sota­ven­to de los mili­ta­res, se tro­cea urgen­te­men­te en comu­ni­da­des autó­no­mas la vie­ja Espa­ña com­pac­ta, se fal­si­fi­ca al mis­mo tiem­po el pro­ble­ma his­tó­ri­co de Eus­ka­di y Cata­lun­ya y se entre­ga todo cla­mo­ro­sa­men­te revuel­to a un socia­lis­mo que ha renun­cia­do a su ori­gen. En esto con­sis­te el estra­go que lue­go se pro­fun­di­za con una dura repre­sión del nacio­na­lis­mo vas­co y del cata­lán mien­tras las vie­jas regio­nes rom­pen a cami­nar con pies pla­nos y se engen­dra un sin­gu­lar anar­quis­mo ins­ti­tu­cio­nal.

El embro­llo es feno­me­nal. Pero el Sr. Bono resuel­ve el nudo gor­diano con un tajo rotun­do: esto tie­ne arre­glo. Mas insis­ta­mos: ¿qué arre­glo? ¿Una segun­da tran­si­ción a car­go del Par­ti­do Popu­lar? Dudo que el Par­ti­do Popu­lar con­ci­ba siquie­ra una posi­ble auto­de­ter­mi­na­ción de vas­cos y cata­la­nes, epi­cen­tro del enre­do. Y mi duda aumen­ta si se tie­ne en cuen­ta la nue­va socie­dad de cas­tas de poder que se ha crea­do en las anti­guas regio­nes median­te las auto­no­mías inven­ta­das en la Cons­ti­tu­ción de 1978. La cali­fi­ca­ción de «estra­go» para todo esto pare­ce razo­na­ble. Sí, debe haber una sali­da. Pero ¿a qué pre­cio esta sali­da? De cual­quier for­ma habrá que pagar­lo. Habrá que decir a un país de men­te sim­ple como es Espa­ña que la paz pasa por que Cata­lun­ya y Eus­ka­di sean reco­no­ci­das como no-Espa­ña. Cier­ta­men­te esto resol­ve­ría una gue­rra que aho­ra va de la lla­ma al bra­se­ro y del bra­se­ro a la lla­ma y per­mi­ti­ría la reuni­fi­ca­ción de la Espa­ña genui­na supri­mien­do las ridí­cu­las fron­te­ras auto­nó­mi­cas que hacen, por ejem­plo, de La Man­cha dos Man­chas y de León un aña­di­do dolien­te de Cas­ti­lla. Lo efi­caz pare­ce ser esto.

Mas para tras­po­ner tal fron­te­ra habrá que con­ven­cer a la guar­dia civil de que el duque de Ahu­ma­da no era un caba­lle­ro acep­ta­ble por su visión del orden públi­co y al Ejér­ci­to de que su papel ya no está en la acción inte­rior. Difí­cil con­ven­ci­mien­to, pero pue­de encar­gar­se de su logro a la Unión Euro­pea de Ale­ma­nia y a los Esta­dos Uni­dos de Nor­te­amé­ri­ca. Todo es cues­tión de un reno­va­do mer­ca­deo de mino­rías diri­gen­tes. O de un sim­ple aper­ci­bi­mien­to para que no jue­guen con los apa­ra­tos explo­si­vos. Ahí está qui­zá y para Espa­ña la úni­ca uti­li­dad de la glo­ba­li­za­ción. No sé si lo verá así el Sr. Bono, que ya no pare­ce esti­mar posi­ble, creo, como lo esti­ma posi­ble aún el Sr. Rubal­ca­ba, can­tar las cua­ren­ta sola­men­te con un rey y una sota de bas­tos. El jue­go exi­ge las car­tas cier­tas. ¿Y se repar­ti­rán esas car­tas?

Plan­tea­das así las cosas hay que bus­car la solu­ción en otro hori­zon­te. Hace fal­ta que sur­ja una orga­ni­za­ción polí­ti­ca capaz de hacer la tor­ta corres­pon­dien­te sin vol­ver a enha­ri­nar la masa ¿Un par­ti­do repu­bli­cano fuer­te y here­de­ro de la con­cien­cia rege­ne­ra­cio­nis­ta que siem­pre tuvo la Repú­bli­ca en Espa­ña? Creo fir­me­men­te que se tra­ta de eso. Un par­ti­do repu­bli­cano que naz­ca sin engas­tes de per­so­na­li­da­des corrup­tas o sos­pe­cho­sas de corrup­ción; que apa­rez­ca lim­pio de heren­cias con mala raíz; que acep­te el reno­va­do hori­zon­te de un pro­ta­go­nis­mo ver­da­de­ro de las masas; que sepa que Espa­ña ha de ser ajus­ta­da terri­to­rial­men­te a lo que ver­da­de­ra­men­te es a fin de ganar cala­do ideo­ló­gi­co, soli­dez inte­lec­tual y capa­ci­dad de auto­afir­ma­ción sin nece­si­dad del resi­duo colo­nia­lis­ta.

L a actual ebu­lli­ción polí­ti­ca, pro­du­ci­da en un cal­de­ro mucho más redu­ci­do de lo que creen quie­nes lo mane­jan, ha de apla­car­se posi­ble­men­te amplian­do el ámbi­to polí­ti­co a la calle. Y esta ope­ra­ción he de rea­li­zar­se ofre­cien­do al colec­ti­vo de ciu­da­da­nos una impli­ca­ción suges­ti­va, capaz de des­per­tar a la calle para libe­rar­la por un lado de su sos­la­yo can­sino y lograr, por otro, que la acción polí­ti­ca sea inte­li­gi­ble y ten­ga una meta asu­mi­ble en el tér­mino útil de una gene­ra­ción. No pue­de repe­tir­se un día y otro la invi­ta­ción a futu­ros borro­sos y leja­nos y pre­ten­der que el pue­blo se embar­que en esa nave des­ar­bo­la­da de toda satis­fac­ción inme­dia­ta. La con­tem­pla­ción de gober­nan­tes que úni­ca­men­te tie­nen en su ópti­ca coti­dia­na al adver­sa­rio como ocu­pan­te del poder ha pro­du­ci­do en la calle una fati­ga infi­ni­ta. En este momen­to en que el desas­tre eco­nó­mi­co pri­ma sobre otras urgen­cias el ciu­da­dano ve como se le ofre­cen ori­llas que no figu­ran en su posi­bi­li­dad vital; sien­te como la acción cul­tu­ral se empo­bre­ce; cons­ta­ta como su posi­bi­li­dad de bien­es­tar es una pura face­cia sin gra­cia algu­na. De esta situa­ción hay que salir por una calle reple­ta de espe­ran­za, que atrai­ga a la masa, que ani­me el cora­zón aba­ti­do.

Sr. Bono: no se pue­de decir a la gen­te una y otra vez en qué con­sis­te la equi­vo­ca­ción sin aña­dir cómo ha de ser la enmien­da. Posi­ble­men­te usted no se atre­va a indi­car cami­nos con­cre­tos para cana­li­zar nue­vos entu­sias­mos popu­la­res por­que usted y los suyos no caben en esos cami­nos. Uste­des son agen­tes, que­rién­do­lo o no, del gran fra­ca­so que vive la socie­dad espa­ño­la. Les repug­nan las auto­no­mías, pero las auto­no­mías les han hecho diri­gen­tes. Les enco­ge el nau­fra­gio eco­nó­mi­co, pero se nega­ron a con­fe­sar que esta­ba acon­te­cien­do por­que no tenían valor para decla­rar que el sis­te­ma ya no era posi­ble y era ese sis­te­ma el fac­tor indu­da­ble del que­bran­to. Les aba­te el desas­tre del Esta­do, pero no pue­den corre­gir ese desas­tre por­que están ence­rra­dos en un Rei­no cuyas raí­ces impi­den espe­rar otro fru­to. Uste­des no hacen otra cosa que arre­pen­tir­se todos los días, cubrir de fal­sa ceni­za sus cabe­zas, pero no pue­den des­mon­tar del tigre que han cabal­ga­do. No nos digan, pues, que hay futu­ros mejo­res por­que nece­si­ta­mos pre­sen­te.

Gober­nar es gober­nar el hoy y pre­pa­rar un maña­na acce­si­ble y, sobre todo, inme­dia­to, ya que a lar­go pla­zo, como decía lord Key­nes, esta­re­mos todos muer­tos. Qui­zá del plan­tea­mien­to de esta exi­gen­cia deduz­ca algún lec­tor teme­ro­so que habla­mos de crear un ambien­te revo­lu­cio­na­rio. Pues sí. La revo­lu­ción cons­ti­tu­ye ese trán­si­to nece­sa­rio para pasar del no-ser otra vez al ser. Pero la revo­lu­ción es siem­pre o casi siem­pre, si se sabe pro­ta­go­ni­zar­la, un camino salu­da­ble que no tie­ne por qué teñir­se con vio­len­cia inne­ce­sa­ria. En este sen­ti­do todo depen­de del con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio. La Repú­bli­ca siem­pre tuvo en Espa­ña per­fil revo­lu­cio­na­rio, pero no fue el ori­gen de la san­gre habi­da en torno a ella. Estas cosas son cons­ta­ta­bles sim­ple­men­te con leer y medi­tar los docu­men­tos rigu­ro­sos de la épo­ca.

Si al futu­ro se le abre un camino cla­ro la ciu­da­da­nía mar­cha por él como en una fies­ta. Pero para que el camino sea cla­ro es pre­ci­so acep­tar el com­pro­mi­so radi­cal con la liber­tad y el saber apar­tar­se a tiem­po para que lo nue­vo no se des­bor­de por cau­ces inde­sea­bles. O sea, Sr. Bono, que hay enmien­da al inmen­so error del 78. Por ejem­plo, usted ha de admi­tir que está sien­do par­te nota­ble de ese error.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *