Las éli­tes con­fis­can la revo­lu­ción en Túnez

En la Pla­za del Gobierno de Túnez, don­de cien­tos de per­so­nas seguían ayer pasan­do frío y pena­li­da­des para borrar “cual­quier res­to de la tira­nía de Ben Alí del Gobierno”, expli­ca­ba uno de los mani­fes­tan­tes, Nou­red­di­ne Ammar, son legión quie­nes temen que los hom­bres del vie­jo régi­men y las éli­tes que los apo­yan “roben” su revo­lu­ción.

Tam­bién están doli­dos por­que aún están espe­ran­do a que alguno de los líde­res de los par­ti­dos polí­ti­cos a los que las pro­tes­tas popu­la­res han libe­ra­do de la repre­sión apa­rez­ca por allí.

Ni Ahmed Brahim, del movi­mien­to Ettaj­did, ni Nej­jib Cheb­bi, del Par­ti­do Demo­crá­ti­co Pro­gre­sis­ta (PDP), aho­ra fla­man­tes minis­tros de Edu­ca­ción Supe­rior y de Desa­rro­llo Local, res­pec­ti­va­men­te, han subi­do has­ta el lugar de la pro­tes­ta para hablar con las per­so­nas que pusie­ron en fuga al dic­ta­dor tras 23 años en el poder, según denun­cian los acam­pa­dos. Y ello a pesar de que repre­sen­tan a dos for­ma­cio­nes que se defi­nen como miem­bros de la fami­lia de la izquier­da.

“Brahim y Cheb­bi ya tie­nen su peda­zo de la tar­ta y aho­ra nadie ha veni­do a pre­gun­tar­nos nues­tra opi­nión. Los líde­res de la opo­si­ción sólo que­rían que alguien les lla­ma­ra señor minis­tro’ y aho­ra pre­ten­den pre­sen­tar­se como revo­lu­cio­na­rios”, expli­ca Ammar.

El perio­dis­ta Saif Eddi­ne Amri coin­ci­de en par­te con este pun­to de vis­ta: ”¿Por qué Cheb­bi ha ele­gi­do el supues­ta­men­te menor Minis­te­rio de Desa­rro­llo Local? Para hacer­se pro­pa­gan­da de cara a las elec­cio­nes: sabe que tie­ne que pare­cer que da un buen ser­vi­cio a las regio­nes pobres para ganar las elec­cio­nes”.

Maya Jri­bi, la secre­ta­ria gene­ral del PDP, la for­ma­ción de Cheb­bi, ase­gu­ró a este dia­rio que los mani­fes­tan­tes de la Pla­za del Gobierno “tie­nen dere­cho a expre­sar­se, pero no tie­nen repre­sen­tan­tes”, un argu­men­to para­dó­ji­co vinien­do de unos par­ti­dos que, en los pri­me­ros días tras la caí­da de Ben Alí, ase­gu­ra­ron que aspi­ra­ban a “cana­li­zar” la pro­tes­ta popu­lar.

La opo­si­ción no es la úni­ca que está obte­nien­do rédi­tos de la revo­lu­ción mien­tras olvi­da a quie­nes la empe­za­ron. Según expli­có a este dia­rio Mej­ri Mok­dad, coor­di­na­dor de la acam­pa­da de pro­tes­ta en la Pla­za del Gobierno, nin­gu­na aso­cia­ción, a excep­ción del Cole­gio Nacio­nal de Abo­ga­dos de Túnez, ha ofre­ci­do aún su soli­da­ri­dad ni su ayu­da a los mani­fes­tan­tes. “Ni siquie­ra el Cre­cien­te Rojo Tune­cino (sec­ción nacio­nal de la Cruz Roja)”, se lamen­ta.

Vetan comi­da y agua

Tahar Che­ni­ti, secre­ta­rio gene­ral de esta orga­ni­za­ción, expli­có a Públi­co que la orga­ni­za­ción no está pre­sen­te en la acam­pa­da por “la neu­tra­li­dad” que debe regir la labor de la Cruz Roja y el Cre­cien­te Rojo inter­na­cio­nal. “Noso­tros no hace­mos polí­ti­ca”, sub­ra­yó.

Las auto­ri­da­des, por supues­to, van aún más lejos. Des­de el miér­co­les, la poli­cía tra­ta de impe­dir a los ciu­da­da­nos que lle­van agua y comi­da a los acam­pa­dos que acce­dan a la pla­za. El Gobierno no olvi­da que esta y otras pro­tes­tas con­tra la per­ma­nen­cia de los hom­bres de Ben Alí en el poder han ido arran­can­do, una por una, las enor­mes con­ce­sio­nes que la vie­ja guar­dia se ha vis­to for­za­da a hacer. Y a no pocos de ellos les ha cos­ta­do ya sus car­gos

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *