Mon­sieur López et moi – Jon Odrio­zo­la

Don Fran­cis­co López nació en la Mar­gen Izquier­da de la Ría de Bil­bo; yo,también. El Señor López cre­ció en ambien­tes obre­ros y fabri­les erdal­du­nes nutri­dos por hijos de un pro­le­ta­ria­do emi­gran­te; yo, tam­bién. Patxi López, hijo de un sin­di­ca­lis­ta de UGT, se supo­ne que adqui­rió con­cien­cia de cla­se bajo el tar­do­fran­quis­mo; yo, hijo de la peque­ña bur­gue­sía alta, tam­bién. López jau­na bai­la­ría ‑supon­go- en los «chi­cha­rri­llos» de Por­tu o Bara­ka ‑como Javier Cle­men­te, y aquí salu­do a su her­mano Miguel- tra­tan­do de elu­dir las cin­co pelas que cobra­ba el «pica» ponién­do­te un pego­te en la sola­pa; yo, tam­bién. El Señor López, ya con pati­llas y pan­ta­lón hor­te­ra acam­pa­na­do, pre­su­mo, iría a Cas­tro Urdia­les ‑cosas del desa­rro­llis­mo- en el buga de algún ami­gue­te colo­ca­do a tomar unas garim­bas con rabas; yo, tam­bién. Las inquie­tu­des polí­ti­cas de López cabe supo­ner­las socia­tas y trans­for­ma­do­ras; las mías, tam­bién. Apues­to a que el lehen­da­ka­ri asis­tía a todas las asam­bleas y par­ti­ci­pa­ba en los movi­mien­tos socia­les y comi­tés pro amnis­tía de la épo­ca «pos­fran­quis­ta» y se enfren­ta­ba a los «gri­ses» a cara de perro; yo, tam­bién. Segu­ro que el lehen­da­ka­ri, con­ven­ci­do socia­lis­ta, esta­ba todos los domin­gos por la maña­na peleán­do­se a ostia lim­pia con la bofia en la Pla­za de Los Fue­ros de Bara­kal­do, jun­to con Peri­ko Sola­ba­rria, para pro­nun­ciar­se en con­tra de la plan­ta de amo­nía­co que que­rían implan­tar con­tra la salud públi­ca en el ya de por sí con­ta­mi­na­do barrio de Lutxa­na; yo, tam­bién. Igual que en las mar­chas anti-Lemoiz (enton­ces Lemó­niz); yo, tam­bién. Y mi ami­go David Álva­rez.

El lehen­da­ka­ri López y yo, como pue­de ver­se, tene­mos bas­tan­tes viven­cias en común: la edad, el ambien­te, las cua­dri­llas, las movi­das, la sofro­si­ne, los gui­ños, el poteo, las par­ti­das de mus y has­ta, oyes, el com­pro­mi­so. Pero… El lehen­da­ka­ri López, de ori­gen obre­ro, se des­cla­só «para arri­ba»; yo, de ori­gen bur­gués, me des­cla­sé, idio­ta que es uno, «para aba­jo». López, ague­rri­do revo­lu­cio­na­rio, no sufrió tor­tu­ras; yo, apren­diz de tal, sí. López «gana­dor», yo «per­de­dor». El ple­be­yo lehen­da­ka­ri como ejem­plo de la «movi­li­dad social» en la demo­cra­cia. Ah, tam­bién somos los dos del Ath­le­tic, lo que des­ba­ra­ta la jurá­si­ca lucha de cla­ses.

López no sabe eus­ke­ra; yo, tam­po­co. Ni él ni yo naci­mos en Mar­ki­na o en el Alto Deba o en Aiz­pu­rutxo. López nun­ca ha sabi­do lo que es estar, hace trein­ta años, en Oña­ti y sen­tir­se extran­je­ro en tu pro­pia tie­rra pidien­do dos potes en «espa­ñol». López pen­sa­ría que eran gen­te «pri­mi­ti­va», aldea­nos. Nada que ver con los txi­ki­tos toma­dos en la Pla­za del Solar de Por­tu en vasos de culo gor­do hablan­do el idio­ma de siem­pre, el de toda la vida, el espa­ñol.

López, hoy, aso­cia ‑al menos lo pien­sa, estoy segu­ro- la len­gua vas­ca (que está apren­dien­do a la fuer­za y sin con­vic­ción) a la vio­len­cia (eta­rra, por supues­to). Le gus­ta­ría enviar el eus­ke­ra al museo, pero por razo­nes muy dis­tin­tas a las que dije­ra el inmen­so y abun­do­so Una­muno (a quien cita GARA en un edi­to­rial el miér­co­les pasa­do) hace 110 años cuan­do cru­zó Urdu­ña, camino de Madrid (no de Sala­man­ca, toda­vía), llo­ran­do a moco ten­di­do y tara­rean­do el «Agur nere bihotze­ko» de Ipa­rra­gi­rre. A mí esto me pone la piel de galli­na. No sé a usted.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *