Acu­san a la CIA de estar tras las revuel­tas socia­les en Túnez, Egip­to y Yemen

Las revuel­tas y pro­tes­tas popu­la­res que se han esce­ni­fi­ca­do en Egip­to, Túnez y Yemen a jui­cio del perio­dis­ta esta­dou­ni­den­se, Webs­ter Tar­pley, tie­ne una mis­ma raíz, la nue­va revo­lu­ción de los colo­res de la CIA (Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia por sus siglas en inglés).

El pri­me­ro en encen­der las calles fue el pue­blo tune­cino, con pro­tes­tas des­de la sema­na pasa­da, en las que se exi­gió la sali­da del man­da­ta­rio Ben Alí has­ta que este huyó hacia Ara­bia Sau­di.

Lue­go fue Egip­to tras una segun­da jor­na­da de pro­tes­tas que con­ti­nuó hoy don­de se han con­ta­bi­li­za­do cin­co per­so­nas falle­ci­das.

Ade­más, varios heri­dos, de los cua­les tres per­so­nas debie­ron ser hos­pi­ta­li­za­das, mien­tras que en El Cai­ro fue­ron dete­ni­dos varios perio­dis­tas según nota del por­tal del dia­rio El País de Espa­ña.

Los comu­ni­ca­do­res ‑repor­tó el dia­rio- fue­ron arres­ta­dos por “inten­tar agi­tar a las masas y crear la con­fu­sión en las calles”.

Días atrás, el pre­si­den­te Barack Oba­ma ins­tó públi­ca­men­te a seguir el ejem­plo de la lla­ma­da “revo­lu­ción jaz­mín” de Túnez en otros paí­ses nor­fa­ri­ca­nos y del Medio Orien­te.

Entre­tan­to el líder libio Muha­mar Gadaf­fi reve­ló que detrás de los acon­te­ci­mien­tos tune­ci­nos esta­ban EEUU y otros gobier­nos euro­peos.

Según el perio­dis­ta nor­te­ame­ri­cano Tar­pley en su artícu­lo publi­ca­do en el por­tal antiimperialista.blogia y titu­la­do: “El peli­gro es muy gran­de en Túnez”, las fuer­zas que derro­ca­ron al pre­si­den­te Ben Alí no tie­nen orga­ni­za­ción polí­ti­ca que las repre­sen­ten en la socie­dad.

Tar­pley indi­có que en Túnez la cono­ci­da Revo­lu­ción de los Jaz­mi­nes, tie­ne como nor­te “ins­ta­lar en el poder mario­ne­tas más agre­si­vas con­tra Rusia, Chi­na e Irán (…) El Impe­rio pre­ten­de nue­vos gobier­nos más agre­si­vos con­tra dichos paí­ses y más favo­ra­bles a sus intere­ses”.

En tan­to las revuel­tas en esa región for­man par­te de la cam­pa­ña des­ple­ga­da por Esta­dos Uni­dos tan­to en Orien­te Medio y Áfri­ca cuyo obje­ti­vo bus­ca la reor­ga­ni­za­ción estra­té­gi­ca del impe­rio fren­te a Chi­na, Rusia e Irán.

Aho­ra, la ines­ta­bi­li­dad apa­re­ce en Yemen, don­de dece­nas de miles de per­so­nas se han con­cen­tra­do en cua­tro pun­tos de la ciu­dad capi­tal, tras ser con­vo­ca­dos por los prin­ci­pa­les gru­pos opo­si­to­res y los medios trans­na­cio­na­les de comu­ni­ca­ción le dan pro­mo­ción.

El obje­ti­vo del encuen­tro es al igual que en Túnez y Egip­to pedir la dimi­sión del jefe de esta­do Ali Abda­lá Saleh, y que ade­más no se pre­sen­te a una nue­va reelec­ción.

Al res­pec­to el por­tal del País de Espa­ña ase­gu­ró que miles de yeme­níes reu­ni­dos fren­te ala Uni­ver­si­dad de Saná, aren­gan con­sig­nas como: “La gen­te quie­re un cam­bio de pre­si­den­te”.

Simi­lar a los casos de Túnez y Egip­to los mani­fes­tan­tes exi­gen cam­bios polí­ti­cos y mejo­ras en las con­di­cio­nes de vida.

Sin embar­go como lo expli­có el ana­lis­ta polí­ti­co Thierry Meys­san, en su artícu­lo publi­ca­do por la Red Vol­tai­re y titu­la­do: “Cana­li­zar la rabia del pue­blo tune­cino para que todo siga como antes” las pro­tes­tas están pro­fun­da­men­te mani­pu­la­das por occi­den­te.

“Una bue­na prue­ba de ello son los ata­ques de la pla­ta­for­ma de hac­kers Anony­mous (una pan­ta­lla de la CIA) con­tra la pági­na web del gobierno tune­cino”, pun­tua­li­zó.

Ade­más afir­mó que “el obje­ti­vo de la inje­ren­cia occi­den­tal sería el de cana­li­zar la rabia y el des­con­ten­to de la pobla­ción tune­ci­na, con el obje­ti­vo de hacer­lo ino­fen­si­vo y que no pon­ga en peli­gro el actual mode­lo polí­ti­co y eco­nó­mi­co de Túnez, muy ren­ta­ble para los intere­ses de occi­den­te”.

Advir­tió que occi­den­te ha deci­di­do “sacri­fi­car peque­ñas cosas” como el man­da­ta­rio Ben Alí o algún otro alto car­go del anti­guo gobierno, con tal de lograr sus obje­ti­vos.

Para­le­la­men­te, des­de media­dos de enero, miles de jor­da­nos han sali­do a las calles a mani­fes­tar­se y exi­gir al rey Abda­lá II la dimi­sión del Gobierno diri­gi­do por el pri­mer minis­tro, Samir Rifai, “al que con­si­de­ran res­pon­sa­ble de la subi­da de los pre­cios” según un repor­te de Tele­me­de­llín.

El impac­to de la cri­sis mun­dial capi­ta­lis­ta des­en­ca­de­na­da por la cri­sis finan­cie­ra en EEUU con las con­se­cuen­cias en toda la zona Euro ha comen­za­do a sur­tir mayo­res efec­tos socia­les en los paí­ses depen­dien­tes al capi­tal trans­na­cio­nal y a las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras que des­de 2008 se encuen­tran vol­ca­das en sal­var a ban­que­ros y entes finan­cie­ros, sobre todo en el lla­ma­do mun­do desa­rro­lla­do del nor­te.

Si bien estos fuer­tes impac­tos de la cri­sis glo­bal se pro­du­cen sobre todo el mun­do sub­de­sa­rro­lla­do o en vías de desa­rro­llo con­for­ma­do por más de 130 paí­ses, sólo unos pocos han sido obje­to de aten­ción por los medios trans­na­cio­na­les de la comu­ni­ca­ción que con su labor alien­tan cual­quier pro­tes­ta o los hechos for­tui­tos en torno a los cua­les se des­atan las pasio­nes acu­mu­la­das en tan­tos años de depen­den­cia, frus­tra­cio­nes y pobre­za.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *