¿Cómo y por qué ha inter­fe­ri­do el Impe­rio en las revuel­tas de Túnez, Egip­to, Yemen…?

El artícu­lo del pro­fe­sor Michel Chos­su­dovsky, «El movi­mien­to de pro­tes­ta en Egip­to. Los dic­ta­do­res no dic­tan, obe­de­cen órde­nes» es fun­da­men­tal para com­pren­der el actual pro­ce­so de inje­ren­cia impe­ria­lis­ta en Túnez, Egip­to, Yemen, Jor­da­nia, etc.

Para Chos­su­dovsky, «Los anti­guos dic­ta­do­res están muy des­acre­di­ta­dos polí­ti­ca­men­te y ya no sir­ven a los intere­ses de sus patro­ci­na­do­res esta­dou­ni­den­ses, por lo que se les debe reem­pla­zar por nue­vos líde­res, reclu­ta­dos en las filas de la opo­si­ción polí­ti­ca, para que man­ten­gan la mis­ma polí­ti­ca exte­rior y de defen­sa al ser­vi­cio de intere­ses extran­je­ros, con el con­sen­ti­mien­to de una pobla­ción fuer­te­men­te mani­pu­la­da. El obje­ti­vo es trans­mi­tir la ilu­sión de un cam­bio polí­ti­co, con el que real­men­te nada cam­bia».

Antes de ini­ciar la lec­tu­ra del artícu­lo de Chos­su­dovsky, debe­mos recor­dar que el 8 de junio 2006, Carl Gersh­man, pre­si­den­te de la NED (Fun­da­ción Nacio­nal para la Demo­cra­cia, crea­da por la CIA para encu­brir pro­ce­sos de inje­ren­cia) insis­tió en la urgen­cia de aumen­tar el pre­su­pues­to para la “asis­ten­cia a la Demo­cra­cia”. Sos­tu­vo que las ONG en Rusia, Bie­lo­ru­sia, Uzbe­kis­tán, Vene­zue­la y Egip­to, nece­si­ta ampliar su tra­ba­jo pues se enfren­ta a gobier­nos “semi-auto­ri­ta­rios” (Fuen­te: por­tal de la ALBA, párra­fo 22). Es decir, la CIA vie­ne pen­san­do des­de hace mucho tiem­po en un cam­bio de gobierno en Egip­to, a pesar de que el que esta­ba le era pro­pi­cio. La idea es un pro­ce­so de tran­si­ción polí­ti­ca simi­lar al suce­di­do en Espa­ña, a media­dos de los 70 del pasa­do siglo, don­de se reem­pla­zó al dic­ta­dor Fran­co y a su suce­sor, Carre­ro Blan­co, fie­les alia­dos de Esta­dos Uni­dos (pero bas­tan­te des­acre­di­ta­dos inter­na­cio­nal­men­te) por una fal­sa demo­cra­cia tele­di­ri­gi­da por Washing­ton.

Por otra par­te, la gran mayo­ría de los lla­ma­dos medios de comu­ni­ca­ción alter­na­ti­vos están hacien­do un fla­co favor a la cau­sa de los pue­blos, al obviar por com­ple­to este des­ca­ra­do pro­ce­so de inje­ren­cia, pues este ocul­ta­mien­to (incons­cien­te o cons­cien­te) sólo faci­li­ta aún más la mani­pu­la­ción, por par­te de occi­den­te, de las legí­ti­mas pro­tes­tas de los pue­blos tune­cino, egip­cio, yeme­ní, etc., e impi­de que las revuel­tas tomen un camino ver­da­de­ra­men­te revo­lu­cio­na­rio, al limi­tar­se a seguir él tra­za­do por los líde­res for­ma­dos, pro­mo­cio­na­dos y diri­gi­dos por el Impe­rio.

(Extrac­tos del artícu­lo «El movi­mien­to de pro­tes­ta en Egip­to. Los dic­ta­do­res no dic­tan, obe­de­cen órde­nes», de Michel Chos­su­dovsky) Si el movi­mien­to de pro­tes­ta no se plan­tea el papel de las poten­cias extran­je­ras inclui­das las pre­sio­nes ejer­ci­das por “inver­sio­nis­tas”, acree­do­res exter­nos e ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les, no se logra­rá el obje­ti­vo de la sobe­ra­nía nacio­nal. En cuyo caso, lo que ocu­rri­rá es un pro­ce­so limi­ta­do de “reem­pla­zo de régi­men”, que ase­gu­re la con­ti­nui­dad polí­ti­ca.

Los “dic­ta­do­res” son ins­ta­la­dos y remo­vi­dos. Cuan­do están des­acre­di­ta­dos polí­ti­ca­men­te y ya no sir­ven a los intere­ses de sus patro­ci­na­do­res esta­dou­ni­den­ses se les reem­pla­za por un nue­vo líder, reclu­ta­do fre­cuen­te­men­te en las filas de la opo­si­ción polí­ti­ca.

En Túnez el gobierno de Oba­ma ya se ha posi­cio­na­do. Se pro­po­ne jugar un papel cru­cial en el “pro­gra­ma de demo­cra­ti­za­ción” (es decir la cele­bra­ción de las deno­mi­na­das elec­cio­nes lim­pias). Tam­bién se pro­po­ne uti­li­zar la cri­sis polí­ti­ca como medio para debi­li­tar el papel de Fran­cia y con­so­li­dar su posi­ción en el nor­te de Áfri­ca.

La cap­ta­ción de los diri­gen­tes de los gran­des par­ti­dos de opo­si­ción y orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil en anti­ci­pa­ción del colap­so de un gobierno títe­re auto­ri­ta­rio for­ma par­te de los cálcu­los de Washing­ton, apli­ca­dos en dife­ren­tes regio­nes del mun­do.

El pro­ce­so de cap­ta­ción es imple­men­ta­do y finan­cia­do por fun­da­cio­nes basa­das en EE.UU. que inclu­yen la Fun­da­ción Nacio­nal por la Demo­cra­cia (NED) y Free­dom Hou­se (FH). Tan­to FH como NED tie­nen víncu­los con el Con­gre­so de EE.UU., el Con­se­jo de Rela­cio­nes Exte­rio­res (CFR) y el esta­blish­ment de los nego­cios esta­dou­ni­den­se. Se sabe que tan­to NED como FH están liga­dos a la CIA.

La NED está acti­va­men­te invo­lu­cra­da en Túnez, Egip­to y Arge­lia. Free­dom Hou­se apo­ya a varias orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil en Egip­to.

Aun­que EE.UU. ha apo­ya­do al gobierno de Muba­rak duran­te los últi­mos trein­ta años, las fun­da­cio­nes esta­dou­ni­den­ses con víncu­los con el Depar­ta­men­to de Esta­do de EE.UU. y el Pen­tá­gono han apo­ya­do acti­va­men­te a la opo­si­ción polí­ti­ca, inclui­do el movi­mien­to de la socie­dad civil. Según Free­dom Hou­se: “La socie­dad civil egip­cia es al mis­mo tiem­po vibran­te y res­trin­gi­da. Hay cien­tos de orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les dedi­ca­das a expan­dir los dere­chos civi­les y polí­ti­cos en el país, que ope­ran en un entorno fuer­te­men­te regu­la­do.” (Comu­ni­ca­do de pren­sa de Free­dom Hou­se).

En una amar­ga iro­nía, Washing­ton apo­ya la dic­ta­du­ra de Muba­rak, inclui­das sus atro­ci­da­des, mien­tras res­pal­da y finan­cia a sus detrac­to­res, a tra­vés de FH, NED, entre otros.

Bajo los aus­pi­cios de Free­dom Hou­se, disi­den­tes egip­cios y opo­nen­tes de Hos­ni Muba­rak fue­ron reci­bi­dos en mayo de 2008 por Con­do­leez­za Rice en el Depar­ta­men­to de Esta­do y el Con­gre­so de EE.UU. Tam­bién se reu­nie­ron con el Con­se­je­ro de Segu­ri­dad Nacio­nal de la Casa Blan­ca, Stephen Had­ley, quien fue “el prin­ci­pal con­se­je­ro de polí­ti­ca exte­rior de la Casa Blan­ca” duran­te el segun­do perío­do de Geor­ge W. Bush.

El esfuer­zo de Free­dom Hou­se por empo­de­rar a una nue­va gene­ra­ción de pro­pug­na­do­res ha pro­du­ci­do resul­ta­dos tan­gi­bles y el pro­gra­ma de Nue­va Gene­ra­ción en Egip­to ha adqui­ri­do impor­tan­cia local e inter­na­cio­nal­men­te. Beca­dos egip­cios visi­tan­tes de todos los gru­pos de la socie­dad civil reci­bie­ron [mayo de 2008] aten­ción y reco­no­ci­mien­to sin pre­ce­den­tes, inclui­das reunio­nes en Washing­ton con la secre­ta­ria de Esta­do de EE.UU., el con­se­je­ro de segu­ri­dad nacio­nal y des­ta­ca­dos miem­bros del Con­gre­so. En las pala­bras de Con­do­leez­za Rice, repre­sen­tan la “espe­ran­za para el futu­ro de Egip­to.

Esas orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil finan­cia­das por EE.UU. actúan como un “Caba­llo de Tro­ya” que se incrus­ta en el movi­mien­to de pro­tes­ta. Pro­te­gen los intere­ses de los titi­ri­te­ros. Ase­gu­ran que el movi­mien­to de pro­tes­ta en la base no enca­ra­rá el tema más amplio de la inje­ren­cia extran­je­ra en los asun­tos de Esta­dos sobe­ra­nos.

Fuen­te: Anti​im​pe​ria​lis​ta​.blo​gia​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *